Desde Sochaux (Francia) – El Peugeot 504 fue el primer auto que manejé en mi vida. Fue cuando tenía ocho años. Por eso, cuando me dijeron que durante tres días iba a manejar tres 504 clásicos por los caminos de Francia, lo primero que hice fue pensar en Poroto.

Spirit of France es un evento que Peugeot realiza todos los años con la prensa internacional. La idea es conocer y probar los nuevos modelos de la marca del León, en el marco de un evento sibarita y gourmet, que incluye visitas a castillos, queserías, fábricas de pimenteros y comidas en restaurantes con estrellas Michelin. Autoblog participó de la edición 2018, por invitación del Grupo PSA Argentina y del organizador del evento, Hugues de la Fleche.

La estrella de esta edición fue el nuevo 508, que llegará a nuestro mercado el año que viene. Pero también se aprovechó la ocasión para celebrar los 50 años del 504, uno de los Peugeot más famosos y emblemáticos de todos los tiempos.

El recorrido comenzó en Sochaux, muy cerca de la frontera con Suiza, donde nació la historia de Peugeot: una familia de industriales expertos en metalmecánica. Fabricaron herramientas, molinillos, armas y bicicletas, hasta que descubrieron su especialidad: los autos y motos.

En Sochaux se encuentra también L’Aventure Peugeot: un museo que preserva a los vehículos y objetos más famosos de la marca francesa. Y, detrás del museo, hay un pequeño taller. Es un centro de restauración donde trabajan sólo cuatro personas. Son las encargadas de mantener en buen estado a los vehículos y herramientas del museo. También reciben encargos especiales de algunos coleccionistas privados. En los últimos meses, este equipo trabajó con un solo objetivo: poner en condiciones de funcionamiento un 504 Berlina (1974), un 504 Cabriolé (1977) y un 504 Coupé V6 (1983).

Los tres autos los manejamos durante los tres días y casi 500 kilómetros del recorrido de Spirit of France.

***

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Fuimos a Sochaux a probar los nuevos 508.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Pero, en el taller de restauración del Museo, nos esperaba una sorpresa: los 504 clásicos.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Una caravana de test drive -clásico y moderno- de casi 500 kilómetros, por las rutas de Francia.

***

PEUGEOT 504 BERLINA

Es increíble, pero tiene el mismo interior del auto de Poroto. Y el mismo color de tapizado del concept e-Legend, que lo homneajeó en el Salón de París (ver nota). El 504 es uno de los modelos más longevos en la historia de Peugeot. Se fabricó entre 1968 y 2005, con producción en la Argentina entre 1969 y 2000. En todo el mundo se vendieron más de 3.7 millones de unidades. La unidad que nos prestó el museo es de 1974: tiene un motor cuatro cilindros de dos litros, con 93 caballos de potencia, caja de cuatro marchas y tracción trasera.

Fue el primer auto que manejé en mi vida, cuando tenía ocho años, siempre bajo la atenta mirada de Poroto en el asiento del acompañante. Es increíble: no me tuvieron que explicar nada. Recuerdo a la perfección dónde está cada comando. Hasta el ruido al accionarlos es el mismo. Ni hablar del motor, con ese sonido mecánico y metálico, pero bien lineal: sin corcoveos ni vibraciones. Sólo me cuesta acostumbrarme un poco al embrague. Siempre me costó: recorrido largo y algo tramposo. Cuando estás aprendiendo a manejar, no hay nada que te ponga más nervioso que conseguir que el auto avance, sin hacerlo toser, sin hacer patinar mucho el embráye y –¡va de retro!- sin que se te apague el motor.

Después, todo es muy fácil en este Yeyo. Los cambios son muy suaves, la tercera marcha es tan elástica que podés engranarla y olvidarte de volver a tocar la palanca. La dirección tiene poco juego, pero me lleva un tiempo volver a acostumbrarme a esos neumáticos de talón tan alto. Metés un rebaje, encarás una curva y la secuencia es así: girás la dirección, el auto se acuesta sobre la rueda trasera izquierda, los cauchos se amoldan a la exigencia física y trazás toda la trayectoria sin aflojarle al acelerador. No hay auto más noble que un buen 504 de tracción trasera.

***

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
El 504, igualito al de Poroto.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
El sedán más noble de Peugeot.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Los tapizados fueron homenajeados en París por el nuevo concept e-Legend (ver fotos).

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Motor 2.0 de 93 caballos.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Pero el 504 no fue sólo la Berlina.

***

PEUGEOT 504 CABRIOLÉ

Adoro los descapotables de Peugeot. Alguna vez tuve un 205 CTi (leer historia), pero nunca había manejado un 504 Cabriolé. Fue todo tal cual como lo esperaba: un chasis con menor resistencia a la torsión que la Berlina (el marco del parabrisas vibraba cuando pasaba sobre un bachecito, cosa rara de encontrar en los caminos europeos) y la turbulencia del habitáculo complicaba cualquier conversación.

Esta unidad tenía un motor de cuatro cilindros con inyección, dos litros de cilindrada y 104 caballos de potencia. La caja era de cuatro velocidades. No tenía la suavidad de la Berlina, pero eso era lo que menos importaba: la silueta diseñada por Pininfarina, las cómodas butacas de cuero, el estrafalario volante de madera y el viento en la cara son todo lo que necesitás para recorrer los caminos de montaña de Francia.

***

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
No hay nada como manejar por Francia con un descapotable.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Un diseño de Pininfarina, especialista en los descapotables de Peugeot.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Se le puede perdonar el volante en madera.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Un tapizado que resistió varias décadas de intemperie y sol.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
¿Dónde está el pasacassette?

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Motor 2.0 inyección, de 104 caballos.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
No importa el frío del otoño francés: calefacción al mango a los pies, campera y capucha lista para entrar en acción.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Aclaración: la capota nunca fue levantada mientras el Cabriolé estuvo en manos de Autoblog.

***

PEUGEOT 504 COUPÉ V6

Es el 504 que siempre quise manejar. Es el auto que soñaba estar conduciendo cuando manejaba la Berlina de Poroto. Es una verdadera unidad de museo. Tiene apenas 7.500 kilómetros recorridos. Y se siente tal como lo imaginé una y mil veces: la mejor criatura nacida de la alianza entre Pininfarina y Peugeot.

Encima, esta unidad es de las más potentes. Fue una de las últimas en fabricarse. Es un ejemplar de 1983, con un V6 2.7 a carburador, con 135 caballos de potencia y caja ZF de cinco velocidades. Pesa sólo mil kilos. Y vuela. Siempre supe que era un auto hermoso. Nunca imaginé que iba a ser tan divertido de manejar. Acelera, dobla, frena. Hace todo bien. Hasta el sonido del motor es una sinfonía.

A eso, sumale que el interior está inmaculado. Y que todos los componentes son nuevos. Es algo fundamental cuando manejás un auto de 35 años. Te transmite la confianza necesaria para acelerarlo a fondo. Tramo en autopista desierta, zona sin radares. Perdón, pero no lo pude evitar: 186 km/h de máxima.

Es el mejor Peugeot que manejé en mi vida.

***

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
El 504 más exclusivo de la historia: carrocería Coupé y motor V6.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Unidad con sólo 7.500 kilómetros.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
En cada rincón, como nuevo.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Caja de quinta ZF. Carrocería Pininfarina. Y el sello de Peugeot.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Motor V6 2.7 con 135 caballos.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
El paragolpes trasero desentona, sí. Cosas de las reglamentaciones de seguridad de los años '80.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
Vive le France.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
El nuevo 508 tiene un gran desafío por delante: igualar la genialidad del 504 Coupé.

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6
"El mejor Peugeot que manejé en mi vida". Firma: C.C.

***

En cada parada, hablo con Hugues de la Fleche sobre los tiempos de Safrar. Hugues es francés, es uno de los responsables de Comunicación Internacional de Peugeot y habla un perfecto castellano, con acento porteño. Tiene la misma edad que yo, 45. Resulta que, cuando era chico, Huguito vivió un tiempo en la Argentina.

Su papá era Director de Ventas de Safrar, el representante de Peugeot en nuestro país por aquellos tiempos. Fueron los años previos a Sevel y a la actual Peugeot Argentina. En esas charlas durante las paradas, llegamos a la conclusión de que fue inevitable que monsieur De la Fleche haya tenido, por aquella época, un trato cotidiano con el señor Orlando Cristófalo, presidente de Oralpe Automotores, el concesionario Peugeot de Laboulaye (Córdoba). No lo podemos confirmar, porque ellos dos ya no están.

Orlando es Poroto. Era mi papá. Y falleció en 1990. Me enseñó a manejar con su 504. Pasó mucho tiempo. Y cada día lo extraño más.

C.C.

***

Contacto en Francia: Peugeot 504 Berlina, Cabriolé y Coupé V6

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com