Desde Río de Janeiro (Brasil) - Olvidate del Citroën C3 que conociste hasta ahora. Y será mejor que no hagas comparaciones con el C3 que se vende en Europa. El nuevo C3 que ya comenzó a fabricarse en Brasil y que -en pocas semanas más- se lanzará a la venta en la Argentina, es un auto completamente distinto. Tiene estética de SUV, pero es un hatchback para el Segmento B (chico). Tiene despeje del suelo de crossover, pero es la nueva apuesta de Citroën para los llamados “mercados emergentes”: ya se comercializa en India y la planta brasileña de Porto Real será la encargada de abastecer a América Latina.

“Entonces, si no se parece en nada a un C3, ¿por qué en Citroën lo bautizaron C3?”, se preguntarán ustedes. La verdad es que la marca del Doble Chevrón adoptó la curiosa costumbre de llamar del mismo modo a los autos dentro de un mismo segmento, sin importar las diferencias que tengan en un mercado u otro. Por eso, el C3 del Tercer Mundo no se parece en nada al del Primero. Lo mismo ocurre con los modelos llamados C4 o C5. Son cuestiones de marketing que pueden confundir a los consumidores -e incluso enojar a los menos favorecidos-, pero que no merecen un mayor análisis.

Vamos a lo importante: ¿qué tal es el auto? Tuvimos un primer y breve contacto con el nuevo C3 por Rio de Janeiro y estas fueron las primeras impresiones de Motor1 Argentina.


Plataforma

El nuevo C3 brasileño fue desarrollado sobre la base de la Plataforma CMP. Es la misma que se utiliza para fabricar el Peugeot 208 en la Argentina (leer crítica), pero con algunos cambios para adaptarse a esta estética de lo que Citroën llama “un hatchback con actitud SUV”.

Lo mejor: Es una base estructural moderna, que en el futuro podría permitir la adaptación de mecánicas híbridas y eléctricas.

Lo peor: La llegada de versiones electrificadas dependerá de la demanda y las normativas de cada país (con Argentina corriendo muy por detrás de los incentivos que ya rigen en América Latina).


Diseño

“Hatchback con actitud SUV”, lo definen en Citroën. Desde los tiempos del Renault Kwid y su slogan de “SUV de los Compactos” no se veía una definición tan -digamos- “optimista”. La mención del Kwid no es casual. El Citroën C3 tiene muchos rasgos que recuerdan al modelo que Renault dejó de vender hace un año en la Argentina (leer obituario). Sin embargo, el C3 es más grande: mucho más voluminoso. Mientras el Kwid es un auto del Segmento A (citycar), por tamaño y precio el C3 se posicionará en el Segmento B (chico). Mide 3.98 metros de largo y tiene 2.54 metros de distancia entre ejes, lo cual lo ubica en la media de los B-Hatchbacks. Sin embargo, lo que sorprende es el ancho (1.73 metros), la altura (1.60 metros) y el despeje del suelo (180 milímetros), que se encuentran entre los más generosos de su segmento en nuestro mercado. Citroën apunta con claridad a competir con modelos como el Renault Stepway (antes llamado Sandero Stepway), que se fabrica en Córdoba.

Lo mejor: El despeje del suelo será una gran virtud para quienes circulen por caminos en mal estado y su estética “aventurera” será del agrado de muchos consumidores. Además, hay alguno colores alegres y llamativos, con la posibilidad de configurar diferentes tipos de carrocerías bitono (con el techo en color blanco o negro).

Lo peor: A los más fanáticos de Citroën les costará aceptarlo. El C3 tiene poco y nada de la originalidad y vanguardismo rupturista que siempre caracterizó a los autos del Doble Chevrón.


Interior

El espacio de la cabina es uno de los verdaderos puntos fuertes del C3. El techo está ubicado bien alto y hay espacio generoso a la altura de los hombros. El baúl no es enorme, pero los 310 litros de capacidad están muy bien en comparación con sus rivales. El diseño interior es original, aunque la calidad de los plásticos es pobre. La única excepción: el volante, de buen tacto y tamaño.

Lo mejor: Tiene espacio real para acomodar a cinco pasajeros (algo apretados, pero cinco al fin).

Lo peor: La posición de manejo es demasiado elevada (incluso ajustando la altura del asiento) y el volante sólo se regula en altura a partir de la versión Feel (no se ajusta en profundidad en ninguna versión).


Equipamiento

Este punto es un poco desconcertante. La versión de entrada a gama (Live) es tan básica que ni siquiera tiene equipo de audio (sólo cuenta con una preinstalación para un estéreo). Tampoco trae limpialuneta ni desempañador en el vidrio posterior (hay que saltar a la versión Live Pack para encontrar eso). También sorprende el foco puesto en la conectividad multimedia, pero en detrimento de la información.

Lo mejor: La pantalla táctil multimedia Citroën Connect tiene 10 pulgadas, Apple CarPlay y Android Auto. Se consigue ya desde la versión Live Pack. Y, si encargás el Feel, se agregan dos puertos USB en las plazas traseras (para sumar un total de tres).

Lo peor: El tablero digital es insólito. Chiquito, con gráficos de baja resolución y muy poca información acerca del funcionamiento del vehículo. No tiene tacómetro y los datos de consumo sólo se ofrecen en la fórmula de kilómetros por litro.


Seguridad

El C3 comparte la Plataforma CMP con el Peugeot 208, pero no tiene ni por asomo el equipamiento de seguridad que convirtieron al León en la referencia de su segmento. Acá es donde se nota con claridad que el C3 apunta a ser un vehículo económico, que cumple apenas con lo que exige la normativa vigente.

Lo mejor: Viene de serie con doble airbag frontal, anclajes Isofix, frenos ABS (con discos adelante y tambores atrás), control de estabilidad, asistencia al arranque en pendiente y alerta de pérdida de presión de neumáticos.

Lo peor: Los airbags laterales no se ofrecen ni siquiera como opción. Y tampoco hay posibilidad de incorporar asistencias a la conducción (ADAS).


Mecánica

En la Argentina se ofrecerán dos motorizaciones, dos tipos de transmisión y tres configuraciones mecánicas. Son impulsores y cajas ya conocidos de otros modelos de Stellantis. Las versiones Live, Live Pack y Feel llevan el Puretech 1.2 12v de tres cilindros atmosférico (82 cv y 115 Nm), que se combina sólo con caja manual de cinco marchas. Después está el ya clásico motor EC5 1.6 16v de cuatro cilindros (115 cv y 151 Nm). Se combina con caja manual de cinco velocidades (sólo con equipamiento Feel) o automática Aisin de seis marchas (sólo con Feel Pack).

Lo mejor: Son mecánicas conocidas, confiables y de mantenimiento accesible. Citroën promete bonificar servicios de postventa y tener los valores de reparabilidad más baratos del mercado.

Lo peor: El nuevo C3 era una buena oportunidad para ofrecer también el más moderno 1.0 Turbo que el Grupo Stellantis ya comenzó a usar en modelos de Fiat. Tal vez llegue con alguna futura actualización (hay que recalcarlo, "tal vez").


Comportamiento

La prueba de manejo fue cortita y sólo por trayectos urbanos de la ciudad de Rio de Janeiro. Sin embargo, alcanzó para trepar por algunos morros de la zona de Barra de Tijuca y llevarse una primera impresión sobre el desempeño dinámico. El C3 está pensado para ser un auto urbano y con la puesta a punto enfocada en dos cosas: circular por caminos en mal estado (con un tren delantero que se siente bien robusto y un buen despeje del suelo) y ofrecer el máximo confort posible en el andar. En ese sentido, la dirección es extremadamente liviana y la amortiguación es tan blanda que el rolido de la carrocería es notable. Citroën nos prestó en Brasil una versión Feel Pack 1.6 AT: es una mecánica lógica -aunque no brillante ni moderna- para las pretensiones del auto. El test drive fue urbano. No sabemos cómo se comportará en rutas, a velocidades más elevadas, con vientos laterales, ante maniobras bruscas o con equipaje. Citroën prometió prestarnos una unidad en breve, para probarlo durante una semana completa.

Lo mejor: Es un auto pensado para los “mercados emergentes”, lo cual significa que está en condiciones de circular por calles detonadas (calza unos buenos Goodyear EfficientGrip 195/65R15, con llantas de aleación sólo en las versiones Feel y Feel Pack).

Lo peor: Esa configuración blanda y con centro de gravedad elevado no suele estar acompañada de un buen comportamiento dinámico a alta velocidad (pero, una vez más, no podemos opinar porque aún no lo probamos en esas condiciones). Además, la rueda de auxilio es finita, de uso temporario.


Conclusión

El nuevo C3 vendrá acompañado por otros dos nuevos modelos fabricados en Brasil. En 2023 se lanzará el segundo integrante de este Proyecto C-Cube (seguramente una SUV) y en 2024 llegará el tercer miembro (probablemente un sedán, con mucho despeje del suelo). Con estos tres nuevos modelos, Citroën se propuso un objetivo muy ambicioso: duplicar su participación en ventas en la Argentina y multiplicar por cuatro el market share en Brasil. ¿Lo logrará?

El C3 demuestra que no llegó para revolucionar el segmento. Lo que hizo fue más bien adoptar una serie de tendencias y demandas de los consumidores que buscan comprar su primer auto o que sólo pueden contar con un sólo vehículo en la familia. Por equipamiento y calidad de terminación, parece un auto pensado y diseñado para convertirse en uno de los 0km más baratos del mercado. Por eso, la clave estará en el precio. El objetivo de Citroën es que el C3 se posicione en el “Top 3” de patentamiento entre los hatchbacks del Segmento B (chico) de la Argentina. Deberá enfrentar a los Peugeot 208, Toyota Etios, Renault Sandero y Chevrolet Onix.

El precio de venta para nuestro mercado aún no fue revelado y sólo se sabe que será “claramente más accesible” que el Peugeot 208.

Lo mejor: El espacio interior y la ambición de la marca (poco vista en estos tiempos) de crecer en todo el Mercosur.

Lo peor: Si Citroën logra el objetivo de ofrecer un precio competitivo, todavía le quedarán dos obstáculos más por superar: la política que adoptarán los concesionarios (muy habituados a los sobreprecios) y la capacidad para satisfacer la demanda en un país como la Argentina, donde hasta los autos procedentes de Brasil sufren importantes trabas a la importación.

C.C.


FICHAS TÉCNICAS

Publicadas por Media Stellantis Brasil en Español (y a la espera de la publicación de las fichas técnicas por Stellantis Argentina)

ARCHIVO PARA DESCARGAR Ficha técnica Nuevo Citroën C3 1.2 Manual  
ARCHIVO PARA DESCARGAR Ficha técnica Nuevo Citroën C3 Feel 1.6 16V Manual  
ARCHIVO PARA DESCARGAR Ficha técnica Citroën C3 Feel Pack 1.6 16V Automático  

IMG_8809
Citroën realizó la avant-premiere del nuevo C3 en Río de Janeiro.
IMG_8817
Se fabrica en Brasil y llegará a la Argentina en "las próximas semanas".
IMG_8816
Reemplaza a los discontinuados C3 y C3 Aircross, para posicionarse por debajo del C4 Cactus (atrás, en la foto).
IMG_8800
En la galería de fotos (acá abajo) vas a encontrar todos los gráficos de la presentación para la prensa de Argentina.
IMG_8827
Manejamos una versión Feel Pack 1.6 AT por Barra de Tijuca.
IMG_8823
¿Tiene rasgos de Renault Kwid? Es probable. Pero sus dimensiones están más cerca de un Renault Stepway.
IMG_8835
Interior con mucho diseño (y plásticos duros).
IMG_8838
Gran pantalla multimedia.
IMG_8836
Diminuto tablero de instrumentos.
IMG_8831
La butaca es cómoda y hay buen espacio en la cabina.
IMG_8832
Aunque algo apretados, atrás se pueden acomodar hasta tres adultos.
IMG_8833
Incómoda ubicación para los levantavidrios traseros.
IMG_8837
La caja automática es la conocida Aisin de otros modelos de Peugeot y Citroën.
IMG_8830
Lo mismo puede decirse del motor EC5 1.6 16v.
IMG_8839
Baúl aceptable: 310 litros de capacidad.
IMG_8840
Rueda de auxilio de uso temporario.
IMG_8822
Junto con la Berlingo, será el Citroën más barato de Argentina.
IMG_8821
¿Será también uno de los más accesibles del mercado? El precio oficial se anunciará al momento del lanzamiento, en las "próximas semanas".

Galería: Contacto en Rio de Janeiro: Citroën C3

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com