Autoblog está en camino a cumplir 10 años y, sin embargo, entre todos los vehículos que pasaron por nuestro garage la Volkswagen Saveiro nunca fue de la partida.

Y eso que es una pick-up que está en nuestro mercado desde principios de los 90'. Aquella primera generación era realmente una caja cuadrada con ruedas. Y en el interior de la cabina no tenía absolutamente nada. Era tan pobre el equipamiento que, para sumar algo más, le metieron la rueda de auxilio detrás del asiento del conductor.

Por aquél entonces no había airbags, ni ABS, ni aire acondicionado, ni levanta vidrios eléctricos, ni cierre centralizado (y así siguen los "ni"). Eso muestra un poco los estándares de seguridad y confort que teníamos por aquellos tiempos. Parece que fue ayer, pero ya pasaron más de 20 años.

Una chatita que resultaba simpática y que, a fuerza de confiabilidad, bajo precio y versatilidad, comenzó a poblar nuestras calles y a convertirse en uno de los animales más vistos de la fauna automotor. Las vimos trabajando cargadas, con cúpula y hasta tuneadas con llantas de 18" y escape al tono. Seguro alguna supo mostrar las Primeras Señales del Apocalipsis Automotor.

Esta semana, el vehículo comercial más pequeño de la familia Volkswagen estuvo en nuestro garage y nos acompañó por una semana de mucho trabajo por las calles de Buenos Aires y Rosario.

Por apenas unos centímetros no pudimos hacer todos los trabajos. Y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Una de las características más salientes de la Saveiro es que siempre basó su estética en la del Gol. Y esta generación tampoco es la excepción, aunque en este caso toma la base del Gol Trend.

Y la que manejamos esta semana, puntualmente, se trata de la primera Saveiro con cabina doble. Aunque sólo tiene dos puertas y el acceso a las plazas traseras es el mismo que tendríamos en un Gol 3 puertas (donde las puertas delanteras son un poco más grandes).

De frente no hay mucha ciencia. Es un Gol. Trend. Con alguna mínima diferencia que muy pocos van a percibir. Y de costado también lo es, por lo menos hasta donde terminan las puertas. Los pasarruedas, espejos laterales y manijas de las puertas son de color negro, pensados más para el trabajo que para el look.

Después nos encontramos con las ventanas de las plazas traseras, que son basculantes, y la barra portaequipajes con el spoiler trasero. Y finalmente la caja de carga, en la que entran muchísimas más cosas que en el baúl de un Gol y que además declara una capacidad de carga útil de 640 kilos.

La luneta en esta versión (Pack High) es térmica y tiene unas barras protectoras, para que en una frenada brusca o accidente, la carga no se meta de acompañante. Aquí, además, se encuentra la tercera luz de stop y las que iluminan la caja de carga. Se accionan desde el interior.

En la parte trasera se encuentra la nueva tapa de carga con apertura amortiguada y que además tiene el paragolpes incorporado a la misma, donde -sospecho- se encuentra algún tipo de contrapeso que hace las veces de amortiguador para la apertura.

POR DENTRO

Los tiempos han cambiado y así también el interior de estas camionetitas, que supieron tener casi nada en su interior y que hacían ruidos por todos lados.

Hoy, quien se pone al mando de una Saveiro, se encuentra con que puede regular la posición del asiento en altura y profundidad -no así el volante, que no tiene regulación alguna- y lograr una posición de manejo adecuada. Pese a ello, no le vendría nada mal que se pueda bajar unos centímetros más la butaca.

El volante multifunción es el que vino equipando a todos los Volkswagen en los últimos años y, si bien no está revestido en cuero ni nada parecido, es de un tacto bastante agradable y tiene buen grip. En el medio del clásico instrumental (con velocímetro y tacómetro), se encuentra un display con todas la información sobre el desempeño del vehículo, el teléfono, el audio, configuraciones y los mismos consejos para economizar el consumo que nos encontramos la semana pasada en la Suran (leer crítica).

En el centro del habitáaculo se encuentra el resto del equipamiento, bajo las dos toberas de ventilación centrales. Un gran botón de fácil acceso para encender las luces de emergencia, las teclas para accionar las luces rompenieblas delanteras y traseras y la iluminación de la caja. También hay un equipo de música onda retro (idéntico al que equipa el pequeño Up!), que cuenta con Bluetooth, conexión USB y AUX y reproductor de CD y MP3.

Por último, un poco más abajo, los controles de climatización, una toma de 12V -sin encendedor- algunas bandejas portaobjetos, dos posavasos y la palanca de cambios. Todo lo anterior lo podría haber resumido con tan solo mencionar que el interior de la Saveiro es exactamente igual al del Gol Trend, pero no quería pecar de superficial.

Los levantavidrios delanteros son eléctricos, con función one touch. No así los de las plazas traseras que son pivotantes. Los ocupantes de atrás también tienen un posavasos para cada plaza y además una toma de 12V para poder cargar un teléfono.

El atributo más importante de esta Saveiro es, sin dudas, ser cabina doble. Antes de tomar contacto me imaginé que las plazas traseras iban a ser algo ficticio, como las que tiene Hachi Roku, pero a decir verdad son lugares utilizables por seres humanos a escala real.

La gran diferencia con la Fiat Strada Doble Cabina (leer crítica) es que la Saveiro Cabina Doble no tiene tres puertas. Pero está homologada para cinco plazas, mientras que la Fiat sólo puede llevar a cuatro pasajeros.

No les voy a decir que cinco Ginóbilis se pueden ir de vacaciones. Atrás pueden caber tres chicos (siempre y cuando no sean bebés con sillitas, que siempre ocupan más de una plaza) o dos adultos con buena voluntad. Alcanza para moverse perfectamente por la ciudad o hasta incluso para aventurarse en un viaje corto.

SEGURIDAD

En términos de seguridad, la Saveiro cabina doble se conforma con ajustarse a la legislación local. Esto es: doble airbag frontal, frenos ABS, cinturones de seguridad inerciales de tres puntos en las plazas laterales -abdominal en la plaza trasera central- y apoyacabezas en las cinco plazas. Además cuenta con alarma antirrobo, inmovilizador de motor y una tercera luz de stop elevada.

Para más equipamiento de seguridad, está la Saveiro Cross. Que incorpora control de estabilidad, control de tracción, bloqueo electrónico de diferencial y frenos ABS off-road.

Hasta el momento no hay ensayos de impacto por parte de LatinNcap para este modelo. Y en este caso no podríamos afirmar que es igual al Gol Trend, que obtuvo tres estrellas en la protección para adultos y dos para niños.

MOTOR Y TRANSMISIÓN

La Saveiro Cabina Doble no presenta ninguna novedad en este aspecto. El motor que la impulsa es el super-extra-mega-archi conocido 1.6 naftero, ahora denominado MSI (sin la I en rojo), 1598 cc, ocho válvulas, con 101 caballos de potencia a 5.250 rpm y 143 Nm de torque a 2500 rpm. Viene asociado a una caja manual de cinco velocidades, de muy buen funcionamiento.

La versión Saveiro Cross, que pronto saldrá a la venta en nuestro mercado, estará equipada con la versión 16 válvulas del mismo motor, que entrega 110 caballos de potencia y 155 Nm de torque, aunque ambos valores los entrega a mayores rpm. Mantendrá la caja de cinco marchas, pero con algunas modificaciones en las relaciones de caja. Sería interesante probar esta combinación.

COMPORTAMIENTO

No esperaba encontrarme con ninguna novedad en cuanto al comportamiento del conjunto mecánico de esta camioneta: un motor súper conocido, ultra probado y muy confiable.

Les puedo comentar que el motor va a 3.400 vueltas viajando a 130 en la autopista, y que hice un viaje Buenos Aires-Rosario-Buenos Aires, con algunos kilómetros desplazándome por los pagos de Messi, con sólo un tanque de combustible. Esto arroja un consumo promedio un poco por encima de los 8 litros para los 100 kilómetros, con una autonomía superior a los 650 kilómetros.

Donde sí me encontré con una gratísima sorpresa fue en el andar, tanto en ciudad como en la ruta. No sé si tiene que ver con el rodado que lleva (sus llantas de 15'', cauchos 205/60), o con la suspensión trasera con resortes súper-progresivos.

La cuestión es que la Saveiro se banca todas en la ciudad. Agarres lo que agarres te da una sensación de robustez y firmeza que no te produce ningún tipo de lástima por maltratarla. Y en la ruta va muy bien plantada, sin moverse para ningún lado (siempre hablando de velocidades legales). Se viaja bien y descansado.

Incluso en el habitáculo, sin tener ningún material que despierte admiración, todo parece estar bien encastrado y no hay ruidos ni grillos. Lo mismo para la insonorización, sin ser un estudio de grabación, está bastante bien.

Algo que me llamó la atención fue su radio de giro, que podría ser mejor para un vehículo de dimensiones tan compactas. La dirección es un tanto firme para la maniobra, pero compensa el defecto cuando se sale a la ruta.

Durante una semana agitada andando de un lado para el otro, a la Saveiro le quedaba una solo trabajo para hacerla completa. Así que nos ofrecimos a buscar unos lubricantes, que en los papeles estaba dentro de las capacidades de la pick-up, porque pesaban menos de los 640 kilos de carga útil que declara.

Y todo era sonrisas hasta que llegamos al lugar y la realidad nos mostró que en la caja, por unos pocos centímetros, el pallet donde estaba nuestra carga no cabía. Al menos con la tapa cerrada, por lo que nos quedó una tarea pendiente.

CONCLUSIÓN

Pasamos una semana al volante de esta Saveiro cabina doble. La usamos para trabajar, para viajar, para hacer repartos y para salir con amigos. Y la chatita no desentonó nunca.

Seguramente, si tuviera que elegir una de estas pick-up pequeñas exclusivamente para trabajar, iría por la versión de cabina extendida: por el simple hecho de que la caja de la cabina doble es un gran baúl pero, como mencioné antes, un pallet no cabe con la tapa cerrada.

Pero, como vehículo de uso mixto, la cabina doble está muy bien. Se ve igual que un Gol Trend -por lo menos de frente-, tiene el mismo equipamiento y lleva la misma cantidad de gente. Y, por otro lado, es mucho más robusta, en los caminos golpeados es bien guapa, en la ruta anda mejor y el baúl es mucho más grande.

Pero no puedo dejar de pensar que muchos de los que piensan en este tipo de vehículos son individuos o empresas que le van a hacer unos cuántos kilómetros. Y la falta de una versión diesel, que su competidora directa sí ofrece, no es un tema menor.

Eso también sería un Gol...azo.

Matías Albín

***

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
Un diseño muy conocido, en una presentación diferente.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
Adelante es exactamente igual al Gol Trend.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
Atrás caben tres niños (no bebés, porque las sillitas ocupan más espacio). O dos adultos.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
ABS, airbag, computadora, bluetooth, USB, aire...impensado hace 20 años.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
La computadora tiene un montón de funciones y para verlas se necesita una buena vista.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
La insonorización es buena. No hace falta subir mucho el volumen para escuchar bien.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
Sin novedades en el motor. Una versión TDI sería ideal.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
No sabemos si este alerón tendrá mucho que ver, pero en la ruta va muy bien plantada al piso.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
Un gran baúl para llevar muchas cosas. Aunque le faltan cinco 'pal pallet.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
Los neumáticos 205 le van muy bien. La apertura amortiguada es más un detalle, pero no te va a cambiar la vida.

Crítica: Volkswagen Saveiro Cabina Doble

***

FICHA TECNICA

Modelo probado: Volkswagen Saveiro Cabina Doble
Origen: Brasil
Precio: 206.272 pesos (versiones desde 176.287 pesos).
Garantía: Tres años o 100.000 kilómetros
Comercializa: Volkswagen Argentina (www.volkswagen.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, 8 válvulas, inyección electrónica multipunto, distribución por correa dentada.
Cilindrada: 1.598 cc
Potencia: 101 cv a 5.250 rpm
Torque: 143 Nm a 2.500 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera.
Caja: manual, de cinco velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: Independente, tipo McPherson, con brazos triangulares transversales, resortes helicoidales, amortiguadores de gas presurizados y barra estabilizadora de 20 mm de diámetro.
Suspensión trasera: Interdependiente, con brazos longitudinales, resortes helicoidales super-progresivos y amortiguadores de gas presurizados.
Frenos delanteros: discos ventilados
Frenos traseros: tambor
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia hidráulica progresiva.
Neumáticos: Pirelli Cinturato 205/60R15 (rueda de auxilio del mismo tamaño y llanta de chapa).

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 169 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,5 segundos
Consumo medio: 8 l/100km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 4.493 mm / 1.708 mm / 1.593 mm
Distancia entre ejes: 2.753 mm
Peso en orden de marcha: 1.129 kg
Capacidad de carga: 639 kilos / 580 litros
Dimensiones de la caja: largo 1.106 mm / ancho 1.005 / profundidad 519 mm
Capacidad de combustible:
55 litros

EQUIPAMIENTO
Dirección asistida
Aire acondicionado
Alzacristales eléctricos delanteros one touch
Ajuste de altura de asiento del conductor
Cierre centralizado con comando a distancia
Radio AM/FM con reproductor de CD, MP3, USB, AUX y tarjeta SD
Volante multifunción
Espejo de cortesía derecho e izquierdo con iluminación
Luneta térmica
Iluminación de la caja
Display multifunción I-System
Dos tomacorrientes de 12V
Llantas de aleación
Sistema de frenos ABS
Airbag para conductor y acompañante
Faros antiniebla delanteros
Faros antiniebla trasero
Tercer apoyacabezas trasero
Tercera luz de stop
Cinturones de seguridad delanteros de tres puntos con pretensionador
2 Cinturones de seguridad traseros de tres puntos
1 Cinturon de seguridad trasero ventral
Alarma volumétrica
Inmovilizador de motor