El mejor personaje de Diego Capusotto es James Bó: un espía uruguayo que vive infiltrado en la Argentina. Su misión: desenmascarar la soberbia criolla, con sus técnicas charrúas ("apocadas y discretas").

En el mundo de los autos, tal vez la mejor jugada de James Bó haya sido el auto que ves en estas fotos. Es la Volkswagen Amarok 2.0 TSi.

Sí, es TSi. No TDi. Tiene un motor 2.0 turbo naftero, con 158 caballos de potencia.

Repito: es naftera y se fabrica en la planta de VW Argentina en Pacheco, pero nunca se vendió en nuestro mercado. Debido a que la marca considera que en nuestro país “no existiría demanda” para una pick-up naftera, esta Amarok se destina sólo a exportación.

Uruguay es uno de sus principales destinos. A raíz de la carga impositiva que tienen los autos diesel en ese país, la versión naftera es la Amarok más vendida de la Banda Oriental. Lo mismo ocurre con la Toyota Hilux naftera, que se fabrica en Zárate y se vendió en la Argentina en su anterior generación, pero ahora la producción de nueva generación con esa motorización sólo se exporta. Uruguay, otra vez, es uno de los países que recibe ese producto.

Después de haber probado la Ford Ranger 2.5 –única pickup naftera mediana del actual mercado argentino- y tras haberla convertido a GNC (ver nota) le vamos a encargar una misión secreta al James Bó de Autoblog.

Este será un caso para Rodrigo Barcia, editor de AutoblogUY.

C.C.

***

En el garage de Autoblog: VW Amarok 2.0 TSi (naftera)
La Amarok 2.0 TSi se vende en Uruguay sólo con tracción simple y caja manual de seis velocidades.

En el garage de Autoblog: VW Amarok 2.0 TSi (naftera)
La crítica completa (y charrúa) se publicará la semana que viene.

***

VIDEO: Peter Capusotto – “James Bó, el espía uruguayo”

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com