El Citroën C4 Lounge es uno de los autos más inquietos del mercado argentino. Desde que se lanzó a la venta en agosto de 2013, nunca pasan más de seis meses antes de que se incorpore alguna nueva versión, se aumente el equipamiento o se agreguen más opciones mecánicas.

El C4 Lounge parece moverse siempre con más rapidez que muchos de sus rivales. Cuando se anunció el Plan ProCreauto, fue el único modelo que ofreció una versión exclusiva para aprovechar las ventajas de ese crédito del Gobierno (el C4 Lounge Tendance Pack, leer crítica). Cuando surgió la crisis de los robos de ruedas de auxilio, también fue el primero en ofrecer una solución de serie para los clientes (el Superbloqueo).

Y ahora que el Grupo PSA desarrolló para el Mercosur una nueva caja manual de seis velocidades, Citroën sacó de la galera una versión S para el C4 Lounge, que ofrece una propuesta un poco más deportiva: el motor 1.6 THP con 165 caballos y esta nueva transmisión.

La manejamos durante una semana y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Los detalles son pocos y bien discretos. La gran mayoría del público casi ni notará la diferencia. Pero los cambios son tan puntuales que, los más informados, distinguirán a un “S” con rapidez a la distancia: como todos los C4 Lounge con motor THP, tiene emblemas “THP” y doble escape trasero. Pero esta variante también agrega logos “S” en los laterales y espejos retrovisores cromados.

También tiene llantas específicas de 17 pulgadas. Están pintadas de negro y van calzadas con neumáticos Michelin 225/45R17.

Pero ojo, el S también se distingue por lo que no tiene. A diferencia de otros C4 Lounge más equipados, no lleva techo corredizo ni faros de Xenón.

A casi tres años de su lanzamiento, hay que decir que el C4 Lounge tiene un diseño que está envejeciendo bien. Todavía se lo ve moderno y elegante. Es algo que no pudo decir su antecesor, el C4 Sedán.

POR DENTRO

En el habitáculo, lo primero que llama la atención son las butacas delantera. No tienen tapizado en cuero. Están revestidas en tela, pero se distinguen por sus costuras rojas y los emblemas “C4 Lounge S”, bordados en los respaldos. La butaca no es deportiva. Para mi gusto, el relleno es demasiado blando y los laterales no agarran bien el cuerpo.

El equipamiento es el mismo del promedio de los C4 Lounge: climatizador bizona y tablero de instrumentos con colores personalizables. También trae el conocido equipo de audio Arkamys, con CD/USB/Aux/Bluetooth, que se combina con la pantalla de siete pulgadas (no es táctil) con GPS. Con respecto al C4 Lounge Exclusive, lo único que este “S” no tiene es el tapizado en cuero y el acceso sin llave, con encendido por botón.

La calidad de terminación es correcta. Y con respecto a los primeros C4 Lounge que manejé hace tres años, noté que mejoró un poco la insonorización.

El resto del interior se mantiene sin cambios. Sigue siendo un auto cómodo, para cinco pasajeros, aunque en las plazas traseras viajarán más holgados dos adultos y un niño.

El baúl se mantiene con una capacidad de 450 litros. Bajo el piso de carga se encuentra la rueda de auxilio, que tiene llanta de chapa y es de uso temporario. Con ella colocada no se puede circular a más de 80 km/h.

Fue la decisión que tomó Citroën Argentina para cortar de cuajo con la ola de robos de auxilio (antes tenía llanta de aleación y la misma medida de las otras cuatro). La otra decisión fue incorporar el Superbloqueo: es un mecanismo eléctrico que, al pulsar dos veces el comando de la llave desde el exterior, impide que las puertas y el baúl se puedan destrabar desde el interior o rompiendo un vidrio.

En los concesionarios deberán tener un especial cuidado al explicar el funcionamiento del Superbloqueo a los clientes. Si el sistema se activa y, por ejemplo, queda un niño en el interior del vehículo, el chico no podrá abrir las puertas desde adentro. Nunca es recomendable dejar un chico sin compañía dentro de un auto, pero este caso el riesgo aumenta.

SEGURIDAD

Este es, tal vez, el punto más flojo del S. Con el fin de lograr un precio de venta más accesible, Citroën decidió retacear equipamiento de seguridad. Increíble que algo así todavía ocurra en el 2016.

Viene de serie sólo con lo mínimo exigido por la Ley: doble airbag frontal y frenos ABS. También tiene repartidor de frenado, asistencia al frenado de emergencia, sensor de estacionamiento sonoro/visual y anclajes Isofix.

Recordemos que el C4 Lounge Tendance Pack ofrece además doble airbag lateral delantero y doble airbag de cortina. Y el Exclusive es más completo todavía, porque agrega control de estabilidad, control de tracción, cámara de retroceso, sensores de estacionamiento delanteros y alerta de punto ciego.

No hay resultados de pruebas de choque independientes para el C4 Lounge. En sus cinco años de historia, LatinNCAP sólo sometió a un Citroën a sus crash test: el C3. Esto es algo que seguramente cambiará en 2016.

MOTOR y TRANSMISIÓN

A partir de octubre del año pasado, los motores 1.6 THP del Grupo PSA aumentaron su potencia de 163 a 165 caballos a 6.000 rpm. Esto es porque pasaron a la nueva normativa de emisiones Euro 5. Los dos caballitos extra aparecieron tras una reprogramación de la electrónica y un repaso de los sistemas de admisión y escape.

Este motor turbo, con inyección directa, intercooler y 1.598 centímetros cúbicos mantiene el torque de 240 Nm a 1.400 rpm.

La nueva caja manual de seis velocidades la adoptaron modelos de Peugeot (2008, 308 y 408) y, además del S, en Citroën la utiliza también otro C4 Lounge: el 1.6 HDi (antes tenía caja manual de cinco marchas y esto lo convierte más aún en nuestro C4 Lounge favorito). La tracción es delantera.

COMPORTAMIENTO

Primero, vamos a la novedad: el conjunto de motor THP y caja manual de seis marchas es una maravilla. Es una transmisión que saca lo mejor de un motor de rendimiento probado. Y un motor conocido, que rejuvenece con las posibilidades que ofrece una marcha extra y unas relaciones de caja más cortas.

Es una sociedad que, ya a partir de las 2.000 rpm, ofrece una progresión muy ágil y lineal. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de 210 km/h. No son valores de un deportivo, pero sí son muy buenos.

Hay que destacar que la velocidad máxima se alcanza en quinta marcha, porque la sexta está pensada para que el motor viaje más relajado, logrando consumos más contenidos. El objetivo se consigue: gasta un promedio de 7,7 litros cada 100 kilómetros.

El conjunto mecánico es tan bueno que sólo permite una crítica: el tacto de la palanca de cambios podría ser más preciso. Y no es que sea errático. Está muy bien, pero la respuesta del motor es tan buena que dan ganas de sentirse un poco más involucrado, como una pieza más de la máquina.

La contracara de este conjunto es el chasis del C4 Lounge. En Citroën no realizaron mayores cambios en la puesta a punto de la suspensión. Sigue siendo un auto más confortable que deportivo, con una dirección más liviana que precisa, y una carrocería que inclina demasiado ante el menor indicio de una maniobra un poco más picante.

Con esta combinación de mecánica deportiva y chasis de sedán tranquilón, la ausencia del control de estabilidad (ESP) es todavía más notoria. Las inercias que se ponen en juego son más palpables y es muy común escuchar chirriar los neumáticos, o ver cómo el auto se va de trompa en curvas de alta velocidad.

También se nota en las aceleraciones. La suspensión delantera blanda y el torque instantáneo del motor turbo son un cóctel de resultado previsible: la trompa se levanta mucho al acelerar y es muy fácil que las ruedas que traccionan pierdan adherencia. Ahí también se vuelve en contra la suavidad de la dirección: cuando se acelera con decisión desde parado, el volante tiende de manera natural a girar hacia la izquierda. El torque vence ante excesiva asistencia.

Con una suspensión tan blanda, también hay que señalar que el andar es muy cómodo, tanto en ciudad como en rutas de pavimento no tan bueno. Lo único que hay que cuidar son las llantas de 17 pulgadas. Los golpes secos en algunos baches te recuerdan que hay que tratarlas con cariño.

Los únicos que están a la altura de las circunstancias son los frenos, que al menos responden bien y seguridad, incluso después de mucha exigencia.

CONCLUSIÓN

Que los emblemas, las llantas deportivas y el doble escape cromado no te confundan. En este Citroën C4 Lounge la "S" no es de “Sport”. Sigue siendo un cómodo sedán familiar, con el que se puede crucerear a muy buen ritmo. Pero, a pesar de sus buenos valores de aceleración y velocidad máxima, no es un deportivo.

En ese sentido, la única ventaja del agregado de la caja de sexta viene por el lado de obtener un menor consumo de combustible y un precio más accesible con respecto a las versiones automáticas.

La ausencia de control de estabilidad y tracción (además de la presencia de sólo dos airbags) es un defecto difícil de salvar. Como es sabido, Autoblog no recomienda la compra de autos del Segmento C (compacto) que no tengan ESP. No es un capricho: es una manera de ser justos con las marcas que hace tiempo se esfuerzan por ofrecerlo (también algunas, las menos, lo hacen hasta en el Segmento B).

Y hasta acá llega la crítica del C4 Lounge S. Ahora, una infidencia.

Para el lanzamiento de esta versión especial, Citroën Argentina invitó a un grupo de periodistas a participar del proceso de producción de un C4 Lounge S en la línea de montaje de El Palomar (leer Diario de un obrero).

A mí, en particular, me asignaron trabajar en la sección de armado de motores. Meter mano en esos THP y HDi, atornillando mangueras de circuitos de refrigeración, empalmando módulos y ajustando tornillos fue una experiencia inolvidable.

Pero también muy provechosa, desde el punto de vista periodístico. Sucede que, al comienzo, parece un trabajo emocionante. Pero, con la repetición mecánica de las tareas, puede resultar algo tedioso.

Así comencé a charlar con mi vecino en la línea de montaje. Digamos que se llamaba Ariel. Su función era la de supervisor: controlaba que todo lo que yo instalaba funcionara de la manera correcta (y de que no me olvidara un destornillador adentro de un cárter, por ejemplo).

Resulta que Ariel manejaba información calificada acerca de las próximas movidas de Citroën Argentina con el C4 Lounge. Y me contó un secreto: a partir de mayo próximo, más o menos, todas las versiones de este modelo estarán incorporando el bendito ESP de serie. También me dijo que a partir de las versiones Tendance se sumará una nueva pantalla multimedia, que ahora será táctil. Y me contó algo acerca de una alarma antirrobo, que no llegué a entender bien.

Así que, la mejor conclusión posible es la siguiente.

Si vas a comprar un C4 Lounge, hacele caso a Ariel, mi supervisor: esperá.

Carlos Cristófalo
Producción fotográfica: Gustavo Chao

***

Crítica: Citroën C4 Lounge S
De lejos, el C4 Lounge S es difícil de diferenciar.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
De cerca también, jé.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Se distingue por las llantas pintadas de negro.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Los emblemas "S" y los retrovisores cromados.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
En el interior, la gran novedad es la palanca de cambios.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Nueva caja manual, de seis velocidades.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
También tiene tapizados específicos, con emblemas bordados.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Sigue siendo un cómodo sedán para cinco pasajeros.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Mantiene el tablero con diferentes opciones de colores.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Uno de estos botones ciegos debería ser el del ESP.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Baúl de 450 litros.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Rueda de auxilio de uso temporario.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
El conjunto de motor turbo y caja manual es excelente.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Lástima que el comportamiento dinámico del chasis no acompañe.

Crítica: Citroën C4 Lounge S
Es un auto veloz, aunque no deportivo.

Crítica: Citroën C4 Lounge S

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: Citroën C4 Lounge S
Precio: 342.500 pesos (versiones entre 305 mil y 395 mil pesos).
Origen: Argentina
Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros
Comercializa: Citroën Argentina (www.citroen.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas, inyección directa, turbo, intercooler.
Cilindrada: 1.598 cc
Potencia: 165 cv a 6.000 rpm
Torque: 240 Nm a 1.400 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera.
Caja: manual, de seis velocidades

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, resorte helicoidal.
Suspensión trasera: independiente, rueda tirada con elemento torsional, resorte helicoidal.
Frenos delanteros: discos ventilados.
Frenos traseros: discos macizos.
Dirección: de cremallera, con asistencia variable.
Neumáticos: Michelin 225/45R17 (rueda de auxilio de uso temporario, con llanta de chapa)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 210 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,1 segundos
Consumo urbano: 9,2 l/100km
Consumo extraurbano: 6,0 l/100km
Consumo medio: 7,7 l/100km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 4.621 mm / 1.789 mm / 1.505 mm
Distancia entre ejes: 2.710 mm
Capacidad de baúl: 450 litros
Capacidad de combustible: 60 litros

EQUIPAMIENTO
Frenos ABS con distribución electrónica de frenado (EDB/REF)
Asistencia al frenado de Urgencia (AFU)
Airbags frontales conductor y pasajero
Cinturones de seguridad delanteros inerciales pirotécnicos regulables en altura
Cinturones de seguridad traseros inerciales (3)
Alarma perimetral y volumétrica
Antiarranque electrónico
Fijación de asientos para niños (Isofix) en las plazas traseras laterales
Faros rompeniebla delanteros y traseros
Luces diurnas de leds
Guantera refrigerada
Climatizador automático bizona, con función “Restore”
Dirección de asistencia variable
Espejos exteriores eléctricos
Levantavidrios delanteros y traseros eléctricos con antipinzamiento y one touch
Limitador y regulador de velocidad (programable)
Sensores de estacionamiento traseros sonoro-visual
Radio CD MP3 / AUX / USB / Bluetooth con mandos al volante
Sistema de Navegación GPS MyWay con pantalla LCD de 7”³ integrada
Tablero de instrumentos con colores personalizables
Asiento del conductor regulable en altura
Asiento trasero rebatible 1/3 – 2/3
Asientos tapizados en tela y con bordado “C4 Lounge S”
Volante regulable en altura y profundidad
Volante tapizado en cuero con insertos cromados
Cierre centralizado de puertas y baúl con mando a distantica
Parabrisas acústico
Llantas de Aleación 17 pulgadas diamantadas negras

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com