Texto y fotos de Jerónimo Chemes

Por fin llegó el momento de poder probar uno de estos camiones chinos. Hace años, desde que empezaron a proliferar, venimos pidiendo desde Autoblog probar uno bajo condiciones reales y exigentes. Ya saben, nada de “para la foto”: reparto posta, de ese que cansa en serio.

Desde hace varios años se ven en las calles los pequeños camiones de ejes simples de varias marcas. Y, en noviembre de 2019, llegaron los KYC Mamut, que en esta versión Cabina Simple tiene eje trasero con ruedas duales. Mas allá del diseño peculiar, “inspirado” en los excelentes Kia K2500 y Hyundai H100, los camioncitos chinos comparten una característica fundamental: son todos nafteros.

Nadie hasta ahora se había animado a prestarle uno a Autoblog, por lo cual agradecemos al importador Famly.

Analizando el mercado, hay un fenómeno latente que es un nicho de mercado a cubrir. Hoy el cuentapropista chico, el fletero -quien vive de “la diaria”-, no encuentra reemplazo para las nobles F100 viejas a gas, con caja mudancera. Aún hoy en 2021, si llamás a un flete de barrio para llevar la heladera a lo de tu vieja, viene una chata de esas toda atada con alambre, que cumple todavía su laburo. Esto es porque ese fletero no tiene posibilidad económica de renovar. Esto ocurre en las principales ciudades de Argentina y grandes conglomerados urbanos. En el interior profundo. un poco menos, porque la mayoría de la gente tiene chata o siempre hay algún conocido que presta una.

¿Como es posible que vehículos con 40 años de castigo sigan prestando servicio?

Lo que en cualquier lado del mundo sería una locura, acá se explica muy fácil: la ecuación mantenimiento/recaudación de las chatas viejas es aún hoy imposible de batir. Piden poco, son sencillas al extremo, andan a GNC, no se rompen y se arreglan barato y rápido.

Las terminales nacionales no han podido dar respuesta a este mercado. Ofrecen buenos productos de carga, pero resultan inalcanzables para el laburante del día a día.

Analicemos la oferta disponible en nuestro país:

* Los furgoncitos: Son las Renault Kangoo, Peugeot Partner, Citroën Berlingo y Fiat Fiorino. No sirven porque no tienen caja grande. Son sólo para repartos de cercanía. No sirven para mudanzas o fletes corrientes.

* Los furgones grandes: Mercedes-Benz Sprinter, Renault Master, Ford Transit, Peugeot Expert, Citroën Jumpy y Toyota Hiace, entre otros. Sirven, pero el fletero tradicional no llega a pagarlos. Además, funcionan sólo con diesel de primera calidad. Es imposible para un fletero pagar ese combustible. Además, el costo de mantenimiento es elevado. Este segmento sólo funciona bien con empresas de flota, que pueden hacer frente a esos costos.

* Las pick-ups cabina simple: Las viejas F100 son básicamente eso, una chata a la cual le quitan la caja para ponerle una cabina mudancera. En nuestro mercado, hoy sólo ofrecen pick-ups con cabina simple las Toyota Hilux, Ford Ranger y Chevrolet S10. Tienen cajas de carga más largas las viejas F100 viejas (2.30m promedio versus 2m), pero son más angostas (especialmente la Hilux). La Toyota ahora tiene la ventaja de ofrecer una nueva versión Chasis Cabina, que viene de fábrica sin caja. Te la entregan con el chasis pelado para que le instales la caja que quieras. Es súper confiable (como siempre), es accesible de mantener (distribución por cadena y embrague común) y tiene excelente postventa. Pero tiene el problema de que es diesel y tiene filtro de partículas (DPF). Esa combinación no sirve para reparto en ciudad, que es el lugar donde más sufre el DPF. La S10 tiene un excelente y poderoso motor, pero además de ser diesel DPF, es más costosa de mantener para un laburante: tiene distribución por correa y embrague bimasa. Es todo lo que no querés tener para un reparto de ciudad. Además, el motor es tan bueno que sobra. No necesitás 200 burros para llevar una cómoda de Palermo a Palomar. Y, si le sacás la caja, perdés la garantía. La Ranger Cabina Simple viene con diesel y nafta. La diesel la descarto por la misma razón que las otras dos: el DPF. Pero la 2.5 naftera nafta ofrece la posibilidad de meterle GNC y mantener la garantía. Además, no tiene turbo, no tiene DPF, tiene distribución por cadena y el embrague es común. Sería lo más parecido a una vieja F100, pero perdés la garantía si le sacás la caja.

* GNC mata Diesel (en ciudad): ¿Por qué el diesel para ciudad no sirve? En la ciudad, para trayectos trabados y cortos, el diesel con DPF se volvió un problema. Los turbos se llenan de carbón, porque rara vez andan con presión, porque en la ciudad casi que no podés pasar los 60 km/h. Estás arrancando y parando todo el tiempo. Además, el DPF es un drama para el reparto en ciudad. Se genera tanto residuo que se tapa el filtro sin remedio. Y un vehículo de laburo no puede salir a “pasear” por la autopista, sólo para regenerar el filtro. Es costo en tiempo y plata. Además, el precio del gasoil Euro se fue por las nubes y no podés cargar otro. El litro a más de 100 pesos aniquila cualquier cuenta de un fletero. Por más que consuman muy poco, el costo en el surtidor es imposible para un laburante. Por lo cual, la nafta con GNC hace unos años que parece la opción perfecta para ciudad. Y para reparto me paro y lo grito al aire: no hay mejor opción que el GNC. Los nafteros no generan tantos residuos y además no tienen ni turbo ni DPF. Pero lo más importante es que el GNC es imbatible en el costo: insuperable. Sumemos que hoy, si el equipo está bien instalado, en general anda perfecto. La ecuación es a favor del GNC en ciudad, en cualquier escenario.

El mercado de reparto urbano cambió para siempre: debe ser GNC. Cuando la ecuación es kilos y kilómetros en ciudad, no hay discusión.

Entonces, ante la escasez de oferta de las terminales, aparecieron los importadores. Empezaron a traer estos camiones chicos de China en varias versiones, con distintas marcas y de a poco se empezaron a vender. Evidentemente, mercado hay.

Estos camioncitos se convirtieron en la única alternativa para la gente de laburo. Todos tienen un ADN común: son nafteros (bien), son baratos de mantener (bien), los dueños le meten GNC (excelente) y tienen cajas de carga prácticas.

Pero no todo es color de rosas.

Escribí varias veces que la industria China sorprende. Probé productos de ese país que eran muy buenos. Incluso Orly probó hace poco la Jetour X70 que también importa Famly, con una buena impresión (leer crítica).

Sabemos que las automotrices chinas, como cualquier fabricante de esta industria, puede hacer cosas muy buenas, como también muy malas.

La crítica completa del KYC Mamut Cabina Simple Dual GNC se publicará la semana que viene.

J.Ch.

***

En el garage de Autoblog: KYC Mamut GNC
El KYC Mamut Cabina Simple Dual tiene un precio de lista de 2.660.000 pesos (ver equipamiento y ficha técnica).

En el garage de Autoblog: KYC Mamut GNC
La crítica completa se publicará la semana que viene.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com