Texto de Paul “Coloflow” Szebesta
Piloto oficial de Autoblog y creador de Racing Films
Fotos de Hernando Pollicelli
Nota complementaria al video del Ranking de Autoblog (ver video abajo)

No puedo creer estar escribiendo de nuevo una crítica. ¿Me acordaré de cómo se hacía? Espero que sí. ¿Cómo andan, mis amigos de Autoblog? Por acá muy contento, retomando este ciclo que ya tiene su propia liga de fanáticos, los cuales no se cansaron nunca de preguntar por el regreso. Finalmente sucedió y volvimos: comenzó la tercera temporada del Ranking Autoblog (ver temporadas anteriores).

Y vamos a arrancar con un auto del Segmento B (chico), un sector del mercado que ya cuenta con varios participantes dentro del Ranking. El flamante Peugeot 208 GT se lanzó a la venta el mes pasado en el mercado argentino y no podía irse de nuestras manos sin probarlo en la pista, para ver cómo anda.

¿Le queda grande la sigla GT? ¿Le puede dar pelea a sus competidores de segmento? Preguntas que tendrán respuesta en la crítica completa en pista, que se reproduce a continuación.

* Posición de manejo: Muy buena. Evidentemente el I-Cockpit evolucionó desde la última vez que me encontré con él cuándo probamos el Peugeot 308 S GT (leer crítica). El volante se siente bastante cómodo, en una posición más baja de lo normal, para poder ver el tablero por encima del aro de la dirección. Podemos encontrar una posición óptima, al regularlo en altura y profundidad. Si bien su diseño ‘chiquito’ le queda bien y ofrece buenas sensaciones, me resultó incómodo que algunos de los botones se encontraran muy cerca de la empuñadura: si necesitás agarrar el volante con mayor fuerza de la habitual en una curva, puede suceder que acciones algunos de esos botones con la palma de la mano. Me pasó en la salida de la Curva Reutemann, donde empecé a escuchar la voz de una señora que, muy amablemente, me indicaba: ‘Hable después de la señal’. Casi le contesto: ‘Mire, justo ahora no puedo, porque estoy tratando de bajar el tiempo de vuelta', pero preferí cancelar lo más rápido posible ya que estaba yendo hacia Ascari y no es bueno entrar a ese sector desconcentrado. Las butacas son muy cómodas, de buenos materiales y sostienen muy bien el cuerpo. Aunque hay que admitir una cosa: en este 208 GT no experimentaremos desquiciadas Fuerzas G, que nos quisieran sacar de la butaca, por lo cual el trabajo de sostenernos se hace bastante fácil. La pedalera es normal, bastante cómoda, y se le podría criticar la falta de levas al volante para pasar los cambios. Esta crítica, en mi caso, se podría subsanar con una buena decisión de parte de Peugeot respecto a la palanca secuencial. Me explico. En la mayoría de autos con caja automática y opción secuencial, los cambios ascendentes se accionan moviendo la palanca hacia adelante, mientras que los descendentes se accionan moviendo la palanca hacia atrás. En el Peugeot 208 GT esto es al revés, imitando las cajas secuenciales de los autos de carreras, donde los cambios ascendentes son hacia abajo y los rebajes hacia arriba. Bien por Peugeot. En cuanto al tablero y su diseño 3D, me resulto cómodo y de fácil lectura, pero sobre todo, muy preciso a la hora de comparar las velocidades tomadas por el GPS en comparación con las que nos informa el tablero. De todas formas, por más lindo y novedoso que sea el tablero digital, prefiero las agujas.

* Suspensión: Mala. Adelante lleva independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora, mientras que atrás encontramos eje de torsión, con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos. Acá es cuando la sigla GT choca con la realidad. No hay nada menos GT que el comportamiento de esta suspensión. Sin dudas, es una suspensión orientada hacia el confort y eso da como resultado que, si bien esté correcto de altura, tiene una blandura que no es lo ideal para un uso deportivo. Esto se puede observar más en detalle en el video, cuando a la hora de los frenajes, el auto se agacha totalmente de trompa y se balancea de un lado a otro, teniendo que corregir con volante para no perder la trayectoria. A su vez, el auto tiene tendencia a ir de trompa, pero esto es contenido con la intervención del ESP.

* Frenos: Muy buenos. El 208 GT equipa discos ventilados adelante de 283x26 mm, mientras que atrás lleva macizos de 249x10mm. El auto frena muy bien. No sufrió fatiga durante la prueba. Desde ya que, al no contar con una gran potencia y tener un peso bastante bajo, no resulta trabajoso para los frenos tener que parar el auto en cortas distancias.

* Dirección: Buena, de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica. La dirección es precisa, pero al igual que con el 308 S GT, resulta demasiado blanda para el uso en pista. No cambia de dureza si pasamos al modo Sport que ofrece el auto. Es otra de los elementos que se suma a la lista de ítems orientados hacia el confort y no hacia el manejo deportivo o "Gran Turismo".

* Caja: Buena, automática, de seis velocidades y con modo secuencial. Esta vez aprendí y deje de intentar hacer cambios ascendentes para no pisarme con lo que interpreta la electrónica (porque al final se suben dos cambios, en vez de uno). Se puede decir que es una caja normal, ni rápida ni lenta, pero a la hora de los rebajes ayuda mucho la buena capacidad de frenado que tiene el auto. Así, no hace falta esperar demasiado para que entren los rebajes como sucede en autos de mayor potencia. A su vez, tiene una buena relación y no acortaron los cambios para hacer rendir más al motor, como pasó con el Chevrolet Onix RS (leer critica). Esto hará que podamos transitar las curvas en el cambio ideal sin tener que cambiar de marcha en pleno tránsito y con cambios de trayectoria indeseados y transferencias de peso.

* Motor: Bueno. Es naftero, delantero transversal, tres cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa, turbocompresor e intercooler. Es el ya conocido GMP PureTech 1.2, que en este caso entrega 130 cv a 5.500 rpm y 230 Nm a 1.750 rpm. Con estos motores no hay mucho para inventar, ya que gracias al turbo nos entregan potencia constante durante todo su rango de revoluciones. Mueve bastante bien al auto, pero no podemos decir que tenga un rendimiento deportivo. Una vez más, nos encontramos con una nomenclatura GT que le queda grande.

* Ayudas electrónicas: Al 208 GT se le pueden desconectar las ADAS y el control de tracción, pero el ESP queda conectado de manera permanente. El modo de manejo Sport no permite hacer las maniobras necesarias para ir rápido y con control absoluto sobre el vehículo en un circuito. Pero no está ahí el problema mayor: la administración que la electrónica hace del ESP no es para nada buena, interviniendo de manera constante y dejándolo de hacer en lugares indeseados del circuito. Más, a continuación.

* Comportamiento: Malo. Los dos mayores problemas de este auto vienen en cuanto a la suspensión y el ESP. Como mencioné más arriba, la suspensión es súper blanda, lo cual genera unos rolidos y balanceos constantes, dificultándonos mantener la trayectoria sobre todo en los frenajes. Pero lo más molesto es el ESP. Sin dudas que lo ayuda muchísimo al auto a la hora de doblar y está claro que es un dispositivo de seguridad vital, que Autoblog siempre recomienda. Pero, en un circuito, cuando se intenta un manejo deportivo, el ESP interviene todo el tiempo y hace que el auto tienda a ir de trompa en la salida de las curvas. Sin embargo, lo más preocupante es el ESP deja de intervenir, de manera súbita: si la electrónica interpreta que ya no es necesario seguir frenando las ruedas, dado que recuperamos la adherencia, se liberará de manera abrupta la presión sobre el freno, haciendo que el auto vuelva a adquirir velocidad. Y, debido a la blanda suspensión, se levantará de trompa de manera considerable. Si esto sucede en pleno tránsito de curva, como me ha pasado, se hará muy dificultoso mantener la trayectoria que veníamos haciendo. De esta manera, nos correrá la trompa hacia afuera, hasta que el ESP vuelva a intervenir y lo frene. Solía quejarme en otros autos respecto a las cajas y su manera de trabajar automática, perdiendo poder de decisión sobre las marchas que uno elige para transitar las curvas, pero sin dudas la calibración del ESP que tiene este 208 GT le gana a la molestia de las transmisión. En otros autos del Segmento B, como el VW Polo GTS (leer crítica), también encontramos que el ESP no se puede desconectar, aunque en el VW sí se puede activar un modo Sport, que evita estas complicaciones que aparecen con el 208 GT.

* Robustez: Muy buena. El auto no acusó ninguna fatiga durante la prueba, en ninguno de los elementos que más sufren, como ser frenos, neumáticos o suspensión.

* Neumáticos: Muy buenos. Los ya conocidos Michelin Pilot Sport4 205/45R17, que ofrecen un gran rendimiento y sin dudas ayudan mucho a este 208 GT a la hora de transitar el circuito.

* Prestaciones: De 0 a 100 km/h: 9,7 segundos y una velocidad máxima de 207 km/h.

* Relación precio/deportividad: Mala. El auto tiene un precio bastante elevado, a causa de los impuestos y aranceles. Si a eso lo medimos con la vara de la deportividad que ofrece, la ecuación empeora. Se llama GT, pero tiene muy poco de deportivo, sobre todo en su comportamiento. Parece más bien un auto orientado a quienes buscan novedades tecnológicas, de diseño y de confort, ítems que sin dudas los ofrece, pero que no sirven de mucho dentro de la pista.

* Conclusión: No creo que vayamos a ver muchos de estos 208 GT en los Track Days. Es todo lo contrario a lo que ocurre con los viejos 208 GT, GTi y coupés RCZ. Tal vez algún usuario quiera ir a divertirse un rato a la pista, pero creo que el consumidor que pueda cautivar este auto está bastante lejos de los circuitos. Si así lo hiciere, le recomiendo a esa persona que se arme de paciencia para batallar con la configuración del auto y sus sistemas. La gran incógnita es si habrá una versión verdaderamente deportiva del 208. Sería más que interesante ver un auto hermoso en diseño y con un comportamiento deportivo acorde a eso. Ojala veamos un futuro 208 GTI o PSE, que es como ahora llama Peugeot a sus verdaderos deportivos. Hasta ese entonces, no recomiendo este 208 para la pista.

* Mediciones: Tiempo de vuelta en el Circuito 6, 2:20.073. Velocidad máxima en recta, 166,0 km/h. Velocidad media, 109,5 km/h.

Coloflow (@PaulSzebesta_)
Producción: RacingFilms, Hernando Pollicelli, Ciudad Autódromo y Autoblog.

***

Ranking Autoblog: Peugeot 208 GT
Soltamos al 'León' en el Gálvez y sus colmillos se querían comer la pista.

Ranking Autoblog: Peugeot 208 GT
Su blanda suspensión le permite levantar la patita en algunos ingresos.

Ranking Autoblog: Peugeot 208 GT
Pero no es lo ideal para un uso deportivo.
Ranking Autoblog: Peugeot 208 GT
Las transferencias de peso lo hacen inestable a la hora de frenar.

Ranking Autoblog: Peugeot 208 GT
Pero hasta disfrutó un show de 'La Renga', que preparaba su streaming en un palco de Ciudad Autódromo. '¡Hola a todos, yo soy el León!'

***

VIDEO: Ranking Autoblog – Peugeot 208 GT


***

Ranking Autoblog: Peugeot 208 GT