Desde Paracas (Perú) - La cultura preincaica de Paracas adoraba a Kon (el "Creador de Todas las Cosas"), que se trasladaba por el desierto costero peruano en forma de torbellinos de arena. Y eso es lo que acaba de provocar Kia con la presentación del nuevo K3. El primer modelo de la marca coreana desarrollado de manera exclusiva para América Latina promete convertirse en un verdadero torbellino para el mercado automotor regional. Por primera vez, un "auto para el mercado latino" no parece ser sinónimo de baja calidad o pobreza en materia de seguridad (leer entrevista a Sebastián Sicardi).

El K3 es un modelo para el Segmento B (chico), que ya comenzó a fabricarse en México y llegará a la Argentina a fines del 2024, en dos versiones: K3 Sedán (cuatro puertas) y K3 Cross (un hatchback de cinco puertas, con estética "aventurera"). Durante la presentación en Perú tuvimos la oportunidad de manejar un K3 Sedán 1.6 GT-Line. La experiencia de este primer contacto se reproduce a continuación.


POR FUERA

0H8A1635

Cuando se lance a la venta en la Argentina, el año que viene, el nuevo K3 reemplazará al actual Kia Rio, que en nuestro país nunca llegó a ofrecerse en la versión Sedán, sólo el Hatchback (leer crítica). El K3 Sedán se propone competir contra sus rivales más modernos en el Segmento B (chico): Nissan Versa, Toyota Yaris Sedán y Volkswagen Virtus. El K3 Cross, en cambio, apuntará a otros crossovers como el Volkswagen Nivus y próximos lanzamientos en nuestro mercado, como los Fiat Fastback y Peugeot 2008 II. No olvidemos que, entre las SUVs del Segmento B (chico), Kia seguirá teniendo a la Seltos (leer crítica).

Sin embargo, Kia también planea robarle algunos clientes a sedanes del Segmento C (compacto), como el Toyota Corolla

Vamos a los números: el K3 Sedán mide 4.545 mm de largo (85 menos que un Corolla), 1.765 de ancho (15 menos), 1.475 de altura (40 más) y 2.670 de distancia entre ejes (30 menos). Entonces, ¿es un sedán del Segmento B o del Segmento C? En Kia remarcan que es Segmento B, porque en el Segmento C se seguirá ofreciendo el histórico Cerato, aunque aclaran: "La próxima generación del Cerato también crecerá mucho en tamaño".

El diseño del K3 Sedán es llamativo. La tradicional "Nariz de Tigre" de Kia, con el nuevo logo y las luces verticales, te hacen pensar en un auto eléctrico, aunque no hay opciones de ese tipo por el momento. El perfil es muy afilado, con una cola que merece una mención aparte.

El remate del diseño trasero es muy moderno, con una franja de plástico en el paragolpes. En la presentación, el diseñador de la marca pidió disculpas por ese agregado: es para amortiguar "los toquecitos de estacionamiento en ciudad". Alguien tenía que admitirlo: los plásticos y los autos nunca harán una buena pareja y -cuando están juntos- es sólo por necesidad.

Estamos ante un sedán que se animó a salir de su zona de confort y muy probablemente agrade a jóvenes o familias que buscan atributos que tradicionalmente ofrecen otros segmentos. La versión GT-Line incluso tiene una estética algo deportiva. Sin embargo, lo que más me gustó fue el despeje del suelo: 180 milímetros (lo mismo que la Kia Sportage). El K3 me permitiría visitar a mis padres en el campo, sin condenarme a manejar todo el resto del año en una aburrida SUV.


POR DENTRO

garage-motor1-kia-k3-sedan-3

Las excelentes butacas de cuero, las terminaciones, el doble burlete y hasta el peso de las puertas suben los estándares de calidad para el Segmento B (chico). Cuesta creer que estamos ante un auto "desarrollado de manera exclusiva para América Latina". La impresión que tengo es que, en algún momento, el K3 se ofrecerá en otros mercados. ¿Nos tomaron a los latinos como "Conejillos de Indias"? En este caso, seríamos los conejillos más cómodos del mundo, porque este sedán es muy amplio tanto adelante como en las plazas traseras. Atrás es incluso más cómodo que un Corolla. Además, viene con salidas de ventilación para los pasajeros traseros.

"Tradicionalmente, comprábamos un sedán por el espacio. ¿Cómo llegamos a que todos ahora quieran un SUV o un micro SUV? El K3 es para quien quiera recuperar la experiencia de un sedán, pero sin tener que sentirse que maneja un auto anticuado", definió el gerente de Producto, Marco Santerini. No podría estar más de acuerdo.

La butaca ni atrapa ni deja suelta la espalda. El volante tiene un diseño algo extraño, pero se ajusta con facilidad y los comandos son prácticos. La cabina supera las expectativas de un Segmento B y es más alargada que el clásico diseño de los sedanes "patacheros" (un término que me robé de la náutica, para definir a las embarcaciones anchas y poco estilizadas). El tablero digital (4.2 pulgadas) y la pantalla multimedia (10.25 pulgadas) están integrados en un mismo marco. Son detalles que le otorgan simplicidad al interior. En tiempos de sobrecarga informativa y estética es -al menos para mí- un alivio. Más allá de eso, el sistema multimedia conecta bien con Apple CarPlay y Android Auto.

El baúl es enorme y profundo, con 544 litros de capacidad. El K3 Cross viene de serie con rieles en el techo que se pueden usar y no están de adorno: soportan hasta 100 kilos. La rueda de auxilio es finita, de uso temporario: un detalle poco apropiado para un auto "pensado para el mercado latinoamericano".


SEGURIDAD

IMG_6515

Si estabas acostumbrado a que los autos desarrollados para América Latina fueran muy malos en seguridad, acá es donde el Kia K3 promete patear el tablero: viene de serie con seis airbags, frenos frenos a disco en las cuatro ruedas (con ABS, por supuesto), control de estabilidad, control de tracción y varias ayudas a la conducción (ADAS).

Entre las más importantes están los siguientes: alerta de riesgo de colisión, sistema de iluminación en curva, frenado autónomo de emergencia, faros adaptativos, alerta de fatiga del conductor, sistema de mantenimiento de carril, alerta de punto ciego y asistente de tráfico cruzado trasero. El importador de Kia en la Argentina aún no confirmó la configuración con la que llegará a nuestro mercado, pero ya anticipó: "Vamos a incorporar muchas asistencias a la conducción. Será una manera de diferenciarnos de la competencia en este segmento. La idea es que, en materia de seguridad, estemos bien arriba de lo que ofrece la competencia actual".

¿Algo más? Sí, un crash test de un organismo independiente como LatinNCAP serviría para conocer su calificación en seguridad.


MOTOR y TRANSMISIÓN

IMG_6539

El K3 se produce en México con tres opciones mecánicas, todas nafteras y sin turbo: 1.4 16v (99cv y 134 Nm, con caja manual de seis velocidades o automática CVT de seis marchas preprogramadas), 1.6 16v (121 cv y 155 Nm, con la misma opción de transmisiones del 1.4) y 2.0 16v (150 cv y 191 Nm, sólo con caja automática CVT de seis marchas preprogramadas). En todos los casos, la tracción es delantera.

En la presentación de Perú preguntamos por posibles alternativas turbo o híbridas. Un colega andino consultó por versiones adaptadas para funcionar con gas. Y un centroamericano preguntó por variantes diesel. La respuesta fue la misma para todos los casos: "Por el momento, no. A lo sumo, podrían hacerse versiones MildHybrid con turbo, aunque no por ahora".

¿Cuál de todas esas motorizaciones llegarán a la Argentina? Aún no se informó. La más lógica sería 1.6 16v. Por eso fue la que elegí para manejar por las rutas peruanas.


COMPORTAMIENTO

0H8A1638

Desde el Hotel Luxury Paracas, a metros del histórico desembarco del general José de San Martín, salimos en los 16 autos de la caravana a una experiencia de manejo hacia el Inti Palka, el valle del sol de la región de Ica, famoso por sus viñedos y su producto estrella: el pisco.

Junto con el periodista Sebastián Ramos (America24), compartimos el auto con dos ejecutivos de Kia ArgentinaSebastián Sicardi Lucas Budman. Probamos el K3 Sedán 1.6 GT-Line. Me tocó manejar en el primer tramo de 75 kilómetros, hasta la bodega Queirolo.

En ese tramo, la mítica Ruta Panamericana cose un desierto implacable, salpicado por oasis de palmeras, santarritas, mangos y producción frutihortícola de exportación. Las cevicherías y picanterías del camino se surten con el pescado fresco del Pacífico: mucho trabajo de autocontrol para quienes pensamos, como yo, que el emblemático plato peruano es la mejor comida del mundo.

El K3 entregó el comportamiento que, por definición, le corresponde a un sedán: un andar suave y amortiguado. La orden general fue mantener las posiciones en la caravana, así que la la mayor parte del tiempo manejamos a unos 80 km/h, lo cual no fue problema para el motor 1.6 con sus cuatro ocupantes. En un momento pude alcanzar los 100 km/h. Lo interesante de esta ruta es que siempre tiene una buena cantidad de camiones. En esta caso, los vimos sacando la producción de palta, espárrago y cítricos. Fueron obstáculos sencillos de adelantar, aún con la caja CVT que no nos agrada mucho a quienes alguna vez manejamos un "automático de verdad". Me gustó mucho la suavidad de la dirección y el trabajo de las suspensiones: tiene un esquema McPherson adelante con un eje de torsión atrás. La puesta a punto es más bien suave y cómoda, nada de firmezas deportivas.

A mitad de camino hicimos cambio de conductor. Le toca a mi compañero manejar algo más de ruta, un camino urbano angosto y asfaltado, entre las entradas a otras bodegas y un tramo muy corto de lo que ellos llaman "trocha": "tierra afirmada", para nosotros. La suspensión suave y el buen despeje del suelo se agradecieron una vez más.

En la bodega nos ofrecieron una amplia variedad de licuados y comidas regionales, pero nada de pisco: había que seguir manejando.


CONCLUSIÓN

IMG_6405

Kia K3 Cross: el hatchback "aventurero" también llegará a la Argentina, pero en la presentación de Perú se exhibió sólo de manera estática.

Entre tanta oferta y lanzamientos de nuevas SUVs, Kia quiere volver a poner de moda los sedanes con el nuevo K3. Pero, al mismo tiempo, para no perderse la demanda que impone la tendencia, también ofrecerá el K3 Cross, con estética "aventurera"

El K3 Sedán es un auto muy cómodo, con diseño moderno, que incluso tiene buen despeje del suelo para nuestros caminos y ofrece todas las ventajas de este tipo de carrocerías: cabina cómoda, baúl enorme y buena estabilidad en ruta. Pero lo más interesante es que tiene muy buena calidad de fabricación y que ofrece un equipamiento de seguridad completísimo. Es algo poco habitual en un proyecto "pensado para mercados latinoamericanos".

Está claro: Kia quiere conquistar los países de nuestra región. Es uno de los pocos lugares del mundo donde todavía no logró la participación que ya tiene en otros continentes. La clave del nuevo K3, por supuesto, estará en el precio. Habrá que esperar hasta su lanzamiento en Argentina, el año que viene.

D.B.

Fotos: Sebastián Ramos, Kia Latam y D.B.


ARCHIVO PARA DESCARGAR: Ficha técnica Kia K3 Sedán
ARCHIVO PARA DESCARGAR: Comunicado de prensa Kia K3 Sedán y K3 Cross

Galería: Contacto en Perú: Kia K3 Sedán

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com