Desde Cariló (Buenos Aires) - En este Verano 2024, las automotrices presentaron muchas novedades en la Costa, con una buena cantidad de anticipos de lo que llegará en los próximos meses a nuestro mercado (ver notas acá). Sin embargo, se realizaron muy pocos lanzamientos comerciales (ver motivos acá).

Dos de ellos correspondieron al Grupo Stellantis, que usó el Summer Car Show como plataforma para poner a la venta los nuevos Abarth Pulse Turbo 270 (ver equipamiento y precio) y Ram Rampage (ver equipamiento y precio).

El Summer Car Show es el "salón del automóvil" organizado por esta automotriz surgida de la fusión entre los grupos FCA (Fiat-Chrysler) y PSA (Peugeot-Citroën). Se puede visitar sin cargo hasta febrero, en el predio del Off-Road Park de la Ruta 11 (ver coordenadas, horarios y actividades gratuitas).

En Motor1 Argentina ya tuvimos un primer contacto con estas dos novedades en Brasil: la Ram Rampage la probó Orly Cristófalo en junio pasado en el Autódromo de Interlagos (leer opinión) y el Abarth Pulse lo manejó Paul Szebesta en el Autódromo de Porto Alegre (leer opinión).

Ahora me tocó a mí manejarlos en la Costa. No fue un comparativo, sino todo lo contrario: una experiencia de manejo de dos modelos muy distintos, pero sobre una misma superficie y en un mismo lugar. Fue un contacto breve, que tal vez sirva a modo de una "tercera opinión" (o no).


POR FUERA

CONTACTO-CARILO-ABARTH-RAM

La Ram Rampage, sobre todo en su versión R/T, es una pick-up que sueña con ser un vehículo deportivo. Y el Abarth Pulse es una SUV o crossover que quiere ser un hot-hatchback.

¿Puntos en común? Más allá del diseño básico de cada uno, estas versiones están decoradas con varios rasgos similares: llantas negras, combinaciones de colores, neumáticos de perfil bajo y escapes deportivos.

En un mercado donde las coupés son cada vez más una rareza y los sedanes ruteros están en peligro de extinción, resulta irónico ver cómo el Grupo Stellantis intenta captar el interés de un público ávido de productos emocionantes y con buenas prestaciones, que hoy no encuentran una respuesta en la oferta local.

Opinión: La marca del Escorpión se identifica mejor que la Ram con el espíritu de un auto deportivo, a pesar las intenciones de esta versión Rampage "Road/Track" (R/T). Además, en lo personal, las "pick-ups deportivas" las prefiero cuando se enfocan en el uso off-road y no tanto en el asfalto, como es la intención de esta versión de Ram. Para que quede claro: lo que me gustaría ver es una Rampage TRX, no una R/T. En el mismo sentido: sería más lógico un Abarth Argo antes que este Abarth Pulse.


POR DENTRO

Volantes forrados en cuero, pedaleras en aluminio, revistimientos con costuras rojas. Los diseñadores de interior de Abarth y Ram parecen haber seguido el mismo manual de estilo a la hora de intentar implantar un "ambiente deportivo" en la cabina de los Pulse Turbo 270 y Rampage R/T.

Por supuesto, la cabina de la Rampage es mucho más cómoda y la posición de manejo es más confortable.

Opinión: Un vehículo con una posición de manejo elevada se encuentra en las antípodas de un planteo deportivo. Apenas por una cuestión de centímetros de diferencia y diseño interior, el Pulse Abarth tiene una propuesta un poco más emocionante que la Rampage R/T.


SEGURIDAD

Los dos modelos vienen de serie con un muy buen equipamiento de asistencias a la conducción, como Frenado Autónomo de Emergencia, Control de Crucero Adaptativo y Alerta de Cambio de Carril. Sin embargo, el Abarth ahorra en dos aspectos insólitos: tiene apenas cuatro airbags y frenos traseros de tambor.

Opinión: Paul Szebesta exigió a fondo el Abarth Pulse en el Autódromo de Porto Alegre y dijo que los frenos funcionaron muy bien (ver nota). Sin embargo, no es sólo una cuestión de eficiencia. Lanzar un auto con precio y promesa de sensaciones deportivas, pero con frenos traseros de tambor no es una receta precisamente "emocionante". La Rampage R/T, en este sentido, es más coherente con lo que promete.


MOTOR y TRANSMISIÓN

El Abarth Pulse Turbo 270 tiene un motor de cuatro cilindros 1.3 turbonaftero (175 cv y 270 Nm), combinado con caja automática de seis velocidades, con convertidor de par, levas del cambio en el volante y tracción delantera. Pesa 1.280 kilos.

La Ram Rampage R/T tiene un motor cuatro cilindros 2.0 turbonaftero (272 cv y 400 Nm), con caja automática de nueve velocidades, con convertidor de par, levas del cambio en el volante y tracción integral. Pesa 1.923 kilos.

Opinión: ¡Los dos a la final! El conjunto mecánico es lo mejor de estos dos modelos, aunque la fórmula histórica de la relación peso/potencia siempre será implacable a la hora de encontrar un ganador: 7.06 kilos por caballo para la Rampage contra 7.31 kg/cv para el Abarth. Gana la Ram.


COMPORTAMIENTO

CONTACTO-CARILO-ABARTH-RAM-6

El contacto con los dos modelos se realizó sobre la pista de aterrizaje del aeródromo del nuevo barrio privado Villarobles, en el Partido de la Costa. Es el mismo lugar donde se hizo el show acrobático que combinó a la Rampage R/T manejada por Javier "Nemo" Dobalo y el Pitts Biplano, pilotado por Jorge Malatini (ver nota aparte).

El equipo de Nemo montó un circuito que estaba compuesto por una larga recta para probar el Launch Control de los dos modelos, un slalom bien trabado con conitos y al final un sector para probar los frenos en dos tipos de condiciones: sobre asfalto y también con dos ruedas apoyadas sobre la arena, para exigir el funcionamiento del ABS.

Acá quedó demostrado que lo mejor de los Abarth Pulse y Ram Rampage es la mecánica. El Pulse Turbo 270 tiene excelentes reacciones para ser una SUV: acelera de 0 a 100 km/h en 8 segundos y declara una velocidad máxima de 210 km/h. La Rampage R/T tiene cifras aún más interesantes: 6.9 segundos para alcanzar los 100 km/h y 220 km/h de máxima.

Opinión: La Rampage R/T sorprende en línea recta, pero su conjunto de dos toneladas no puede hacer nada frente a la agilidad del pequeño Abarth Pulse. En términos de comportamiento dinámico, el triunfo es para el Escorpion (aunque la Rampage no está nada mal para ser "una chata").


CONCLUSIÓN

CONTACTO-CARILO-ABARTH-RAM-1

El mercado automotor argentino está tan loco que, si buscás un auto deportivo, ya casi es imposible optar por una coupé. Incluso la oferta de sedanes ruteros y hot-hatchbacks languidece en nuestro país.

La mejor prueba de ello es que los dos autos con propuestas deportivas que lanzó este verano el Grupo Stellantis son una SUV y una pick-up. La Ram Rampage R/T es una chata de muy buenas prestaciones, pero con un planteo 100% para el asfalto. Con el mismo motor, pero un poco más de despeje y neumáticos de uso mixto, me parece más interesante (aunque menos deportiva) la propuesta de la Rampage Rebel.

Lo mismo me pasa con el Abarth Pulse Turbo 270: es muy ágil, divertido y simpático, pero está demasiado lejos del suelo para acercarse a la diversión al volante que ofrecen otros Escorpiones que pasaron por nuestro mercado, como el 595 Turismo.

Opinión: Una chata deportiva y una SUV picante. Buen intento, Stellantis. Si el objetivo era crear vehículos diferentes y divertidos de manejar, lo lograron. Pero no es suficiente. Los fierreros más tradicionalistas y conservadores -como los que escribimos en Motor1- ahora también queremos deportivos que tengan forma de autos sport. No debería ser tan difícil de lograr: la base está.

C.C.

Galería: Contacto en el Summer Car Show: Abarth Pulse y Ram Rampage

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com