Desde hace décadas, el mes de enero es siempre sinónimo de "Salón de Verano": las principales automotrices se desplazan hacia la Costa, donde realizan los primeros lanzamientos del año y anticipan las novedades que llegarán al mercado en los próximos meses.

La cobertura completa de Motor1 ya se publicó en todas estas notas, pero faltaBA hablar de un detalle importante: el "Móvil de Exteriores" que nos llevó a todos lados en esta temporada. Hablamos del nuevo DS 7, un restyling de la conocida SUV francesa para el Segmento C (compacto).

Entre 2018 y 2023, el DS 7 (llamado primero DS 7 Crossback y ahora DS 7, "a secas") se posicionó como el modelo más vendido de su segmento en la Argentina. En el acumulado de esos cinco años superó a productos de fama mundial como los Audi Q3, BMW X1/X2, Lexus UXMercedes-Benz Clase GLA y Volvo XC40 (ver estadísticas). Es un fenómeno que se produjo sólo en la Argentina y que no tiene comparación ni siquiera con su país natal, Francia.

¿Qué es lo que le gusta a los argentinos del DS 7 Crossoback y qué tal anda el nuevo DS 7? Probamos durante 10 días la versión 215 AT8 Rivoli, que tiene un precio de lista de 107.500 dólares. La crítica completa se reproduce a continuación.


POR FUERA

IMG_2014

Este restyling se lanzó a la venta en abril de 2023, pero todavía no lo habíamos podido manejar. El principal cambio en la trompa está en las luces diurnas de leds, que adoptaron el estilo que DS llama "Light Veil": es como un "velo de luces", que caen a los dos costados del frente del auto, con una iluminación muy llamativa.

Los DS que llegan a la Argentina siempre se caracterizaron por la soberbia calidad y potencia de iluminación y eso se mantiene en el nuevo DS 7: tiene faros de leds adelante y atrás (con nuevo diseño en la parte trasera) y la versión Rivoli agrega el sistema de visión nocturna "Nigh Vision" (funciona así). Las llantas son de nuevo diseño. Están calzadas con Michelin Primacy4 en medidas 235/50R19.

Más allá de eso, sigue con la conocida silueta de siempre: es un diseño conocido en nuestro tránsito, lo que muchas veces no es lo que busca el usuario de un auto premium. Tal vez sea el motivo por el cual, en 2023, el llamativo y original crossover DS 4 (leer crítica) vendió por primera vez más unidades en la Argentina que el DS 7.

La versión de entrada a gama (Bastille) tiene un precio de 99.500 dólares y se diferencia por no tener el sistema Night Vision. A mediados de año, la gama del nuevo DS 7 se ampliará con el regreso de la versión tope de gama: E-Tense 4x4 360 (leer más).


POR DENTRO

IMG_2017

Al comienzo de la nota se mencionaron los rivales de este DS 7 entre las marcas premium del Segmento SUV-C (compacto). Todos tienen habitáculos más chicos que el DS 7 y ahí radica uno de los secretos de su éxito en nuestro mercado: por valores muy similares, te estás llevando "más auto".

Si nunca te subiste a un DS, te recomiendo que lo hagas. Es una experiencia diferente. Todos y cada uno de los comandos tiene un trabajo de diseño y calidad de fabricación cuidados hasta la exasperación. Eso llega incluso a niveles que pueden resultar incómodos, como los levantavidrios ubicados en la consola central (en lugar de las puertas) o la cantidad de botones cromados que te obligarán a taparlos con algo en los días de sol fuerte: el brillo que generan es realmente encandilante.

Más allá de eso, la propuesta de lujo y originalidad es clara: todo en el DS 7 es diferente, desde el botón de encendido (que se encuentra donde suele estar la baliza en otros autos), hasta el precioso reloj analógico BRM retráctil (se esconde cuando se apaga el motor).

La posición de manejo es comodísima, con una butaca que cuenta con múltiples ajustes eléctricos y extensor de banqueta, para los conductores con piernas largas. El colmo del confort sigue siendo el sistema masajeador en los dos asientos delanteros, que cuenta con ocho programas para agasajar a tu espalda. Es algo realmente adictivo y que resulta genial para sorprender a quienes te acompañen.

La información del tablero digital de 12 pulgadas sigue siendo un poco confusa: hay un exceso de diseño y bastante desorden en la información, que cuesta encontrarla entre tantas opciones de carpetas y configuraciones. Lo mismo ocurre con la pantalla multimedia de 12 pulgadas: concentra muchísimas funciones, pero es necesario quitar la vista del camino para encontrarlas a todas. 

La única contra del masajeador permanece sin solución: el motor que activa el sistema se encuentra bajo los asientos delanteros. Es tan voluminoso que quita espacio para los pies de los ocupantes traseros. Más allá de eso: los pasajeros de la segunda fila también viajarán muy cómodos, con espacio para tres adultos atrás, mucho espacio en altura, salidas de aire, puertos USB y buena visión del techo panorámico.

La versión Rivoli se diferencia de la Bastille por ofrecer butacas delanteras calefaccionadas, iluminación ambiente con diferentes opciones de colores de leds y el excelente sistema de audio Focal Electra, con 14 parlantes. Una curiosidad que marea un poco: en el pasado, el nivel de equipamiento Rivoli se llamaba así por el nombre del tapizado en "Cuero Rivoli", que equipaba esta versión. Ahora ese tapizado viene de serie en las variantes Bastille y Rivoli. Es decir: el Bastille también tiene "Rivoli".

El baúl está entre los mejores de su segmento, con portón de apertura automática y 555 litros de capacidad. Por ese motivo, no se comprende que tenga una rueda de auxilio finita, de uso temporario. Limita mucho el uso en viajes largos.


SEGURIDAD

IMG_2022

El equipamiento de seguridad del DS 7 Crossback siempre fue excelente y en este nuevo DS 7 se ve reforzado por la incorporación de nuevas asistencias a la conducción: el Driver Attention Monitoring (conocido en otras marcas como "detector de fatiga") y el Drive Assist (un control de crucero adaptativo con función de Stop&Go y mantenimiento activo de carril).

Conserva todas las otras asistencias del DS 7 Crossback anterior, incluyendo Frenado Autónomo de Emergencia. La versión Rivoli se diferencia de la Bastille por agregar el sistema "Night Vision" de visión nocturna (funciona así). Si bien los faros del auto son excelentes, puede ser de gran ayuda cuando circules por caminos mal iluminados, en mal estado y que plantean dudas sobre la seguridad: por ejemplo, como la porteña Avenida General Paz, desde que decidieron apagar los luminarias para ahorrar por las noches.

Los resultados de pruebas de choque independientes para el DS 7 están muy desactualizados. LatinNCAP nunca lo evaluó y la última vez que lo probó EuroNCAP fue en el año 2017. En aquél momento obtuvo la calificación máxima de cinco estrellas, pero sería interesante ver un crash test más reciente.


MOTOR y TRANSMISIÓN

IMG_2028

Esta versión naftera adoptó la misma configuración mecánica del DS 4 (leer crítica): tiene el conocido motor 1.6 turbonaftero, que en esta evolución entrega 215 cv de potencia (antes, 165) y 300 Nm de torque (antes, 240). También cambió la caja automática con convertidor de par: pasó de seis a ocho cambios. 

Con el restyling se dejó de ofrecer la excelente versión turbodiesel (2.0 de 180 cv y 400 Nm), aunque este año volverá a ofrecerse la variante híbrida enchufable: DS 7 E-Tense 4x4 360 (con 360 cv, 520 Nm y tracción en las cuatro ruedas, leer más). Ese es el único DS con tracción integral. Todos los demás -incluyendo al Rivoli probado- tienen tracción delantera.


COMPORTAMIENTO

IMG_2035

Más allá del generoso espacio interior, el buen equipamiento y el estilo francés -que siempre tiene buena cantidad de adeptos en la Argentina- estoy convencido de que una de las claves del éxito del DS 7 en nuestro mercado es el confort de marcha. Mientras sus rivales alemanes apuestan por un desplazamiento firme, neumáticos de perfil bajo y una propuesta casi deportiva, el DS 7 pone el foco en la suavidad del andar por sobre todas las cosas. Por supuesto, esto genera que las maniobras bruscas vengan acompañadas por una fuerte inclinación de la carrocería, pero nadie que se compre este auto está pensando en llevarlo a un Autódromo (aunque nosotros sí lo hicimos y mal no le fue).

A la suavidad del andar se suma una cabina muy bien insonorizada y un conjunto mecánico que, a pesar del planteo relajado, responde de manera respetable cuando se lo exige: acelera de 0 a 100 km/h en 9.2 segundos y alcanza los 228 km/h. La recuperación de 80 a 120 km/h la hace en 5.2 segundos. Sus rivales de segmento tal vez tengan valores más picantes, pero otra vez: no es lo que busca el comprador de este DS 7.

Lo que sí se valora es que, en octava velocidad y a 120 km/h, el motor trabaje a sólo 1.900 rpm. A ese ritmo, el consumo es de sólo 7.5 litros cada 100 kilómetros. En ciudad se estira hasta 10.5 litros. El tanque de combustible tiene 62 litros, así que es un muy buen auto para viajar (acá se cuestiona una vez más la rueda de auxilio finita).

Durante las conferencias de prensa del verano la manejé mucho en ruta y en ciudad, que es donde más se destaca. Pero también por las calles arenosas y con serruchos de Cariló y Costa Esmeralda. Ahí no se siente tan cómoda: el despeje es bueno, pero las llantas de perfil bajo y las suspensiones de recorrido corto prefieren otro tipo de caminos.

Las levas del cambio en el volante y los modos de manejo son simpáticos, pero la verdad es que no los usé mucho. Es un auto que no necesita esos elementos deportivos y que tiene un planteo tan relajado que uno preferiría que DS gastara la plata en otras cosas. Por ejemplo, cambiaría las levas por un sistema de butacas refrigeradas (no sólo calefaccionadas) o agregaría un indicador de presión de neumáticos en tiempo real (tiene apenas un alerta de pérdida de presión, sin indicador de valores).


CONCLUSIÓN

IMG_2041

No es difícil entender por qué el DS 7 vende bien en Argentina. Es un vehículo espacioso para pertenecer al Segmento C (compacto), tiene una mecánica eficiente, con prestaciones decentes y bajos consumos. Además, el andar es muy confortable y el equipamiento de seguridad es un ejemplo para muchos de sus rivales. La gran incógnita es por qué DS no tiene en otros países el market share que logró en la Argentina: tal vez sea porque aún es una marca nueva y -se sabe- en muchos países los autos franceses no siempre son bienvenidos.

Por eso, sus rivales no sólo hay que buscarlos en las marcas premium alemanas, japonesas o suecas. También hay que empezar a poner un ojo en los productos chinos, como los Baic X55 II (leer crítica) y Haval Jolion (leer más). Y ni hablar de los coreanos, como los Hyundai y Kia, que vienen de largos años con falta de disponibilidad de producto en nuestro país.

DS tiene la suerte de haber operado todo este tiempo bajo el paraguas del Grupo Stellantis, que logró un mayor cupo que otras marcas para importar vehículos. El stock para entrega inmediata explica -una vez más- muchos de estos fenómenos del mercado argentino, que no tienen correlación en otros países.

C.C.


ARCHIVO PARA DESCARGAR: Ficha técnica DS 7 215 AT8 Rivoli

Galería: Crítica: DS 7 215 AT8 Rivoli

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com