Desde Errachidia (Marruecos) – Primero manejé la Navara AT32 (leer nota). Y, después, fue inevitable: me subí a la Terra. Nissan llevó a su evento para la prensa internacional en el desierto del Sahara a su más flamante todo terreno con chasis de largueros: una SUV basada en las pick-ups Navara/Frontier.

No es un invento nuevo. En nuestro mercado, lo hace Toyota con las Hilux/SW4 y Chevrolet con las S10/Trailblazer. En otros países, existen las Ford Ranger/Everest y Mitsubishi L200/MonteroSport. La propia Nissan, en el pasado, tuvo una SUV basada en la Frontier de dos generaciones anteriores: la X-Terra fabricada en Brasil (no confundir con la X-Trail).

La Terra se produce, por el momento, sólo en China y Tailandia. Es un producto pensado para abastecer a los mercados del Sudeste Asiático. Pedro de Anda, ejecutivo de Nissan, le explicó a Autoblog en Marruecos que la Terra sólo se podría producir en la Argentina si se logra una "ecuación de negocio" (leer entrevista completa).

No se necesitaría mucho más, porque la plataforma y las mecánicas son las mismas de la Frontier que ya se fabrica en Córdoba. ¿Pero cuáles son las diferencias?

La manejé en el Sahara sobre médanos, ripio, barro y caminos de montaña. Y, con el paso de los kilómetros, descubrí que son dos productos con personalidades muy diferentes.

Por empezar, la Terra tiene un diseño más elegante y menos utilitario que la Frontier. No es sólo una pick-up carrozada. Se rediseñaron la parrilla, los paragolpes delanteros, las llantas y -por supuesto- toda la parte trasera. Abundan los cromados, bien al gusto asiático.

Conserva el chasis de largueros de la pick-up, pero con una puesta a punto de la suspensión más confortable. Se notaba en los caminos en peor estado: la Terra era la que más sufría con los pozos, piedras y serruchos del camino. Pero la más cómoda y silenciosa, cuando circulábamos por algunas de las rutas marroquíes con asfalto inmaculado.

El tema es que las llantas de 18 pulgadas son más lindas que las 17" de batalla, pero reducen bastante el perfil del neumático. De todos modos, las dos Terra de la caravana se la aguantaron igual. No hubo pinchazos ni roturas en todo el recorrido. Y eso que algunos tramos tenían piedras temibles.

En la cabina, las diferencias son aún más notorias: tiene terminaciones más cuidadas que la pick-up y -lo más importante- una tercera fila de asientos que permite llevar a un total de siete pasajeros. Cuando no se usa, esta tercera fila se puede plegar contra el piso del baúl. Es un sistema parecido al que tiene la Trailblazer, que permite aprovechar mejor la capacidad de carga.

Las unidades probadas contaban, además, con una pantalla multimedia para los asientos traseros.

Una curiosidad: en Asia, la Terra se ofrece con tres motorizaciones. Hay un 2.5 naftero de 170 caballos y el conocido 2.3 biturbodiesel de la actual Frontier, con 190 cv. Sin embargo, en los países que tienen normas de combustibles más atrasadas, se ofrece también el viejo 2.5 monoturbodiesel de las viejas Frontier, con 187 caballos.

Es un motor que tiene menos empuje en alta que el biturbo. Aunque no se pudieron realizar mediciones, estoy seguro de que también consume y contamina bastante más que el moderno 2.3.

Sin embargo, era notable sentir en los médanos cómo tenía mayor empuje en baja. Desde las 1.000 rpm, cuando aún no entraron a trabajar los turbos, el viejo 2.5 de la Terra tenía mayor torque por desplazamiento que el más pequeño 2.3 de la Navara AT32. La diferencia es sutil, pero -cuando estás tratando de evitar hundirte en una trampa de arena- es crucial.

En fin, nostalgias de los motores más sencillos, donde la cilindrada hacía la gran diferencia.

Sin importar, el motor que use, la Terra se ofrece en Asia con la caja automática de siete velocidades de la actual Frontier.

Todo el funcionamiento y la insonorización del habitáculo hablan de un vehículo más refinado, con el cual se puede hacer off-road en África, pero que también se puede disfrutar todos los días en la ciudad.

El beneficio del chasis de largueros es que, el resultado final, ofrece un vehículo familiar robusto y resistente, para circular por caminos en mal estado. Asia tiene problemas de infraestructura muy similares a los que existen en América Latina. Pero ahí se acaban las similitudes.

Más allá de que fabricar la Terra en la Argentina sería una gran noticia para los operarios de la planta de Córdoba, hay un tema impositivo que es insoslayable. Al tratarse de un vehículo que califica dentro de transporte de pasajeros, la Terra tributaría en nuestro país impuestos internos. Son los mismos que distorsionan los precios de las SW4 y Trailblazer. Las pick-ups, por ser vehículos de trabajo, están exentos.

Tailandia, en cambio, está literalmente en las antípodas de la Argentina. El gobierno de ese país estableció un incentivo fiscal para las marcas que fabriquen vehículos de pasajeros sobre la base de pick-ups. Sí, no es broma: Tailandia considera que este incentivo genera más fuentes de trabajo y contribuye a ampliar la oferta de vehículos de producción local.

A eso se refiere De Anda cuando habla de "ecuación de negocios": un esquema donde los impuestos beneficien a las empresas, pero también a los trabajadores y consumidores. Ganamos todos.

C.C.

***

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
La Terra es una SUV sobre la base de las mecánicas y chasis de largueros de la pick-up Frontier/Navara.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Como ocurre con las Toyota Hilux/SW4 y S10/Trailblazer, los cambios estéticos apuntan a lograr una presencia más lujosa que utilitaria.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Desde este ángulo se parece en poco a la Frontier.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Portón trasero con muchos cromados y apliques satinados.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
El interior tiene muchos componentes en común con la pick-up, pero algunos detalles están más cuidados.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Los revestimientos en cuero marrón son exclusivos de la Terra.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
La segunda fila de asientos se puede plegar de manera eléctrica, para acceder más fácil a la tercera fila.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Se pliegan desde estos botones ubicados junto a la palanca de cambios.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Lo difícil es llegar hasta ahí, pero una vez que alcanzaste la tercera fila, hay lugar para que viajen dos adultos.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Así queda el baúl con las tres filas en uso.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Y así con sólo dos filas.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Sistema multimedia plegable en el techo. Exclusivo para las filas dos y tres.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
La Terra también tiene bloqueo de diferencial trasero, una ayuda off-road que la Frontier argentina no ofrece en ninguna versión, pero que se equipa de serie en las Navara europeas y asiáticas.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
El esquema de suspensión es el mismo de la pick-up, pero con una puesta a punto más confortable que de batalla.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Las llantas de 18 pulgadas son lindas, pero también contribuyen a un andar más áspero y que se siente menos a gusto en el off-road.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
El motor 2.5 monoturbodiesel tiene menos potencia que el 2.3 biturbodiesel, pero mejor empuje desde bajas vueltas.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Autoblog manejó en el desierto marroquí la Terra que todos queremos que se fabrique en Córdoba.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
La arena del desierto del Sahara, dentro del territorio de Marruecos, es así: naranja.

Contacto en el Sahara: Nissan Terra
Todas las Nissan 4x4 con chasis de largueros que manejamos en Marruecos: Navara AT32 (leer nota), Terra (en esta misma nota), Patrol (nota coming soon) y Titan (nota coming soon).