Texto de Carlos Cristófalo
Fotos de Orly Cristófalo (@OrlyCristofalo)

Renault lanzó en mayo de 2016 el primer Sandero R.S. En la marca del Rombo lo recuerdan como un verdadero hito porque, por primera vez, la división deportiva RenaultSport le puso su firma y aprobación a un auto fabricado fuera de Francia: este R.S. se produce en Brasil. Y ahora, en marzo de este año, Renault presentó el restyling de este modelo.

El rediseño se hizo para acompañar los cambios -más profundos, notorios y mecánicos- que recibió a fines del año pasado el resto de la gama Sandero, Logan y Stepway (leer crítica). Si bien el R.S. tuvo menos novedades, Renault Argentina nos ofreció pasar una semana entera con esta versión deportiva. Fue una buena manera de complementar el contacto que hace un año tuvo en el Autódromo de Balcarce nuestro colaborador Renato Tarditti (leer nota).

El nuevo Sandero R.S. (2020) tiene un precio de 1.305.500 pesos y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Los cambios que presenta este restyling son bien concretos y puntuales. Estrena nuevo diseño en sus llantas de 17 pulgadas (calzadas con unas hermosas Michelin Pilot Sport 205/45 R17), tiene un nuevo aplique negro brillante en el paragolpes delantero, las pinzas de frenos están pintadas en rojo (antes era algo exclusivo de la versión Racing Spirit), cuenta con un alerón sobre el techo en negro brillante, viene con un nuevo sticker lateral “RenaultSport” (con banderita francesa) y estrena nuevas ópticas traseras de leds.

El resto sigue igual: mantiene la conocida cáscara del Sandero -un diseño cuyo origen se remonta al aliado rumano Dacia- y no oculta sus intenciones: es un auto discreto, apto para uso urbano, que se puede disfrutar en familia y que sólo algunos más atentos distinguirán con rapidez entre el resto de los Sandero comunes.

La doble salida de escape, con un sonido más ronco, termina por definir su personalidad. ¿Es lindo? No, el Sandero nunca dio cátedra en materia de diseño. ¿Es llamativo? Tampoco, porque sólo los más fierreros notarán la diferencia. ¿Cumple con la promesa de presentarse como un deportivo accesible? Sí, por supuesto que sí.

Con el correr de los días, su estética low-cost-racing incluso me resultó simpática. Es el deportivo más barato de la Argentina y no lo oculta. Es un segmento donde cada vez hay menos rivales: este mes se dejaron de vender al mismo tiempo los VW Pepper Up! (leer obituario) y Peugeot 208 GT (leer obituario). Y los pocos competidores que quedan cuestan mucho más que este Sandero: los Fiat 500 Abarth 595 Turismo (165 cv, leer crítica) y el flamante VW Polo GTS (150 cv, ver nota de lanzamiento) tienen precios de lista entre 1.70 millones y 1.93 millones de pesos.

POR DENTRO

En el habitáculo, con respecto al anterior Sandero R.S., cambió lo siguiente: el techo ahora tiene un revestimiento negro, las butacas vienen con una franja roja (antes, sólo en la versión Racing Spirit) y hay un revestimiento de material blando en el interior de las puertas delanteras (“símil fibra de carbono”).

Lo que no cambió es la posición de manejo. En mi opinión, sigue siendo uno de los puntos más flojos de este auto. En este aspecto, no es para nada deportivo: es un Sandero. Tiene butacas más lindas, pedales en aluminio y volante en cuero, pero conserva la ergonomía de un auto urbano y sencillo: posición de manejo elevada, volante sin ajuste en profundidad y pedalera alta. Pero bueno: entiendo que la idea era armar un deportivo sobre la base de un Sandero, sin tener que rediseñar el Sandero por completo (lo cual hubiera resultado mucho más costoso).

La ventaja de seguir siendo un Sandero es que el habitáculo es bien amplio: atrás se pueden acomodar tres adultos. La calidad de los materiales es apenitas mejor que en los no-RS y tiene lo justo y necesario: pantalla multimedia con Apple CarPlay y Android Auto, cámara de retroceso y un buen baúl de 320 litros.

Bajo el piso del baúl, una mala noticia: rueda de auxilio de uso temporario. Siempre es una contra, pero lo es más aún en un vehículo de este tipo: se sabe de entrada que será usado mucho en ruta y viajes largos. Se sabe también que las ruedas de perfil más bajo tienen una mayor tendencia a pincharse en nuestros pavimentos horribles. Cuidá muy bien las Michelin y recordá esto: si tenés que usar el auxilio finito, no vas a poder circular a más de 80 km/h.

SEGURIDAD

El anterior Sandero RS tenía sólo doble airbag frontal. Ahora agregó dos bolsas de aires laterales en las plazas delanteras. También sumó anclajes Isofix para sillas infantiles y apoyacabezas en todas las plazas (antes no tenía en el asiento central trasero).

Ahora todos los Sandero, Logan y Stepway automáticos tienen ESP (el resto sigue sin, mal ahí), pero el RS trajo desde siempre control de estabilidad y tracción. Además, conserva unos frenos excelentes: son generosos discos en las cuatro ruedas (280 mm adelante y 240 mm atrás), que se complementan con sistema ABS y distribución electrónica de frenado (EBD).

No hay resultados de pruebas de choque independientes para el Sandero R.S. LatinNCAP probó el Sandero en diciembre de 2019 y obtuvo una calificación de tres estrellas en protección de adultos y cinco para niños. Ese puntaje se obtuvo después de que Renault aceptara aumentar el tamaño de los airbags que se equipan en el Mercosur (leer nota).

MOTOR y TRANSMISIÓN

Acá tampoco hay novedades. Sigue con el noble, veterano y conocido motor 2.0 16v (denominado F4R), que ya usaron varios modelos de la marca (comenzando por los primeros Mégane y Scenic).

Acá es donde los ingenieros de RenaultSport se esmeraron para sacarle 145 cv de potencia y 202 Nm de torque (nada mal, para un impulsor atmosférico). Se logró gracias a modificaciones en la admisión de aire, una mayor presión en la inyección de combustible y un nuevo sistema de escape.

Hay que decir que, para un auto del tamaño del Sandero, un motor “grande” de dos litros parece una antigüedad, pero también es parte de su encanto: es una mecánica simple y confiable.

La caja es manual, de seis velocidades y tiene la particularidad de contar con relaciones muy cortas. Lo vas a disfrutar en caminos revirados y tal vez lo padezcas un poco en largos cruceros sobre autopistas: a 120 km/h en sexta, el motor trabaja a 3.100 rpm. La tracción es delantera, con control electrónico y tres modos de seteo.

COMPORTAMIENTO

Si alguna vez manejaste un Sandero o un Logan (leer crítica), lo primero que vas a notar es el sonido del motor: mucho más ronco y con algunas leves detonaciones, sobre todo cuando lo acelerás en las mañanas frías.

Lo segundo que vas a percibir es la suspensión: este R.S. es claramente más duro que sus hermanos de plataforma. Lo vas a sentir de manera particular en las calles con empedrado o con pavimento detonado. Ojo: no es duro como una piedra ni atormenta tus riñones, como sí ocurre con el Abarth 595 Turismo (leer crítica). Pero es claramente más firme que un Sandero normal y, sobre todo, tiene un menor despeje del suelo (es 40 milímetros más bajo). Además, calza neumáticos con un perfil menor: vas a tener que esquivar bien los baches para cuidar esas hermosas Michelin.

Lo bueno es que el motor no es sólo sonido. También es potencia y torque en baja. En ciudad, es un placer moverse en el tránsito. Es muy ágil, la caja es veloz y hasta podés darte el lujo de doblar las esquinas en tercera marcha, sin corcoveos ni carraspeos del motor. Este auto pesa 1.190 kilos y ya desde los primeros metros demuestra que el 2.0 lo mueve con gran facilidad.

¿Qué es lo que no me gustó? La posición de manejo: definitivamente no es la de un auto deportivo. Nunca llegué a encontrarme cómodo: es demasiado elevada, la pedalera es extraña y todo eso se completa con una palanca de cambios con recorridos demasiado largos. El funcionamiento de la transmisión es excelente (con relaciones bien cortas), mi crítica es sólo para la selectora y su largo recorrido. El andar duro no es un punto en contra: no llega a ser incómodo y los autos deportivos son así (inserte meme de Grupo de Riesgo: “Si te gustan los duraznos, bancate la pelusa”).

Por supuesto que, si te comprás un Sandero R.S., siempre vas a estar buscando una excusa para salir a la ruta. Ahí es donde brilla el conjunto de chasis y mecánica. La estabilidad es brillante. Los frenos están sobredimensionados. Y el motor empuja de lo lindo: acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos y alcanza los 201 km/h.

La dirección es precisa, pero -a mi gusto- debería ser un poco más pesada y directa. Tiene dirección con asistencia eléctro-hidráulica variable, que trabaja inversamente proporcional al régimen del motor. Es decir, a más rpm y velocidad, la asistencia disminuye y la dirección se vuelve más rígida y directa. Pero nunca llega a ser tan directa y firme como en el Abarth: eso aumentaría mucho más las sensaciones de vértigo y deportividad.

El consumo promedio es de 9.6 litros cada 100 kilómetros, pero aquellos con “pie pesado” no tendrán problemas en alcanzar los 15 en ruta. Nada grave para un auto con este perfil (inserte meme otra vez).

El Sanderito anda realmente fuerte y te vas a sorprender con la rapidez que alcanza los límites de la legalidad. Es un auto muy divertido para usar todos los días y un compañero perfecto para viajes en ruta. El régimen del motor a velocidades constantes es algo elevado (3.000 rpm en sexta y a 120 km/h) y el sonido que invade la cabina puede resultar molesto para algunos oídos sensibles, pero bueno: insert meme again.

Más allá del buen torque en baja, donde realmente se vuelve entretenido es en la franja más alta del tacómetro. Entre 3.000 rpm y el corte de inyección en 6.500 rpm entrega lo mejor que tiene. El F4R 2.0 es un motor veterano, pero es elástico y no tiene mayores problemas para mover a un autito tan liviano.

Todo esto se complementa con tres modos de conducción: Normal (con el ESP conectado en forma permanente y un mapeo de motor que privilegia el confort de marcha y el consumo), Sport (desconecta parcialmente el ESP y aumenta la sensibilidad del acelerador) y R.S. (desconecta completamente el ESP y deja el auto 100% librado al criterio del conductor).

Lo más interesante del Sandero R.S. es que -por su precio accesible, la mecánica simple y la excelente puesta a punto del chasis- se convirtió en el auto más popular entre los aficionados a los track days. Algunas empresas -que organizan estos eventos en pista para autos particulares- incluso tuvieron que crear categorías y horarios especiales para albergar a la verdadera manada de Sanderitos que se inscriben. Es una manera barata, segura y muy entretenida de disfrutar la pasión por los autos.

CONCLUSIÓN

Si buscás un auto deportivo accesible, el Renault Sandero R.S. es una propuesta más que recomendable. Tiene estética y terminaciones básicas, pero también es cierto que no existen rivales por su precio de 1.3 millones de pesos. Es la mejor relación CV/$ del mercado argentino.

También es un producto interesante si buscás un segundo auto para tu garage: es discreto y austero, pero muy divertido de manejar todos los días. Es un excelente complemento si el otro auto que tenés es un vehículo más familiero (que seguramente será mucho más formal y aburrido de conducir).

Y, además, es una alternativa genial si querés iniciarte en ese hobby llamado “track day”. Son eventos ideales para despuntar el vicio de la velocidad, en un entorno seguro y donde siempre hay gente dispuesta a darte consejos, para mejorar tu manejo y bajar los tiempos de vuelta.

Cuando un auto tiene tantas aplicaciones concretas y variadas, es porque estamos ante una idea original, bien ejecutada y muy recomendable. Por razones de costos, Renault ya no trajo a la Argentina el Clio europeo y habrá que esperar hasta el 2021 para la llegada del Mégane IV RS (que sin dudas tendrá un precio elevado).

El Sandero R.S. es un auto nacido de manera exclusiva para el mercado latinoamericano. Ni siquiera los rumanos de Dacia ofrecen algo equivalente en el Viejo Continente. Es un simpático hallazgo local: el verdadero deportivo low-cost.

C.C. / O.C.

***

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
El Renault Sandero R.S. cuesta 1.3 millones de pesos y este restyling se lanzó en marzo de 2020.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Sobre la base del Sandero, un deportivo low-cost para disfrutar todos los días.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
En ciudad, ruta y pista.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
El restyling estrena diseño de tapizados y terminaciones más cuidadas en los revestimientos de las puertas.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Ahora tiene doble airbag frontal y doble lateral (bien ahí). La posición de manejo es elevada y muy Sandero (flojo ahí).

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Atrás se pueden acomodar tres adultos y ahora todos tienen su apoyacabezas y cinturón de tres puntos de anclaje.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Comandos low-cost y botón de apertura de baúl heredado del Smart ForTwo (Daimler comparte muchos componentes con Renault-Nissan).

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Pedalera deportiva. Atractiva a la vista, aunque demasiado elevada.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Caja manual de seis velocidades y botón R.S. para activar los diferentes modos de manejo.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Normal, Sport y R.S.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Pantalla multimedia con Apple CarPlay y Android Auto.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Baúl generoso: 320 litros.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Auxilio miserable: finito y de uso temporario.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Las Michelin Pilot Sport son hermosas y muy efectivas, pero hay que cuidarlas. ¿La banderita francesa? Es porque es un auto aprobado por RenaultSport Francia.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Viejo y conocido: el motor F4R 2.0 16v mueve con holgura al Sanderito.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
RenaultSport modificó la admisión de aire, la inyección de combustible y el sistema de escape.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Pide pista. ¿Vuelve el Ranking Autoblog?

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
Pero antes le dimos mucha calle y ruta.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)
La mejor relación $/CV del mercado argentino.

Crítica: Renault Sandero R.S. (2020)

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: Renault Sandero R.S. (2020)
Origen: Brasil.
Precio: 1.305.500 pesos (otras versiones Sandero desde 1.009.100 pesos)
Garantía: tres años o 100 mil kilómetros.
Comercializa: Renault Argentina (www.renault.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección electrónica multipunto, distribución variable por correa.
Cilindrada: 1.998 cc
Potencia: 145 cv a 5.750 rpm
Torque: 198 Nm a 4.000 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera, con control electrónico.
Caja: manual, de seis velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: eje de torsión, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados (280 mm)
Frenos traseros: discos ventilados (240 mm)
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia electrohidráulica.
Neumáticos: Michelin Pilot Sport 205/45 R17 (rueda de auxilio de uso temporario)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 201 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,7 segundos.
Consumo urbano: 11.6 l/100km
Consumo extraurbano: 7.7 l/100km
Consumo medio: 9.6 l/100km

MEDIDAS
Largo / ancho / alto: 4.070 mm / 1.733 mm / 1.499 mm
Distancia entre ejes: 2.590 mm
Peso en orden de marcha: 1.190 kg
Capacidad de baúl: 320 litros.
Capacidad de combustible: 50 litros

EQUIPAMIENTO
Doble airbag frontal delantero
Doble airbag lateral delantero
Cinturones de seguridad delanteros y traseros de 3 puntos
Frenos ABS con EBD
Control electrónico de estabilidad (ESP)
Control de tracción (ASR)
Asistente de arranque en pendiente (HSA)
Cierre automático de puertas a 6 km/h
Anclajes Isofix para sillas infantiles
Aire acondicionado
Asiento trasero rebatible 1/3 2/3
Butaca del conductor regulable en altura
Columna de dirección regulable en altura
Computadora de abordo
Espejos retrovisores con comando eléctrico
Levantavidrios eléctricos en las cuatro puertas
Llave navaja con apertura electrónica del baúl
Sensores y cámara de estacionamiento trasera
Indicador de cambio de marcha
Limitador de velocidad
Pantalla Media Evolution con Android Auto, Apple CarPlay, Touch Screen de 7” y comando satelital en el volante
Alerón trasero negro brillante
Apoyabrazos revestidos en cuero sintético
Butacas deportivas
Espejos retrovisores exteriores en negro brillante y manijas de las puertas color carrocería
Faldones deportivos
Llantas de aleación liviana bitono, diamantadas de 17”
Luces diurnas con tecnología LED
Molduras de los instrumentos combinadas con cromado
Ópticas traseras con firma lumínica LED integral
Palanca de cambios con detalles cromados
Salidas de aire con molduras cromadas
Volante con detalles cromados, revestido en cuero sintético

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar