Desde Mar del Plata (Buenos Aires) – En territorio bonaerense y en pleno invierno, hay pocas ciudades más frescas que Mar del Plata. Y este lugar fue elegido por Ford Argentina para presentar a la más fresca de sus novedades: la EcoSport 2018.

El restyling de la SUV del Óvalo para el Segmento B (chico), se presentó a modo de avant-premiere durante el pasado Salón de Buenos Aires. Y ahora ya está a la venta oficial en nuestro mercado (ver equipamento, ficha técnica y precios).

La EcoSport 2018 estrena diseño, estrena motores y también estrena equipamiento. Ya la manejamos y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

No es una generación completamente nueva. Es un restyling de la EcoSport II, que llegó al mercado en 2012. Por eso, las medidas exteriores apenas cambiaron. Conserva la misma distancia entre ejes (2.519 mm), la misma altura (1.693 mm), el mismo ancho (1.765 mm) y el mismo despeje del suelo (200 mm).

Tan sólo varió el largo total, que pasó de 4.241 mm a 4.269 mm. ¿Qué cambió? La nueva trompa ahora es más prominente, con un nuevo diseño en la parrilla, que adoptó la forma trapezoidal que ya tienen los otros modelos de Ford. También se rediseñaron los paragolpes y estrena un nuevo capot con nervaduras.

Las ópticas son de nuevo diseño. Ahora todas tienen luces diurnas de leds y faros con proyectores. La versión Titanium tiene luces de Xenón.

En los laterales, la novedad viene por el lado de las llantas de nuevo diseño. Ahora las Titanium tienen ruedas de 17 pulgadas. Otro detalle es la antena de radio: antes estaba sobre el parabrisas y ahora está en la parte trasera del techo. Así, se reducen ruidos con el viento.

Hablando de aerodinámica, el coeficiente de la carrocería bajó de 0,395 a 0,380.

En la parte trasera apenas se retocó el paragolpes. Eso es una mala noticia, porque significa que la rueda de auxilio sigue colgando del portón trasero. Es una solución anticuada e incómoda, que se eliminó en mercados como Europa y Estados Unidos (donde la EcoSport debutará a fin de año). Sin embargo, ahí la solución también fue mala: se quitó el auxilio del portón, pero no se colocó ninguna rueda de repuesto en el interior. Sólo hay un kit para reparaciones de emergencia.

¿Por qué la rueda externa es una mala noticia? Porque reduce la visión trasera, queda expuesta a los robos, puede dañar a otros vehículos en maniobras de estacionamiento y obliga a conservar un portón trasero de apertura lateral. Esto exige un espacio extra a la hora de abrir el baúl, para no golpear contra paredes u otros autos.

Si sos lector habitual de Autoblog, perdón: todo eso ya lo leíste muchas veces.

El hecho de que la EcoSport no haya crecido en dimensiones tampoco es una buena noticia. En estos años llegaron muchas nuevas rivales al mercado y todas tienen mayores dimensiones que el modelo de Ford. No lo olvidemos: el tamaño y la apariencia influyen mucho en este segmento. La propia EcoSport lo impulsó cuando surgió en 2003, como una alternativa accesible para quienes soñaban con una gran SUV, pero no tenían dinero para comprarla.

POR DENTRO

Eso repercute también en el interior: la EcoSport sigue teniendo uno de los baúles más chicos del segmento, con apenas 362 litros de capacidad. Ahora se ofrecen una serie de estantes y subdivisiones para optimizar el espacio, pero sigue siendo pequeño.

Pero bueno, la EcoSport 2018 también tiene cosas buenas: la calidad del interior mejoró varios puntos. Estrena nuevos revestimientos blandos en la plancha de instrumentos (en toda la gama) y los paneles internos de las puertas son de nuevo diseño. En la versión Titanium, el panel es bitono y los tapizados son en colores claros, con tapizado en cuero perforado.

Los asientos también se rediseñaron por completo. Los delanteros ahora son un poco más anchos y apoltronados, como para recibir a las tallas XXL de los norteamericanos, que recibirán la EcoSport en noviembre. El asiento trasero también se renovó: los tapizados mejoraron en calidad, tiene más guardaobjetos y sumó tomas de 12 voltios en los laterales. Eso sí: perdió la posibilidad de regular el ángulo de inclinación del respaldo.

El tablero de instrumentos es otra de las novedades. En las versiones Freestyle y Titanium tienen una computadora de abordo con pantalla color de 4,2 pulgadas. Es muy completa en todas las versiones, pero sólo en la versión Titanium incluye información de presión de neumáticos en tiempo real.

La pantalla multimedia es del tipo flotante. Es decir, no está empotrada en la consola. Esto no será del agrado de muchos, porque queda muy expuesta y no se puede ocultar, pero es una tendencia que están siguiendo muchas marcas. Esta pantalla viene con tres medidas en la EcoSport: 4.2 pulgadas (sólo en S), 6.5 pulgadas (táctil, sólo en SE) y 8 pulgadas (táctil, con cámara de retroceso y GPS, sólo en Freestyle y Titanium). Todas vienen con sistema Sync3 con control por voz, pero sólo las táctiles reconocen dispositivos con Apple Car Play y Android Auto.

La Titanium se caracteriza por tener varios detalles exclusivos, como equipo de audio Sony con nueve parlantes y el techo corredizo, que se ofrece por primera vez en la EcoSport.

La posición de manejo sigue siendo la clásica de la EcoSport: elevada y con el volante (procedente del Focus y con levas en las versiones automáticas), que se ajusta en altura y profundidad.

SEGURIDAD

En 2012, antes de que fuera obligatorio, la EcoSport se distinguió por ofrecer doble airbag frontal y frenos ABS de serie, en toda la gama. Ahora, también antes de que sea obligatorio, la EcoSport 2018 viene de fábrica con control de estabilidad, control de tracción y asistencia al arranque en pendiente.

El equipamiento de serie se completa con anclajes Isofix, cinco cinturones de seguridad inerciales y cinco apoyacabezas.

Todas las versiones tienen doble airbag frontal, pero las versiones Freestyle y Titanium suman cinco bolsas más: dos laterales delanteras, dos de cortina y una para las rodillas del conductor.

Esas dos versiones tope de gama también agregan el sistema de mitigación de tendencia al vuelco (RSC). Es un dispositivo que detecta un posible tumbo del vehículo y reduce la posibilidad al limitar el torque del motor y frenar de manera independiente las ruedas más comprometidas.

En las fotos de catálogo que mostró Ford Argentina hasta ahora se veían muchas EcoSport 2018 con discos de frenos traseros. Esto no llegó a nuestro mercado. Sigue teniendo tambores detrás.

LatinNCAP sometió a sus crash tests a una EcoSport con doble airbag frontal. Con el protocolo vigente en noviembre de 2013, el resultado fue de cinco estrellas en protección de adultos y tres para niños. Sería interesante que Ford patrocinase una nueva prueba de choque, para ver cómo inciden las mejoras de seguridad en esta EcoSport 2018 y cómo responde ante el nuevo protocolo más exigente.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Acá están algunas de las principales novedades de la EcoSport 2018. Por empezar, desapareció el motor Sigma 1.6 16v naftero de 110 caballos. Fue reemplazado por un nuevo motor de tres cilindros con block de aluminio y distribución variable: es un TiVCT 1.5 con 123 cv a 6.500 rpm y 151 Nm a 4.500 rpm. Se puede combinar con caja manual de cinco velocidades o automática de seis marchas. No es la vieja Powershift: es la nueva 6F con convertidor de par, que tienen los actuales Mondeo y Kuga.

Por otra parte, el motor Duratec 2.0 de cuatro cilindros (143 cv) fue sustituido por el GDi 2.0, idéntico al que ofrece el Ford Focus III nacional. Tiene sistema de distribución variable 170 caballos de potencia y 202 Nm de torque. Se combina sólo con la caja automática 6F.

Ventajas de la EcoSport argentina por sobre la configuración brasileña: se conserva la opción 1.5 TDCi (turbodiesel), que ahora aumentó la potencia de 90 a 100 cv. Y se conserva la opción con tracción integral, que Brasil la tendrá recién más adelante.

La EcoSport 4WD se combina sólo con el nuevo motor GDi 2.0 y solo con caja automática 6F (antes tenía caja manual).

COMPORTAMIENTO

La prueba de manejo consistió en un recorrido por Mar del Plata, Miramar y Chapadmalal, con tramos de ciudad y ruta. Y se completó con un ligero off-road hasta la Bodega Trapiche. Autoblog probó una EcoSport 1.5 Titanium Automática. Es interesante que Ford ofrezca el nivel de equipamiento más completo con las dos opciones de motores.

La primera sorpresa es la insonorización del habitáculo. El motor de tres cilindros vibra muy poco, pero además se hizo todo un trabajo de ingeniería para aislar bien a la cabina. Tiene un nuevo parabrisas acústico y un capot con mejor material aislante.

El ruido aerodinámico se redujo por la reubicación de la antena de radio y por pequeños deflectores en el spoiler y en los espejos retrovisores. Todo eso se nota bastante.

Además, se hicieron otras mejoras en la estructura del vehículo, con refuerzos en las puertas y la carrocería, para aumentar la resistencia a la torsión.

Con respecto a los trenes de rodaje, estrena nuevos bujes en la suspensión. El eje delantero ahora tiene una suspensión con un recorrido 17 milímetros mayor. En el eje trasero, se aumentó un 15% la rigidez de la barra de torsión y tiene nuevos espirales traseros progresivos.

De esta manera, se redujo el rolido de la carrocería, disminuyeron las vibraciones al volante y se redujo cierta aspereza en el andar. Sin embargo, todas estas mejoras las vas a notar con mayor precisión en las versiones con llantas de 15 y 16 pulgadas. La Titanium, con las vistosas de 17", está penalizada por el bajo perfil del neumático (Michelin Primacy3 205/50R17), sobre todo cuando se circula por caminos que no son del todo perfectos.

El motor 1.5 es una pequeña sorpresa. No tiene un desempeño deportivo, pero sin dudas tiene una respuesta en baja y en alta superior a la del viejo Sigma 1.6. En eso ayuda mucho la caja automática de seis velocidades, que se encarga de hacer trabajar al motor siempre en el régimen ideal: entre 3.000 y 5.000 rpm. Fuera de ese rango es algo remolón.

En ruta, a 120 km/h y en sexta velocidad, el motor trabaja a 3.000 rpm.

La caja tiene un modo secuencial que aumenta la respuesta del acelerador y estira los cambios hasta un mayor régimen, pero no hace gran diferencia en un manejo convencional.

Más allá de eso, y a pesar de sus tres cilindros, es un motor que puede encarar sin problemas los viajes familiares en ruta. No fue posible medir prestaciones ni consumos, aunque la computadora de abordo indicó un promedio de 6,5 litros cada 100 kilómetros para todo el trayecto. Se probó con cuatro adultos y un poco de equipaje.

Quedará para más adelante una prueba de otras versiones. ¿La configuración favorita de Autoblog? Parece muy interesante la nueva EcoSport 4WD, con 170 caballos de potencia, doble tracción y caja automática.

CONCLUSIÓN

Ford Argentina presenta a la EcoSport 2018 como la tercera generación de este modelo. No es cierto: es un restyling de la segunda generación. Pero, hay que admitirlo: ¡qué restyling! Mientras otras marcas se limitan a cambiar faros, parrillas y llantas en sus facelifts, la EcoSport renovó la oferta de motores, transmisiones, cambió por completo el interior y sumó equipamiento de seguridad vital de serie. Sí, además, cambió faros, parrillas y llantas.

Lo único que no cambió es la plataforma, la base estructural. Sigue siendo la EcoSport de segunda generación, con las mismas dimensiones de siempre. Y ese es su principal defecto, porque en los últimos años surgieron muchas competidoras con dimensiones y espacio interior claramente más amplios.

¿Habrá una verdadera tercera generación de la EcoSport? Seguramente, pero es muy pronto para hablar de eso. Este modelo se está lanzando recién en noviembre como una absoluta novedad en Estados Unidos y 140 países más. Le esperan muchos años en ciclo de producción.

Por eso, si no necesitás grandes dimensiones y aceptás poner un manto de piedad sobre la bendita rueda de auxilio colgando del portón trasero, la EcoSport 2018 tiene mucho para ofrecer: mecánicas eficientes, seguridad de serie, calidad de terminación y la oferta de dispositivos de conectividad más variada del mercado.

A eso hay que sumarle que es la única SUV chica con motorización turbodiesel y que es una de las pocas que aún ofrece tracción integral.

La EcoSport inventó este segmento hace quince años y estuvo mucho tiempo sola en el mercado. Ahora, cuando surgen competidores nuevos todos los días, se mantiene como una referencia ineludible a la hora elegir entre las numerosas opciones del mercado. El rango de precios es muy amplio, entre 370 mil y 510 mil pesos.

Hay opciones para todos los gustos y, quizás por eso, en este 2017 se mantuvo como líder en ventas. Incluso cuando ya todos sabían que llegaba esta evolución (muy) mejorada.

C.C.
Fotos: Rodrigo Barcia - Autoblog Uruguay y Ford Argentina

***

Crítica: Ford EcoSport 2018
La EcoSport 2018 se presentó hoy en Mar del Plata.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Y Autoblog ya la manejó.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Los precios arrancan en 370 mil pesos (ver todos los precios y descargar ficha técnica).

Crítica: Ford EcoSport 2018
Autoblog eligió la versión 1.5 Titanium Automática.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Tiene tres cilindros, 12 válvulas, distribución variable y 123 caballos de potencia.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Se puede combinar con caja manual de cinco velocidades.

Crítica: Ford EcoSport 2018
O con automática de seis marchas, la misma 6F con convertidor de par que tienen el Mondeo y la Kuga.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Motor chico, pero con equipamiento tope de gama (Titanium).

Crítica: Ford EcoSport 2018
Viene con plancha de instrumentos bitono y tapizados claros, en cuero microperforado. Las butacas ahora son más grandes.

Crítica: Ford EcoSport 2018
El asiento trasero también es de nuevo diseño, con tomas de 12v en cada rincón. Pero perdió el respaldo de inclinación variable.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Sólo se puede plegar por un tercio o dos tercios, para ampliar la capacidad del pequeño baúl (ahora tiene bandejas para optimizar el espacio).

Crítica: Ford EcoSport 2018
El volante tiene diseño heredado del Focus, con levas al volante en las versiones automáticas.

Crítica: Ford EcoSport 2018
El climatizador también es de nuevo diseño y cuenta con más funciones de enfriado rápido. Puertos USB y 12v por todos lados.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Hay tres tipos de pantallas multimedia. Todas son del tipo "flotante". De ocho pulgadas en las versiones Titanium y Freestyle.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Cuentan con Apple Car Play y Android Auto. Pero, para usar el GPS del auto, hay que desconectar esas funciones (error que repiten todos los sistemas Sync3 Mirror Screen de Ford).

Crítica: Ford EcoSport 2018
Por primera vez, techo corredizo en la EcoSport (sólo en Titanium).

Crítica: Ford EcoSport 2018
La parrilla ahora está más alta. Las ópticas tienen luces diurnas de leds y proyectores en todas las versiones. Xenón, sólo en Titanium.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Las llantas de 17 pulgadas de la Titanium son más vistosas, pero el perfil más bajo de los neumáticos se nota demasiado cuando el asfalto no es perfecto.

Crítica: Ford EcoSport 2018
La rueda de auxilio sigue colgando del portón trasero.

Crítica: Ford EcoSport 2018
En Europa y Estados Unidos es opcional, pero en esos casos ni siquiera cuentan con auxilio: sólo con un kit de reparación.

Crítica: Ford EcoSport 2018
Con diez versiones, ESP de serie y la mayor variedad de mecánicas, la EcoSport 2018 apuesta a mantenerse como la SUV chica más vendida de la Argentina.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com