Cuando muchas marcas confunden el concepto de vehículos familiares con SUVs o crossovers, Citroën se decidió apostar por la propuesta más clásica y tradicional de vehículos espaciosos y para familias numerosas. Hoy su gama para este segmento arranca con la veterana Berlingo Multispace (cinco asientos), sigue con la C4 Picasso (cinco asientos) y la Grand C4 Picasso (siete asientos). Desde el mes pasado, la gama se completa con la nueva SpaceTourer de ocho asientos (ver nota de lanzamiento).

Es un utilitario de pasajeros que comparte plataforma y algunos componentes con la Jumpy, el utilitario mediano ensamblado en Uruguay (ver nota de lanzamiento). Sin embargo, la SpaceTourer viene importada de Francia, tiene una mecánica completamente diferente y un nivel de equipamiento que la aleja del concepto de un simple furgón.

Manejamos la SpaceTourer durante una semana y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Por empezar, vamos a marcarle la cancha. La rival más directa de la SpaceTourer en nuestro mercado es otra minivan derivada de un utilitario de carga: la Mercedes-Benz Vito Tourer (ocho asientos, 49.600 dólares, leer crítica). Pero también hay que considerar a otros dos rivales: Hyundai H1 (12 asientos, desde 40.500 dólares, leer crítica) y Kia Carnival (once asientos, 58.990 dólares, leer crítica). En 2018 se sumará la versión de pasajeros de la Peugeot Expert: la Traveller de ocho plazas, prima-hermana de esta SpaceTourer.

La Carnival es, en la opinión de Autoblog, la referencia del segmento. Si hablamos del exterior, es la que se acerca más a la estética de un auto o de una van ejecutiva. La SpaceTourer conserva varios rasgos del furgón Jumpy, pero hay que admitir que esta versión de pasajeros está mejor presentada que la Vito Tourer.

Las diferencias las marcan las luces diurnas de leds, la parrilla cromada, las llantas de aleación de 17 pulgadas (con Michelin Primacy3 225/55R17), los retrovisores pintados en color carrocería y los picaportes cromados.

Sus dimensiones son importantes, aunque la SpaceTourer es casi 20 centímetros más corta que la Vito Tourer: 4.956 contra 5.140 milímetros. La diferencia se nota básicamente en el baúl.

POR DENTRO

El interior de la SpaceTourer se puede configurar a gusto del usuario. Las segunda y tercera fila de asientos son plegables y hasta se pueden retirar por completo. Estas dos filas están compuestas por dos butacas individuales y dos dobles (seis plazas en total). Se pueden elegir varias combinaciones posibles.

Las variantes más clásicas: sólo dos butacas delanteras (con un volumen de carga de 2.200 litros), dos filas de asientos para cinco pasajeros (con 750 litros de baúl hasta la base de la luneta) o tres filas para ocho personas (con 224 litros hasta la base de la luneta). Ahí está la diferencia de tamaño con la Vito Tourer, que con las tres filas en uso todavía tiene capacidad para 1.200 litros de carga.

La ventaja de las H1 y Carnival en la cantidad de asientos viene por el lado de que las Vito y SpaceTourer sólo tienen butacas de adultos (con apoyacabezas y cinturones de tres puntos). Las Hyundai y Kia, en cambio, ganan capacidad con butaquines o transportines, menos cómodos y con menos seguridad (cinturones de tres puntos y sin apoyacabezas).

Esa ganancia de asientos es la que, además, permitió que los modelos coreanos se homologuen como vehículos comerciales: están exentos de impuestos internos, un gravamen que sí pagan las Citroën y Mercedes.

Pero volvamos a la cabina de la SpaceTourer: la butaca del conductor tiene ajuste en altura y profundidad. El volante también. La posición de manejo es bien de furgón, aunque muy cómoda. El interior y -sobre todo- la plancha de instrumentos están mucho mejor cuidados que en la Vito. Se nota un esfuerzo de Citroën por despegarse de la estética utilitario, algo que se aprecia menos en la Mercedes-Benz fabricada en Virrey del Pino.

La SpaceTourer tiene un tablero completo, con una buena computadora de abordo y control de crucero. Además, cuenta con pantalla táctil multimedia con GPS y sistema Mirror Screen, para espejar las funciones de dispositivos móviles con Android Auto y Apple Car Play.

Dos excentricidades del puesto de manejo. La primera, no tiene palanca de cambios. La caja automática se opera desde una rara perilla empotrada en la consola central. Otra más: tiene levas del cambio en el volante, algo innecesario en un vehículo de este tamaño y prestaciones.

Si pudiera elegir, cambiaría las levas por una cámara de retroceso: la SpaceTourer tiene apenas sensores de estacionamiento traseros. También es muy atractivo el techo panorámico que ofrecen algunas SpaceTourer en Europa, pero que no está disponible en la Argentina.

Los dos ocupantes de adelante tienen mucho espacio, visibilidad y ventilación. Cuentan, además, con un generoso pasillo central para pasar a las plazas traseras, sin bajarse del vehículo. Se podría pedir un guardaobjetos en el medio, pero la verdad es que sobran huecos en todos los rincones de la SpaceTourer (sobre todo, en los paneles de las puertas).

El climatizador es de tres zonas: dos adelante y una tercera, para las dos filas posteriores. Sobre el techo está el comando individual para los que viajan atrás: se puede regular la temperatura del aire y la velocidad del ventilador. Además, hay varias salidas de aire sobre el techo. Esto es algo fundamental, por un simple detalle: todos los vidrios laterales de la SpaceTourer son fijos, no se abren (con excepción de los dos delanteros).

Las dos puertas laterales tienen apertura eléctrica. Se pueden abrir incluso desde el comando a distancia del llavero. Estas puertas deslizantes son muy cómodas y ocupan poco espacio en estacionamientos estrechos. No se puede decir lo mismo de la tapa del baúl: es de apertura vertical y necesita al menos un metro de espacio libre hacia atrás (y dos hacia arriba) para no pegarle a nada.

El piso de la cabina de la SpaceTourer no está alfombrado. Tiene un revestimiento plástico poco glamoroso, pero muy fácil de lavar. Está pensada para transportar a cierto tipo pasajeros, que serían una pesadilla para las preciosas moquetas de pelo largo de la Carnival. Me refiero a los niños más pequeños, con ese entrañable talento natural para adherirse a la mugre. Son hermosos. Casi humanos.

SEGURIDAD

Primero, recordemos lo ya mencionado: apoyacabezas y cinturones de seguridad de tres puntos para los ocho ocupantes. Además, en las filas Dos y Tres hay anclajes Isofix para sillas infantiles.

El equipamiento se completa con seis airbags (las dos bolsas de cortina abarcan las tres filas de asiento), frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción y asistencia al arranque en pendiente.

La SpaceTourer fue sometida en 2015 a las pruebas de choque de EuroNCAP. Obtuvo la calificación máxima de cinco estrellas, con 87% de protección para adultos, 91% para niños y 64% para peatones.

MOTOR y TRANSMISIÓN

La SpaceTourer llega a la Argentina con una sola combinación mecánica. Y es muy interesante. Tiene un motor 2.0 HDi (turbodiesel) con 150 cv a 4.000 rpm y 370 Nm a 2.000 rpm. Está asociado a una caja automática de seis velocidades, con modo Manual y levas al volante. La tracción es delantera.

El motor de la Citroën tiene un buen rendimiento, pero sus rivales ofrecen más potencia y hasta más torque: H1 turbodiesel (170 cv y 436 Nm), Vito turbonaftera (184 cv y 300 Nm) y Carnival turbodiesel (197 cv y 446 Nm).

Para cumplir con la normativa Euro 5, que comenzará a regir en la Argentina a partir de enero, la SpaceTourer viene equipada con un filtro de urea. Esto requiere recargar el depósito de urea cada 15 mil kilómetros (lleva 20 litros, que cuesta unos 500 pesos). Los intervalos de servicio de mantenimiento de la SpaceTourer son cada 10 mil kilómetros

COMPORTAMIENTO

¿Cómo se prueba una minivan con ocho asientos? Fácil: hay que llenarla de gente y hacerle muchos kilómetros. En una semana, SpaceTourer de Autoblog recorrió 1.200 kilómetros. La excusa: llevar a mi hijo de once años y a sus compañeritos de la Escuela de Escalada, al campamento de fin de año. Fue un viaje de tres días a Balcarce y Sierra de los Padres (sin padres, pero con muchas madres).

La SpaceTourer parece haber sido diseñada para este tipo de excursiones. Hay espacio de sobra. Si bien el baúl no es muy grande con las ocho plazas en uso, hay que usar el ingenio para aprovechar los recovecos bajo los asientos (debajo de cada butaca cabe una mochila entera). También hay muchos huecos en las puertas y entre los dos asientos delanteros.

La mecánica superó la prueba. Incluso con carga plena, la SpaceTourer puede crucerear a 120 km/h en sexta marcha y a sólo 1.900 rpm. El torque es más que suficiente para hacer sobrepasos de camiones y desenvolverse con soltura por los camino de sierras. El consumo medio es excelente: 7,8 litros cada 100 kilómetros.

Las levas del cambio son muy bonitas y curiosas. Pero las usé una sola vez, para ver cómo funcionaban, y no las volví a tocar. Lo mismo puede decirse del modo Manual del cambio: sólo realiza los cambios de marcha con mayor velocidad y a mayor régimen. Nada que no puedas hacer presionando un poco más fuerte el acelerador.

Por algún motivo, las madres no me permitieron medir las prestaciones con el lastre de sus hijos. Pero puedo decir que, en vacío, la SpaceTourer acelera de 0 a 100 km/h en unos respetables 11,9 segundos. La velocidad máxima es de 170 km/h.

Lo mejor de todo es el confort de marcha: es un vehículo silencioso, con suspensiones bien calibradas y unos excelentes frenos (discos en las cuatro ruedas, ventilados adelante).

Lo único difícil es la convivencia abordo. Perdí en la votación por el control del equipo de audio. Mi querida radio AM fue desplazada por Luis Fonsi. Fue un escrutinio bastante ajustado: siete a uno. Así llegamos a las sierras: despacito.

En el campamento de la Sierra La Vigilancia, “mi” SpaceTourer causó sensación. Los escaladores siempre necesitan mucho espacio para transportar sus equipos: cuerdas, cascos, mosquetones, mochilas, carpas, bolsas de dormir, asado, vino.

Y, en contra de lo que muestran algunas publicidades, no utilizan sofisticados vehículos todo terreno. La mayoría de los campamentos están al pie de rutas asfaltadas y los escaladores prefieren otro tipo de 4x4: sus pies y manos. La gracia es caminar y trepar, no andar en auto. Por eso, los vehículos favoritos de los escaladores son los utilitarios prácticos y con mucha capacidad de carga: Kangoo, Partner y Berlingo.

La SpaceTourer es una especie de Berlingo XXL. Cuesta el doble, pero también puede llevar el doble de carga y personas. Me la quisieron comprar más de una vez, pero la mejor oferta que recibí incluía una H1 algo baqueteada, 50 metros de cuerda y tres mosquetones.

CONCLUSIÓN

Si necesitás un vehículo con muchos asientos, el mejor producto que se vende hoy en la Argentina es la Kia Carnival. Tiene el motor más potente, la mayor cantidad de plazas, la mejor calidad de terminación, comportamiento rutero de un gran sedán y un excelente equipamiento de confort. Además, la Carnival está exenta de impuestos internos, por eso cuesta apenas 100 mil pesos más que la SpaceTourer.

Si el Gobierno cumple con la promesa –varias veces anunciada- de eliminar la primera escala de impuestos internos, la SpaceTourer debería bajar su precio en casi 67 mil pesos.

Más allá de eso, la gran ventaja de la SpaceTourer es que puede encarar situaciones que la Carnival ni atrevería a soñar. Por ejemplo, salir de campamento con una parva de niños que salen limpitos de sus casas y vuelven llenos de barro y magullones sangrantes, de tanto escalar entre las piedras.

No tiene alfombras de pelo largo, el interior se limpia con un trapo, tiene una excelente autonomía en ruta y la cabina se transforma en furgón de carga, en pocos segundos y sin mayor esfuerzo. Es la verdadera definición de un vehículo utilitario, en todo sentido.

Por eso, si buscás un vehículo confortable y con muchos asientos, comprá una Carnival. Pero si lo que realmente querés es salir en busca de aventuras, la elección por default ya no es una SUV: primero probá una Citroën SpaceTourer.

Carlos Cristófalo

***

Crítica: Citroën SpaceTourer
Llevamos la Citroën SpaceTourer de camping y escalada, por Balcarce y Sierra de los Padres.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Los escaladores no usan vehículos todo terreno. Pero necesitan muuucho espacio de carga.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Porque para 4x4 ya tienen sus pies y manos.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Gracias a la Escuela de Escalada a Tope (y su mascota Benito), por dejarnos acompañarlos (y transportarlos) durante tres días.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Gracias también al camping de Sierra La Vigilancia (Balcarce).

Crítica: Citroën SpaceTourer
El interior de la SpaceTourer hace un esfuerzo por diferenciarse de un furgón (aunque las levas del cambio ya es como mucho esfuerzo).

Crítica: Citroën SpaceTourer
Esa ruedita es la palanca de cambios. El modo Manual (M) es tan innecesario como las levas.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Tablero claro y con una buena computadora de abordo. En el velocímetro, el indicador amarillo de abajo es la señal de chequeo del filtro con urea.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Pantalla táctil con GPS y Mirror Screen. Te cambio las levas por una cámara de retroceso.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Sobre el techo: comandos del climatizador para las plazas traseras.

Crítica: Citroën SpaceTourer
El más codiciado del camping: enchufe de 220 voltios, bajo el asiento del acompañante.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Posición de manejo de furgón (elevada y erguida), pero confortable y con múltiples ajustes.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Las dos puertas traseras son de apertura eléctrica (y con comando a distancia).

Crítica: Citroën SpaceTourer
Las dos filas de asientos traseras están compuestas por dos butacas individuales y dos dobles. Configuraciones múltiples.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Con las tres filas en uso, el baúl queda algo reducido (aunque hay muchísimo espacio debajo de cada asiento).

Crítica: Citroën SpaceTourer
Los asientos pueden plegar los respaldos.

Crítica: Citroën SpaceTourer
También se pueden plegar por completo.

Crítica: Citroën SpaceTourer
O, directamente, retirarlos del habitáculo (las butacas son pesadas, pero los anclajes son sencillos y robustos).

Crítica: Citroën SpaceTourer
Lo mismo ocurre en la segunda y tercera fila de asientos.

Crítica: Citroën SpaceTourer
La Jumpy no se transforma en SpaceTourer de manera sencilla.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Pero la SpaceTourer sí puede convertirse en Jumpy, con un volumen de carga de hasta 2.200 litros.

Crítica: Citroën SpaceTourer
El único refugio del camping con climatizador trizona y Bluetooth.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Las butacas sirven para el fogón y una que sepamos todos.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Casi no se ve, pero ahí adentro hay un rendidor y económico 2.0 turbodiesel.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Junto a la puerta del conductor: la boca de carga de urea (AdBlue).

Crítica: Citroën SpaceTourer
Bajo el piso: rueda de auxilio del mismo tamaño que las titulares, pero con llanta de chapa.

Crítica: Citroën SpaceTourer
Se viene la tormenta. ¿Refugio o SpaceTourer? Te doy una pista: sólo uno de estos dos tiene enchufe de 220v (y ninguna gotera).

Crítica: Citroën SpaceTourer

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: Citroën SpaceTourer 2.0 HDi Automático
Origen: Francia
Precio: 921.500 pesos (tributa la primera escala de impuestos internos, sujeta a revisión por parte del Gobierno, leer más)
Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
Comercializa: Citroën Argentina (www.citroen.com.ar)

MOTOR
Tipo: diesel, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa por common-rail, turbo de geometría variable, intercooler.
Cilindrada: 1.997 cc
Potencia: 150 cv a 4.000 rpm
Torque: 370 Nm a 2.000 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera, con control electrónico.
Caja: automática Aisin, de seis velocidades con convertidor de par, modo Manual y levas al volante.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: Eje de torsión, con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos.
Frenos delanteros: discos ventilados.
Frenos traseros: discos macizos.
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia electróhidráulica.
Neumáticos: Michelin Primacy3 225/55R17 (rueda de auxilio del mismo tamaño, con llanta de chapa).

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 170 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,9 segundos
Consumo urbano: 8,9 l/100km
Consumo extraurbano: 6,5 l/100km
Consumo medio: 7,8 l/100km

MEDIDAS
Largo / ancho / alto: 4.956 mm / 1.920 mm / 1.905 mm
Distancia entre ejes: 2.925 mm
Peso en orden de marcha: 1.778 kilos.
Capacidad de baúl: 224 / 750 / 2.200 litros
Capacidad de combustible: 69 litros

EQUIPAMIENTO
Doble airbag frontal delantero
Doble airbag lateral delantero
Doble airbag de cortina hasta la tercera fila de asientos
Anclajes Isofix en la segunda y tercera fila de asientos
Frenos ABS con EBD
Control de estabilidad y tracción
Asistencia al arranque en pendiente
Cinturones de seguridad de tres puntos en las ocho plazas
Apoyacabezas en las ocho plazas
Acceso sin llave y encendido por botón
Doble puerta lateral de apertura eléctrica y a distancia
Climatizador de tres zonas
Salidas de aire para las tres filas de asientos
Control de temperatura y ventilación en la segunda y tercera fila
Pantalla táctil multimedia de siete pulgadas con GPS y Mirror Screen
Volante multifunción con ajuste en altura y profundidad
Control de crucero
Luces diurnas de leds
Levantavidrios eléctricos en las dos puertas delanteras
Tapizado en tela
Toma de 220v bajo asiento de acompañante
Llantas de aleación de 17 pulgadas

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar