Primero fueron las bicicletas, después las motos y más tarde llegaron los autos. Cuando muchos pensábamos que la invasión de vehículos chinos se iba a limitar a esos segmentos del transporte, llegó a la Argentina la Foton Tunland: la primera pick-up china que compite en el rubro más peleado y tradicional de nuestro mercado, el de las chatas medianas.

Se posiciona ahí donde reinan las Toyota Hilux (vehículo más vendido de Argentina en 2016), Volkswagen Amarok, Ford Ranger, Chevrolet S10, Nissan NP300 Frontier y Mitsubishi L200.

Sí, ahí mismo donde pronto se sumarán las Mercedes-Benz Clase X y Renault Alaskan. Ese es el mercado ultra-competitivo donde Ralitor lanzó a la venta la Foton Tunland.

Hasta hace unos meses, Ralitor era una empresa poco conocida. En los últimos años fue apenas el importador de los camiones chinos JMC y DFM. Sin embargo, todo cambió en enero de este año: se convirtió en noticia a nivel nacional, al transformarse en una terminal automotriz por decreto presidencial (única manera de poder fabricar vehículos en la Argentina). Después de muchos años de negociaciones, Ralitor alcanzó el mismo estatus administrativo que las fábricas de Toyota, Volkswagen, Ford (y todas las otras automotrices radicadas en el país).

Por ahora, Ralitor no tiene planes de fabricar la Foton Tunland en Argentina. El permiso de terminal automotriz lo utilizará para producir camiones en La Plata. Pero la Tunland se vio beneficiada, de entrada, por la red de 24 concesionarios oficiales JMC/DFM, que la empresa ya tiene en las principales ciudades del país. Allí es donde -con la preventa que arrancó en diciembre y la comercialización oficial que se inició en marzo- se está ofreciendo y brindando servicio a las Foton Tunland.

Por ahora, se comercializa en una sola versión: doble cabina, con motor 2.8 turbodiesel, tracción 4x4 y caja manual. Su precio es de 598 mil pesos. La manejamos una semana y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Las pick-ups están de moda en la Argentina. Y la Foton Tunland produce curiosidad. Esa trompa con parrilla cromada en forma de alas y ese logo algo familiar (como el de Adidas, aunque girado 90 grados) llaman la atención en la calle.

La Tunland está lejos de la estética de las pick-ups más modernas y estilizadas del mercado. De hecho, en algunos rasgos, recuerda a la Hilux de generación anterior.

Con 3.105 milímetros, su distancia entre ejes es dos centímetros mayor que la Toyota (Hilux nueva y vieja conservan la misma batalla de 3.085 mm). Es casi igual de larga y ancha, pero es claramente más alta: 1.860 mm. El buen despeje de 220 mm completa una pick-up que no se destaca por su diseño, pero que al menos sí impone presencia.

De perfil, casi todas las pick-ups medianas son muy parecidas. Por eso, cada marca busca algún rasgo o detalle que la distinga de la competencia. En el caso de la Tunland, esos detalles son las branquias laterales para la salida de aire del motor y el leve deflector sobre la tapa de la caja de carga, muy similar al que tiene la Nissan NP300 Frontier.

Tiene faros con proyectores y luces antiniebla, pero acá no hay leds ni xenón, como en las chatas más modernas. Las ruedas son una agradable sorpresa: vienen de serie con llantas de aleación de 17 pulgadas y cauchos Giti Savero HT Plus 265/65R17. Estos neumáticos son de uso mixto y tienen un aceptable taco para el barro, algo que no ofrecen otras pick-ups, con gomas más lisas para asfalto.

La caja de carga tiene la medida clásica de metro y medio por metro y medio, aunque no es muy profunda: 440 milímetros. Lo bueno es que la superficie de la caja viene protegida desde fábrica. No tiene un cobertor de plástico -que evita rayones, aunque a veces promueve el óxido en la capa de aire, que queda entre la chapa y el revestimiento-. La caja de la Tunland tiene una protección en base a una pintura plástica y porosa. La chapa queda revestida por completo y se elimina el riesgo de corrosión.

Bajo el piso de la caja de carga está la rueda de auxilio: tiene el mismo tamaño y llanta que las cuatro titulares (como corresponde). Bajo la parte delantera hay un buen protector de cárter y dos ganchos de rescate. Atrás, un olvido imperdonable: no tiene ganchos. Si te vas a caer a una zanja, que no sea de trompa.

Ralitor planea ofrecer en el futuro algunos accesorios, como barras cromadas para la caja de cargas y anclaje para remolque.

POR DENTRO

La cabina de la Tunland no es moderna ni lujosa. Es simple y austera. La única concesión al diseño son algunos apliques de plástico en la plancha de instrumentos, que imitan a la fibra de carbono.

Los materiales no son de gran calidad, pero están bien encastrados. La aislación es correcta. No hay ruidos. Ni siquiera cuando se circula por caminos en mal estado.

Lo único que no me gustó es el tacto del volante: está forrado en una imitación de cuero demasiado granulosa y áspera. Es una pena, porque el resto del habitáculo está ok, pero falla justo donde vas a depositar tus manos durante la mayor parte del tiempo.

La posición de manejo está bien, aunque prefiero las pick-ups donde el volante se ajusta también en profundidad, como en la Amarok. En las plazas traseras hay buen espacio. No es la pick-up más cómoda, pero pueden viajar cinco adultos en total.

El tablero de instrumentos es sencillo. Tiene cuatro indicadores con relojes, como corresponde, pero la computadora de abordo es incompleta. No tiene datos de autonomía ni de velocidad promedio.

Cuenta con climatizador de una sola zona y una pantalla táctil multimedia de siete pulgadas. No incluye cámara de retroceso y su estética es un poco aftermarket, pero responde de manera muy rápida en sus comandos (mucho más rápido que la insólita touchscreen de la Hilux).

Para ser la única versión disponible en la Argentina, la Tunland está bien equipada: tiene tapizados en cuero sintéticos, levantavidrios eléctricos en las cuatro puertas, retrovisores eléctricos, tomas USB y de 12 voltios.

Ralitor analiza la posibilidad de traer variantes más básicas en el futuro, pero todavía no se definió la configuración ni la fecha de lanzamiento.

SEGURIDAD

La Foton Tunland viene de serie con doble airbag frontal, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción, asistencia al arranque en pendiente y anclajes Isofix.

Está bien, pero hay rivales que ofrecen hasta siete airbags, control de balanceo de tráiler y otras ayudas a la conducción. Otro olvido: el pasajero central trasero no tiene apoyacabezas y el cinturón de seguridad es de sólo dos puntos.

No hay datos de pruebas de choque realizados por organismos independientes. La Foton Tunland ya se está vendiendo en varios países de nuestra región y sería una buena idea patrocinar un crash test de LatinNCAP: sería una buena información para usuarios particulares, pero sobre todo para las empresas con flotas, que ya están usando las calificaciones de ese organismo para definir las compras de vehículos. No lo hacen de motu-propio: lo exigen algunas Aseguradoras de Riesgo del Trabajo.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Tiene diseño chino, pero a la hora de definir la parte mecánica, Foton salió a buscar a algunos de los mejores proveedores del segmento de las pick-ups. El motor se lo encargó a Cummins: tiene un 2.8 turbodiesel perteneciente a la familia ISF, diseñado para vehículos de trabajo pesado. Entrega 170 caballos de potencia y 360 Nm de torque. Está fabricado por Cummins en China, pero tiene la ventaja de contar con garantía reconocida por Cummins Argentina.

La caja manual de cinco velocidades es de Getrag. Tiene reductora y caja de transferencia Borg Warner. Los ejes son Dana. Son nombres muy conocidos en el mundo de los vehículos de trabajo y todo terreno.

La Tunland llega de serie a la Argentina con doble tracción. Se conecta incluso con el vehículo en movimiento, hasta una velocidad de 70 km/h.

No cuenta con bloqueos de diferencial. Por el momento, tampoco hay versiones con caja automática o tracción simple.

COMPORTAMIENTO

En un mercado donde las pick-ups se comportan cada vez más como autos, la Tunland tiene un temperamento bien de chata: el pedal del embrague hay que pisarlo con fuerza, la salida desde abajo en primera tiene mucha polenta y la suspensión es algo dura, saltarina. Todos estos rasgos recuerdan mucho al comportamiento de las Hilux y Ranger de anterior generación: justo antes de que se volvieran "tecnológicas" (siguiendo el camino iniciado por la Amarok).

Esto no significa que la Foton sea una pick-up incómoda. Es una camioneta competente para el uso diario, pero está claro que se trata de un vehículo de trabajo, pensado para caminos duros.

El motor Cummins sorprende: responde muy bien, es poco ruidoso, no vibra mucho y consume poco. Sólo hay que saber llevarlo siempre en el régimen ideal: entre 1.300 y 3.600 rpm. Fuera de esos márgenes pierde respuesta y elasticidad.

La caja de cambios es muy precisa y robusta. La quinta marcha está pensada para viajar en ruta, con poco gasto: a 120 km/h, el motor trabaja a sólo 2.200 rpm.

Consume una media de 11,5 litros cada 100 kilómetros. En ruta, si se cuida el pedal derecho, se puede llegar a un promedio de 10,5 litros. Es un valor muy bueno y garantiza una excelente autonomía, teniendo en cuenta que el tanque tiene 75 litros de capacidad.

Pero más allá de la ruta, su terreno favorito es el off-road. El chasis de la Tunland se siente muy robusto, tanto con la caja vacía como con carga. Y tiene detalles que otras competidoras no ofrecen, como unos notables frenos a disco ventilados en las cuatro ruedas. Son incansables.

No encontramos barro, pero sí caminos de tierra en muy mal estado. Ahí es donde se siente robusta y dura, como la anterior Hilux. Esto significa lo siguiente: es muy probable que tus huesos se cansen antes que este chasis.

Las prestaciones medidas por Autoblog no son las de un auto de carreras: acelera de 0 a 100 km/h en 12,5 segundos y la velocidad máxima es de 160 km/h. En su defensa, hay que decir que la unidad era flamante. La recibimos con apenas 240 kilómetros recorridos.

Cummins equipa a otra pick-up de trabajo en la Argentina: la poderosa Ram 2500 Turbodiesel. Y la gente de Chrysler considera que el motor "está ablandado" recién a partir de los 50 mil kilómetros. Hablamos de impulsores de trabajo, diseñados para durar cientos de miles de kilómetros. Por eso, las verdaderas prestaciones habría que medirlas cuando el vehículo ya tiene un buen uso.

En un mercado donde hay pick-ups que están eliminando la caja reductora (Amarok Automática y Toro, por ejemplo), hay que destacar que la Tunland conserva esta posibilidad. El accionamiento de la baja es muy suave y eficiente. El motor, una vez más, sorprende por su empuje.

Otro punto destacable es la configuración de la electrónica. La Tunland viene de serie con controles de estabilidad y tracción, pero los dos se pueden desconectar por completo, para dejar todo el control (y la responsabilidad) en manos del conductor.

CONCLUSIÓN

La Foton Tunland tiene muchos desafíos por delante. Por un lado, compite en un segmento donde hay muchos (y muy buenos) rivales. Además, su precio de 598 mil pesos no es el más caro, pero tampoco es el más barato.

Hasta ahora, en la Argentina, el único mercado de vehículos que las marcas chinas lograron conquistar es el de las motos pequeñas. Y lo hicieron con un argumento irrefutable: cuestan casi la mitad que los modelos de marcas más tradicionales, como las japonesas.

Por eso, una versión de entrada a gama de la Tunland -más accesible, pero con la misma mecánica- podría ser una opción que invite a meditar a más de uno.

La Foton Tunland se presenta como una pick-up de trabajo, cuyo mejor argumento de venta es un excelente motor y varios componentes garantizados por algunos de los mejores proveedores del mercado de chatas. No es lujosa, pero está bien terminada y aguantó los maltratos de una semana, sin chistar.

Sin embargo, lo que más sorprende es la osadía de este producto. Apunta al público más exigente, conservador y tradicional del mercado. En la Argentina, el país de las pick-ups, los chinos desembarcaron con una terminal argentina y quieren competir. Si serán atrevidos.

Carlos Cristófalo
Producción fotográfica: Garage Creativo

***

Crítica: Foton Tunland 4x4
La Foton Tunland recuerda mucho a la Toyota Hilux de anterior generación.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Una pick-up de trabajo dura, pero que aguanta los malos tratos.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Llega en una sola versión a la Argentina: 2.8 turbodiesel, 4x4, doble cabina y caja manual.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Su precio es de 598 mil pesos. No es la más cara, pero tampoco la más barata.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Interior sencillo y sin gran diseño, pero sin ruidos y bien terminado.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Capacidad para cinco pasajeros, pero el central-trasero tiene menos seguridad.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Tablero simple y claro. La computadora de abordo podría ser más completa.

Crítica: Foton Tunland 4x4
La pantalla táctil tiene estética aftermarket, pero es rápida y fácil de utilizar.

Crítica: Foton Tunland 4x4
La única concesión al lujo: tapizado en cuero sintético y revestimientos en imitación de fibra de carbono.

Crítica: Foton Tunland 4x4
La doble tracción y la reductora se accionan desde esta perilla. El control de estabilidad se desconecta por completo.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Caja de carga con protección contra rayones y óxido de serie. Varias marcas deberían imitarla.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Capacidad de carga de una tonelada.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Los bajos delanteros: buen cubrecárter y dos ganchos de rescate.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Los bajos traseros: auxilio con llanta y neumático homogéneos y sin ganchos de rescate.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Las Giti tienen un buen dibujo mixto, a diferencia de otras pick-ups con neumáticos más pensados para asfalto.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Spoiler símil Nissan NP300 Frontier y un nombre todavía poco conocido en nuestro mercado.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Este nombre es más conocido. Y respetado.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Motor de la familia ISF, con garantía de Cummins Argentina.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Trotsky la aprobó.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Y Autoblog la aceleró a fondo.

Crítica: Foton Tunland 4x4
Hasta hacerla volar.

Crítica: Foton Tunland 4x4

***

FICHA TECNICA

Modelo probado: Foton Tunland 4x4
Origen: China
Precio: 598.000 pesos.
Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros
Comercializa: Ralitor S.A. (www.foton4x4.com.ar)

MOTOR
Tipo: diesel, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa por common-rail, turbocrompresor, intercooler, normativa Euro V.
Cilindrada: 2.776 cc
Potencia: 170 cv a 3.600 rpm
Torque: 360 Nm a 1.800 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción a las cuatro ruedas, desconectable y con reductora.
Caja: manual, de cinco velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: eje de torsión, con elásticos, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados
Frenos traseros: discos ventilados
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia hidráulica
Neumáticos: Giti Savero HT Plus 265/65R17 (rueda de auxilio de la misma medida y llanta)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 160 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 12,5 segundos
Consumo urbano: 12,3 l/100km
Consumo extraurbano: 10,7 l/100km
Consumo medio: 11,5 l/100km

MEDIDAS
Largo / ancho / alto: 5.310 mm / 1.880 mm / 1.860 mm
Distancia entre ejes: 3.105 mm
Despeje del suelo: 220 mm
Peso en orden de marcha: 1.950 kg
Caja de carga: 1.520 mm de largo, 1.580 mm de ancho máximo, 440 mm de profundidad.
Capacidad de combustible: 75 litros

EQUIPAMIENTO
Doble airbag frontal delantero
Frenos ABS con EBD
Control de estabilidad y tracción
Cuatro cinturones de seguridad de tres puntos (trasero central, de dos puntos)
Cuatro apoyacabezas
Anclajes Isofix
Bloqueo de puertas automático en movimiento
Climatizador automático de una zona
Computadora de abordo
Protección de caja de carga
Protector de cárter
Espejos retrovisores con ajuste eléctrico
Levantavidrios eléctricos en las cuatro puertas (conductor, one-touch)
Faros antiniebla
Faros delanteros regulables en altura
Equipo de audio con Radio/CD/MP3/Aux/USB/Bluetooth
Tapizado en símil cuero
Volante multifunción forrado en símil cuero, con ajuste en altura
Llantas de aleación de 17 pulgadas

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com