Audi lanzó a la venta la semana pasada en la Argentina los nuevos A5 Coupé y A5 Sportback (ver nota). Y, con una rapidez que no es habitual en las marcas premium, Audi patentó una unidad de prensa para que la pudiéramos probar durante siete días en Motor1 Argentina. No es habitual porque, con las restricciones a las importaciones, todos los autos premium que llegan a la Argentina ya tienen a un dueño esperando incluso antes de que bajen del barco. Son autos reservados y pagados, con clientes que esperaron largos meses para recibir su unidad. Ese es el motivo por el cual el restyling del A5 tardó en llegar a la Argentina bastantes meses más que en otros mercados.

Es lo mismo que ocurre con otros modelos importados, donde también es difícil conseguir unidades de prensa para probar. Algunas excepciones a esa regla las publicamos en los últimos meses en Motor1: pudimos manejar los nuevos Mercedes-Benz Clase C (leer crítica) y BMW Serie 4 (leer crítica). Ahora evaluamos durante una semana al Audi A5 Sportback 45 Quattro S-Line, que tiene un precio de lista de 102.302 dólares. La crítica completa se reproduce a continuación.


Por fuera

IMG_3660

Si bien los tres autos mencionados acá arriba corresponden al mismo Segmento D (mediano), hay que aclarar que no son competidores directos. El Clase C es un sedán clásico. El Serie 4 es una coupé tradicional. Y el Sportback es un fastback. Recordemos la definición de esta silueta: es un sedán con una marcada curvatura en el techo, que intenta imitar el perfil de una coupé, pero que cuenta con cinco puertas (porque no tiene tapa de baúl normal, sino un práctico portón trasero comunicado con el habitáculo).

Para quienes busquen un sedán clásico en este segmento, Audi ya ofrece en la Argentina el A4 Sedán (leer crítica). Y quienes busquen una coupé tradicional pueden optar por el nuevo A5 Coupé (ver equipamiento y precio). BMW tiene en su gama el Serie 4 Gran Coupé, que es un rival directo del A5 Sportback (ver equipamiento y precio).

Dicho esto: ¡qué lindo auto es el A5 Sportback! Tiene el tamaño justo antes de entrar en la categoría de "bote", algo que sí ocurre con el A7 Sportback (leer crítica). Esta es la segunda generación del modelo y acaba de recibir un restyling que lo dejó más moderno y elegante que nunca. Es deportivo, pero sin estridencias: más glamoroso que sport. La versión 45 Quattro es la tope de gama en la Argentina y viene de serie con el paquete deportivo S-Line, que incluye llantas de 19 pulgadas Audi Sport (calzadas con Bridgestone Potenza 255/35 R19), faros Matrix Led adaptativos y un kit aerodinámico con spoiler frontal más pronunciado y faldones laterales.

El A5 Sportback no es una coupé, pero toma prestados de este tipo de autos varios rasgos más allá de la curvatura del techo: el capot es larguísimo, las puertas no tienen marcos para las ventanillas, los guardabarros están inflados y el remate trasero es espectacular. Es de esos autos que, cada vez que lo dejás estacionado, te vas a dar vuelta para admirarlo una vez más.


Por dentro

GARAGE-MOTOR1-AUDI-A5-SPORTBACK-2

Acá está la gran ventaja del Sportback frente a una Coupé convencional. Hay espacio para cinco adultos y el acceso a todas las plazas se facilita por la mayor cantidad de puertas. Si bien el techo parece muy bajo en la parte trasera, sólo se dificulta la maniobra de ingreso: una vez ubicado en tu asiento todo es confort, destacándose las tres zonas de climatización.

Las butacas delanteras y la plancha de instrumentos tienen un diseño diferente al A4 Sedán, pero la gran mayoría de los comandos y pantallas son iguales. La línea de cintura de la carrocería está más alta que en el sedán y el techo está más bajo, por eso hay un poco de sensación de encierro. En ese sentido, el techo panorámico es bienvenido. De manera natural, vas a querer llevarlo siempre abierto. Hubo una época en que Audi traía a la Argentina el espectacular A5 Cabrio. Recuerdo que el lanzamiento oficial fue en Expoagro y que había chacareros que hacían fila para comprarlo. Fue en el loco año 2013, cuando se batieron todos los récords de ventas de 0km con un dólar subsidiado.

Pero volvamos al A5 Sportback. El baúl también es mucho más grande que en una coupé convencional: tiene 465 litros y se puede llegar hasta los 1.100, plegando los respaldos traseros. Hay tanto espacio que no se comprende la rueda de auxilio: es finita, de uso temporario y no se puede usar a más de 80 km/h.

La calidad de terminación es excelente. El paquete S-Line incluye volante deportivo en cuero, tapizados en Alcántara y cuero, zócalos y pedalera en aluminio. Además, cuenta con revestimientos de gran nivel en las puertas, el techo y en cada rincón donde revises. Otro detalle espectacular: el equipo de audio es Bang&Olufsen, con 19 parlantes y amplificador de 755 watts.


Seguridad

IMG_3446

Este es, sin dudas, el punto más flojo del A5 Sportback. Viene de serie con seis airbags y los dispositivos de seguridad básicos. Los faros adaptativos y las cámaras de 360 grados son interesantes. Sin embargo, carece de las más básicas asistencias a la conducción. No tiene frenado autónomo de emergencia, alerta de riesgo de colisión, sistema de mantenimiento de carril ni identificador de señales de tránsito. Hay autos mucho más baratos que lo ofrecen de serie. Un auto de este precio debería incluirlo.

Por ese motivo, las cinco estrellas en seguridad que le dio EuroNCAP en el Viejo Continente no son válidas para nuestro mercado. La unidad evaluada en Europa tenía todas esas asistencias a la conducción, que no están disponibles en la Argentina.


Motor y transmisión

IMG_3447

En este segmento de autos premium -con la noble y carísima excepción de las versiones deportivas- hace tiempo que el downsizing estableció campamento: todos tienen cuatro cilindros y la "Fórmula 2.0 Turbo" es la que domina con amplitud, sin importar el diseño o la propuesta deportiva.

El Audi A5 Sportback no es la excepción y tiene un motor 2.0 turbonaftero con 250 cv y 370 Nm, combinado con caja automática S-Tronic (de doble embrague, con siste velocidades). Este Audi se diferencia de sus competidores premium por dos rasgos distintivos. Por empezar, la tracción en esta versión 45 TFSi es integral Quattro. Además, la mecánica es MildHybrid. Esto significa que viene de serie con un sistema "híbrido suave", que usa una batería de iones de litio y un generador de arranque por correa.

La función del motor de arranque la hace una máquina eléctrica unida al cigüeñal por una correa que, además, también cumple la función de alternador. Puede regenerar hasta 5 kW en las fases de frenado (aprovechando la energía cinética). Esta tecnología tiene capacidad para apagar el motor de combustión durante unos segundos en condiciones especiales, pero manteniendo todos los sistemas eléctricos activos con su batería de iones de litio de 12 voltios. Audi asegura que puede reducir hasta un máximo de 0.3 litros de combustible cada 100 kilómetros.

Es un aporte tan pequeño que apenas se notará a la hora de cargar combustible. El único beneficio real es impositivo. El Gobierno argentino cataloga a este auto como si fuera un híbrido convencional (paga el 5% de arancel aduanero, en lugar del 35% habitual) y por eso está exento del impuesto a las patentes en varios distritos del país (ver listado).


Comportamiento

IMG_3688

Esta es la parte más interesante de analizar. Cuando hablamos de autos premium como este A5 Sportback, es fundamental que la experiencia de manejo esté a la altura del precio.

El andar en ciudad es excelente. Las llantas de 19 pulgadas y los neumáticos de perfil bajo no se llevan bien con pozos ni calles secundarias, pero la experiencia en el uso diario es muy buena: es un auto ágil, muy bien insonorizado y facilísimo de estacionar. Aunque no lo parezca, me gustó también el despeje del suelo: está un poco más alto que el Mercedes-Benz Clase C (leer crítica) y eso evita que toque abajo en cunetas y lomos de burro.

El conjunto mecánico es una maravilla. Olvidate del sistema MildHybrid: no ofrece ninguna ventaja en el consumo y no interfiere en ningún momento en el manejo. Mejor así: el 2.0 TFSi brilla como nunca, con excelentes valores de performance. Acelera de 0 a 100 km/h en 5.5 segundos y alcanza los 250 km/h. Los consumos son muy buenos también: gasta una media de sólo 7.6 litros cada 100 kilómetros (con 10.7 litros en ciudad y 6.7 en ruta).

La caja automática de siete velocidades es otra genialidad: con respuesta inmediata, suave y lineal. En modo de conducción Dynamic, el A5 Sportback se comporta como un confortable misil. Las reacciones son espectaculares, pero sin perder en ningún momento la compostura. En eso tiene mucho la culpa el sistema de tracción integral permanente Quattro. Este Audi tiene un comportamiento muy noble y neutro. Cuando lo exigís a fondo, incluso tiende a irse un poco de trompa, para recuperar el control sin mayor esfuerzo.

Acá es donde se diferencia mucho de un auto como el BMW Serie 4. Si bien el público, el planteo, la potencia y hasta el precio son muy parecidos, el Serie 4 tiene una puesta a punto más deportiva y desafiante. Lo pudimos comprobar cuando Paul Szbesta lo cronometró en pista (leer crítica).

El A5 Sportback no lo pudimos cronometrar porque, como es sabido, el Autódromo de Buenos Aires está cerrado por obras (ver nota). Pero, si pudiera diferenciarlos con palabras, diría que me quedaría con el BMW para pista y con el A5 para disfrutarlo todos los días. ¿El Mercedes-Benz? Tal vez una futura versión AMG ofrezca esa emoción que un poco le falta al actual C300, penalizado además por el despeje tan reducido.


Conclusión

IMG_3645

Si estás buscando un auto en el segmento premium para darte un gusto, diferenciarte de todo lo que circule por la calle y que -al mismo tiempo- ofrezca muy buenas dosis de refinamiento, calidad de fabricación y prestaciones, el Audi A5 Sportback es la respuesta correcta. A eso hay que sumarle que su diseño es divino: elegante, moderno y llamativo, pero sin estridencias. Es algo que los actuales BMW y Mercedes-Benz no están ofreciendo de manera tan lograda como Audi.

Para buscar el nivel de exclusividad y elegancia de este A5 Sportback habría que irse al catálogo de Alfa Romeo o Lexus, que tienen propuestas igual de atractivas en materia de diseño y originalidad con los Giulia e IS. Sin embargo -y como ocurre por estos días en el mercado automotor argentino-, todo dependerá de los inefables permisos de importación y de la bendita disponibilidad de stock. Nadie compra lo que quiere: apenas se accede a lo que se puede.

C.C.

Fotos: Orly Cristófalo

Galería: Crítica: Audi A5 Sportback 45 Quattro S-Line

Audi A5 Sportback

Fecha de lanzamiento Junio de 2023
Precio de entrada a gama 75.897 dólares
Precio de la unidad probada 102.302 dólares
Cantidad de asientos Cinco
Motor de combustión interna Naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, 1.984 centímetros cúbicos, uatro válvulas por cilindro, inyección directa, turbocompresor con intercooler. SIstema MildHybrid con batería de 12v.
Potencia 250 cv entre 5.250 y 6.500 rpm
Torque máximo 370 Nm entre 1.600 y 4.500 rpm
Caja de cambios Automática de siete velocidades, con doble embrague, modo secuencial y levas del cambio en el volante.
Tracción Permanente en las cuatro ruedas, con sistema Quattro
Frenos Discos ventilados adelante, discos macizos detrás.
Longitud 4.757 mm
Anchura 1.843 mm
Altura 1.398 mm
Peso en vacío 1.670 kg
Volumen del baúl 465 / 1.100 litros
Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h 5.5 segundos
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com