El Volkswagen Vento ya es uno de los sedanes más veteranos del Segmento C (compacto) en la Argentina. Esta segunda generación se lanzó a la venta en mayo de 2011 (leer crítica) y recibió un restyling en enero de 2015 (leer crítica).

A fines del año pasado, el Vento recibió una nueva actualización, donde se sumó la versión deportiva GLi (leer crítica). Sin embargo, la variante que más cambios introdujo con esta actualización está en la gama intermedia: el motor el 2.5 de cinco cilindros y 170 caballos de potencia fue reemplazado por un moderno 1.4 turbo de 150 cv.

Manejamos durante una semana el nuevo Vento 1.4 TSi Highline DSG (486.182 pesos). La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Si empezamos analizando el diseño exterior, el Vento 2017 arranca en menos diez. Ya era un sedán de diseño apático y conservador cuando se lanzó en 2011. Y los pequeños cambios introducidos en 2015 no ayudaron mucho. Parece el tío del primer Vento, no su hermano más joven.

A diferencia de la primera generación, que era un Golf Sedán, el actual Vento tiene poca relación con el exitoso hatch de VW. La próxima generación del Vento debería llegar a partir de 2018 o 2019. Todavía no se sabe si, como ocurrió en su momento con el Bora, este Vento se mantendrá en el tiempo y conviviendo con el nuevo modelo. Todo dependerá de la demanda de los cuatro países donde más vende en estos días: Estados Unidos, México, Brasil (tres mercados donde se ofrece con el nombre Jetta) y Argentina (Vento).

Si el Vento GLi se actualizó con un tuning para hacerlo más llamativo, el Vento 1.4 TSi sigue siendo tan discreto y bajo-perfil como el 2.5: sólo se destaca por las llantas de aleación de 16 pulgadas (con Hankook Ventus Prime 205/55 R16), la doble salida de escape, el techo corredizo y las molduras cromadas en las ventanillas laterales (sólo con nivel de equipamiento Highline).

Sin embargo, es inevitable decirlo: este Vento 2017 queda anticuado ante rivales de diseño mucho más moderno, como el Honda Civic, el Chevrolet Cruze y el Kia Cerato, por citar a los últimos lanzamientos del Segmento C.

POR DENTRO

Acá sigue la tendencia discreta y conservadora, aunque con una ventaja: la calidad de los materiales y las terminaciones siempre estuvo entre las mejores de su segmento. A mí no me gustan mucho las inserciones en madera en las puertas y la plancha de instrumentos, pero acepto eso porque viene acompañado de plásticos, gomas, aluminio y materiales aislantes, que contribuyen a una cabina silenciosa y agradable al tacto.

Los usuarios históricos del Vento, sin embargo, notarán que con cada evolución de este modelo, se aleja más de la añorada excelencia de la primera generación. Esa decadencia lo mostramos en detalle en esta nota de 2012.

Por eso mismo, el Golf hoy tiene un habitáculo más moderno y con terminaciones un poco más cuidadas.

La principal novedad en la cabina viene por el lado del nuevo sistema multimedia App Connect. Tiene una pantalla táctil Composition Media con Mirror Screen, que permite espejar las funciones de dispositivos móviles con Android Auto y Apple CarPlay. Lo mejor de todo: pasó a la historia ese manojo de cablecitos y adaptadores que demandaban los anteriores equipos de audio RCD. Ahora el Vento viene de serie con un puerto USB (increíble, en 2017, tener que destacarlo como una novedad).

Por lo demás, sigue siendo un auto confortable, donde se pueden acomodar hasta cinco adultos. El baúl conserva sus excelentes 510 litros de capacidad. Mejor aún: bajo el piso del baúl hay una rueda de auxilio como corresponde. Tiene la misma medida y llanta de las cuatro titulares.

Con respecto al Vento 1.4 Comfortline (444.381 pesos), esta versión Highline se destaca por ofrecer tapizado y revestimientos de las puertas en cuero de imitación.

Si hilamos más fino, otra novedad es la palanca de cambios. Ahora tiene siete marchas y es una pena que no ofrezca levas al volante. Las merece. Sobre eso hablaremos más adelante.

SEGURIDAD

Todos los Vento 2017 (1.4 TSi y 2.0 GLi) vienen de serie con el mismo equipamiento de seguridad. Y eso es muy bueno.

Incluye seis airbags, frenos ABS con repartidor de frenado, anclajes Isofix, control de estabilidad, control de tracción, detector de fatiga, alerta de punto ciego, asistencia al arranque en pendiente. Algunos competidores vienen más completos, por ejemplo con monitoreo de presión de neumáticos (Chevrolet Cruze) y frenado automático de emergencia (Ford Focus).

Con respecto a los Vento Highline y GLi, lo único que el 1.4 TSi Comfortline no tiene son los sensores de estacionamiento delanteros y traseros.

Con el protocolo de 2013, LatinNCAP sometió a sus pruebas de choque a un Vento/Jetta con sólo doble airbag frontal. A modo de referencia, obtuvo la calificación máxima de cinco estrellas en protección de adultos y cuatro para niños.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Antes que nada, una aclaración: los Vento 2017 se ofrecen sólo con dos motorizaciones nafteras: 1.4 TSi y 2.0 GLi (leer crítica). Sin embargo, en las listas de precios de Volkswagen Argentina permanecen los modelos 2016, con opciones mecánicas 2.0 8v (115 cv), 2.0 TDi (110 cv) y 2.5 (170 cv). Estas versiones no tendrán reemplazo cuando se agote el stock, lo cual significa que el Vento no sólo perdió el motor de cinco cilindros: también desapareció la opción turbodiesel y la de entrada a gama.

Ahora vamos al 1.4 TSi. Es el mismo impulsor que equipa el Golf VII desde su llegada a la Argentina, tanto en la versión Hatchback (leer crítica) como Variant (leer crítica).

Tiene 1.395 centímetros cúbicos de cilindrada, inyección directa, turbo, intercooler y sistema Start&Stop. Desarrolla 150 caballos de potencia a 3.500 rpm y 255 Nm de torque entre 1.500 y 3.500 rpm.

También hay novedades en la transmisión. Se conserva la opción de caja manual de seis velocidades y adoptó la caja automática DSG (doble embrague) del Golf, con siete velocidades. Esta caja reemplaza a la antigua Tiptronic de seis velocidades, que tenía el Vento 2.5. La tracción es delantera.

COMPORTAMIENTO

La pregunta que más veces me hicieron durante la semana de prueba de este Vento fue: “¿Y qué tal el uno-cuatro? ¿Empuja igual que el dos-cinco?”

La respuesta es un “sí”. Pero también un “no”.

Me explico: “no”, porque saliendo desde abajo, el nuevo motor no tiene la fuerza de torque natural que siempre otorga un mayor desplazamiento y una mayor cantidad de cilindros. Eso se nota en los valores de aceleración: el 2.5 pasaba de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos, mientras que este 1.4 cubre la misma prueba en 9,3 segundos.

La caja DSG de siete marchas también se caracteriza por dudar durante algunas décimas de segundo cuando se pisa el acelerador a fondo a baja velocidad. En modo normal (D) es una transmisión pensada para economizar combustible. Este lag se elimina por completo usando el cambio en modo deportivo (S).

Y la respuesta también es “sí”, porque una vez que entra en acción el turbo, el 1.4 empuja todavía más que el 2.5. Tiene menos potencia (150 contra 170 cv), pero cuenta con un torque máximo más elevado a pleno régimen (255 contra 240 Nm).

A eso hay que sumarle el excelente trabajo que hace la caja, ahora así, cuando se la exige a fondo. El paso de marchas es rapidísimo e imperceptible. Esto contribuye a mantener el motor siempre en la zona ideal del tacómetro, tanto cuando querés viajar rápido como cuando querés crucerear y cuidar el combustible. A 120 km/h y en séptima, el motor trabaja a sólo 2.500 rpm.

Por eso, más arriba decía que vendrían bien unas levas del cambio en el volante. Cuando la caja está en modo secuencial, sería más cómodo dominar la transmisión con la punta de los dedos porque, siempre que mantengas el motor en el régimen indicado, este “uno cuatro” no tiene nada que envidiarle al “dos cinco”.

Bueno, sí. Sólo una cosa: el sonido del cinco cilindros no puede ser igualado.

El 1.4 alcanza una velocidad máxima de 210 km/h. El 2.5 se conformaba con 201 km/h, pero aquél motor llegaba a la Argentina con un limitador electrónico.

Pero lo que importa es el consumo, que se redujo muchísimo. Bajó de una media de 10,5 litros cada 100 kilómetros a sólo 6,6 litros. Si tenemos en cuenta que conserva el tanque de combustible con los 55 litros de siempre, la autonomía casi llegó a duplicarse. El 1.4 no tiene la economía del ahora discontinuado Vento TDi, pero es una buena opción para quienes buscan un auto eficiente.

Y lo mejor de todo. Bajo esa carrocería de diseño abúlico, sigue contando con un excelente chasis: suspensión independiente en las cuatro ruedas, eje trasero multibrazo, un andar robusto, dirección con tacto deportivo y frenos excelentes. A pesar del paso de los años, los autos del Segmento C todavía tienen que mucho que aprender del comportamiento dinámico del viejo Vento.

El único problema del Vento es que tiene un hermano que lo supera en este aspecto. Se llama Golf.

CONCLUSIÓN

Es comprensible que el Golf VII tenga un mejor comportamiento dinámico que el Vento. No sólo tiene menos voladizos. También tiene un chasis más moderno y ligero, desarrollado sobre la Plataforma MQB. El Vento aún utiliza la vieja base estructural PQ35, de los Golf V y VI.

Ni hablar del diseño: hay un abismo entre los dos. Es algo que no ocurre en las otras marcas, donde sus sedanes y el hatchbacks del Segmento C se fueron actualizando siempre a la par.

Por eso mismo, a igualdad de motor y equipamiento, el Golf VII es bastante más caro que el Vento 2017. Hay más de 28 mil pesos de diferencia entre las versiones 1.4 Highline DSG.

Más allá del precio, la única otra ventaja que tiene el Vento frente al Golf es el tamaño del baúl: 510 contra 380 litros. Entonces recordás que, si lo que buscás es un buen baúl, por nueve mil pesos menos que este Vento está el Golf Variant 1.4 Comfortline DSG. No tiene tapizado en cuero ni techo corredizo, pero tiene la misma mecánica, un mejor chasis y mucho más diseño que este Vento.

Así, resulta difícil defenderlo. El Vento 1.4 representa un avance importante con respecto al 2.5. Pero si lo que buscás es un Volkswagen en el Segmento C, la respuesta correcta sólo puede comenzar con la palabra “Golf”.

Carlos Cristófalo
Producción fotográfica: Garage Creativo

***

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
Lanzado en 2011 y con un leve restyling en 2015, el Vento ya tiene uno de los diseños más anticuados del Segmento C.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
La gran novedad de la versión 2017 es la versión GLi (leer crítica) y esta versión 1.4 TSi.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
Por fuera no hay diferencias con el Vento 2.5.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
La única excepción es este emblema.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
La versión Highline viene con tapizado en cuero sintético.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
El interior es tan sobrio como el exterior.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
Detalle en símil madera discutibles, aunque la calidad de fabricación está por encima de la media del segmento.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
En el tablero se agradece la discreción: claro y completo.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
Nuevo sistema multimedia con App Connect, Mirror Screen y (¡por fin!) puerto USB.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
El sistema Mirror Screen funciona con Apple Car Play (foto) y Android Auto.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
Nueva (para el Vento) caja automática DSG de siete marchas.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
Excelente baúl, con 510 litros de capacidad.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
Sobra espacio. El motor 1.4 TSi es pequeño, pero muy rendidor.

Crítica: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
Perdió un poco en aceleración, pero ganó mucho en consumos.

***

FICHA TECNICA

Modelo probado: Volkswagen Vento 1.4 TSi Highline DSG
Origen: México
Precio: 486.182 pesos (versiones desde 383.239 pesos).
Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
Comercializa: Volkswagen Argentina (www.vw.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección directa, turbo, intercooler y sistema Start&Stop.
Cilindrada: 1.395 cc
Potencia: 150 cv a 3.500 rpm
Torque: 255 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera, con control electrónico y bloqueo electrónico de diferencial.
Caja: automática-secuencial, de doble embrague y siete velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora
Suspensión trasera: independiente, tipo multibrazo, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados.
Frenos traseros: discos macizos.
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.
Neumáticos: Hankook Ventus Prime 205/55 R16 (rueda de auxilio con el mismo tamaño y llanta)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 210 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,3 segundos
Consumo urbano: 7,2 l/100km
Consumo extraurbano: 5,0 l/100km
Consumo medio: 6,6 l/100km

MEDIDAS
Largo / ancho / alto: 4.628 mm / 1.778 mm / 1.453 mm
Distancia entre ejes: 2.651 mm
Peso en orden de marcha: 1.400 kilos
Capacidad de baúl: 510 litros
Capacidad de combustible: 55 litros

EQUIPAMIENTO
Doble airbag frontal delantero
Doble airbag lateral delantero
Doble airbag de cortina
Frenos ABS con repartidor de frenado
Control de tracción
Control de estabilidad con asistente de frenado
Sistema de anclaje Isofix
Cinco cinturones de seguridad de tres puntos (los delanteros con pretensionador y ajuste en altura)
Cinco apoyacabezas
Detector de fatiga
Volante multifunción y palanca de cambios tapizados en cuero
Tapizados de asientos en imitación cuero
Asientos delanteros con regulación de altura e inclinación manual
Asiento del conductor con regulación lumbar manual
Toberas de climatización traseras
Alfombras textiles delante y detrás
Guantera con refrigeración e iluminada
Inserciones en madera Zebrano para el cuadro de mandos y el revestimiento de las puertas
Revestimientos de las puertas con detalles en cuero
Techo solar eléctrico
Climatizador automático bizona
Control de crucero
Sistema de cierre y arranque “Keyless Access”
Espejo retrovisor con ajuste automático antideslumbrante
Función "Coming & Leaving Home"
Sistema de audio touchscreen “Composition Media“ con conexión USB, reproductor de CD, MP3, SD card y entrada Aux
Sistema App-Connect con Mirror Screen para Apple Car Play y Android Auto
Apertura automática de baúl
Retrovisor exterior, con ajuste eléctrico y térmico
Sensor "Blind Spot" (punto ciego)
Sensor de lluvia
Asistente para arranque en pendiente
Alarma antirrobo con apertura individual de puertas, vigilancia del habitáculo, sirena y protección contra remolque
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar

 

***

ADEMÁS En el Instagram de @Autoblogcomar

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com