Esta no es una crítica convencional de Motor1 Argentina. Es una nueva "crítica de larga duración". Eso significa que cada entrega mensual no tiene la estructura convencional de nuestras pruebas de manejo. El Fiat Pulse, por ejemplo, ya la probamos con el formato de crítica tradicional en su versión Impetus (ver nota), en su versión 1.3 CVT (ver nota) y también fue probado en pista para el Ranking Motor1 (leer acá).

El objetivo de la "crítica de larga duración" es que el vehículo de pruebas permanezca en nuestras manos durante mucho más que la crítica tradicional de una semana y mil o dos mil kilómetros. La idea es probarlo durante varios meses para aplicar usos (y abusos), que nos permitan encontrar virtudes (y defectos) que no afloran en un test tradicional. A todo esto se suma el hecho de que los vehículos en estas pruebas de largo aliento pasan por las manos de todos los integrantes de la redacción de Motor1 Argentina.

La introducción del Fiat Pulse Impetus se publicó acá, el primer informe mensual acá, el segundo informe mensual acá y el tercero salió acá. Ahora es el turno de la cuarta y última entrega, antes de devolverlo a Stellantis.


Semanas 1, 2 y 3 - Paul Szebesta

PULSE-LARGA-DURACION-COLOFLOW1

El Fiat Pulse me vio y le dio miedo, pero rápidamente le aclaré: "Tranquilo, esta vez no te voy a manejar en un autódromo (ver antecedente). Sólo me vas a llevar por la ciudad de Buenos Aires, apenas con un viajecito a Río Cuarto". Se corría una nueva carrera en la ciudad cordobesa y, como suelo hacer para los viajes de más de 500 kilómetros, solicité al equipo de Motor1 alguno de los autos de su flota de "larga duración". Me tocó el Pulse Impetus. Pura felicidad para mis bolsillos, luego de la costosa experiencia con la Renault Alaskan y el combustible diesel, que tiene valores muy por encima de la tan querida nafta (ver nota).

Emprendimos el viaje con mi pareja, Magali, previo jugar al Tetris en versión física, para poder acomodar todas las cosas que llevábamos adentro del pequeño baúl del Pulse. Vale aclarar que, entre todas las cosas, también iba una bici plegable, la cual robaba bastante espacio. Aun así, plegando el asiento trasero, alcanzamos con lo justo a meter todo. También hay que aclarar que mi novia, por tres días de viaje es capaz de igualar los bultos de una mudanza (pero esa es otra historia).

La cuestión es que me sentí muy a gusto a bordo del Pulse. Destaco por sobre todas las cosas su motorización, que no solo da muy buenos consumos a velocidades legales, sino que también ofrece una muy buena performance, teniendo en cuenta que es un tricilíndrico de 1.0 de cilindrada.

También me resultó agradable el buen equipamiento que ofrece esta versión Impetus, aunque por ese lado hay dos cosas que no me gustaron. La primera es la insonorización, que a 120 km/h resulta poco eficiente y entra mucho ruido de viento. A su vez, el sistema de audio a volúmenes normales no está mal, pero en cuanto le damos un poco de rosca para mitigar el ruido exterior, ya no suena tan bien. Además de que (no sé por qué), Orly Cristófalo le sube los bajos a tope a todos los autos que pasan por sus manos. Tal vez me equivoque y sea otra persona del equipo, pero todas mis apuestas van a O.C.

Lo que también noté, al igual que cuando este auto pasó por el Ranking Motor1, es que en los pasos de curva la trompa tiene una clara tendencia a seguir derecho, requiriendo tomarlas con precaución y anticipando esa actitud del chasis. Involuntariamente, también me tocó hacer un poquito de off-road. Es que la calle que conduce hacia el Autodromo de Río Cuarto consta de 1.5 km de tierra. Si a eso le sumamos la lluvia que se hace presente a cualquier lugar donde yo vaya, se imaginarán el hermoso barrial y pozos que había, luego de que ingresaran más de 100 vehiculos pesados, entre casillas y camiones de los equipos. Y ahí se notó que el término "SUV" tal vez le quede un poco grande al Pulse. No me quedé encajado ni mucho menos, pero hubo que resolver el obstáculo a base de velocidad y en desmedro de la suspensión, que no le debe haber gustado nada tener que sobreponerse a ese terreno.

En fin, cumplió con creces la misión de llevarme y traerme de Córdoba. El viaje fue muy placentero, pese al cansancio de tres jornadas de mucho frío, con algo de lluvia. Espero con ansias en la Argentina el nuevo Abarth Pulse, vehículo que ya manejé en Brasil y creo bastante superior a esta versión Impetus (leer crítica).

En los videos de abajo de todo pueden ver una síntesis de mi experiencia con el Pulse, resumida en cinco cosas que me gustaron y cinco que no.


Semana 4 - Carlos Cristófalo

PULSE-LARGA-DURACION-COLOFLOW6

Que el motor el chico. Que el baúl también. Que tiene la tecla "Sport" hundida. Cada vez que hablaba con un integrante de la Redacción de Motor1 sobre el Pulse, sólo escuchaba quejas. Sin embargo, se lo disputaban unos a otros para ver quién se quedaba con las llaves del "Argo levantado", como lo apodaron los más hirientes.

Lo cierto es que, entre tanta queja y disputa, apenas pude manejarlo algunos días de estos larguísimos cuatro meses que lo tuvimos en nuestro garage de larga duración. Me toca despedirlo, con el mismo estilo que siempre cerramos cada crítica de larga duración. ¿Sale un clásico Análisis F.O.D.A.?

* Fortalezas: Es un Fiat del Segmento B (chico), el rubro del mercado donde la marca italiana se mueve con mayor comodidad y donde siempre logra buenas ventas. El diseño es original, su estética se adapta a la gran demanda que hay para las siluetas crossover/SUV y cubre un segmento del mercado argentino donde Fiat sólo había intentado ofrecer con timidez el 500X europeo (de volumen muy limitado, por las restricciones a las importaciones).

* Oportunidades: Es la SUV/crossover más accesible de todo el Grupo Stellantis, si es que dejamos afuera al nuevo Citroën C3 (con su estética "aventurera"). El Pulse viene importado de Brasil, pero Fiat está logrando un buen cupo de exportaciones, gracias a las exportaciones del Cronos al país vecino.

* Debilidades: La calidad de terminación y la fragilidad de algunos componentes son sus principales defectos. Lo mismo que su limitado espacio interior. En este punto también podemos incluir a la falta de ética de muchos concesionarios, que se abusan con los sobreprecios para vender su stock de Pulse "al mejor postor".

* Amenazas: Las restricciones aduaneras. Al venir importado de Brasil, el Pulse está sujeto a los cambios de humor del Gobierno de turno, en función de los cupos y la disponibilidad de dólares en el Banco Central. Es un problema con el que no tiene que lidiar la nueva líder en ventas del segmento, la Chevrolet Tracker ensamblada en Santa Fe.


Estadísticas

Fecha de ingreso de la unidad: 4 de noviembre de 2022 (odómetro total en 12.468 kilómetros)
Kilómetros recorridos en el cuarto mes: 2.575 kilómetros (odómetro total en 27.540)
Consumo registrado en el cuarto mes: 9.3 l/100km
Problemas registrados en el tercer mes: El botón del modo Sport se encuentra "hundido" y se complica accionarlo. Mal funcionamiento de la central multimedia.

Galería: Crítica larga duración: Fiat Pulse (tercer mes)


ADEMÁS

En el Instagram de @Motor1Argentina

 
 
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com