Hace unos meses, manejé durante una semana el Peugeot 3008 GT Line. Le hice varios kilómetros en ruta y ciudad y fue un auto que me gustó mucho. Por eso, cuando C.C. me dijo de hacerme cargo del 5008 HDI me encantó la idea. Era completar la gama de SUVs de la marca del León y ver cómo era el más grande de los modelos ofrecidos en nuestro país.

Mientras iba con C.C. como chofer a buscar la 5008 charlamos un poco del equipamiento y me tiró un: "Ojo, esta 5008 viene sólo en nivel Allure Plus y no es tan full como la 3008 GT Line". Hice puchero y me quedé pensando con qué más o menos me encontraría por su precio de lista de 6.44 millones.

¿El resultado? A continuación, en la crítica completa.

POR FUERA

Basado en la misma plataforma que el 3008 GT Line, el 5008 pierde curvas. Sí, encontramos líneas más rectas que en su hermano menor desde la trompa hasta la cola.

En el frente se mantiene la parrilla multilíneas con ese efecto 3D que tanto me gustó en el 3008, en el 208, y en este 5008 también. Pararte frente a esa trompa y moverte apenas para un lado y para el otro es una hermosa sensación para la vista.

Un detalle que me gustó son las líneas que se "escapan" de la parrilla para terminar debajo de los faros LED. En ambos costados bajan los colmillos del león, esa firma lumínica que tan bien le queda a los Peugeot. No hay faros antiniebla o auxiliares.

La vista lateral está a mitad de camino entre una SUV y una rural. ¿Se acuerdan de las break? Bueno, en este caso el 5008 no entra en la categoría (arbitraria y mía), de los "podría haber sido una rural". Para mí es más un "podría haber sido un monovolumen". De hecho, eso mismo fue la 5008 de generación anterior. Lo cierto es que, entre el color blanco y el largo de carrocería, los 4.641mm de largo parecen muchos más. Son un poco menos de 20cm más largo que la 3008.

Las ventanas laterales traseras y posteriores tienen un tinte bastante oscuro de fábrica, no así las delanteras. Un detalle que llamó la atención y señalaron varias personas que nos cruzamos por el camino durante la semana de pruebas que tuvimos este Peugeot.

La cola, decididamente, es lo más parecido al 3008, pero manteniendo lo que marcábamos al comienzo: menos curvas y más líneas rectas.

El 5008 tiene un ancho de  2.096mm contando los espejos, una distancia entre ejes de 2.840mm y un alto de 1.646mm. El despeje mínimo al suelo es de 256mm y tiene un ángulo de ataque de 19 grados y 26 grados de salida. Son cifras dignas para un SUV que no pretende ser un vehículo off road.

El tanque de combustible tiene 53 litros y en total pesa 1.540 kilos. Por el lado de los neumáticos, vienen montados en llantas diamantadas de 18 pulgadas con neumáticos Continental ContiCrossContact en medida 215/55 R18. No cuenta con rueda de auxilio pero sí con kit de reparación, algo que nos preocupó bastante al agarrar un "filo" en plena ruta 3 y a 110 km/h. Por suerte ni cubierta ni llanta sufrieron daños, pero hubiese significado quedar tirados a la espera de un remolque si rompíamos la cubierta. Es por cosas como estas que insistimos que nuestro país no es apto para vehículos sin rueda de auxilio del mismo tamaño que la que equipa de serie.

POR DENTRO

Abrimos la puerta y encontramos asientos tapizados en cuero perforado y otra vez cuero en el volante. Nos sentamos y nos recibe el i-Cockpit Amplify, que lleva este nombre por contar con ambientes de manejo seleccionables. Color de la iluminación interior y configuración del tablero de instrumentos a voluntad del conductor.

Una vez más puedo decir que el formato i-Cockpit me encanta. El volante pequeño, el tablero a lo lejos y para ver por encima del volante, pero... siempre hay uno. Y esta vez es la posición de manejo para personas de más de 1.80. El techo queda demasiado cerca y la posición más baja de la regulación en altura del asiento sigue siendo demasiado alta. Y eso que en el 5008 no tenemos el masajeador, lo que siempre sirve de excusa para decirnos que "no se puede bajar más". Suena muy extraño que una persona de más de 1.80 no pueda terminar de ir del todo confortable en un auto de más de cuatro metros y medio de largo y dos de ancho.

¿Es imposible manejar así? No, para nada, incluso así se puede ir relativamente cómodo. Pero con 5 o 7 cm más de altura disponible sería perfecto. Por lo visto tendremos que esperar una generación más de i-Cockpit para ver si eso se corrige.

Volvamos a nuestro recorrido por el interior. El tablero es full digital con varias configuraciones disponibles y una personalizable desde la pantalla central. En el formato donde muestra el cuentavueltas hay que acostumbrarse a que se mueva "al revés". O sea, la aguja subirá de RPM viniendo de derecha hacia el centro del tablero.

La pantalla central tiene 10 pulgadas y una interfaz simple para algunas cosas y rebuscada para otras. Es compatible con Apple Car Play y Android Auto. Los cuatro parlantes y los dos tweeters brindan un sonido claro y fuerte, casi a prueba de adolescentes traperos.

La calidad percibida de los materiales es de buena a muy buena, con algunos mínimos detalles de terminación encontrables si nos ponemos bien detallistas. 

Lo que sí nos damos cuenta fácil es que en la parte delantera sólo hay un conector USB y una toma de 12 v. Habrá que ir a la parte trasera para encontrar 2 tomas más USB y dos puntos con 12v más.

Las plazas traseras son cómodas aunque el techo nos queda cerca de la cabeza a los que crecimos demasiado. Los asientos traseros son rebatibles uno por uno y eso les da la posibildad de regular la inclinación del respaldo. Levemente pero se reclinan. Los ocupantes de esa segunda fila de asientos también cuentan con salidas de ventilación centrales.

Las dos plazas de la tercera fila de asientos, decididamente son para dos menores. No hay forma que uno o dos adultos se ubiquen allí. 

El espacio para equipaje con las 7 plazas desplegadas es justo para un par de bolsos grandes o un par de valijas "de canto". Ya si bajamos esos dos asientos, se amplía mucho con un gran espacio y altura.

El baúl pasa de 780 litros en disposición 5 pasajeros a 1.940 litros en formato 2 pasajeros. 

SEGURIDAD

Cuenta con un buen equipamiento de seguridad activa y pasiva que incluye airbags delanteros frontales y laterales, airbags tipo cortina para la 1ra y 2da fila de asientos, cinturones de seguridad de 3 puntos para las 7 plazas, sistema ISOFIX en las plazas traseras, frenos con ABS, ESP, control de velocidad crucero adaptativo con función Stop, reconocimiento de límite de velocidad, alerta de desatención, alarma lumínica de punto ciego en los espejos retrovisores, frenado autónomo de emergencia, alerta de cambio de carril, detector de desatención del conductor y sensores y cámaras de estacionamiento 360.

No existen pruebas de crash test para este modelo. Las últimas realizadas por Euro NCAP son del modelo 2009.

MOTOR Y TRANSMISIÓN

Debajo del capot me encontré con un viejo conocido: el 2 litros HDI con turbocompresor e inyección directa. Entrega 150 HP a 4.000 RPM con un torque de 370Nm a 2.000 RPM. Un motor probado que aún no pierde vigencia. 

La gran novedad para este motor es que, por primera vez en la gama 3008/5008, se equipa con la más moderna caja Tiptronic de 8 marchas. Hasta ahora, esa combinación HDi/AT8 sólo la ofrecía la más costosa DS7 Crossback. En uso diario en ciudad o viajando en autopista no da muchos motivos para quejarnos.

COMPORTAMIENTO

Nos sentamos, apretamos el botón y nos ponemos en marcha. Lo primero es lo primero: el amor por el i-Cockpit incluyendo los puntos que nos enojan y ya los mencionamos. En ciudad y en ruta me resulta muy cómoda la disposición de la información. Incluso la pantalla central tiene una leve inclinación hacia el conductor. "Parece un avión, todo está para que el que maneja lo tenga cerca y lo vea", comentó una de mis pasajeras temporales. Y ese, podría decirse, es el gen del nacimiento de este sistema.

Volvamos al 5008 y su andar. El tren delantero, punto flojo en muchos de los últimos Peugeot, no es demoledor, pero tampoco transmite esa sensación de que va a desarmarse en cualquier momento. El despeje y los ángulos de ataque y salida son ideales para cunetas del conurbano en época eleccionaria. La visibilidad es buena y el techo solar panorámico invita a andar con la cortina corrida, hasta que el sol te recuerda que estamos en noviembre. Un dato no menor: se mueve ágil en el tránsito a pesar de sus 4.60 metros de largo, algo que logra entre una dirección liviana y precisa a la vez y un motor que siempre está listo.

En ciudad el consumo se mantiene contenido: 8.3 litros cada 100 kilómetros es una cifra más que buena. Ya cuando salimos a la ruta bajan aún más llegando a cifras de 6.2 litros cada 100 a 120Km/h. 

El andar en ruta es muy suave y firme. Dobla bien siempre a pesar de la altura y el largo y las luces LED nos dan buena visibilidad de noche. Los pasajeros de atrás van cómodos e incluso disponen de una mesita plegable en el respaldo de los asientos delanteros para su mayor confort. Detalle incómodo: las levas para pasar los cambios no acompañan el movimiento del volante, si no que están fijas a la columna de dirección.

Anduvimos un rato por la tierra y jugamos con los 5 modos del Advance Grip Control. ¿Qué hace? Simplemente distribuye y administra potencia y torque entre las dos ruedas delanteras. El 5008 no es un 4x4 ni pretende serlo. 

CONCLUSIÓN

Me subí al 5008 sin haber leído nada previo. Suelo hacer eso con todos los autos que me toca hacer la crítica para tratar de no influirme con algo que opinó un colega, a quienes respeto pero prefiero llegar "virgen". Venía con un gran recuerdo del 3008 GT Line y esperaba más y, podría decir que encontré menos.

Salvo que necesites las dos plazas extra no veo la forma de justificar por qué me compraría el 5008 HDI en lugar del 3008 GT Line, donde sólo los diferentes motores me harían dudar, aunque el THP no es muy gastador. más allá de ser naftero.

Incluso, según la web de Peugeot, en este momento estas dos versiones cuestan exactamente lo mismo: 6.646.737 pesos. Aunque se sabe: hay muchos concesionarios que abusan con los sobreprecios y la falta de stock.

Este modelo con tres filas de asientos y con capacidad para siete pasajeros, sólo se puede comprar en la Argentina con mecánica diesel. Tiene lógica, porque muchas de sus rivales de segmento ofrecen motores con ese tipo de combustible: Chevrolet Trailblazer, Hyundai Santa Fe, Kia Sorento y Toyota SW4, por mencionar a las más vendidas en nuestro mercado.

Como siempre, la decisión final queda en manos de cada comprador, sus necesidades, sus gustos y su presupuesto. Pero yo sigo con la sensación de que este León Grande queda en deuda hasta con su hermano menor. 

O.C.

***

Ficha técnica Peugeot 5008 (2021)  

***

Galería: Peugeot 5008 HDI (2021)

Galería: Peugeot 5008 HDI (2021)