La Ford EcoSport es, desde hace años, la SUV más vendida –de cualquier tipo- en el mercado argentino. Casi desde sus orígenes, la marca del Óvalo ofreció siempre una versión con doble tracción. Desde que la probamos por primera vez, en agosto de 2014, en Autoblog decimos siempre que es "la versión más recomendable". Pero el mercado manda: también es la versión menos vendida.

En 2018, se patentaron 16.953 EcoSport en la Argentina, de las cuales apenas 493 fueron unidades con doble tracción. Hasta el año pasado, la EcoSport 4WD se vendió en nuestro mercado sólo con el nivel de equipamiento Freestyle (hoy a 1.05 millones de pesos), pero desde noviembre de 2018 se sumó también la serie especial Storm. Tiene un precio de lista de 1.16 millones de pesos.

La manejamos durante una semana y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

¿Conocés las Ford F-150 Raptor y Ranger Raptor? Entonces sabés muy bien cuál es la manera más rápida de distinguirlas: por la parrilla negra, con la enorme palabra “Ford”, en relieve. Bueno, así también vas a distinguir con rapidez a la EcoSport Storm: tiene la palabra “Storm” (tormenta), grabada en la trompa.

Si mirás en la parte trasera también te vas a encontrar con el “Storm”, en la cubierta de la rueda de auxilio, que cuelga del portón trasero. La estética tormentosa se completa con stickers negros en los laterales y sobre el capot. Las llantas también son de diseño específico y están calzadas con Michelin Primacy3 205/50R17. Sobre el techo, viene de serie con las barras transversales ya listas para colocar el equipaje.

El color de esta unidad es exclusivo de la versión Storm. Se llama Cobre Andino, pero también se ofrece en plateado, blanco, negro o azul.

Antes de avanzar, un párrafo sobre la rueda de auxilio. En Autoblog siempre criticamos esa rueda de la EcoSport. Complica la visión hacia atrás, queda expuesta a robos, suele protagonizar golpes en estacionamientos y obligó a instalar un portón trasero con incómoda apertura lateral. Sin embargo, en el caso de las versiones 4x4, hay que poner un manto de piedad: quienes practican off-road con frecuencia saben muy bien que siempre es más cómodo llevar el auxilio bien a mano y limpio, antes que oculto en el baúl o debajo del vehículo, donde se suele llenar de barro.

Si con ese argumento se lo perdonamos a los Jeep Wrangler y Suzuki Jimny, ¿deberíamos perdonárselo a la EcoSport 4WD? Lo dicho: manto de piedad.

Porque de eso se trata esta versión Storm 4WD: es una EcoSport pensada para el off-road. ¿O no? Avancemos.

POR DENTRO

No importa el color de carrocería que elijas: todas las EcoSport Storm vienen con detalles naranja en la plancha de instrumentos, la pantalla multimedia y los revestimientos de las puertas. El tapizado en cuero también es específico, con la palabra “Storm” grabada en los respaldos delanteros y tiras elásticas en los laterales de estas mismas butacas: Ford no aclaró para qué sirven, pero calculamos que serán para fijar objetos, como una botella (ponele).

El resto del equipamiento es el mismo de la EcoSport Titanium. Es decir: esta EcoSport Storm 4WD viene más completa que la Freestyle 4WD. Tiene butaca del conductor con ajuste lumbar, encendido automático de luces, faros antiniebla, techo corredizo, arranque por botón y equipo de audio Sony.

Más allá de eso, es una EcoSport como cualquier otra, que desde el último restyling mejoró bastante en su calidad interior, aunque sigue limitada en ergonomía: el baúl es chico, con apenas 362 litros de capacidad.

SEGURIDAD

Tiene el mismo nivel de equipamiento de la EcoSport Titanium, así que la Storm viene de serie con: siete airbags, frenos ABS con EBD, anclajes Isofix, control de estabilidad, control de tracción, asistencia al arranque en pendiente y monitoreo de presión de neumáticos.

En este punto hay que señalar una mala noticia: al mismo tiempo del lanzamiento de la EcoSport Storm 4WD, la Freestyle 4WD perdió equipamiento de seguridad. Ya no trae siete airbags. Viene con apenas dos. Grave y muy flojo por parte de Ford. La marca también insiste en ofrecer frenos traseros de tambor, incluso con el importante salto de potencia que recibió la EcoSport 2.0 hace dos años.

La última vez que LatinNCAP sometió a la EcoSport a una prueba de choque fue en 2013. Con el protocolo de esa época, obtuvo una calificación de cinco estrellas en protección de adultos y tres para niños.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Acá no hay diferencias con la EcoSport Freestyle 4WD. Tiene el mismo motor GDi 2.0 16v con distribución variable, que entrega 170 caballos de potencia y 202 Nm de torque. Se combina sólo con la caja automática 6F con convertidor de par, la misma de los actuales Mondeo y Kuga.

Antes del restyling, la EcoSport Freestyle 4WD se ofrecía sólo con caja manual de seis velocidades. Ahora la doble tracción se combina sólo con esta transmisión automática, que tiene modo secuencial y levas al volante.

El sistema 4WD es de acople automático. En condiciones normales, funciona sólo con tracción delantera. Cuando se detectan pérdidas de adherencia en el tren delantero, se envía torque al eje posterior. No tiene bloqueo de 4x4 ni modos de manejo off-road.

COMPORTAMIENTO

Ya lo dijimos cuando probamos la 2.0 Titanium 2WD (leer crítica): el motor GDi 2.0 le queda "sobrado" a la EcoSport. Sin embargo, esta versión 4WD pesa 102 kilos más (por el diferencial trasero, la suspensión multibrazos y –tal vez- los enormes emblemas “Storm”), así que las prestaciones se resintieron un poco: acelera de 0 a 100 km/h en 10,5 segundos (un segundo más que la 2.0 2WD) y alcanza una velocidad máxima de 190 km/h (igual que en la 2.0).

En los consumos también hay diferencias más importantes: gasta una media de 11,1 litros cada 100 kilómetros, contra un promedio de 10,3 en la versión 2WD.

La caja automática 6F tiene una respuesta más rápida que la anterior Powershift y –al parecer- también está teniendo menos reclamos que su antecesora. Como siempre, nos interesa conocer casos de usuarios: info@autoblog.com.ar

Sin embargo, que la 6F sea un poco mejor que la Powershift, no significa que resulte una maravilla. Cuando se la exige a fondo, la respuesta sigue siendo algo lenta, dubitativa, incluso en modo secuencial. De hecho, la sexta es una sobremarcha, que sólo se usa en autopista: a 120 km/h en sexta, el motor trabaja a sólo 2.100 rpm. Sin embargo, apenas cambie un poco la pendiente del camino o se exija el acelerador un poco más de lo normal, será necesario bajar a quinta para experimentar alguna reacción.

El comportamiento en ciudad y en ruta es el mismo de la EcoSport 2.0 Titanium: es un vehículo muy ágil y maniobrable, con un motor que está por arriba de la media de su segmento. Recordemos que, en breve, Volkswagen lanzará a la venta la T-Cross, con dimensiones y precios similares a la EcoSport, pero con apenas 110 cv.

¿Y qué tal anda en el off-road? Esta pregunta es imprescindible, porque el fuera-de-asfalto es la razón de ser de una EcoSport 4WD. Y el barro es lo que viene siempre después de una buena Storm. La verdad es que el comportamiento es digno, aunque no hay que pedirle proezas. Los neumáticos tienen poco dibujo para el barro y el sistema de doble tracción cuenta con escasos recursos para un manejo off-road. No tiene el bloqueo de 4x4 que sí ofrece la Renault Duster 4WD ni los modos de manejo o una primera marcha ultra-corta, que tiene la mejor del segmento en este aspecto: Jeep Renegade Trailhawk (leer crítica).

Sin embargo, Mantiene la misma virtud de todas las otras EcoSport: despeje del suelo de 200 milímetros y capacidad de vadeo de 550 mm.

En el caso de la EcoSport, el sistema de doble tracción puede permitir algunas incursiones por la arena en el verano, aunque hay que recordar el Talón de Aquiles de estos sistemas de acople automático, sin bloqueo de 4x4: al conectar y desconectar todo el tiempo la doble tracción, en condiciones de mucho calor (verano) y exigencia (médanos), se puede llegar a recalentar. En ese caso, el vehículo quedará en 4x2 hasta que se enfríe el sistema. No le ocurre sólo a la EcoSport. Pasa también con las más costosas Kuga y Honda CR-V.

En el caso de la EcoSport, donde la doble tracción realmente hace diferencia es sobre pavimento mojado. Aporta estabilidad y seguridad al vehículo en chaparrones fuertes. ¿Será por eso, entonces, que le pusieron Storm?

CONCLUSIÓN

La Storm 4WD (1.16 millones de pesos) tiene la estética de una EcoSport pensada para el off-road extremo, pero en la práctica no es más que una Freestyle 4WD (1.05 millones), con mayor equipamiento de seguridad y confort. O bien, una Titanium 2WD (1.09 millones), pero con el agregado de la doble tracción.

Lo que lleva a la confusión es esa trompa inspirada en las famosas Raptor. Y los stickers aguerridos. Para quien busque una SUV chica con verdadera capacidad off-road, hay mejores opciones en su segmento. El Jeep Renegade Trailhawk es excelente, aunque es claramente más caro: 1.62 millones de pesos. La robusta Renault Duster 4WD es toda una tentación. Cuesta 921 mil pesos, pero Autoblog no recomienda la compra de autos sin ESP. Una lástima.

La Storm es, en definitiva, una serie especial para fanáticos de la EcoSport. Y se sabe que, cuando una marca comienza a ofrecer series especiales, es porque está comenzando a despedir un modelo. A nivel de ventas, esta segunda generación de la EcoSport demostró ser tan exitosa como la primera.

La tercera, aún sin fecha de lanzamiento oficial, se encontrará con una competencia más dura que nunca. Le espera un duro desafío, que deberá enfrentar de manera estoica: contra Storm y marea.

Carlos Cristófalo
Fotos: Vito Cristófalo

***

Crítica: Ford EcoSport Storm
La Ford EcoSport Storm es una EcoSport Freestyle 4WD, pero con equipamiento de EcoSport Titanium 2WD.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Una serie especial con estética inspirada en las Ford Raptor, pero con envase de EcoSport.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Es la EcoSport más cara que se vende en la Argentina. Cuesta 1.16 millones de pesos.

Crítica: Ford EcoSport Storm
No importa el color de la carrocería. Todas las EcoSport Storm vienen con interiores con detalles en naranja.

Crítica: Ford EcoSport Storm
El tapizado en cuero incluye costuras también naranjas.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Grabado "Storm" y bandas elásticas laterales, para sujetar botellas de bebida (ponele).

Crítica: Ford EcoSport Storm
Más allá de eso, sigue siendo una EcoSport común.

Crítica: Ford EcoSport Storm
El tablero muestra una EcoSport con parrilla no-Storm.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Se combina sólo con caja automática 6F, de seis velocidades.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Reemplaza a la antigua caja Powershift y viene con levas al volante.

Crítica: Ford EcoSport Storm
El baúl sigue siendo chico: 362 litros.

Crítica: Ford EcoSport Storm
La rueda de auxilio trasera recibió un cobertor con la estética Storm.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Barras sobre el techo con portaequipaje, listo para usar.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Mucho sticker Storm. Poco neumático para off-road.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Una EcoSport que sueña con ser Raptor.

Crítica: Ford EcoSport Storm
El motor 2.0 de 170 caballos tiene potencia suficiente. La caja 6F no acompaña.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Tiene buen despeje del suelo y prestaciones aceptables.

Crítica: Ford EcoSport Storm
Aunque para off-road hay opciones más recomendables en su segmento.

Crítica: Ford EcoSport Storm

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: Ford EcoSport Storm.
Origen: Brasil.
Precio: 1.159.000 pesos (versiones desde 758 mil pesos).
Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
Comercializa: Ford Argentina (www.ford.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa, distribución variable GDi.
Cilindrada: 1.998 cc
Potencia: 170 cv a 6.500 rpm
Torque: 202 Nm a 4.500 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción integral, con sistema de acople automático.
Caja: automática, de seis velocidades con convertidor de par, con modo Sport y levas al volante.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: independiente, tipo multibrazo, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados.
Frenos traseros: de tambor.
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.
Neumáticos: Michelin Primacy3 205/50R17 (rueda de auxilio del mismo tamaño y llanta, con tuerca de seguridad).

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 190 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,5 segundos.
Consumo urbano: 12,5 l/100km
Consumo extraurbano: 9,0 l/100km
Consumo medio: 11,1 l/100km

MEDIDAS
Largo / ancho / alto: 4.269 mm / 1.765 mm / 1.693 mm
Distancia entre ejes: 2.521 mm
Despeje del suelo: 200 mm
Peso en orden de marcha: 1.432 kg
Capacidad de baúl: 362 / 1.178 litros
Capacidad de combustible: 52 litros

EQUIPAMIENTO
Airbag frontal para el conductor y acompañante
Airbag de rodilla para conductor
Airbags laterales y de tipo cortina
Alarma volumétrica y perimetral
Apoyacabezas regulables en altura (5)
Aviso de cinturón de seguridad desconectado conductor y acompañante
Cinturón de seguridad conductor y acompañante con pretensor
Cinturones de seguridad delanteros inerciales de 3 puntos con regulación
Cinturones de seguridad traseros inerciales de 3 puntos (3)
Control de estabilidad electrónico (ESC)
Control de tracción
Frenos ABS en las 4 ruedas
Sistema de activación de balizas y desbloqueo de puertas post-colisión
Sistema de anclaje ISOFIX en asientos traseros
Sistema de asistencia al arranque en pendiente (HLA)
Sistema de asistencia al frenado de emergencia (EBA)
Sistema inmovilizador de motor
Cámara de estacionamiento trasera
Sistema My Key
Navegador satelital integrado
Dos puertos USB y entrada auxiliar
Arranque sin llave “Ford Power”
Sync 3 con pantalla multi-táctil de 8Ë y control por voz
Monitoreo de Presión de Neumáticos (TPMS)
Tablero de instrumentos con pantalla TFT color de 4,2Ë configurable
Butaca del conductor con ajuste en altura y lumbar
Cierre/apertura global remoto de puertas
Climatizador automático
Columna de dirección regulable en altura y profundidad
Computadora de a bordo
Control de velocidad crucero
Encendido automático de luces
Espejo retrovisor interior fotocromático
Guantera refrigerada
Levantacristales delanteros y traseros eléctricos con sistema “One Touch”
Sistema de audio Sony con conectividad USB y Bluetooth y nueve parlantes
Sensores de estacionamiento trasero
Sistema “Follow me home”
Techo solar con apertura y cierre eléctrico
Toma de 12V en compartimento trasero
Asiento trasero 60/40 – plegable y rebatible
Piso de baúl regulable en altura
Tapizado de cuero
Volante y palanca de cambios revestidos en cuero
Barras de techo
Espejos exteriores eléctricos, con liz de giro y color carrocería
Faros delanteros de Xenón
Gancho de rescate delantero y trasero
Grilla frontal cromada
Limpia parabrisas con detector automático de lluvia
Llantas de aleación de 17Ë
Luz de circulación diurna LED