Desde Tandil y Cariló (Nota actualizada) - Aunque en la Argentina haya tenido una presencia con altibajos y nunca haya alcanzado grandes volúmenes de ventas, en el resto del mundo Nissan es una referencia obligada a la hora de hablar de pick-ups para el segmento mediano.

Esa percepción acotada en la Argentina deberá cambiar a partir de 2018: la nueva NP300 Frontier se fabricará en la planta cordobesa de Santa Isabel, donde compartirá línea de montaje con las pick-ups gemelas Renault Alaskan y Mercedes-Benz Proyecto Andrew.

Pero para eso todavía falta tiempo. Nissan Argentina, ahora convertida en terminal automotriz, no quiso esperar tanto y decidió comenzar a importar la NP300 Frontier desde México. Es la duodécima generación de la pick-up mediana de la marca japonesa y llega para reemplazar a la Frontier que se importó desde Tailandia, entre 2009 y 2015.

La comercialización de esta nueva contendiente en uno de los segmentos más competitivos de nuestro mercado arrancó el 28 de diciembre (ver equipamiento y precios). Y Autoblog ya la manejó hoy, como parte de un evento de lanzamiento que continuará mañana.

La crítica completa, tras dos días de pruebas de manejo en Tandil y Cariló, se reproduce a continuación.

POR FUERA

Esta es una crítica y por lo tanto, contiene opiniones subjetivas. Por eso voy a ser honesto desde el comienzo: me parece la más linda del segmento. La nueva NP300 Frontier se ve moderna, musculosa y original.

Sobre todo en esta versión tope de gama (LE), que es la única que por el momento se comercializará en nuestro mercado. No habrá variantes con cabina simple. Tampoco versiones base, con llantas de chapa y sin cromados.

Por eso se la ve imponente, con sus faros delanteros con proyectores de leds y luces diurnas, también con leds. Con cromados hasta en el marco de los antinieblas y las imponentes llantas de 18 pulgadas (con neumáticos 255/60R18).

La moda de las pick-ups medianas con llantas de 18” de fábrica la inauguró la Amarok Dark Label (leer crítica), después se sumó la Chevrolet S10 High Country (leer crítica) y hace poco se incorporó la Toyota Hilux SRX (leer crítica). Ford se sumará a la tendencia cuando se lance la RangerWildtrack (ver fotos).

¿Y qué hay de las dimensiones? Si todavía no viste a la NP300 Frontier en persona, para que tengas una idea clara de sus proporciones, vamos a tomar como referencia a sus competidoras más conocidas.

Con 5,26 metros de largo, la Nissan es una de las más cortas del segmento (sólo la Amarok tiene una menor longitud, con 5,25 metros). Con 1,85 metros de ancho, sin contar los espejos, la NP300 Frontier también es una de las más angostas (es la misma medida de la Ranger). Con 1,86 metros también es una de las más altas (sólo superada por la S10, con 1,89 metros). Y tiene una de las mayores distancias entre ejes, con 3,15 metros (apenas le gana la Ranger, con 3,22 metros). El despeje del suelo se ubica entre los mejores del segmento: 254 milímetros.

Es decir, siempre en proporción al promedio de su segmento, la Nissan es corta, angosta, alta, con buena distancia entre ejes y bien levantada. Por eso se la ve maciza e imponente.

Como las tres versiones que se comercializarán por el momento tendrán el equipamiento tope de gama (LE), todas vendrán de serie con parrilla cromada, estribos, retrovisores cromados y barras sobre el techo, también cromadas.

Una rareza en el segmento: no se ofrecerá barra sobre la caja de carga (aunque en las fotos se puede ver una que está en desarrollo, y que se venderá más adelante como accesorio). Otra rareza: el exagerado sticker “Diesel” sobre los laterales es una redundancia en nuestro mercado, pero así viene de México, para diferenciarla de otras versiones nafteras (allá se ofrece un 2.5 litros de 158 caballos).

Y la última rareza, en este caso muy positiva: todas las NP300 Frontier se venden en la Argentina con el revestimiento de plástico para la caja de carga. Es de serie, no es un accesorio que se paga aparte. Era hora de que alguien lo ofreciera así, porque es lo primero que instala la gran mayoría de los compradores argentinos. Este protector de caja viene incluido con unos prácticos anclajes móviles, para sujetar la carga. También tiene un toma de 12 voltios bien aislado.

La caja de carga tiene las siguientes dimensiones: 1.503 milímetros de largo, 1.560 mm de ancho (con un ancho mínimo de 1.130 a la altura de los pasarruedas) y 447 mm de profundidad. Tiene una capacidad de 995 kilos (4x2) y 900 kilos (4x4).

POR DENTRO

La anterior Frontier se destacó en nuestro mercado por ser una de las primeras en ofrecer un habitáculo considerado de lujo, con tapizados en cuero y terminaciones con una calidad superior a la media del mercado.

La nueva NP300 Frontier mantiene esa tendencia, al menos en estas versiones LE full-full. Las tres variantes vienen con acceso sin llave (iKey), encendido por botón, climatizador bizona, tapizado en cuero, butaca del conductor con ajuste eléctrico, asientos delanteros calefaccionados y sistema multimedia con pantalla de cinco pulgadas (con radio, CD, Aux, USB y Bluetooth).

La competencia en este segmento del mercado es tan fuerte que hay que señalar también lo que no tiene. No ofrece ajuste del volante en profundidad, no tiene GPS, no tiene guantera refrigerada y no tiene toma de 220 voltios. Son cuatro elementos que sí ofrece la nueva referencia del mercado: la Hilux SRX (leer crítica)

La calidad de terminación es correcta, aunque sin materiales de lujo: todos los revestimientos son con plásticos duros. Lo mismo puede decirse de la posición de manejo: correcta, aunque el volante no se ajusta en profundidad. Las plazas traseras son amplias y pueden llevar a tres adultos sin aprietos, que además contarán con dos salidas de aire especiales.

La plaza más incómoda del habitáculo es la del acompañante. Por un defecto de diseño, la guantera (sólo tiene una, en la parte inferior) sobresale mucho hacia abajo y golpea las rodillas del ocupante. Esto obliga a llevar la butaca demasiado hacia atrás, restando espacio al pasajero de atrás.

SEGURIDAD

Para tratarse de una generación completamente nueva y recién llegada, se esperaba más de la NP300 Frontier en este rubro. Tiene sólo dos airbags (cuando sus rivales ofrecen hasta siete, como la nueva Hilux) y no tiene anclajes Isofix. Al lanzarla a la venta el 28 de diciembre, Nissan quedó exenta por apenas tres días de la normativa que obliga a todos los nuevos modelos a utilizar este tipo de anclajes para sillas infantiles a partir del 1° de enero de 2016 (leer más).

La plaza central trasera tiene espacio para llevar a un adulto, aunque poco protegido: ese lugar no tiene apoyacabezas y el cinturón es de sólo dos puntos.

Más allá de estos olvidos lamentables, la NP300 Frontier viene de serie con frenos ABS (con EBD y EBA), control de estabilidad, control de descenso de pendientes, asistencia al arranque en pendientes, sensores de estacionamiento traseros y cámara de retroceso.

Por ahora no hay pruebas de choque independientes sobre esta NP300 Frontier. Desde el año pasado, LatinNCAP comenzó a someter a las pick-ups medianas a sus crashtests. La marca a batir es la calificación máxima de la Toyota Hilux: cinco estrellas en protección para adultos y niños.

MOTOR y TRANSMISIÓN

Por el momento, se ofrecerá una sola motorización en la Argentina. Es el impulsor YS23DDTT de la alianza Renault-Nissan. Es diesel, con cuatro cilindros (por si el sticker de los laterales no te lo dejó en claro, es “diesel”), con 2.3 litros de cilindrada, 16 válvulas, inyección directa por common-rail, doble turbo e intercooler.

Después de la Amarok 2.0, la Frontier es la segunda pick-up biturbo de nuestro mercado. También es la segunda en atreverse a ofrecer una cilindrada tan baja (es la moda del llamado “downsizing”).

El resultado es una potencia de 190 cv a 3.750 rpm (sólo superada por los 200 cv de las Ranger 3.2 y S10 2.8) y un torque de 450 Nm a entre 1.500 y 2.500 rpm (el mismo par de la nueva Hilux, sólo superado por los 470 Nm de la Ranger y 500 Nm de la S10 Automática).

Con respecto a las transmisiones, se puede elegir entre una caja manual de seis velocidades o una automática de siete marchas. Las versiones 4x4 tienen reductora (incluyendo la automática, algo que la Amarok secuencial de ocho marchas no ofrece) y bloqueo de diferencial trasero.

Como ya se mencionó, las tres versiones de la NP300 Frontier que se comercializarán en la Argentina tienen el nivel de equipamiento LE, el más elevado. Sólo se diferencian por usar tres combinaciones mecánicas: 4x2 manual, 4x4 manual y 4x4 automática.

COMPORTAMIENTO

El primer día de la prueba de manejo consistió en un recorrido off-road. Se utilizaron los senderos abandonados de la Posada de los Pájaros (cerrada desde hace cinco años), con trepadas muy escarpadas sobre terreno de piedras.

El trazado fue más exigente de lo que se pensaba. La mayor parte del recorrido hubo que hacerlo en primera marcha, con la reductora conectada. Para el test drive de hoy, Autoblog tuvo una versión 4x4 con caja automática. Es posible bloquear la primera de fuerza utilizando el modo secuencial.

El bloqueo de diferencial trasero también fue muy útil, para superar obstáculo muy empinados. Este modo, por debajo de los 50 km/h, hace que las dos ruedas traseras se muevan solidarias, sin diferencia de velocidad y sin importar si una está en el aire o la otra va apoyada. Es un dispositivo cada vez más común en este segmento y convierte a la pick-up en una verdadera cabra trepadora.

El único límite está en el propio chasis. Si la panza toca fondo, hasta ahí llegaste. En ese sentido, la Nissan se destaca por su buen despeje, pero también por los ángulos de ataque (33 grados), ventral (25 grados) y de salida (28 grados). La otra ventaja es el diseño del chasis: por debajo de la línea de los largueros no asoma ningún elemento del vehículo. Fue bueno saberlo porque, de tan exigente, más de una vez hicieron tope las partes bajas en el terreno.

El motor funciona con una gran suavidad y es bien silencioso, pero hoy no hubo oportunidad de exigirlo como corresponde. Eso ocurrirá mañana, cuando nos toque manejarla por ruta y en los médanos de la costa.

Lo que sí quedó en claro hoy fue que la nueva suspensión trasera es una maravilla. Nissan es la primera marca que comercializa una pick-up mediana sin suspensión trasera con elásticos. En su lugar, se instaló un sistema multilink de eje rígido, con amortiguadores y espirales. Es un esquema idéntico al de la más costosa (y más grande) Ram 1500 (leer crítica).

El resultado es una amortiguación mucho más suave, sobre todo en terrenos desparejos, con serruchos y otros rebotes. Al trabajar cada rueda trasera de manera más independiente, se evitan sequedades y golpeteos característicos de otras pick-ups.

Pero ojo, esto no significa que la puesta a punto sea muy blanda. En ese sentido, las suspensiones más esponjosas del mercado las siguen teniendo las Chevrolet S10 y Volkswagen Amarok. La NP300 Frontier es un poco más firme, pero transmite una mayor sensación de apoyo, agarre y adherencia, sin romperte la espalda

Actualización: El segundo día de la prueba de manejo fue desde Tandil hasta Las Armas, por la ruta 74, y desde ahí hasta Cariló, por caminos rurales de tierra.

El tramo de ruta fue bajo un diluvio torrencial, pero a muy buen ritmo. Es un tramo bastante poceado y con mucho tránsito de camiones.

Por fin pude pisar con ganas el motor 2.3 litros biturbo. Es un impulsor muy silencioso, pero de respuesta ágil. No tiene la patada contundente de los motores de las Ranger o S10, pero la caja automática de siete marchas hace un trabajo brillante.

En modo Drive se comporta como una tranquila transmisión, con pasos de marcha muy suaves y sin sobresaltos. En modo Secuencial, retiene el cambio seleccionado sin pasarlo al siguiente, incluso cuando se alcanza el régimen máximo. El corte de inyección se encuentra a 5.5o0 rpm, bien adentro de la zona roja del tacómetro, pero sin pasar de marcha.

Los siete cambios permiten que el motor viaje muy relajado en ruta. A 120 km/h y en la marcha más alta, el impulsor trabaja a sólo 2.300 rpm.

La suspensión, una vez más, se comporta de maravillas. Absorbe muy bien todas las irregularidades del camino. Confirmo que no es la más blanda del mercado, pero sí la que transmite una mayor sensación de estabilidad y control.

Es una lástima que, con tan buen conjunto de motor, caja y suspensiones, la dirección no esté a la altura del conjunto. En mi opinión es muy ligera y poco comunicativa. Tiene un exceso de desmultiplicación que no transmite confianza cuando se viaja a buena velocidad.

En los caminos de tierra, los trenes de rodaje se sintieron bien robustos. Es una chata que aguanta muy bien los saltos, traqueteos y cambios de huellones en los senderos rurales.

En Cariló cambiamos el terreno: a los médanos. Al igual que ayer, la gente de Nissan diseñó un recorrido más exigente de lo habitual. Algunos conductores un poco inexpertos se encajaron en la arena. Sobre terreno suelto, a la NP300 Frontier no hay que perdonarla. blooqueo de diferencial, primera marcha en reductora y a fondo: es más trepadora que una botinera.

CONCLUSIÓN

En la Argentina, las pick-ups de Nissan siempre tuvieron baja penetración en el mercado. Pero nuestro país siempre fue una excepción. Esta es la duodécima generación de la chata mediana de Nissan, de las cuales ocho se comercializaron en América Latina.

En todo el mundo, Nissan lleva vendidas más de 14 millones de pick-ups, con presencia en 191 países. La nueva NP300 Frontier ya es líder en ventas en México y en varios mercados de Centroamérica. Es el modelo de Nissan más exitoso en América Latina, responsable del 20% de los patentamientos de la marca en la región.

Al ver esos números, se comprende por qué Nissan decidió fabricar su pick-up en la Argentina. Era una verdadera paradoja que, el país Latinoamericano con mayor producción y ventas de pick-ups, percibiera a la Frontier casi como un producto exótico.

Pero la producción en Córdoba recién arrancará en 2018. Hasta que llegue ese momento, la NP300 Frontier seguirá ofreciéndose en cuentagotas. El tratado de comercio automotor entre Argentina y México, país de origen de la pick-up hasta que se fabrique en Santa Isabel, le permite a Nissan Argentina importar unos 7.500 vehículos al año.

Descontando el cupo para modelos como March, Versa, Note, Sentra y alguna novedad que llegue en este 2016, serán entre 100 y 150 NP300 Frontier por mes. Es apenas el 10% de lo que patentan las líderes, como Hilux, Amarok y Ranger.

En un mercado tan competitivo, ¿cuáles serán los argumentos de venta de la NP300 Frontier? En la opinión de Autoblog, sus puntos fuertes son un diseño atractivo, una excelente capacidad off-road y la mejor suspensión trasera del segmento. Pr el lado negativo hay faltantes muy importantes en el equipamiento de seguridad y confort.

Nissan es un gigante mundial de las pick-ups. Pero en la Argentina, el país de las chatas, va a tener que hacerse desde abajo. Como cualquier hija de vecino. Esto recién empieza.

Carlos Cristófalo
Fotos: Alejandro Cortina para Nissan Argentina (las buenas, las otras fotos son de C.C.)

***

Ficha técnica y equipamiento Nissan NP300 Frontier  

***

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Primero de dos días de prueba de manejo con la nueva NP300 Frontier.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Hoy en Tandil. Mañana, Cariló.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Por diseño, es una de las más atractivas del momento.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
También tiene la mejor suspensión trasera: así es el esquema multilink con eje rígido y espirales.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Interior con calidad correcta y bien equipado, aunque hay faltantes.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Cabina para cinco adultos, aunque el acompañante delantero estará incómodo por la guantera abultada.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Tablero de instrumentos claro y computadora de abordo con pantalla TFT.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
El equipo multimedia no tiene GPS, ni siquiera en opción.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Hoy manejamos la versión automática, con doble tracción, reductora y bloqueo de diferencial trasero.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Excelente: protector de caja de carga de serie.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Mejor aún: con anclajes de carga ajustables, también de serie.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
El motor 2.3 bi-turbodiesel es un desarrollo de Renault-Nissan.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Cuesta hasta 692 mil pesos. Pero está pensada para el off-road más duro.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Esta crítica continuará en Cariló.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
En su stand de Cariló, Nissan tiene una NP300 Frontier en exhibición que deja ver el chasis completo: sin piezas asomando por debajo del nivel de los largueros.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
Con 20 libras de presión en los neumáticos, los médanos son un parque de diversiones para la pick-up de Nissan.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
La versión con caja automática de siete marchas también tiene reductora: 14 relaciones para elegir.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
El bloqueo de diferencial trasero es ideal para trepar y salir de situaciones complicadas.

Crítica: Nissan NP300 Frontier
En ruta, excelente desempeño de motor y caja. Sólo desentona la dirección, demasiado asistida.

Crítica: Nissan NP300 Frontier

***

VIDEO: Nissan NP300 Frontier

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar

 

 

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com