Desde París (Francia) – DS Automobiles, la marca con posicionamiento premium del Grupo PSA, aprovechó la jornada previa a la inauguración del Salón de París (ver cobertura completa), para realizar una serie de anuncios especiales: presentó su nuevo equipo de Fórmula E, develó el DS 3 Crossback y mostró la nueva plataforma modular que fabricará en la Argentina: la CMP (ver nota). Además, exhibió los nuevos DS que llegarán el año que viene a la Argentina (ver nota).

Y, lo más interesante, permitió que la prensa argentina tuviera un primer contacto con el nuevo producto que se lanzará a la venta en noviembre: la versión turbodiesel de la DS 7 Crossback. La variante HDi 180 Automatic se posicionará por encima de la versión turbonaftera PureTech 165 Automatic, que se comercializa desde el 3 de agosto. Mientras la naftera (1.6 de 165 cv y 240 Nm) cuesta 49.600 dólares, la diesel (2.0 de 180 cv y 400 Nm) oscilará entre 60 mil y 68.800 dólares.

La unidad probada era una versión con el equipamiento más completo: GrandChic con el paquete opcional Opera, que cuesta 4.000 dólares más.

La DS 7 Crossback comparte plataforma (EMP2) y algunas mecánicas con la Peugeot 3008. Pero no pueden ser tan diferentes las sensaciones que transmiten al verlas. Mientras la Peugeot es una SUV de diseño moderno y deportivo, la DS apuesta por una estética más lujosa y recargada. Casi barroca.

La abundancia de leds, cromados y detalles exaltados –desde las enormes llantas de 19 pulgadas hasta los rotundos escapes traseros- dicen mucho del público al que apunta DS: alguien que busca una SUV lujosa, pero que –por sobre toda las cosas- desea llamar la atención sobre el vehículo que conduce.

Lo mismo ocurre en el interior. DS decidió que las formas romboidales definieran los diseños de sus cabinas. El ícono se convirtió casi en un fetiche, que se repite en estampados, comandos, cromados y todo tipo de detalles. La característica principal del nivel de equipamiento Opera es el tapizado en cuero Nappa ventilado y las butacas con masajeadores. La posición de manejo es relajada y muy cómoda. Los pasajeros traseros tampoco se pueden quejar: el respaldo posterior tiene ajuste eléctrico para variar la inclinación.

Después, rombos y más rombos.

DS suele compararse muchas veces con otras marcas de lujo francesas, como Louis Vuitton. Y la comparación es válida: en las propuestas de la famosa marroquinera, muchas veces el logo “LV” prevalece muy por encima de las prestaciones del producto.

Pero esta DS 7 Crossback es turbodiesel. Y acá las prestaciones también cuentan. Esta versión es la que marcará la mayor distancia con la 3008. Por empezar, el motor 2.0 turbodiesel acá rinde 180 cv y 400 Nm (en lugar de 150 cv y 370, como en la Peugeot). Y la caja de cambios no es de seis velocidades. Es una transmisión con ocho marchas y convertidor de par.

La diferencia en el manejo es importante. La prueba consistió en un recorrido de ida y vuelta entre París y Versalles. No fue posible medir prestaciones. DS declara una velocidad máxima de 218 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos. Nada mal para un turbodiesel. Lo mejor de todo: anuncia un consumo medio de 5 litros cada 100 kilómetros.

El conjunto motor-caja es fantástico. Entrega buen torque desde apenas 800 rpm y permite circular a 120 km/h en octava, con el impulsor trabajando a sólo 1.500 rpm. Estas mecánicas permiten comprender por qué en países como Francia hay tanta tradición de vehículos diesel. Y por qué, sus adeptos más fanáticos, están tan enojados con las decisiones de los Gobiernos de castigar a estas mecánicas, al comenzar a restringir su acceso a las grandes ciudades.

El recorrido del contacto fue siempre por calles, rutas y autopistas en muy buen estado. Estábamos en el corazón de Francia, no podía ser menos. En estas condiciones, el andar de la DS 7 Crossback es excelente, con el sistema Active Scan Suspension que modifica de manera automática la dureza de los amortiguadores en función de las irregularidades del camino. De todos modos, no hubo grandes desafíos: sólo diferentes variantes sobre el mejor pavimento europeo.

En la Argentina, con llantas de 19” y sin rueda de auxilio, será interesante ver cómo se adapta a nuestro terreno de "economía emergente”.

Sin embargo, lo más interesante de las versiones turbodiesel de la DS 7 Crossback no será la mecánica. Será el equipamiento de seguridad. Tendrá varias ayudas a la conducción que no están presentes en la versión naftera: frenado autónomo de emergencia (que opera entre 1 y 140 km/h), corrección automática ante cambio involuntario de carril y DS Night Vision.

Estos dispositivos se ofrecen en Europa con varios modelos de marcas premium, pero pocas veces llegan a la Argentina. ¿El motivo? Lo explicamos varias veces en Autoblog: los responsables de la configuración de estos modelos para nuestro mercado no los incluyen en las unidades locales. Aseguran que el público no lo demanda. Y no hablamos de cualquier marca. Se trata de Audi, BMW y Mercedes-Benz.

DS tomó la decisión inteligente de diferenciarse de esas marcas y la 7 Crossback turbodiesel llegará a la Argentina con el mismo equipamiento de seguridad que en Europa.

El más interesante es el sistema DS Night Vision. BMW lo ofreció en la generación anterior de la Serie 5, pero la eliminó para la Argentina con el nuevo modelo. Es un radar de visión nocturna, que asiste al conductor cuando maneja de noche. En la pantalla se transmiten las imágenes que captan las cámaras infrarrojas, con un software especial que ayuda a detectar y dispara una alerta (primero visual, después sonora) ante la presencia de ciclistas, peatones o animales en el camino.

Es diesel. Apuesta mucho a los detalles de diseño. Y derrocha tecnología. La DS 7 Crossback HDi es Francia con ruedas. Y pronto llegará a la Argentina.

Es un producto que llama la atención por la ostentación de su diseño, pero que termina sorprendiendo por la generosidad de su configuración. Si DS realmente desea robarle clientes a los usuarios de las marcas premium, debería poner el foco en la amplitud de su equipamiento de seguridad, incluso por encima de todo ese halo romboidal de glamour galo.

C.C.

***

Ficha técnica DS 7 Crossback  

***

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
La DS 7 Crossback se vende en la Argentina desde agosto pasado. Pero en noviembre llegará esta: la versión turbodiesel.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Complementará la oferta de la versión naftera, con más equipamiento de confort y seguridad.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
La unidad probada en Francia contaba con el equipamiento opcional Opera.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Consiste en tapizado en cuero Nappa ventilado, con butacas delanteras con masajeador.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Los pasajeros traseros no se pueden quejar. Tienen el mismo tapizado.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Y tienen un sistema eléctrico para reclinar el respaldo.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Interior recargado y barroco. Mucho diseño en cada detalle.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
El tablero digital recuerda en mucho a las Peugeot 3008/5008.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Los rombos y cromados dominan todo el interior.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Detalle del llavero porta-documentos.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Baúl de 628 litros (y grandes salidas de escape cuadradas).

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Sin rueda de auxilio. No hay problema en el pavimento francés. ¿Y en la Argentina?

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
Leds, cromados y más rombos.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
La DS 7 Crossback no tiene intenciones de pasar desapercibida.

Contacto en Francia: DS 7 Crossback HDi 180 Automatic
La versión HDi llegará a la Argentina en noviembre. Los precios oscilarán entre 60 mil y 68 mil dólares.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com