Desde Nürburg (Alemania) – Ayer leíste que Autoblog está en Alemania, para acompañar durante este fin de semana a Pechito López en la carrera del WTCC en Nürburgring. Fue una invitación de Citroën Argentina, DS Argentina y Total Argentina.

Y las sorpresas comenzaron apenas al llegar al aeropuerto de Frankfurt. El viaje de 150 kilómetros, entre esa ciudad y Nürburg, fue manejando algunas de las novedades que en los próximos meses traerán a la Argentina las dos automotrices francesas (ahora independientes, pero siempre dentro del Grupo PSA que completan con Peugeot).

En la primavera europea, con sol y unos apacibles 22 grados, me tocó manejar un auto muy apropiado. El nuevo DS 3 Cabrio, que llegará a la Argentina el año que viene. La crítica tras este contacto se reproduce a continuación.

POR FUERA

El DS 3 Cabrio nunca se vendió en la Argentina. Se exhibió en el Salón de Buenos Aires de 2013, pero debido a las trabas a la importación no llegó a comercializarse. Se presentó en el Salón de París de 2012, cuando todavía se llamaba Citroën DS3 Cabrio, y en febrero pasado recibió el restyling más importante de su historia.

Abandonó por completo los emblemas de Citroën y sus Chevrones, para adoptar toda la simbología de DS, la marca que busca un posicionamiento premium dentro de PSA.

Los cambios más importantes se ven en la trompa. Esa gran parrilla frontal, con bordes cromados y la sigla DS en el centro es la nueva imagen de familia de esta marca, que cada vez recordará menos a los diseños de Citroën, porque tomaron otro camino (el mejor ejemplo, el C4 Cactus).

Otra seña de identidad son los faros delanteros totalmente de leds, con un gran poder de iluminación y un sello lumínico que, por la noche, identifica a los DS. Estos faros Full Led ya están desde hace un año en la Argentina en los DS 3 Coupé (leer crítica).

Y después está el techo, que es un espectáculo aparte. Técnicamente, el DS 3 Cabrio no es un convertible convencional. Sería más bien una aproximación a la definición de targa, porque las puertas conservan los marcos de las ventanillas y hay dos rieles superiores sobre los que desliza el techo de tela.

Se trata de un cobertor de cuatro capas de materiales sintéticos, que cumplen con la función de aislar ruidos, calor y, por supuesto, lluvia. La apertura es eléctrica y se puede hacer con el auto en movimiento, hasta una velocidad de 80 km/h.

Hay dos sectores movibles. El primero es la cortina superior, que se puede abrir hasta donde uno quiera (poco, mucho o todo). Y el otro sector es la luneta trasera, que al plegarse permite que el auto quede más descubierto todavía.

Esto obligó a modificar la boca de acceso al baúl. Ya no es un portón que cumple la función de tercera puerta, con acceso al habitáculo. Ahora es un portoncito muy pequeño. La capacidad del baúl es mínima: apenas 245 litros. No cabe una valija grande, no sólo por su volumen, sino básicamente porque no pasa a través de una boca de carga chiquita.

Una curiosidad: si querés abrir el baúl y está la luneta plegada, lo que ocurre es lo siguiente: al apretar el botón de apertura del baúl, la luneta se levanta y recién ahí destraba la tapa del baúl. De lo contrario, se rompería la luneta.

POR DENTRO

En el interior, lo que cambia es bien puntual. Las mayores novedades ya las incorporó el DS 3 en Argentina, cuando se lanzó la versión Full Led el año pasado.

La noticia es que, en las variantes Cabrio, DS ofrece combinaciones de tapizados más jugadas, con dos tonalidades combinadas y un tratamiento especial para la intemperie.

El botón de apertura del techo está en la parte superior del parabrisas.

También hay que destacar un mayor cuidado en las terminaciones. Si bien todavía hay plásticos duros en los revestimientos interiores, se nota que, de a poco, DS está queriendo imprimirle su propia calidad a los autos de esta nueva marca.

En este caso, se aprecia una mayor atención en las costuras de los revestimientos blandos, prolijas y con hilos blancos, para destacarse más (y combinar con el tapizado).

SEGURIDAD

El DS 3 siempre fue muy completo en este aspecto, incluso cuando todavía se llamaba Citroën. El Cabrio viene de serie con seis airbags, frenos ABS con repartidor de frenado, asistencia al frenado de emergencia, control de estabilidad y control de tracción. Las cinco plazas tienen cinturones de seguridad inerciales y apoycabezas.

También cuenta con Active City Brake, un radar que detecta la inminencia de un choque a baja velocidad y acciona los frenos de manera automática, para impedir el impacto.

En el Cabrio y el Sport Chic, la tecnología utiliza un sensor láser ubicado en la parte superior del parabrisas. Y actúa hasta una velocidad máxima de 30 km/h. Incluso antes de activar los frenos, el sistema ya anticipa que se realizará una parada de emergencia y realiza una precarga de los frenos: acerca las pinzas a los discos para tener una reacción más rápida cuando se dispare la orden de frenar (ya sea de parte del conductor o del Active City Brake).

EuroNCAP sometió a un crash test al DS3 en 2009 y le otorgó la calificación máxima de cinco estrellas, con 87% de protección para adultos, 71% para niños y 35% para peatones.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Acá sí hay novedades. El Cabrio llegará a la Argentina con el conocido y rendidor 1.6 THP que equipa a varios modelos de Peugeot y Citroën. Tiene inyección directa, turbo e intercooler.

La gran diferencia es que, en lugar de entregar 156 cv y 240 Nm, el DS 3 Cabrio (y pronto también el Coupé) tendrán una evolución que eroga 165 cv a 6.000 rpm. El torque se mantiene igual.

La caja es manual de seis velocidades, con tracción delantera.

COMPORTAMIENTO

La prueba de manejo consistió en un tramo de ciudad en Frankfurt, un tramo de ruta de montaña en las cercanías de Nürburg, y una buena cantidad de kilómetros en autobahns: tramos de autopistas, sin límites de velocidad.

Ahí, donde viajando a 200 km/h te alcanza un Porsche 911 Turbo y te hace luces para que lo dejes pasar, el DS 3 Cabrio demuestra que también tiene lo suyo.

Lo más notorio es que, con esta nueva configuración del motor, no sólo tiene más potencia: también se rediseñó el escape (salida doble) para ofrecer un sonido más ronco y atrapante.

Todo esto se potencia cuando se viaja con el techo abierto. La gran ventaja del sistema Targa es que, incluso a velocidades muy elevadas, las turbulencias que se generan en el habitáculo son mínimas, comparándolas con otros cabrios más convencionales.

Con la luneta también abierta, es otra historia: se vuela todo a partir de 120 km/h. Esa configuración se recomienda para andar en ciudad o en rutas de baja velocidad.

Con el techo cerrado, no hay turbulencias ni vibraciones en el techo. Los ruidos aerodinámicos se sienten recién a partir de velocidades prohibidísimas en la Argentina (170 km/h, en Autobahn), y ni siquiera son molestos.

Más que el viento, es el escape quien domina las sensaciones auditivas.

En las autopistas alemanas, el DS 3 mantiene intacto su desempeño dinámico ya conocido: un andar confortable, pero con una dirección que transmite mucha seguridad e información sobre lo que pisa cada rueda. Nunca fue duro de suspensión como un Mini (tampoco tan karting), pero es un hot hatch que con cada evolución va mejorando un pasito más en precisión y diversión.

No fue posible medir prestaciones. DS declara para el Cabrio una velocidad máxima de 218 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y un consumo medio de 5,6 litros cada 100 kilómetros. Lo más difícil de replicar en Alemania fue el dato del consumo: en una Autobahn, el pie derecho siempre es un poco más pesado que en el mundo real.

CONCLUSIÓN

Con el restyling en la trompa -que llegará este año- y la versión Cabrio -que arribará en 2017-, el DS 3 tendrá la renovación más importante desde que se lanzó a la venta en la Argentina, en 2011.

Es un auto que, en estos años, recibió muchos cambios. No es nuevo. Pero su éxito en ventas fue también el responsable de que el Grupo PSA se animara a lanzar toda una marca en torno a este suceso.

Los franceses aseguran que lo mejor de DS todavía está por llegar. Es una marca que se propuso competir de igual a igual con Mercedes-Benz, BMW y Audi.

Pero, mientras lo logra, esta versión Cabrio tiene atractivos por méritos propios. Un techo descapotable que sólo encuentra rival en el más pequeño –más económico, menos espacioso y menos potente- Fiat 500C. Y a la vez es un deportivo que, en esta última evolución, mejora en potencia, diseño, calidad de terminación y hasta sonido.

Habrá que ver su posicionamiento en precio para ver si también es competitivo en esos términos.

Por último, me quedé con las ganas de manejarlo en el circuito de Nürburgring. Por la carrera del WTCC que se corre este fin de semana, la pista que normalmente abre al público (25 euros la vuelta, leer la experiencia de Autoblog con un AMG), está cerrada desde hace una semana. No reabrirá hasta dentro de diez días.

Todo sea por acondicionar el circuito para el Mundial de Turismo. Todo sea por la posibilidad de ver a Pechito con su Citroën, una vez más, en el podio del circuito más difícil del planeta. Con gusto cambio la posibilidad de presenciar esa escena y sacrifico las ganas de manejar el DS 3 Cabrio en el Nordschleife.

De última, siempre está la posibilidad de seguir acelerando en el Infierno Verde, desde la Playstation.

Carlos Cristófalo

***

Crítica: DS 3 Cabrio
Los bosques de Nürburg y el DS3 Cabrio.

Crítica: DS 3 Cabrio
La versión targa del DS 3 llegará a la Argentina en 2017.

Crítica: DS 3 Cabrio
El DS3 negro tiene una gran ventaja frente al albiceleste.

Crítica: DS 3 Cabrio
El sector superior del techo se puede abrir todo, mucho o poco. Incluye un deflector anti-turbulencias sobre el parabrisas.

Crítica: DS 3 Cabrio
El segundo sector de apertura incluye el plegado de la luneta trasera.

Crítica: DS 3 Cabrio
Se rediseñó la tapa del baúl. Y se sacrificó el diámetro de la boca de carga.

Crítica: DS 3 Cabrio
El interior del DS 3 tiene detalles cada vez más cuidados.

Crítica: DS 3 Cabrio
Pero el diseño interior no varía con respecto al DS 3 que ya se vende en Argentina.

Crítica: DS 3 Cabrio
La única excepción: los tapizados bitonos y con tratamiento especial para la intemperie.

Crítica: DS 3 Cabrio
El motor 1.6 THP aumentó su potencia de 156 a 165 caballos.

Conserva la caja manual de seis velocidades.

Crítica: DS 3 Cabrio
Conserva las luces Full Led y agrega la nueva parrilla 100% DS.

Crítica: DS 3 Cabrio
Los emblemas de DS están en todas partes.

Crítica: DS 3 Cabrio
Incluyendo a las ópticas traseras.

Crítica: DS 3 Cabrio
Gran trabajo acústico en el doble escape (ver video abajo).

Crítica: DS 3 Cabrio
Un DS suelto en Nürburg.

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com