Texto: Carlos Cristófalo
Fotos: Orly Cristófalo

Dicen que la mejor manera de lograr un aumento de sueldo es cambiar de trabajo. Y debe haber pocas personas que hayan comprendido mejor ese concepto como Pierre Leclercq. Este belga de 47 años es uno de los diseñadores de la industria automotriz más influyentes de las últimas dos décadas. Egresó del Art Center College de California en 1998 y, desde entonces, trabajó para las siguientes automotrices: Ford, BMW, Rolls-Royce, Mini, Great Wall y Kia. Y, desde septiembre del año pasado, es el flamante responsable de Diseño de Citroën. Lindo currículum. Y linda escalada salarial.

¿Y qué hizo Leclercq para convertirse en uno de los diseñadores más disputados por la industria? De todo, pero en su CV sobresale un logro que quedará en la historia: inventó un nuevo segmento en el mercado.

Leclercq, bajo la tutela de su jefe Chris Bangle, fue el diseñador original de la BMW X6 de 2007: la primera SUV con carrocería tipo Fastback. No sólo trazó sus líneas. También se adjudica a Leclercq la idea de llamarla una “coupé de cinco puertas”. Sus compañeros de Marketing fueron aún más allá y crearon una sigla para el segmento inventado por el diseñador belga: "Sports Activity Coupé” (SAC).

Fue un éxito comercial. A tal punto, que varias marcas decidieron copiar la idea. Mercedes-Benz lanzó las Clase GLE Coupé y Clase GLC Coupé. Y Audi ya anunció toda una gama de modelos similares, comenzando por la nueva Q8.

La primera X6 (leer crítica) fue un golazo en ventas y BMW decidió replicar la idea de Leclercq con más modelos. Así nació la primera X4 en 2014 y la nueva X2 en 2018 (leer crítica). En agosto pasado se lanzó a la venta en la Argentina la segunda generación de la X4 (ver equipamiento y precios). En Autoblog ya manejamos la versión más deportiva de todas: la X4M Competition (leer crítica). Y ahora pasamos una semana con la versión de entrada a gama para nuestro mercado: la X4 xDrive30i, de 94.900 dólares.

La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Con respecto a la primera X4 (código interno F26), la nueva X4 (G02) creció en todas las dimensiones: mide 4.708 milímetros de largo (37 más que la F26), 1.891 mm de ancho (+10) y 1.676 mm de altura (+52). La distancia entre ejes 2.864 mm (+54).

Pero no sólo creció en proporciones. Además, adoptó la plataforma de la nueva X3 (leer crítica) y ahora tiene un diseño más moderno. Su objetivo es ser una SUV mucho más llamativa y extrovertida que la X3. Lo consigue sin esfuerzo. ¿También es más atractiva? Eso va en gustos. En mi caso, prefiero las líneas más convencionales –pero no por eso menos originales- de la X3.

Por el momento, la X4 G02 se vende en la Argentina en dos versiones: la xDrive30i que se aprecia en estas fotos (252 cv, 94.900 dólares) y M40i xDrive (354 cv, 133.900 dólares). En nuestro mercado, la competencia más directa es la Clase GLC Coupé de Mercedes-Benz (entre 241 y 367 cv, entre 96.500 y 127.500 dólares).

Sin embargo, no hay que olvidar a su propia competencia interna: la BMW X3 (entre 252 y 354 cv, entre 86.900 y 124.900 dólares). Ahí radica el gran secreto del éxito comercial de la idea de Leclercq: hay gente dispuesta a pagar 10 mil dólares extra por una carrocería con estética más deportiva.

La X4 xDrive30i viene de serie con neumáticos Michelin Latitude Sport3 245/50R19 (RunFlat), faros 100% de leds, paquete deportivo xLine (spoiler, zócalos, alerón) y doble escape trasero.

POR DENTRO

El interior de la X4 siempre es levemente más sofisticado, en términos de diseño, que la X3. Se notan algunas curvaturas en la plancha de instrumentos, combinación de materiales en las terminaciones y poco más. Sigue siendo un BMW con una gran calidad de fabricación y bien equipado.

La gran diferencia con respecto a la X3 se encuentra, sin embargo, en algunos detalles de la ergonomía. Por ejemplo, la caída del techo hace que las puertas de acceso traseras sean un poco más chicas. Nada grave, sólo hay que agachar un poco más la cabeza al ingresar. Una vez adentro, el asiento posterior sigue teniendo buen espacio para acomodar a tres adultos.

Además, el baúl es un poco más chico que en la X3. Tampoco nada grave: 525 contra 550 litros, con la posibilidad de ampliarlo hasta 1.430 litros. Con tanto espacio de carga, es incomprensible que traiga una rueda de auxilio de uso temporario. Es finita y, con ella en uso, no se puede circular a más de 80 km/h. Al menos tiene un auxilio, porque algunos modelos de BMW en la Argentina ni siquiera tienen una quinta rueda finita: sólo un kit de reparación.

El resto de la cabina es muy agradable. Viene con tapizados en combinación de tela y cuero. Las butacas delanteras son excelentes, con una posición de manejo típica de BMW: siempre entre las mejores del mercado. El volante tiene un aro ancho, levas del cambio en aluminio fresco, techo panorámico (se abre hasta la mitad) y climatizador de tres zonas.

El sistema multimedia incluye conectividad para Apple CarPlay (aunque no Android Auto) y un sistema de cámaras de estacionamiento, que va cambiando los ángulos de visión en función de la maniobra. Es como contar con tu propio director de cámaras, que filma el cortometraje (o “largo”, en función de la pericia del conductor), mientras vas volanteando.

SEGURIDAD

En este aspecto no se destaca. Tiene lo mínimo que se le puede exigir a un vehículo de este precio: seis airbags, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción, control de descenso y anclajes Isofix.

Como ya hicimos en otras crítica de Autoblog, este párrafo va dedicado al Señor Configurador de BMW Group Argentina: esta X4 se ofrece en otros mercados con alerta de cambio de carril, alerta de punto ciego, control de crucero adaptativo y frenado autónomo de emergencia. Son dispositivos de seguridad activa que ya ofrecen vehículos mucho más económicos en la Argentina. Es incomprensible que, a la hora de configurar las unidades que llegarán a nuestro mercado, no se incluya este equipamiento.

Una BMW X4 G02 fue sometida en 2017 a las pruebas de choque de EuroNCAP. Obtuvo la calificación máxima de cinco estrellas, con 93% de protección para adultos, 84% para niños y 70% para peatones. Sin embargo, este puntaje no es válido para las unidades que se venden en la Argentina. La configuración para nuestro mercado no cuenta con el equipamiento de la unidad sometida al crash test: airbag de rodillas, frenado autónomo de emergencia, capot con sistema de protección de peatones, entre otros dispositivos de seguridad.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Bajo el capot, tiene una variante del motor del nuevo BMW 330i (leer crítica) y con similar rendimiento. Es un cuatro cilindros, 2.0 turbonaftero, con 252 cv (258 en el 330i) y 350 Nm (400 en el 330i). Es el mismo rendimiento que ofrece su hermana con carrocería más convencional, la X3 xDrive30i.

Se combina con caja automática de ocho velocidades (con convertidor de par) y tracción integral xDrive. En condiciones normales, tracciona sólo con el eje trasero. El torque a las ruedas delanteras se envía sólo en condiciones de máxima aceleración o cuando se destectan pérdidas de adherencia en las ruedas traseras. No tiene modos de bloqueo de 4x4 ni programas para manejo off-road.

COMPORTAMIENTO

Por más que tenga doble tracción y un despeje del suelo de 204 milímetros, la X4 no es un vehículo pensado para hacer off-road. Tiene neumáticos de asfalto y no cuenta con bloqueos de 4x4. Sin embargo, el sistema de tracción integral xDrive puede aportar mucha seguridad en la nieve, el hielo y la arena. Incluso también pavimento mojado. Es decir: resulta un vehículo fantástico para viajes de vacaciones, cualquiera sea el destino: esquiar en invierno o la playa en verano. Sin embargo, donde realmente se va a lucir, es en el traslado hacia el destino de descanso.

En rutas y autopistas tiene prestaciones de primer nivel. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h. Los consumos también son más que razonables: gasta una media de 8,6 litros cada 100 kilómetros. Ya lo dijimos en Autoblog cuando probamos este mismo motor en el 330i Sedán: empuja como un seis cilindros y consume como un tres (leer crítica).

El comportamiento dinámico, sin embargo, está muy lejos del excelente Serie 3. La X4 es un vehículo claramente más pesado y con un centro de gravedad más elevado. La arquitectura de la suspensión es una maravilla de la ingeniería (con paralelogramos deformables en los dos ejes), pero no alcanza para compensar las inercias de esta mole de 1.8 toneladas. Es un vehículo muy veloz y eficiente, que se siente más cómodo en los caminos con largas rectas, antes que en las zonas de curvas trabadas. Pese a ello, la dirección, los frenos y las ayudas a la conducción colaboran para que –a buen ritmo- resulte una SUV muy agradable de manejar.

También es un notable vehículo para usar todos los días en la ciudad. La cabina está muy bien aislada y los consumos siguen siendo muy moderados, incluso con tráfico intenso: 9,5 litros cada 100 kilómetros.

La visibilidad hacia atrás es un poco más reducida que en la X3. Lo más grave: no tiene limpialuneta. Cuando llueve, no se ve nada.

Lo único que claramente no le gusta a la X4 son las superficies desparejas. No es un problema de la suspensión ni de los neumáticos (las 245/50R19 tienen un aceptable talón para filtrar las imperfecciones). El tema está en los amortiguadores del tren delantero: tienen un recorrido muy corto y es normal que, en terrenos ásperos, hagan tope en expansión. El ruido seco puede ser realmente molesto. Es algo que vas a notar cada vez que el asfalto no sea perfecto o cuando te atrevas a salirte del camino. Los pozos imprevistos los vas a sufrir más por ese golpe seco que por el impacto real de la rueda en el buraco.

CONCLUSIÓN

En el caso de la BMW X4, aplica el mismo principio de la crítica de la X2 (leer nota):
Si me preguntaran a mí, son dos modelos de BMW que no tendrían que haber existido. Las X1 y X3 son dos productos excelentes, sin necesidad de inventar variantes de carrocerías. Sin embargo, el mercado manda y el invento original de Pierre Leclercq demostró que el interés por este tipo de productos justifica su existencia.

Pero eso no es todo. Una vez más, si fuera por mí, me ahorraría diez mil dólares y compraría sin dudarlo la X3 xDrive30i, con la misma mecánica y equipamiento. O, mejor aún, me ahorraría 30 mil verdes e iría por el genial 330i Sedán, que tiene el mismo motor, un comportamiento dinámico muy superior y hasta mayor cantidad de asistencias a la conducción.

Pero eso sería mirar mi propio ombligo y no comprender el tipo de público que elige esta X4. Son consumidores que piensan que los sedanes son demasiado aburridos y que las SUV convencionales son eso: muy obvias.

Más allá de la ingeniería brillante que la rodea, la X4 es mucho más que un llamativo Fastback, una “coupé de cinco puertas” o un "Sports Activity Coupé”. La conclusión original de la primera X6 se reitera: "Es una compleja y sofisticada máquina de masajear el ego del propietario". Eso sí que lo logra con creces.

C.C. / O.C.

***

Crítica: BMW X4 xDrive30i
La BMW X4 es una SUV del Segmento D (mediano) con carrocería tipo Fastback.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
Con ingenio marketinero, BMW la define como “coupé de cinco puertas” y Sports Activity Coupé” (SAC).

Crítica: BMW X4 xDrive30i
Esta ya es la segunda generación de la X4. Heredera de la saga creada por el diseñador belga Pierre Leclercq, con la primera X6.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
Interior muy similar a la X3, aunque con combinaciones diferentes de materiales y algunas curvaturas extra en la plancha de instrumentos.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
Excelentes butacas delanteras, combinadas con tela y cuero.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
El acceso por las puertas traseras es algo estrecho, pero en el asiento hay espacio para tres adultos.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
Levas del cambio en aluminio y un tablero de claridad germana.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
El climatizador tiene tres zonas. El sistema multimedia tiene Apple CarPlay, pero no Android Auto.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
Caja automática de ocho velocidades y control de descenso, pero no hay modos de bloqueo de 4x4 ni programas de manejo off-road.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
El motor 2.0 turbo empuja como un seis cilindros, pero consume como un tres.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
El baúl es un poco más chico que en la X3, pero igual es generoso: 525 litros.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
Rueda de auxilio finita, de uso temporario. Con ella en uso, no se puede circular a más de 80 km/h.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
Dentro del gran pasarruedas, parecen chicas. Pero las Michelin Latitude Sport3 tienen medidas 245/50R19.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
Una SUV que se puede disfrutar mucho en ciudad. Pero que, sobre todas las cosas, pide rutas en buen estado.

Crítica: BMW X4 xDrive30i
No es coupé. No es todo terreno. Pero acelera de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos.

Crítica: BMW X4 xDrive30i

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: BMW X4 xDrive30i
Origen: Estados Unidos.
Precio: 94.900 dólares (versiones de hasta 133.900 dólares).
Garantía: Tres años o 200 mil kilómetros.
Comercializa: BMW Group Argentina (www.bmw.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero longitudinal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa, turbocompresor e intercooler.
Cilindrada: 1.998 cc
Potencia: 252 cv entre 5.200 y 6.500 rpm
Torque: 350 Nm entre 1.450 y 4.800 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción integral xDrive.
Caja: automática, de ocho velocidades, con convertidor de par y levas en el volante.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo paralelogramo deformable, con resortes helicoidales, amortiguadores de dureza variable y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: independiente, tipo paralelogramo deformable, con resortes helicoidales, amortiguadores de dureza variable y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados.
Frenos traseros: discos ventilados.
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica y dureza variable.
Neumáticos: Michelin Latitude Sport3 245/50R19 tipo RunFlat (rueda de auxilio de uso temporario).

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 240 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 6,5 segundos.
Consumo urbano: 9,5 l/100km
Consumo extraurbano: 7,8 l/100km
Consumo medio: 8,6 l/100km

MEDIDAS
Largo / ancho / alto: 4.752 mm / 1.918 mm / 1.621 mm
Distancia entre ejes: 2.864 mm
Peso en orden de marcha: 1.795 kg
Capacidad de baúl: 525 / 1.430 litros
Capacidad de combustible: 65 litros

EQUIPAMIENTO
Doble airbag frontal delantero
Doble airbag lateral delantero
Doble airbag de cortina
Techo panorámico
Alfombras de velours
Butacas deportivas delanteras con ajustes eléctricos
Climatizador trizona
Volante M de cuero con levas del cambio
Tapizado combinación tela/cuero 'Vivus'
Sistema de navegación Professional con reproductor de CD
Conectividad Apple CarPlay y Apps
Tornillos antirrobo para las llantas
Dispositivo de alarma
Faros antiniebla de LED
Sistema de estacionamiento Parking Assistant
BMW Head-Up Display.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com