Texto y fotos de Orly Cristófalo

Desde Villa Carlos Paz (Córdoba) - La excusa era el Rally de Argentina, fecha válida por el Campeonato Mundial de la especialidad que convoca a miles de fanáticos cordobeses y “aledaños” todos los años. Allí se hacía presente el equipo Citroën Total Abu Dhabi WRT, con tres pilotos, uno de los cuales es el propio dueño del team: Khalid Al Qassimi. La propuesta de Citroën Argentina fue que Autoblog acompañara al equipo durante buena parte de la carrera.

Nuestro vuelo salió bien temprano desde Aeroparque rumbo a Córdoba. Allí nos esperaba una larga fila de modelos Citroën para probar: C4 Cactus, SpaceTourer, C-Elysée y C4 Lounge. La mayoría de ellos con motorizaciones HDI (turbodiesel), pero también había versiones nafteras.

TURBODIESEL

El “sorteo” me puso al volante de un C4 Lounge HDI con caja manual de seis velocidades y equipamiento Feel Pack (542 mil pesos), que incluye ESP, ASR, tapizados de cuero, sistema multimedia con pantalla táctil de 7 pulgadas y Mirror Screen para Apple CarPlay y Android Auto, entre varios detalles. El restyling presentado en marzo de este año le cayó bien a un auto que ya tenía un diseño agradable y elegante. Personalmente, me gusta mucho todo el conjunto de trompa y ópticas delanteras, de los más lindos en su segmento y mejor resueltos estéticamente.

Nuestros colegas de MotorWeek tuvieron la buena voluntad de dejarnos arrancar al volante en el primer tramo. Testigos indiscretos dicen que no les quedó otra, porque quien escribe ya estaba sentado en la posición del conductor, con el cinturón abrochado y la puerta bloqueada (pero siempre hubo gente mal intencionada).

El tramo inicial era Córdoba – Villa Carlos Paz, pasando por la ciudad y tomando la autopista que está en plena remodelación. Entre las obras y el manejo en “modo caravana”, pudimos sacarle el jugo a la elasticidad del motor, con el que se puede andar en segunda y tercera sin que el motor tironee por salir de abajo, a muy pocas revoluciones, o se estire el cambio antes de volver a frenar por el tránsito. Con tres personas a bordo y con un equipaje para un par de días, el C4 se mueve sin mayores problemas. La posición de manejo me resultó muy cómoda, aunque preferiría poder bajar aún más la altura del asiento. Soy de los que prefiere manejar bien abajo.

Me costó acostumbrarme al tablero, sobre todo al cuentavueltas, que es horizontal y con luces, al estilo F1: grande en el centro el velocímetro y al lado el EcoCoaching, que nos sugiere el cambio de marcha para hacer un uso más eficiente del combustible. Lo intenté seguir durante algunos momentos y me encontré conduciendo a 80 km/h en sexta marcha, algo raro, pero que el motor HDI del C4 Lounge permite tranquilamente, sin tironeos y con respuesta lógica ante una pisada del acelerador. No, no es la reacción de un deportivo, pero el torque a bajas revoluciones ayuda a empujar en cualquier momento.

El equipamiento incluye una pantalla touch con sistema multimedia y GPS incorporado. Con mi copiloto luchamos un rato hasta poder pasar la temperatura del aire acondicionado de Farenheit a Celsius (con mis lentes de ver de cerca todo hubiese sido más fácil). El climatizador está dividido en derecha e izquierda y tiene dos salidas para la parte trasera que se agradecieron mucho en los cálidos días de este extraño abril.

¿Nos ponemos pedigüeños? Un toma más para USB sería ideal. Con tres adultos exprimiendo sus celulares abordo, un puerto solo suena a muy poco. Si bien hay dos tomas 12v, el USB simplifica adaptadores y enchufes.

Finalmente pasamos la zona de obras en la autopista y aceleramos un poco al HDI, que demostró que se siente cómodo también en esa zona. Hicimos una parada en Villa Carlos Paz, que incluyó: visita al Parque de Asistencia y al equipo Citroën, conferencia de prensa, donación de un C4 Lounge al Instituto Provincial de Educación Técnica Nº 62 (Río Segundo) y almuerzo en el Portal del Lago. Después de eso, de nuevo a nuestro C4 Lounge HDI, para hacer Villa Carlos Paz – Villa General Belgrano.

Este tramo me tocó ir en el asiento de atrás y comprobar que es a prueba de gente XXL, como yo. Piernas más que cómodas y lejos del respaldo del conductor, techo lejos de la cabeza y asientos de buen largo de piernas. Casi dos horas de viaje para 86 kilómetros, con muchos tramos de curvas y montaña y las correspondientes paradas para hacer parte de las fotos que ilustran esta nota. Por momentos, con buen ritmo, el C4 Lounge hizo gala de un muy buen andar, frenado más que eficiente a pesar de la exigencia, y gran confort de marcha.

Estuvimos en el hotel durante unas horas, donde asistimos a una charla sobre Tecnología HDI liderada por Thomas Burguete, gerente de Marketing Estratégico de Citroën Argentina (leer nota aparte).

El día terminó con una cena en Los Reartes y unos kilómetros más en ruta, pero esta vez de noche, con la navegación de Waze a través de Android Auto y la musicalización del “Polaco” Silveira (Clarín, Vorterix y MiuraMag). El manejo de noche en ruta sirvió para comprobar la potencia de las luces de LED y la pobre definición de la cámara trasera, en condiciones de poca iluminación.

TURBONAFTA

El segundo día me tocó la versión THP, naftera, de 165 cv y con caja automática de seis velocidades, todo un cambio a simple vista. Similar equipamiento, aunque este caso era la versión Shine (598.500 pesos), fácil de detectar cuando empezamos a buscar dónde poner la llave y nos dimos cuenta de que el arranque era mediante el botón de Start/Stop. Detalle: el pulsador viene ubicado del lado izquierdo del volante y no del derecho, donde sí está el tambor de la llave en los modelos que lo llevan.

Salir a la ruta y acelerar con ganas alcanzó para darnos cuenta de que teníamos casi 50 HP más debajo del capot. La caja automática responde bien, casi sin retrasos y con suavidad. ¿El resto del conjunto? Mantiene el equilibrio del C4 Lounge: buen andar, silencio a bordo y un pequeño zumbido en el techo solar, cuando está cerrado pero sin la cortina. Probamos varias posiciones y “toques”, pero el zumbido se mantenía a menos que cerráramos la cortina.

Esta vez el recorrido fue más corto, ya que fuimos hasta Santa Rosa de Calamuchita, donde nos adentramos en un campo para dejar allí los autos y caminar hasta el campamento que había preparado Citroën para que viéramos el Super Especial 4 “Santa Rosa – San Agustín”. Una vez que pasaron los autos y almorzamos un gran asado en medio de la montaña, volvimos manejando nuestro THP hasta Villa General Belgrano. Allí nos despedimos de nuestras unidades para emprender el camino al aeropuerto de Córdoba, en micro.

CONCLUSIÓN

Citroën nos dio la posibilidad de manejar y aprender más sobre sus HDI y, además, compararlos con la versión naftera del mismo modelo. Las prestaciones, aún con 50 caballos menos, dejan muy bien parado al “gasolero”, gracias a su mejor eficiencia en el uso del combustible y elasticidad del motor.

La marca del Doble Chevrón es una de las pocas del mercado que todavía sigue apostando a las mecánicas diesel, con una amplia variedad de opciones.

Sin embargo, la gran novedad del C4 Lounge 2018 no es el turbodiesel ni el turbonafta. A partir de este restyling, se sumó la versión 1.6 VTi Live, con motor atmosférico de 115 caballos. Es menos potente, pero logra un precio más accesible: 444 mil pesos. Dentro de un modelo que cambió poco con este restyling, es el principal atractivo para quienes buscan un auto amplio y cómodo, por un precio un poco más accesible.

O.C.

***

Crítica: Citroën C4 Lounge 2018
Autoblog acompañó al equipo Citroën en el Rally de Argentina 2018.

Crítica: Citroën C4 Lounge 2018
Fue una caravana variada, con caballos nafteros, diesel y también de los otros.

Crítica: Citroën C4 Lounge 2018
El rediseño afectó principalmente a la trompa.

Crítica: Citroën C4 Lounge 2018
Sigue siendo un auto elegante y armónico.

Crítica: Citroën C4 Lounge 2018
El nuevo tablero digital requiere cierto acostumbramiento.

Crítica: Citroën C4 Lounge 2018
Las ópticas traseras también son de nuevo diseño.

Crítica: Citroën C4 Lounge 2018
Donación de un C4 Lounge para la escuela técnica de Río Segundo.

Crítica: Citroën C4 Lounge 2018
En la caravana del Doble Chevrón, Autoblog probó los nuevos C4 Lounge HDi y THP.

Crítica: Citroën C4 Lounge 2018
Con el restyling se sumó la versión Live 1.6 VTi, con precios desde 444 mil pesos.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com