Texto de Carlos Cristófalo
Fotos de Orly Cristófalo (@OrlyCristofalo)

Ford dejó de fabricar el Focus. Renault cesó la producción del Fluence. Y el Peugeot 408 ya se despidió en los mercados de exportación. Ninguno tendrá un reemplazante directo en la Argentina. Pero no es sólo un fenómeno nacional: Chevrolet dejó de fabricar el Cruze en Estados Unidos, Ford anunció que el Mondeo actual no tendrá un continuador y VW confirmó que todos sus nuevos desarrollos están focalizados en las SUVs.

Como si fueran una plaga rabiosa, la industria automotriz mundial parece haberle declarado la guerra al más clásico y tradicional tipo de auto: el sedán. La berlina. La histórica y probada fórmula de una silueta de tres volúmenes, donde se diferencian muy bien los espacios para el motor, los pasajeros y el equipaje.

Si bien es cierto que los segmentos de SUVs y pick-ups son los únicos dos que hoy crecen en todo el mundo, también es necesario mencionar un dato insoslayable: son los dos segmentos más rentables del mercado. Por eso, justamente, las marcas compiten en estos dos rubros con una mayor oferta de modelos, a la vez que le quitan relevancia a los menos que les dejan menores ganancias: sedanes y hatchbacks.

Por eso, el nuevo BMW Serie 3 no podría haber llegado en un momento más interesante a la Argentina. La séptima generación del sedán para el Segmento D (mediano) es la flamante evolución de un modelo que, históricamente, es uno de los autos premium más vendidos de nuestro país.

Manejamos durante una semana la única versión que se ofrece por el momento: 330i SportLine, de 65.900 dólares. La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Con la única excepción del estrambótico Compact de los años ’90, no es posible decir que haya existido un Serie 3 que no fuera lindo. Es probable que, con el paso del tiempo, algunos diseños hayan envejecido mejor o peor, pero todos representaron en su momento una clase magistral sobre cómo delinear un sedán: capot bien lanzado hacia adelante, cabina de líneas armónicas y un baúl de personalidad marcada.

No hace falta ir a la ficha técnica. La silueta del Serie 3 siempre muestra las cartas sobre la mesa: motor delantero y tracción trasera, en delicado equilibrio 50/50.

Con sus 4.7 metros de largo y apenas 1.4 de altura, esta generación G20 del Serie 3 no falla. El auto luce moderno, elegante, deportivo y bien alemán, como sólo BMW sabe hacerlo. En el futuro vendrán más versiones, pero la filial local decidió arrancar de entrada con el 330i y el paquete SportLine, para satisfacer a los clientes más fieles del Serie 3: los que buscan un sedán de lujo, pero con prestaciones deportivas.

Este paquete viene de serie con detalles llamativos, aunque no estridentes: llantas de 18 pulgadas (con Michelin PilotSport 225/45R18), doble escape trasero de generoso tamaño, luces 100% de leds y spoiler delantero M.

La parrilla frontal, con el clásico doble riñón de BMW, está cerrada con el sistema Active Air. De esta manera, ofrece un mejor coeficiente aerodinámico (Cx 0,23) y sólo se abre cuando el motor necesita una dosis extra de refrigeración.

La ventaja de ser el recién llegado en el mercado es la originalidad y frescura de ser la novedad. La contra es que todos sus rivales ya ofrecen una gama más amplia de versiones, con un abanico de precios y potencias, que este Serie 3 aún no llega a abarcar.

Sus competidores directos en la Argentina son los Alfa Romeo Giulia (entre 200 y 510 cv, entre 48 mil y 128 mil dólares), Audi A4 (entre 190 y 354 cv, entre 49 mil y 93 mil dólares), Jaguar XE (entre 240 y 340 cv, entre 60 mil y 111 mil dólares), Lexus IS (entre 219 y 245 cv, entre 58 mil y 64 mil dólares), Mercedes-Benz Clase C (entre 184 y 510 cv, entre 53 mil y 180 mil dólares) y Volvo S60 (240 cv, entre 55 mil y 70 mil dólares).

POR DENTRO

Ser periodista de autos en los años ’80 y probar un BMW era muy fácil. Cuando llegaba esta parte de la nota sólo decías que el interior era “espartano”. Y listo. Pasabas al tema siguiente. Bueno, hay que decir que los nativos de Esparta se volverían locos con el interior del nuevo Serie 3: hay cuatro focos de información en este auto y todos son digitales.

El tablero es completísimo y con gráficos que intentan simular a un instrumental clásico. No lo logra. Tiene mucho diseño, varios modos de personalización y mi única crítica es que pierde algo de claridad cuando le pega el sol desde algunos ángulos.

Después está la pantalla multimedia, con Apple CarPlay, excelente audio con parlantes Harman Kardon y control sobre los diferentes modos de manejo del vehículo (incluyendo gráficos de Fuerza G). Esto no es todo, también tiene sistema de Head-Up Display. La cuarta pantalla, exclusiva para el climatizador trizona.

Este es el primer BMW en la Argentina que incluye el asistente personal de fábrica. Se activa diciendo “Hola, BMW” en voz alta y permite configurar diferentes funciones del vehículo, desde el audio hasta los modos de conducción. También se puede consultar el manual de usuario, digitalizado y grabado por un gentil tono de voz femenino.

La calidad de fabricación y el buen gusto en los materiales es superlativo. En el caso de este nivel de terminación SportLine, viene con volante de aro grueso M en cuero, levas del cambio en aluminio y detalles en plástico negro brillante (el famoso “piano black”, pero de excelente terminación).

Los BMW siempre brindan cátedra en materia de posición de manejo y el Serie 3 es todo un Máster Académico. Vas a sentir que calzás en el auto como un guante y que sos una parte primordial de su ingeniería. Nada de hacerte sentir prescindible, como quieren algunas tecnologías modernas.

Así y todo, la cabina se siente como una apacible burbuja, incluso en el peor de los tráficos. Está muy bien insonorizada –tal vez demasiado, cuando quieras sentir un poco más el sonido del motor- y hay mucha luz en todo el habitáculo.

En el asiento trasero viajan cómodos tres adultos, pero todo está diseñado y distribuido para que se acomoden mejor sólo dos. Hay dos salidas de aire y controles para el climatizador, además de dos puertos USB.

El baúl es correcto: tiene 480 litros. Bajo el piso de carga, una mala noticia. No hay rueda de auxilio. Ahí sólo vas a encontrar la batería (ubicada atrás, para un mejor reparto de peso). El Serie 3 llega a la Argentina con neumáticos RunFlat. Pueden ser muy útiles si pinchás, porque te permiten seguir avanzando incluso con la rueda en llanta, pero son una mala solución si rompés la cubierta en medio de una ruta desolada. Vas a tener que salir a conseguir un auxilio, aunque sea temporario y de cualquier tamaño.

SEGURIDAD

El Serie 3 viene de serie a la Argentina con seis airbags, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción y anclajes Isofix. También cuenta con varias ayudas a la conducción, como alerta de riesgo de choque, control de crucero adaptativo y sistema de estacionamiento automático.

Es el primer BMW en ofrecer el Reversing Assistant, una función de manejo semi autónomo, que permite escapar -marcha atrás- de lugares estrechos o complejos de maniobrar. Tiene un software que memoriza los 50 metros finales de cada maniobra y es capaz de desandarlos en reversa, maniobrando, esquivando obstáculos, acelerando y frenando. Se puede ver mejor en este video.

Hubiera sido interesante que, además de estas asistencias, el Serie 3 también llegara a la Argentina con Frenado Autónomo de Emergencia. Es un dispositivo vital, que ya ofrecen muchos autos en el mercado nacional, pero que BMW no ofrece en ninguno de sus modelos para nuestro país.

El nuevo Serie 3 todavía no fue sometido a pruebas de choque independientes. No hay calificaciones para su nivel de seguridad.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Por el momento, en nuestro mercado sólo se ofrece la versión intermedia: 330i. Viene con un cuatro cilindros longitudinal naftero, con dos litros de cilindrada, turbo e intercooler. Entrega 258 caballos de potencia (entre 5.000 y 6.500 rpm) y 400 Nm de torque (entre 1.500 y 4.400 rpm).

Se combina sólo con caja automática de ocho velocidades (ZF con convertidor de par), con modo secuencial y levas en el volante. La tracción es trasera, algo que se está convirtiendo en una rareza incluso en los BMW, que acaba de lanzar el nuevo Serie 1 con tracción delantera.

Las próximas versiones en llegar serán las 320i de cuatro cilindros (184 cv y 300 Nm) y M340i (374 cv y 500 Nm), con el mismo seis cilindros que ya tiene la X3 M40i (leer crítica). El año que viene también se presentará el nuevo M3, con el nuevo seis cilindros turbo, que acaban de estrenar las X3M y X4M (510 cv y 600 Nm, leer crítica).

Con esta generación G20, BMW deja de ofrecer en la Argentina el Serie 3 turbodiesel. Incluso con la generación anterior (F30) ya se había dejado de comercializar en el año 2014 (leer crítica).

COMPORTAMIENTO

Cuando manejes el Serie 3 en modo Comfort o Eco Pro te vas a sorprender por la suavidad de este sedán: la cabina está muy bien aislada del exterior, el motor apenas se siente, los escapes parecen mudos y los amortiguadores de dureza variable van a transportarte –con toda su blandura- como si viajaras en una alfombra voladora. Los neumáticos no tienen un perfil muy alto, pero los amortiguadores se encargan de complementarlos muy bien, para que el andar sea el que corresponde a un sedán de lujo.

Pero este es un BMW. Un Serie 3. Y se llama SportLine. Así que, lo más probable, es que siempre quieras manejarlo en modo Sport o Sport Plus. Es lo mejor que podés hacer.

Ahí, el escape suena más ronco, podés tener el control absoluto sobre la caja de cambios (por más que llegue al régimen máximo, no pasará a la siguiente marcha, si vos no lo ordenás) y el motor entrega lo mejor que tiene: una excelente respuesta en baja (los 400 Nm de torque están ya desde las 1.500 rpm), con una evolución explosiva, hasta llegar al corte de inyección a 7.000 rpm.

En estos modos de conducción, la suspensión se va a endurecer bastante, pero nada que resulte incómodo: lo justo y necesario para saber dónde está pisando cada rueda, en todo momento. Además, el rolido de la carrocería se elimina por completo. En Sport Plus, este 330i dobla como un tren.

A eso sumale que, cada vez que lo exijas un poco más allá de lo que indican los manuales de buena conducta, este G20 te va a recordar que es un tracción trasera, con un leve patinar de las ruedas y derrapes muy controlables.

También podés desconectar por completo todas las ayudas electrónicas (incluyendo los controles de tracción y estabilidad), para convertirlo en un lujoso deportivo, muy divertido de manejar.

No lo hagas en la vía pública, pero tampoco dudes en hacer esto: este 330i realmente lo podés llevar a un track day. Hasta tiene una función del tablero para medir tiempos de vuelta y gráficos de Fuerza G. Vas a aprender mucho, con un auto de chasis excelente, con una dirección muy precisa y potencia más que suficiente, hasta que queden marcas imborrables en esas preciosas Michelin.

Podés disfrutarlo como un sedán ejecutivo en la ciudad. Y también podés llevarlo a la pista. Sin embargo, el terreno más indicado para disfrutar de este Serie 3 es un buen viaje. No importa si vas a transitar por autopistas impecables o por rutas con algunas imperfecciones. Sólo recordá que no tenés rueda de auxilio. El resto será sólo disfrutar y aprender, con un auto donde el conductor (siempre en Sport Plus) todavía marca la diferencia.

Por las cifras de prestaciones, este 330i SportLine pareciera tener dos motores. En modo EcoPro, gasta una media de sólo 7,1 litros cada 100 kilómetros. Pero, en Sport Plus, acelera de 0 a 100 km/h en sólo 5,8 segundos y sigue empujando hasta la velocidad máxima, limitada a 250 km/h. Es difícil encontrar en nuestro mercado otro auto con esta relación consumo/velocidad.

Es un excelente ejemplo moderno de armonía entre motor, caja y chasis.

CONCLUSIÓN

BMW no pudo escapar a la tendencia mundial y hoy ofrece en la Argentina seis modelos de SUVs (de X1 a X6), contra sólo tres sedanes (Serie 3, Serie 5 y Serie 7). Y, sin embargo, estamos ante el mejor Serie 3 de la historia: elegante, moderno, tecnológico, eficiente, veloz y un verdadero placer de manejar.

¿Qué le cambiaría? Le pondría una rueda de auxilio de verdad, frenado autónomo de emergencia y una gama más amplia de motores (que BMW ya confirmó que vendrán en 2020).

Cuando la mayoría de los consumidores adoptan una moda, esa tendencia deja de ser "moda" para convertirse en "obviedad". Y si -como yo- sos de lo que piensan que eso es lo que ya ocurrió con las SUVs, tengo una buena noticia para vos: los sedanes están mejor que nunca. Este Serie 3 es un excelente ejemplo.

Un ejemplo caro y exclusivo. Sin embargo, no puedo imaginarme una mejor recompensa, para quienes se animen a pagar el precio por salirse del rebaño.

C.C. / O.C.

***

Crítica: BMW 330i SportLine
BMW Serie 3 G20: siete generaciones perfeccionando al mejor sedán mediano del mundo.

Crítica: BMW 330i SportLine
Tres volúmenes bien diferenciados. Ir contra las modas es la manera más conservadora de ser rebelde.

Crítica: BMW 330i SportLine
Un sedán clásico y moderno, bien ejecutado en todos sus ángulos.

Crítica: BMW 330i SportLine
Adiós a los BMW con interiores "espartanos". Bienvenidos al Siglo XXI.

Crítica: BMW 330i SportLine
Posición de manejo intachable. Una especialidad de BMW.

Crítica: BMW 330i SportLine
Espacio trasero para tres adultos, aunque mejor se acomodan sólo dos.

Crítica: BMW 330i SportLine
Tablero digital. Completísimo. Desde algunos ángulos, puede haber reflejos molestos.

Crítica: BMW 330i SportLine
Pantalla multimedia con Apple CarPlay y excelentes parlantes Harman Kardon.

Crítica: BMW 330i SportLine
Tiene muchos modos de manejo. Pero siempre vas a querer conducirlo en Sport Plus y la caja en M/S.

Crítica: BMW 330i SportLine
Volante M en cuero, con levas del cambio en aluminio.

Crítica: BMW 330i SportLine
Climatizador trizona y dos puertos de carga USB para los ocupantes traseros (más un toma 12v).

Crítica: BMW 330i SportLine
Baúl de boca algo estrecha, pero capacidad profunda: 480 litros de capacidad.

Crítica: BMW 330i SportLine
Bajo el piso del baúl no hay rueda de auxilio. Ahí está la batería, para un mejor reparto de peso.

Crítica: BMW 330i SportLine
Es porque las ruedas son RunFlat. No es una buena solución para las rutas y distancias argentinas.

Crítica: BMW 330i SportLine
Parrilla Doble Riñón cerrada con Active Air. Las tomas de aire reales están bajo la patente.

Crítica: BMW 330i SportLine
Motor 2.0 turbo, con 258 cv y 400 Nm. Empuja como un V6 y consume como un tres cilindros.

Crítica: BMW 330i SportLine
Por ahora, sólo 330i. Más adelante llegarán los 320i, M340i y M3.

Crítica: BMW 330i SportLine
Un clásico BMW con tracción trasera. Como debe ser.

Crítica: BMW 330i SportLine
Larga vida a los buenos sedanes.

Crítica: BMW 330i SportLine

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: BMW 330i SportLine
Origen: Alemania.
Precio: 65.900 dólares (única versión por el momento)
Garantía: Tres años o 200 mil kilómetros
Comercializa: BMW Group Argentina (www.bmw.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero longitudinal, cuatro cilindros en línea, inyección directa, turbocompresor con intercooler y Start&Stop.
Cilindrada: 1.998 cc
Potencia: 258 cv entre 5.000 y 6.500 rpm
Torque: 400 Nm entre 1.500 y 4.400 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción trasera, con control electrónico.
Caja: automática, de ocho velocidades, con convertidor de par, levas al volante y modo secuencial.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos de dureza variable y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: independiente, tipo multibrazo, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos de dureza variable y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados.
Frenos traseros: discos ventilados.
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia elétrica de dureza variable.
Neumáticos: Michelin PilotSport 225/45R18 tipo RunFlat (sin rueda de auxilio)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 250 km/h (limitada electrónicamente)
Aceleración de 0 a 100 km/h: 5,8 segundos.
Consumo urbano: 8,1 l/100km
Consumo extraurbano: 6,2 l/100km
Consumo medio: 7,1 l/100km

MEDIDAS
Largo / ancho / alto: 4.709 mm / 1.827 mm / 1.442 mm
Distancia entre ejes: 2.851 mm
Peso en orden de marcha: 1.545 kg
Capacidad de baúl: 480 litros
Capacidad de combustible: 59 litros

EQUIPAMIENTO
Doble airbag frontal delantero
Doble airbag lateral delantero
Doble airbag de cortina
Frenos ABS con EBD
Control de estabilidad y tracción
Anclajes Isofix
Control de crucero adaptativo
Parking Assistant con función de reversa automática hasta 50 metros
Head-Up Display
Climatizador trizona
Asientos de ajuste eléctrico y con memoria
Volante M en cuero
Tapizado en cuero Sensatec
Alfombrillas de velours
Techo corredizo
Llantas de aleación de 18”
Neumáticos RunFlat
Equipo de audio Harman Kardon HiFi
Conectividad para Apple CarPlay
Faros 100% de led

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com