Tres años después de su lanzamiento, el Toyota Etios acaba de recibir su renovación más importante. Y lo primero que hay que decir es que pareciera que lleva más tiempo en nuestro mercado: el primer auto chico que Toyota fabrica en el Mercosur fue adoptado por los usuarios con la misma rapidez con la que llevan tiempo abrazando al Corolla y la Hilux.

El Etios 2016 se lanzó a la venta este mes y cambió muy poco por fuera. Tanto, que será difícil distinguirlo con facilidad. Pero se renovó bastante más por dentro. Y mucho en la mecánica.

Manejamos durante una semana una versión Hatchback XLS, con una de las novedades más importantes: la caja automática. La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Encontrar los cambios externos del Etios 2016 es lo más parecido que hay al Juego de las Diferencias. Comencemos por lo más fácil: los nuevos diseños de llantas. Esta versión XLS viene con ruedas de aleación de 15 pulgadas, calzadas con Pirelli Cinturato 185/60R15.

Otro detalle bastante sencillo de identificar: la antena de alambre fue reemplazada por una más corta, en goma negra.

Y después hay pequeños cambios, dignos de una conversación nerd. Las ópticas traseras ahora tienen unos pequeños deflectores. También hay deflectores en la parte interna de los guardabarros (se perciben más con el tacto de la mano que a simple viste). El objetivo, según Toyota, es reducir ruidos aerodinámicos en ruta.

Eso es todo por fuera.

El Etios sigue ofreciéndose en la Argentina con tres tipos de carrocería: Hatchback (como en las fotos), Sedán (como el que probamos en septiembre de 2013) y Cross (como el que manejamos en febrero de 2015).

Si bien el Hatchback tiene el diseño más llevadero para el ojo, hay que decir que el Etios nunca fue un auto lindo. Fue diseñado originalmente para la India y después Toyota decidió comercializarlo en otros de los llamados “mercados emergentes”.

A diferencia del Corolla y la Hilux, es un auto que Toyota nunca se animaría a vender en mercados más exigentes. Lleva la etiqueta “low-cost” tatuada en toda su carrocería.

Durante la presentación del Etios 2016, directivos de la marca dejaron trascender que el Etios recibirá un “restyling exterior en el corto plazo”. Ojalá que sea profundo y ejecutado con el buen gusto que Toyota despliega en los modelos populares que vende en otros países.

POR DENTRO

Si en el corto plazo cambiará por fuera, olvidate de que se modifique algo por dentro. Mientras persista esta primera generación, el Etios seguirá teniendo un habitáculo sencillo, con materiales económicos y un tablero insólitamente ubicado en el centro de la consola.

Es una solución anticuada y, una vez más, low-cost. ¿El motivo? De este modo se pueden fabricar, sin grandes modificaciones de matricería, autos con volante a la derecha o a la izquierda.

Pero, al menos, los cambios internos en este Etios 2016 son más visibles que los externos. El volante multifunción es de nuevo diseño (no disponible en el nivel de equipamiento X) y los tapizados son más agradables a la vista y el tacto.

Las versiones XLS y Cross estrenan una pantalla táctil multimedia de siete pulgadas, con una estética bastante aftermarket. Fue desarrollada por Panasonic Brasil. Tiene Bluetooth y concentra las funciones del audio. Cuenta con conectividad para USB, Aux y tarjeta SD (la pantalla se levanta con un motorcito eléctrico, para acceder a la ranura de la tarjeta).

El tablero central se renovó por completo. Ahora es totalmente digital. Y el display de la computadora de abordo ya no es minúsculo. Ahora puede ocupar todo el espacio del tacómetro, con una amplia variedad de gráficos sobre consumos, distancias y usos del vehículo.

La ergonomía general del auto no cambió. Sigue teniendo una posición de manejo cómoda, aunque algo elevada. Las versiones automáticas agregaron un apoyabrazos central.

En las plazas traseras hay lugar para dos adultos o tres niños. Y el baúl, al menos en la versión Hatchback, sigue siendo chico: 270 litros. Si querés espacio de carga, el Sedán es un campeón en ese sentido: 562 litros. Tiembla la Hilux.

SEGURIDAD

En este rubro hay bastantes buenas noticias. Por empezar, se sumaron los anclajes Isofix para sillas infantiles. Desde enero, son obligatorios para todos los nuevos modelos lanzados a la venta en la Argentina. El Etios no es un nuevo modelo –es apenas una actualización- y los agregó, a pesar de no estar obligado. Bien ahí.

Así, además, Toyota dejó en evidencia a algunos nuevos lanzamientos –Renault Duster Oroch y Peugeot 2008-, que recurrieron a trámites de homologación anticipados para quedar exentos de la medida. Y no equiparlos. Flojo ahí.

La otra buena noticia es que se agregó el apoyacabezas central trasero. El ocupante de esta plaza ahora también tiene un cinturón de seguridad de tres puntos (antes, sólo dos puntos). Lo malo es que el anclaje superior de ese cinturón está en el techo, con acceso incómodo.

Y ahí se terminaron las buenas noticias. A diferencia de otros rivales, el Etios sigue ofreciendo sólo dos airbags en todas las versiones. Y el control de estabilidad no está disponible ni siquiera como opción.

Toyota prometió sumar ESP de serie en los Etios y Corolla “en el corto plazo”. En la lógica espacio/tiempo de la automotriz japonesa, esto serían dos años, más o menos. Lo bueno es que, cuando por fin lo equipe, el ESP estará disponible en todas las versiones, no sólo en las más caras.

En octubre de 2012, LatinNCAP sometió a un crash test a un Etios Hatchback. Con el protocolo de aquél entonces, el resultado fue bueno: cuatro estrellas para adultos y dos para niños. Sería interesante que, con los cambios introducidos, Toyota se anime a patrocinar una nueva prueba de choque.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Acá también hay buenas noticias. El rendidor motor 1.5 16v ahora recibió un nuevo sistema de doble distribución variable. Gracias a esto, la potencia aumentó de 90 a 103 cv a 6.000 rpm. Y el torque subió de 132 a 137 Nm a 4.200 rpm. Bien.

La caja manual de cinco velocidades fue reemplazada por una nueva transmisión de seis marchas. Muy bien.

Y se agregó una opción de caja automática en las versiones XLS de las tres carrocerías: Hatchback, Sedán y Cross. Excelente.

Bueno, tampoco es para tanto. Es una veterana transmisión de cuatro marchas: la conocida Aisin del Corolla de anterior generación, con tres modos de frenado de motor (para el descenso o ascenso de pendientes). La tracción es delantera.

Aisin es una empresa subsidiaria de Toyota y, por supuesto, tenía cajas más modernas para el Etios. Pero la marca eligió este modelo porque es más económico. De este modo, el salto de precio no es tan grande. A igualdad de equipamiento, entre un Etios manual y uno automático hay 10 mil pesos de diferencia. En la competencia, esa brecha es de 15 mil pesos o más.

COMPORTAMIENTO

Hablemos de prejuicios. Pensaba que la caja automática de cuatro velocidades iba ser insufrible. Pero me equivoqué. Sí, es anticuada. Pero le calza de maravillas al Etios.

El nuevo sistema de doble distribución variable no sólo le permitió ganar potencia al motor. También mejoró la respuesta en baja. El 1.5 16v siempre se sintió muy cómodo en altas revoluciones, pero ahora también se lo nota más agil en baja. Y la caja automática completa un buen maridaje.

Más allá de que sea anticuada, al ser una transmisión automática tradicional, con convertidor de par, ya es una ventaja notable con respecto a las transmisiones automatizadas de Fiat (Dualogic) y Volkswagen (i-Motion). Si alguna vez manejaste un vehículo automático y después te subís al Etios Aisin, te vas a acostumbrar con rapidez. Si hacés el mismo traspaso a una automatizada, la vas a detestar. Lo digo siempre: las automatizadas son transmisiones muy interesantes, pero sólo para quienes nunca manejaron una automática de verdad.

En ciudad, el Etios es un auto ágil y hasta divertido de manejar. Lo único que sigue molestando es la dirección de asistencia eléctrica, que no regresa el volante al centro después de doblar una esquina. Hay que arriarlo, desenroscándolo, hasta enderezarlo otra vez.

La insonorización del habitáculo también mejoró muchos puntos. Todo el conjunto mecánico es menos ruidoso y vibra muy poco.

La puesta a punto de la suspensión es correcta, aunque transmite algunas sequedades en calles empedradas o con muchos baches. Toyota debería mirar a Fiat (sí, a Fiat), que hasta ahora es la única marca que entendió cómo son los caminos del Mercosur. En sus modelos más nuevos, está poniendo a punto suspensiones robustas y que filtran muy bien las imperfecciones.

Pero volvamos al Etios. En ciudad, es muy bueno. En ruta se notan algunas limitaciones. A la caja, desde ya, le faltan más cambios para que el motor viaje descansado. A 120 km/h, en cuarta, el motor trabaja a 3.000 rpm.

Además, a buena velocidad, la dirección es bastante sensible a los vientos laterales. Y los frenos se cansan rápido si se abusa un poco de ellos. Es un auto con el que se pueden hacer viajes largos, pero que no transmite una gran sensación de aplomo. Está OK para escapadas y vacaciones. No es para viajeros empedernidos.

En esas escapadas que hagas, el Etios Automático te reserva una sorpresa: ahora viene con control de crucero. Este dispositivo no está disponible, por ahora, en las versiones con caja manual.

La medición de prestaciones resultó bastante cercana a los Etios anteriores que probamos. Aquellos no tenían caja automática ni doble distribución variable. Este Etios XLS Hatchback Automático acelera de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos, alcanza una velocidad máxima de 175 km/h y consume un promedio de 8,5 litros cada 100 kilómetros.

Sospecho que el Etios con la nueva caja manual de sexta puede llegar a entregar mejores valores.

CONCLUSIÓN

Con esta renovación del Etios, Toyota siguió el camino inverso de sus rivales del Mercosur. Me explico: la costumbre en estas tierras es mantener siempre la misma mecánica y realizar pequeños retoques estéticos periódicos. Es la Estrategia del Restyling Permanente, de la que en una época abusaron Fiat y Renault.

A tres años de su lanzamiento, Toyota modificó el Etios, pero los cambios más importantes se hicieron en la mecánica, el instrumental y la seguridad (Isofix, más cinturones y más apoyacabezas, pero sigue sin ESP). Y no cambió casi nada por fuera.

Eso es muy bueno, porque ahora tiene una de las mejores ofertas mecánicas del segmento. Y no tan bueno, porque el diseño exterior -anodino y low-cost- sigue siendo su principal defecto.

La idea de Toyota es que el Etios se mantenga como el modelo más popular de la marca en nuestro mercado, con ventas por planes de ahorro que representan casi el 50% de las operaciones.

Para quienes busquen un poco más de refinamiento -externo e interno- Toyota traerá en el segundo semestre al Yaris Hatchback, importado de Tailandia. Será más caro que el Etios, pero más accesible que el Corolla.

Carlos Cristófalo
Colaboró: Dany

***

RECUADRO La opinión de un usuario del Etios

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016

Por Dany

Por diversos motivos, hace un par de años tuve que vender mi Fiat 500. Era un auto que me encantaba, pero no tenía puertas traseras. Le faltaba espacio interior. Había vendido un auto lindo, chic, con una atmósfera retro y placentera, para encontrarme al día siguiente al volante de un Toyota Etios.

La búsqueda del nuevo auto se centró en marcas generalistas del Segmento B. Buscaba algo que fuera práctico y barato. Así que, una mañana, salí con mi moto a señar el primer modelo que reuniera esos requisitos. Quería liquidar la operación al mediodía.

A media mañana, luego de escuchar el verso de algunos vendedores de un par de agencias, pasé por una concesionaria Toyota. Al ver al Etios, me intrigó saber que era lo que podría inducir a una persona a comprar un auto tan poco agraciado y básico. Media hora después, seguía sin entenderlo. Pero ya lo había comprado.

El Etios es feo y espartano. Algunos pliegues de la carrocería no siguen la lógica. Y en el tablero/torpedo, las cosas parecieran estar amontonadas unas encima de las otras (no me molesta la ubicación central). Por eso, la pregunta sería: ¿qué me llevó a comprarlo?

En primer lugar, la seriedad de la marca al vender un auto. Pero, además, es un vehículo amplio, cómodo, frena bien y tiene muy buena dirección. El motor es vivaz y de bajo mantenimiento. Me transmite la sensación de que nunca me va a dejar tirado.

Al manejar la versión nueva, la noté más silenciosa. Las suspensiones absorben mejor las imperfecciones de la calle, y la caja automática es sorprendentemente ágil. También noté que mejoró mucho el equipamiento, sobre todo en la versión base.

Aunque me suscita sentimientos encontrados, soy un firme comprador para el nuevo Etios. Llegué a la conclusión de que este Toyota es como una mascota poco agraciada, pero virtuosa y fiel. Y, a esta altura, esto es algo muy importante para mí.

***

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
Las llantas de nuevo diseño y la antena negra son las maneras más rápidas de distinguir a un Etios 2016.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
Se sigue ofreciendo con tres carrocerías: Hatchback (foto), Sedán y Cross.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
El diseño exterior mantiene su innegable estética low-cost.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
Por dentro, volante y tablero de nuevo diseño.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
El instrumental sigue en el centro, pero ahora es 100% digital y más legible.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
La pantalla multimedia se levanta para acceder a la ranura de la tarjeta SD.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
Sólo en versiones automática: nuevo apoyabrazo central para el conductor.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
La caja automática es la misma Aisin del Corolla de anterior generación.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
Los asientos traseros sumaron anclajes Isofix y cinturón de seguridad de tres puntos central. El anclaje del cinturón está en el techo.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
Y no es muy fácil de colocar.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
El motor 1.5 16v, cada vez mejor. La gran virtud del Etios.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
El baúl del Hatchback es chico. En el Sedán es enorme.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016
En sólo tres años, el Etios encontró clientes tan fieles como los del Corolla y la Hilux.

Crítica: Toyota Etios XLS Automático 2016

***

FICHA TECNICA

Modelo probado: Toyota Etios XLS Hatchback Automático 2016
Origen: Brasil
Precio: 263.200 pesos (versiones desde 227.900 y hasta 286.200 pesos).
Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
Comercializa: Toyota Argentina (www.toyota.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas, doble sistema de distribución variable (Dual VVT-i), inyección electrónica multipunto.
Cilindrada: 1.496 cc
Potencia: 103 cv a 6.000 rpm
Torque: 137 Nm a 4.200 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera.
Caja: automática, de cuatro velocidades (opción de caja manual de seis marchas).

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores presurizados y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: eje de torsión, con resortes helicoidales, amortiguadores presurizados y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados
Frenos traseros: tambores
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.
Neumáticos: Pirelli Cinturato 185/60R15 con llanta de aleación (rueda de auxilio del mismo tamaño, con llanta de chapa).

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 175 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,5 segundos
Consumo urbano: 9,7 l/100km
Consumo extraurbano: 7,5 l/100km
Consumo medio: 8,5 l/100km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 3.777 mm / 1.6.95 mm / 1.510 mm
Distancia entre ejes: 2.460 mm
Peso en orden de marcha: 1.310 kg
Capacidad de baúl: 270 litros
Capacidad de combustible: 45 litros

EQUIPAMIENTO
Doble airbag frontal
Frenos ABS con EBD
Alerta de olvido de cinturones de seguridad delanteros
Cinturones delanteros de tres puntos con pretensionador y limitador de fuerza
Cinturones trasero inerciales de 3 puntos
Dos anclajes Isofix en las plazas traseras
Cinco apoyacabezas
Alarma antirrobo perimetral
Inmovilizador de motor
Tercera luz de freno
Apertura eléctrica del baúl
Apertura interna del tanque de combustible
Apoyabrazos para conductor (sólo caja automática)
Asiento del conductor con regulación en altura
Asiento trasero rebatible
Asientos tapizados en tela
Audio con pantalla táctil de 7", MP3, Bluetooth, USB y Aux
Cierre centralizado a distancia integrado en llave
Columna de dirección regulable en altura
Control de velocidad crucero (sólo caja automática)
Guantera con función refrigeración
Levantacristales eléctricos en las 4 puertas
Volante multifunción en cuero, con de control de audio y teléfono
Espejos exteriores con regulación eléctrica
Faros antiniebla delanteros
Spoiler trasero