Escribe Gabriel Reggio

Me invitaron probar la nueva Maserati MC20 y estas son mis primeras impresiones luego de haber realizado un breve test drive de 30 minutos por las afueras de Zurich, la ciudad principal de Suiza.  

Ficha tecnica

El MC20 es el nuevo superdeportivo de Maserati: fue construído en la planta de Módena y presentado en 2021. Bajo el capot tiene el nuevo motor central biturbo V6 "Nettuno" de 3.0L y que entrega 630 CV y 730 Nm. El chasis es de fibra de carbono y fue trabajado en colaboración con Dallara.   

Su peso es de sólo 1.500 kilógramos: mide 4,67 metros de largo y 1,21 de alto, lo que le otorga una relación de 2.33 kg por CV y 200 CV por litro. La caja de cambios es automática de doble embrague de ocho marchas y cuatro modos de manejo (GT, Sport, Corsa, Wet). Desarrolla una velocidad máxima de 325 Km/h y acelera de 0 a 100 km/h en menos de 2,9 segundos. Su precio en Europa es de 300 mil dólares. 

Por fuera

El diseño me pareció simplemente espectacular.  Reconozco que me encanta Maserati... por lo que no puedo ser muy objetivo en mi crítica, pero al verla por primera vez lancé un "wow". La prueba se hizo en una agencia Ferrari-Maserati en la que se podía optar por elegir entre la nueva Ferrari Roma y la MC20. Además, exhibían muchos otros autos (Ferrari, Abarth, Alfa Romeo, etc.). Como aclaré anteriormente, no dudé demasiado en cuál elegir para inscribirme. 

Lo primero que hicimos, ya que teníamos 10 minutos libres antes de salir, fue observarla en detalle. La parte frontal sigue la línea de las últimas coupé de la marca, con un claro guiño a la MC12 en las tomas de aire sobre el capot y la forma de la parrilla (en negro). Las ópticas tienen un nuevo diseño más vertical (en negro) y las tomas por debajo de la parrilla se destacan además por ser de color negro. 

Creo que la parte lateral es la más lograda, con las enormes puertas tijera y la caída del techo hacía los musculosos guardabarros traseros con branquias para la refrigeración del motor. Además posee los tradicionales tridentes detrás de las ventanas y el logo MC20 en las puertas sobre un aplique cromado, que le quedam muy bien. Me gustó mucho la cubierta del motor, en la que se destaca un tridente calado sobre la fibra de carbono y el techo en negro. 

El auto que probamos tenía llantas de 20 pulgadas negras y frenos cerámicos con calipers azules (opcionales). La combinacion del azul de la carrocería con los bajos de puertas,  el frente y la parte trasera en negro es a mi gusto es inmejorable.

Por dentro

Lo primero que llama la atencion es la apertura de las puertas: son muy fáciles de abrir,  livianas, permiten acceder muy cómodamente al auto y se cierran mediante una correa de cuero en el interior. Las butacas son excelentes, vienen en una combinacion de cuero marrón y alcantara y tienen regulaciones eléctricas: se consigue la posicion de manejo ideal muy fácilmente.     
Todo el panel de instrumentos está realizado en una combinación de cuero y alcantara.  El tablero es totalmente digital y configurable. El volante es de un muy buen diseno,  multifuncional. Las levas de gran tamañoo y un perfecto diseño para pasar los cambios sin prácticamente mover los dedos del volante.

La visibilidad frontal y lateral es muy buena,  pero al tener el techo tan bajo y en caída, hay una nula visibilidad trasera. Para compensar ese defícit, el espejo retrovisor es en realidad la pantalla de una cámara ubicada en la parte trasera del auto. 

Tiene una consola central muy baja en fibra de carbono, con pocos botones: uno se usa para seleccionar los modos de manejo y regular las suspensiones, otro para conectar la marcha atrás y el restante para seleccionar el modo manual o automático de la caja de cambios.  
Hasta acá, indiscutible. Lo que no me gustó nada es la pantalla que tiene a la derecha del tablero. Parece incrustada ahi y desentona, no solo con el diseño del auto, sino con todo lo que esperás de un Maserati.  Realmente me pareció horrenda en un auto de esta calidad y precio. Esperaba algo mas del diseño que la marca nos tiene acostumbardos desde su origen.
El interior es en general bastante espartano, más cercano a un auto de carreras que a uno de superlujo, en mi opinion. No hay lugar para guardar casi nada,  sólo un par de pequeños huecos donde poner…… una billetera quizá.
Tiene dos pequeños compartimentos (lo que sería el baíl) de 47 litros en el frente y otro de 110 litros detrás del motor.  Maserati ofrece una amplia gama de telas, colores y disenos para personalizarlo a gusto y piacere.

El habitáculo es amplio,  ayudado por la forma de las puertas y la consola baja,  y bastante cómodo.  Obviamente, el motor central hace que resigne espacio interior,  sólo dos asientos y apenas lugar para una pequena bandeja detrás de ellos.
El auto tenía un equipo de audio Sonus Faber (Que no prendí ni prendería nunca, es más no me preocuparía si no tiene ningún equipo de sonido en absoluto) por lo que les debo la información sobre cuántos parlantes tiene y cómo suenan para otro momento….

Comportamiento

Como comenté al principio, hicimos una prueba corta de manejo de unos 30 minutos (me pasé un poco de lo acordado, pero no demasiado) por calles de las afueras de Zurich y la posibilidad de subir una breve colina cercana,  donde me pude divertir un poco más acelerando en curvas y contracurvas bastante pronunciadas. 

Ahí el auto se comportó de manera excelente, el trabajo que tiene el chasis hace que doble de maravilla y aunque sea un tracción trasera tiene una tenida impresionante.  No lo pude probar a mayor velocidad ya que eran todas zonas suburbanas en un país donde el exceso de velocidad esta penado con cárcel efectiva….o multas que harían que tenga que repensar regresar a la Argentina.

Usándolo en el modo GT es un auto súper civilizado, podría decirse. Creo que hasta podría usarse a diario sin mayores problemas,  las suspensiones son blandas y la dirección es extremadamente liviana y súper efectiva.

Cuando lo pasás a modo Corsa, todo cambia: el Nettuno empieza a rugir y todo se transforma.  Me encantaría poder probarlo en un circuito,  o al menos una escapada a las vecinas autobahns para poder tener un mejor panorama.

Los frenos son muy eficientes, sólo noté un poco de chillido que entiedo se debia al polvo que habia en el ambiente (Al momento de la prueba había desde hace unos dias una invasion de polvo proveniente del Sahara).

El motor se nota súper elástico, acelera de manera descomunal y entrega la potencia de inmediato gracias al biturbo del Nettuno. No voy a mentir, extrañé mucho el sonido del viejo V8 atmosférico. No me acostumbro aún al chillido de los bitturbos, ya se que son mucho mas eficientes y bla bla bla, todo bien con el V6, pero este monstruo pide un V8, (biturbo si quieren,  me resigno). Se vienen las versiones híbridas y en un futuro cercano una 100% electrica. Mo cuenten conmigo para probarla….para electrodomésticos tengo mi línea de marcas preferidas.

Conclusión

Maserati está de vuelta en el mercado de los Super Cars con un auto que estimo se convertirá en un clásico en poco tiempo. Tiene un diseno espectacular -con toques retro, perfectamente logrado y llamativo sin ser ostentoso- y nada que envidiar a sus competidores alemanes, ni a sus primos de Maranello.
El interior es quizá el punto más flojo del auto: quiten la pantalla y mejorará significativamente. El precio parece un poco excesivo en comparacion a sus rivales,  pero creo que si algún dia tuviese la posibilidad, los pagaria con gusto….lo tendria para siempre cuando llegue la electrificación total.

Galería: Maserati MC20 (Contacto en Suiza)

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com