Texto de Paul “Coloflow” Szebesta 
Piloto oficial de Motor1y creador de RacingFilms 
Nota complementaria al video del Ranking de Motor1 (ver video abajo) 

Pocos autos de los que pasaron por Ranking Motor1 me generaron tantas controversias como este. Por un lado, está todo el tema de la marca Abarth y la independencia que planea empezar a construir. Nadie más que yo puede estar contento con el hecho de que se incentive a una marca deportiva en estas Pampas, cuando la oferta para ese nicho es casi nula. Ahora, me cuesta muchísimo no ver este auto como una versión más del Fiat Pulse, en vez de como un modelo propio de la marca Abarth.

007909_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Rolling

Sobre todo, si el que lo fabrica, lo vende y el que lo atenderá  en postventa es Fiat. Es por eso que, durante todo el video lo llame Pulse Abarth como si fuera una versión más, y no Abarth Pulse, como si fuera un modelo aparte. También creo que es porque sé muy bien a  qué audiencia me dirijo. Si me dedicara a hacer Reels para el público general que no está muy en tema y cualquier cosa que le digas se la va a creer, vaya y pase. Pero acá, que son bastante  nerds, obsesivos y detallistas, me comería varios insultos. Por lo tanto, prefiero que se enojen los de marketing de Stellantis en vez de ustedes. Además, los de marketing no tienen mi teléfono, a lo sumo lo van a llamar a C.C.: "Sorry, Boss!".

007906_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Rolling

Después está el tema de que le pongan Abarth a este auto. Miren, si durante años vimos con buenos ojos que a un Dacia le chanten el R.S., no me parece justo hacer escándalo por este similar experimento. Seamos justos con los  tanos, tal como lo fuimos con los franceses. Y la última controversia me la generaron ustedes. Desde que salió el Pulse están con que es "un Argo levantado, que no es un SUV, que sí es un SUV, que es un crossover", etc. A mí, esa discusión francamente me aburre, porque sea como sea que lo cataloguen, el auto no va a dejar de ser lo que es: ni va a andar más, ni va a tener más equipamiento, ni nada. Es lo que es, punto. Para mí es mucho más interesante discutir cómo anda y qué números arroja. Para saber eso hicimos esta prueba. Así que, dejemos las discusiones de lado y les paso a contar cómo se comporta este Abarth Pulse T270 Turbo (ahí lo nombré bien). Ah, me olvidaba. No voy a comparar este Pulse con el 595 Turismo (leer crítica), porque lo único que comparten son los Escorpiones. Me parece mucho más didáctico compararlo con el Fiat Pulse Impetus, que si bien es de otra marca, comparten muchas más cosas que con el chiquitín italiano (leer crítica). 


Posición de manejo

007893_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse

Buena. Uno va realmente cómodo manejando este Abarth Pulse, ya que conserva todo el confort que puede otorgar un SUV. Eso, para un manejo deportivo, no es lo ideal. Pero en ningún momento se vuelve incómodo o molesto. Incluso se puede lograr una buena posición de brazos con el volante cerca, sin necesidad de tirar la butaca muy hacia adelante, logrando también estar cómodos de piernas.

007891_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse

En cuanto al instrumental, debo confesar que no le presté demasiada atención. El tablero es digital, la típica pantalla que encontramos en muchos modelos de Stellantis. El volante tiene levas y también podemos pasar los cambios desde la palanca de forma secuencial. En síntesis, no hay muchos cambios respecto a la funcionalidad del Pulse Impetus


Diseño

007911_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Rolling

Lo que no me insultaron por venderles marketing se van a enojar por lo que voy a decir: ¡me gusta el diseño del Abarth Pulse! Ya de por sí me gustaba el Pulse común, que junto con el VW Nivus son los que más me agradan exteriormente de este segmento. A este se le agregó toda la parafernalia Abarth y para mí no le queda mal. Si bien a más de uno le puede parecer demasiado cargado de Escorpiones, detalles rojos y stickers, para mí quedan bien y las llantas negras son mi debilidad, así que: más que aprobado en este punto. 


Suspensión

007912_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

Muy buena. Acá sí encontramos grandes diferencias con los Pulse de la otra marca. Como detalló C.C. en su crítica (leer acá) se hizo todo un trabajo de refuerzo tanto en el tren delantero como en el tren trasero. Esto no se nota tanto en rigidez, ya que el auto, debido a su concepto, debe mantener algunos estándares de confort. Nadie se compraría un SUV que resulte incómodo de usar. En ese sentido, sigue pegando tremendas agachadas a la hora de frenar y sufriendo rolidos cuando estamos doblando.

007913_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

La diferencia es que ahora las ruedas se perciben más cargadas que en el Pulse Impetus, otorgando mayor grip, pero mitigando bastante la ida de trompa que teníamos en el otro modelo. Esto también es meritorio porque en el Abarth contamos con más potencia. Es decir, la mejora en este ítem es notoria respecto a las otras versiones. Sin embargo, el tener que mantener las bondades de un SUV también le juegan en contra y la "ida de trompa" a la salida de las curvas sigue existiendo. La diferencia está en que la dirección ahora es más obediente, ayudada por un tren trasero que ya no va soldado al piso, permitiéndonos cierta rotación en el ingreso de las curvas, haciendo todo más directo. 


Frenos

007899_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse

Muy buenos. Otro ítem polémico, debido a las campanas traseras. La verdad es que el auto frena bien, no les puedo mentir. Incluso frena mejor de lo que me imaginaba, porque en algunas curvas me sobró pista, pudiendo haber frenado más adentro de lo que lo hice. Eso sí: hay que darle al pedal con decisión. En total di dos cronometradas, una semi rápida y la segunda a fondo, que fue la publicada. Ya en la segunda vuelta se notaba una merma en el rendimiento, la cual para compensarla tuve que pisar el freno con muchísima decisión. El auto freno igual, pero si hubiese querido hacer una tercera vuelta no sé con qué capacidad de frenado me hubiera encontrado. Para mí, los discos traseros no hubiesen hecho grandes diferencias, pero por lo menos se ahorraban tanto bullying hacia el auto. Pero bueno, es más importante ahorrar costos.


Dirección

007918_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

Buena. Es eléctrica y ya saben qué opino: hacen que pierdas toda la sensibilidad de la dirección. Volvemos a lo mismo: sigue siendo un SUV que tiene que mantener el confort. Por este motivo, sigue siendo una dirección bastante blanda y confortable. La diferencia es que -gracias al trabajo en la suspensión- ahora es más directa. Esto quiere decir que es más obediente y responde con mayor precisión a las indicaciones que le damos.


Transmisión

007886_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse

Muy buena. La Aisin de seis velocidades automática se comportó muy bien. Tiene una velocidad normal para pasar los cambios, y la verdad no interactué demasiado con ella, salvo para hacer los rebajes en los frenajes bruscos (Curva 1, ingreso a MixtosHorquilla). En el resto de la vuelta dejé que trabaje sola, ya que en modo secuencial y con el modo Poison activado deja subir las revoluciones (bien arriba, hasta pasar el cambio).


Motor

007900_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse

Excelente. Y acá está la gran bondad de este auto. Empuja divino, sumado al muy buen trabajo que se hizo en los escapes para poder escuchar en todo momento a qué régimen venimos y qué tan enroscado viene el motor. La verdad que esto es para aplaudirlo porque sobran los ejemplos de autos deportivos (incluso algunos "homologation special") que te ponen micrófonos en el motor -en el mejor de los casos- o sonido artificial para emular el ruido. En este Abarth Pulse, fiel a su tradición, los escuchás a la perfección sin ningún tipo de artilugio electrónico.

007908_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Rolling

En cuanto a la performance, por supuesto que mejoró muchísimo en cuanto el Pulse Impetus. No tanto en la velocidad final, ya que el Impetus llego a la Curva 1 a 162,12 km/h, mientras que el modelo de la marca Abarth lo hizo a 165,46 km/h. La gran diferencia está en la capacidad de salir de abajo y ganar velocidad en pocos metros que tiene el Abarth. Ahí la diferencia es abismal y el Abarth adquiere velocidad mucho más rápido que su hermano de otra marca.


Ayudas electrónicas

007889_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse

Se puede desconectar todo, pero el ESP queda prendido en modo pasivo. Otro punto para aplaudir de Stellantis es la calibración de este ESP. Sacando a la Fiat Toro (leer crítica), el resto de los modelos que probé del grupo, no sólo eran súper conservadores y se activaban al mínimo deslizamiento, sino que además lo hacían de una forma bastante brusca, desestabilizando los autos por completo. En este Abarth eso cambió totalmente. A lo largo de la vuelta rápida, casi que no lo sentí entrar en acción, así que voluntariamente mordí un piano a alta velocidad para hacerlo cruzar y ver qué hacía. El  ESP se activó frenando el auto, pero con el contravolante que le dí bastó para que se desactivara rápidamente y me permitiera volver a acelerar. Bien, Stellantis. 


Neumáticos

007923_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

Muy buenos. El Abarth Pulse equipa los Dunlop SP SportMaxx 215/50R17. Me pareció que otorgan un gran grip, pero su mayor mérito consiste en atajar lo blando de la suspensión. Cuando el auto se encuentra totalmente apoyado y con toda la carga sobre el neumático, es este el último encargado en hacer doblar a todo el vehículo. Se queja y chillan como si los estuvieras matando, pero logran su cometido. Lo que tampoco los ayuda demasiado es su perfil, ya que es el mismo que en tiene el Pulse Impetus y sufren mucha deriva cuando estamos doblando.


Comportamiento

007925_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

Muy bueno. Si le hizo casi 10 segundos al Pulse Impetus no hace falta que les diga que la mejora es bastante considerable entre un modelo y el otro. Por un lado, tenemos la mayor potencia. Como les decía antes, este Abarth Pulse de abajo sale muchísimo mejor, adquiere velocidad más rápido y en un circuito trabadito como el 6 del Gálvez, eso ayuda un montón. Y, por otro lado, tenemos el chasis. Ahí también la mejora fue notoria, ya que si bien tenemos ciertas idas de trompa a las salidas de las curvas -lógicas por la fisionomía propia del auto y su altura- se las arregla bastante bien para transitar el circuito sin demasiadas dificultades.

007917_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

Eso sí, hay que anticipar las maniobras porque, cuando queremos frenar y luego doblar, tenemos que tener en mente el tiempo que tarda la suspensión en comprimir totalmente, como también la deriva que van a sufrir los neumáticos. Si queremos hacer todo a las apuradas y sin tomarnos esos tiempos que nos demanda el auto, el resultado va a ser que nos pasemos de los radios de giro y perdamos tiempo. Por otro lado, para ir rápido, hay que exigirlo y exigirnos. No me refiero físicamente, ya que le sobra confort para ser un Abarth, pero sí en cuanto a intentar aprovechar al máximo lo que nos ofrecen los frenos y el chasis. Me encontré con la grata sorpresa de que es el primer auto de Stellantis que no lleva el tren trasero soldado al piso. No te digo que es fácil hacerlo ir de cola para que pueda rotar, pero tenemos un poquito más de margen para hacerlo.

007919_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

El problema vuelve a ser la altura, ya que cuando empezamos a doblar se apoya tanto en el tren trasero que ese deslizamiento desaparece y ahí es cuando tiene que empezar a trabajar el tren delantero, que no es perfecto, pero se las arregla bastante bien para resolver la maniobra. 


Robustez

007920_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

Muy buena. No lo pude exigir todo lo que hubiese querido, pero me dejó una buena sensación. Yo creo que una vuelta más se aguantaba, desde ya siendo más lenta que las anteriores. Pero no más que eso. De todas formas, no es algo a reprochar, ya que con ninguno de los Segmento B probados se pueden dar más de tres vueltas consecutivas a fondo sin sufrir fatiga en los frenos y exceso de temperatura en los neumáticos.


Relación precio/deportividad

007914_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

La verdad es que, con el descalabro que hay de precios, es un tanto difícil dar una opinión en este ítem. La deportividad del auto es bastante buena para lo que es el auto en sí, pero también tiene un precio bastante elevado. Si a esto le sumamos el ítem "seguridad", el cual nunca tengo en cuenta en mis críticas, pero sé que ustedes sí, tal vez la ecuación se empiece a complicar. Para mí , es un buen producto y no está mal el precio, pero necesitaría sumar más deportividad, sobre todo con una suspensión más dura. El tema es que haciendo eso se pierde el confort que ofrece un SUV y directamente se pierde el concepto del auto.

007927_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

De todas maneras, lo que vale este auto es lo que vale el auto que a mí me gustaría tener: Renault Megane R.S. Ya sé que es comparar "peras con manzanas", ya que estamos hablando de un 0km contra un auto de mínimo ocho años de antigüedad, pero si tuviera los crocantes en la mano, no hace falta que les diga cuál iría a buscar.


Conclusión

007921_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

A grandes rasgos, me gustó. Como les decía, de ser propietario de uno de estos Abarth sin dudas que pondría una suspensión más dura para aprovechar mejor la mecánica y lograr un mejor desempeño. Pero sin dudas la mayor contra es la falta de una opción manual. Yo entiendo que el grueso de los consumidores prefiere cajas automáticas y que los que estamos en estos sitios especializados, tanto de este lado del mostrador como del otro, somos una parte muy pequeñita de la torta y no movemos el amperímetro.

007928_Hernando Pollicelli_Abarth Pulse_Pista

Es más, yo creo que las terminales entran a leer las notas y comentarios para ir y hacer exactamente lo contrario a lo que pedimos nosotros, los apasionados de los autos. Pero piensen que a la mayoría los apasiona el fútbol, no andar tirando cambios por la vida. En ese sentido, vamos a perder siempre. Lo que sí creo es que si Abarth quiere afianzarse como la marca deportiva de Fiat debería considerar seriamente desarrollar un producto deportivo de verdad. Ya sea un hatchback o un sedán, pero algo que reconquiste al público que le gustan los autos deportivos de verdad y que hoy no tiene opciones entre las generalistas. No, el VW Polo GTS no es una opción, ya que sufre los mismos males que este Pulse. Este Abarth no creo que logre conquistar el lugar que dejó vacante el Renault Sandero R.S., no por desempeño ni equipamiento, sino por el simple hecho de que no tiene una palanquita para mover y meter los cambios. Un producto que ocupe ese lugar sería una gran trinchera para los que nos gustan los autos y manejarlos. Así pueden dejar los autos automáticos para los que les gusta el fútbol.


Mediciones:

Tiempo de vuelta en el Circuito 6, 2:19.081. Velocidad máxima en recta, 165,46 km/h. Velocidad media, 110,4 km/h. 

Producción: Coloflow (@PaulSzebesta_), RacingFilms, Hernando Pollicelli, Nacho Fedorko, Orly Cristófalo, y Motor1.

Agradecimiento: Pinturerías Gastón.


Enviá tu noticia a novedades@motor1.com