Por Carlos Sueldo
@Charlysuelto

El sustantivo “Drive” puede sonar a marca de jabón en polvo, pero tanto en el nuevo sedán Cronos como en el hatchback Argo, FCA lo aplicó para identificar las versiones menos equipadas de la gama. En el Cronos no necesariamente significa que sea una versión “lavada”. Por el contrario, tiene una buena proporción de equipamiento de serie que no lo aleja demasiado de la versión Precision.

Entendiendo entonces que 'Drive' tiene relación con el verbo en inglés, me dispuse a 'manejarlo' durante la presentación de producto en Córdoba, para volcar acá abajo algunas primeras impresiones, sin pretender que sea un verdadero Test "Drive", que requeriría más tiempo.

POR FUERA

En lo primero que me detuve unos minutos fue en el diseño. Quizás influenciado por el poder hipnótico de la descripción de Paula Fujii, el auto en general me gustó mucho.

En persona el Cronos tiene un encanto sutil. Una cierta personalidad en las líneas laterales, las nervaduras del capot y el diseño de los faros (sobre todo los posteriores) a pesar de que en algunas partes se asemeja a formas ya vistas en otros Fiat. Por momentos también aparecen reminiscencias de siluetas vistas en otras marcas (alemanas, como Audi y Mercedes-Benz, por ejemplo).

Como decía antes, a primera vista, cuesta diferenciar el Drive del Precision. Más si –como en la unidad que nos tocó en prueba- tiene incorporado el pack “Conectividad”, que cambia las llantas de chapa por aleación de 15” y en el interior domina en el centro de la consola la pantalla flotante de 7” tal como en el Argo. Un emblema cromado en los laterales con el nombre de la versión ayuda a identificarlo y de paso sirve de adorno.

Según Fiat, por sus dimensiones externas se ubica por encima de sus competidores en el segmento, pero no es muy distinto de su hermano Argo: mide 4.364 mm de largo (366 mm más que el Argo); 1.726 mm de ancho (+ 2 mm) y 1.508 mm de alto (+7). La distancia entre ejes es igual al Hatch: 2.521 mm. Por supuesto, en donde se nota la diferencia es en el baúl: 523 L. contra 300 litros.

POR DENTRO

Si la primera impresión desde afuera fue buena, adentro del habitáculo fue aún mejor: los tapizados, revestimientos, tablero y consola, son muy agradables a la vista. Ahora bien, cuando interviene el tacto ya nacen las primeras dudas: se puede percibir una abundancia de plásticos duros en puertas, volante y apliques en general.

De todos modos las terminaciones no son malas y cuesta encontrar rebordes filosos o mal encastrados. Es sabido que eso no garantiza que luego de los primeros meses de uso no empiecen a aparecer ‘grillitos’ o roturas, pero en principio supongo que al salir del concesionario, la sensación dominante para el flamante propietario será la de estar en un auto con un interior muy agradable

Nuestro Cronos color “Rojo Marsala” (gama de los “perlados”) y con el pack mencionado tenía la central multimedia de 7” compatible con Android Auto y Apple Carplay. No pudimos probar estas funciones de conectividad con el celular, pero sí el comando de voz para cambiar de radio que viene de serie en el volante multifunción. Resultado: funciona bien y responde rápido.

La información de la computadora de abordo se muestra en una pantalla de 3,5” en el centro del cuadro de instrumentos, junto a dos semicírculos verticales: uno para la temperatura y otro para el nivel de combustible. Excepto estos dos últimos, los relojes son de fácil lectura y el conjunto es agradable.

SEGURIDAD

El Cronos Drive viene con lo mínimo exigido por la Ley argentina: doble airbag frontal, frenos ABS y anclajes Isofix. Sólo se destaca por ofrecer el monitoreo de presión de neumáticos.

Hay que saltar a la versión Precision para encontrar control de estabilidad, control de tracción, asistencia al arranque en pendiente y doble airbag lateral.

El Cronos es uno de los primeros autos lanzados a la venta que resultó beneficiado por la prórroga del ESP (control de estabilidad) obligatorio en la Argentina. Iba a regir desde el 1º de enero de 2018, pero un lobby de las once automotrices agrupadas en Adefa consiguió que el Gobierno lo postergara hasta el 2020 (ver nota). Sin esa postergación, el Cronos hubiera estado obligado a ofrecer ESP en todas las versiones.

Autoblog no recomienda comprar autos sin ESP, así que el Cronos Drive no lo consideramos una opción.

Por el momento no existen pruebas de choque independientes para el Cronos. Sería interesante que Fiat patrocinara un crash test de LatinNCAP, para saber si es cierta la resistencia estructural que publicita la marca en este modelo.

COMPORTAMIENTO

Como decíamos más arriba, el andar resultó suave, con buena insonorización y una dirección amigable para las maniobras de estacionamiento, gracias a la asistencia eléctrica con piñón y cremallera, que la hace a la vez lo suficientemente firme al escalar en velocidad.

El conjunto de suspensiones dio muestras de trabajar correctamente en todo momento. Claro que por el recorrido estipulado para la prueba (todos tramos de autovía), no había demasiados desafíos. En Autoblog nos atrevimos a desviarnos un par de kilómetros de ese trazado, para recorrer un tramo de subidas en el “camino al Cuadrado”, cerca del punto base de Salsipuedes.

El motor de 1.332 cc. de cilindrada y 99 CV no es una luz. Ni de cerca. Para obtener una aceleración vertiginosa de 0 a 60 km/h hay que subir rápidamente hasta la 3ra o 4ta marcha. Pero es posible decir que alcanza y sobra para un uso estrictamente urbano, en calles congestionadas y con máximas que no deberían superar esa velocidad. Allí es ágil y liviano, y por la cilindrada, se puede esperar un consumo contenido.

En el recorrido que hicimos junto a un colega de la revista Forbes, el promedio de consumo que indicaba la computadora de abordo fue de poco más de 18 Kilómetros por litro. Nada mal, considerando que no nos limitamos a la autopista, si no que hicimos un par de tramos por calles de Villa Allende y ese trecho de unos 6 Km. ida y vuelta hasta el primer mirador en el camino “al Cuadrado”.

Pero es en rutas o autovías en donde naturalmente se transita a más de 100 km/h en donde el Cronos Drive se queda bastante corto de prestaciones. Los competidores con motores de 1.5 litros lo aventajarán sin esfuerzos. El principal limitante se nota en las recuperaciones: la elasticidad es muy baja y lleva varios segundos pasar de 80 km/h a 100 km/h. Ni hablar si se espera llegar a 130 km/h.

CONCLUSIÓN

El Cronos Drive con el motor 1.3 Firefly de 99 CV puede ser una opción únicamente si no se espera un auto para salir seguido a la ruta, sino más que nada para moverse en ciudad.

Si el comprador va a pretender un comportamiento un poco más reactivo y que le permita crucerear en ruta con mayor holgura, le sugeriría que erogue los 36.000 pesos de diferencia y acceda al Precision MT. No lo pude probar en esta ocasión, pero el motor e-Torq de 1.8 L. es de prestaciones ya reconocidas en el Linea y cabe esperar que la calibración para este nuevo modelo, con una carrocería más compacta, esté por lo menos al mismo nivel.

C.S.

***

Ficha técnica y equipamiento Fiat Cronos  

***

Crítica: Fiat Cronos Drive 1.3

El Cronos en el mirador del camino "al Cuadrado", con las sierras cordobesas de fondo.

Crítica: Fiat Cronos Drive 1.3

Cuesta diferenciar al Cronos Drive del Cronos Precision.

Crítica: Fiat Cronos Drive 1.3

Interior del Cronos Precision A/T (no lo probamos).

Crítica: Fiat Cronos Drive 1.3

Close up del tablero y el volante multifunción del Cronos Precision.

Crítica: Fiat Cronos Drive 1.3

Interior del Cronos Drive M/T con Pack Conectividad.

Crítica: Fiat Cronos Drive 1.3

Buena capacidad del baúl (525 L.) con buen ángulo de apertura (97°).

***

Crítica: Fiat Cronos Drive 1.3

***

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com