Hacía tiempo que en Autoblog no probábamos un Mitsubishi. La última crítica a un modelo de la marca japonesa fue a la Outlander Sport, en julio de 2012. Pero la pick-up L200 la conocimos en detalle y hasta fue protagonista de un Focus Group con lectores, en diciembre de 2011.

Ahora la chata mediana de Mitsubishi se renovó por completo. La quinta generación de la L200 se presentó en noviembre del año pasado (ver equipamiento). Llega importada de Tailandia, con un motor 2.4 turbodiesel con 181 caballos de potencia. Se ofrece sólo con doble tracción. La única opción disponible es la caja manual (seis marchas, 51.900 dólares) o automática (cinco marchas, 53.900 dólares), ambas con reductora.

Lo curioso es que, a diferencia de todos los competidores del segmento, el importador Alfacar decidió lanzar la quinta generación de la L200 manteniendo a la venta la cuarta generación importada de Brasil: es la 3.2 GLS (37.500 dólares) y CR (42.900 dólares con caja manual y 44.500 dólares con automática).

La diferencia está en la mecánica, el diseño, el equipamiento y los impuestos (la L200 brasileña no paga el arancel aduanero del 35%).

La idea de Alfacar es posicionar a la chata brasileña como un vehículo de trabajo. Y orientar a la tailandesa como una chata para viajes y travesías, aunque no para heavy-duty.

¿Pero es que acaso no se la banca? Eso está por verse.

La crítica completa se publicará la semana que viene.

C.C.

***

En el garage de Autoblog: Mitsubishi L200 2.4 DI-D
La Mitsubishi L200 2.4 DI-D 4x4 Automática cuesta 53.900 dólares.

En el garage de Autoblog: Mitsubishi L200 2.4 DI-D
La crítica completa se publicará la semana que viene.

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com