La Giulietta de Alfa Romeo ya es una vieja conocida de los lectores de Autoblog. Ya la probamos en dos versiones (1.4 Tbi Manual y Quadrifoglio Verde). Y ahora nos tocó el turno de manejar la versión 1.4 Tbi TCT (automática).

Sin importar su reincidencia, un Alfa Romeo siempre es bienvenido en nuestro garage. Es más, si a quienes trabajan en Centro Milano les interesa, podríamos pasar uno a planta permanente. No nos vamos a ofender (QV, per favore).

La Giulietta comenzó a llegar a nuestro mercado en 2011 en cuentagotas, por trabas a las importaciones (luego de su lanzamiento ingresaron menos de 50 unidades). Con el tiempo eso se fue normalizando y para 2013 la marca estaba realizando entregas más acorde con las necesidades del mercado.

Esta unidad Distinctive Premium TCT tiene dos novedades: su caja automática de doble embrague y su precio, que se mantuvo constante (en divisa), pese a los impuestos internos que rigen desde enero de 2014.

Estuvimos una semana a bordo de esta Giulietta en color biancospino y la crítica se reproduce a continuación.

POR FUERA

No voy a entrar en detalles. Su diseño es ultra conocido por todos. Pero aún sin ser una novedad en nuestro mercado, la reacción de la gente ante esta Tana es llamativa. Todos tienen algo que decir o preguntar.

El gusto va en cada uno. Por lo que he leído o escuchado, son muchísimos más los que gustan de ella que los que no. Y respecto de su diseño, también hay defensores y detractores. Incluso hay algunos fanáticos de la marca, esos que la siguen desde Cemento, que sienten que es menos Alfa, más comercial e impersonal.

Lo cierto es que el tiempo pasa y el diseño de la Giulietta no parece necesitar actualizarse. En algún momento llegará el restyling que hace poco recibió en Europa, aunque me atrevo a decir que van a ser muy pocos los que en la calle sepan diferenciar a la vieja de la nueva. Esto no es noticia para uno de los principales productores de Car Porn que existen en el mundo.

Si tengo una crítica para hacerle a este atractivo diseño, es su aplicación práctica. Y es que el frente de la Giulietta es realmente pornográfico, pero al mismo tiempo impráctico.

No es que uno ande tocando con la trompa todo lo que se ponga adelante, pero los roces y toques existen. En la calle y en los estacionamientos. Y la trompa de la Giulietta no tiene un paragolpes que actúe como tal. Entonces, todo lo que gusta del frente de este auto, es todo lo que se puede dañar con facilidad.

Pero, al igual que un celular cuando te gusta mucho, la Giulietta es demasiado linda como para usarla con funda.

POR DENTRO

Son dos aspectos los que me llamaron mucho la atención. El primero es que, a pesar de que tiene todo, parece que no tiene nada. El interior de la Giulietta tiene cierto aire retro, no abundan los botonitos. Es más bien despojada y con una gran plancha de plástico, en color metalizado, que intenta recordarnos a los interiores de los autos de hace 50 años.

Comparada con el 164, la Giulietta tiene menos botones que un poncho.

Todo está muy bien disimulado o se maneja desde la computadora de abordo. Y si bien no es la panacea de los sistemas intuitivos, en un par de horas se le puede agarrar la mano a todo. Hay una radio que parece muy sencilla, pero también es muy completa. Bajo el equipo de audio hay unas perillas donde se operan los faros rompeniebla, el sistema Start&Stop y el cierre centralizado. Más abajo, tres perillas que conforman el climatizador automático bi-zona.

Después de eso, básicamente lo que se ve a simple vista es un volante, un tablero muy despojado y una palanca de cambios. Pero también se percibe un diseño de muy buen gusto y una muy alta calidad de materiales.

El otro aspecto que llamó mi atención fue la distribución del espacio. Adelante es muy generoso. Conductor y acompañante viajan realmente cómodos y bien separados uno del otro. El problema está atrás. A pesar de tener anclajes Isofix, apoyacabezas y cinturones para las tres plazas, el techo es muy bajo y el espacio para las piernas, escaso. Sin embargo el baúl, para ser un hatchback, tiene unos generosos 350 litros.

Pero después me puse a pensar un poco y no recuerdo haber visto muchos Alfa Romeo en la calle con más de dos personas arriba. No se cuál es causa y cuál consecuencia.

SEGURIDAD

Copiar/pegar para esta sección. La Giulietta tiene el mismo nivel de seguridad en todas sus versiones. Viene de serie con seis airbags, frenos ABS, control de estabilidad, control de tracción, diferencial electrónico Q2, asistencia al arranque en pendiente, apoyacabezas delanteros activos, medidor de presión de neumáticos, espejos exterior con desempañador, encendido automático de luces y sensor de lluvia.

En 2010, EuroNCAP sometió a sus pruebas de choque a una Giulietta 1.6 JTD y la calificó con el puntaje máximo de cinco estrellas. Ofrece una protección para adultos del 97%, para niños del 85% y para peatones del 63%. Y en su momento fue nombrado como uno de los autos más seguros de Europa, sólo detrás del BMW Serie 5.

MOTOR Y TRANSMISIÓN

La versión probada cuenta con el motor 1.4 turbo benzina, con el sistema Multiair de actuadores electro-hidráulicos de las válvulas admisión, que permite el manejo constante del flujo de aire óptimo para la combustión. Alimentado por un turbocompresor, sólo necesita 1.368 centímetros cúbicos para erogar 170 caballos de potencia y 250 Nm de torque.

Cuenta con sistema Start&Stop que interrumpe la marcha del motor cuando el vehículo se detiene momentáneamente, como puede ser en los semáforos o embotellamientos. Utiliza un sistema de arranque paralelo para conservar la vida útil del principal.

La transmisión es automática, de seis marchas, mediante la caja de doble embrague denominada TCT (Twin Clutch Transmission). Y además cuenta con el sistema DNA de Alfa Romeo, con tres modos de conducción: Dynamic (deportivo), Natural y All-Weather (para superficies con poca adherencia).

COMPORTAMIENTO

Cuando uno se sube a un auto siempre espera determinado desempeño acorde con la marca y el modelo en cuestión. Bueno, cada vez que me subo a un Abarth o un Alfa Romeo, no espero otra cosa que no sea picante. Algunos más y otros menos, pero la pimienta, o el ají, tienen que estar.

Y la Giulietta no es la excepción. Desde el momento en que uno se acerca, ya empieza a percibir ese carácter deportivo. Las butacas delanteras en cuero Milano, de regulación eléctrica y tres memorias para el conductor, permiten posiciones de manejo ideales para todos. Realmente los recorridos son muy largos, tanto en altura como en profundidad. La dirección también se regula en ambas direcciones. Así que no importa si sos lungo o tape, para vos también hay.

Y cuando le das media vuelta a la llave, enseguida muestra su carácter con un sonido que uno no espera de un motor de tan baja cilindrada. De lo contrario, no sería un Alfa.

Debo decir que el motor me sorprendió, no solo por sus prestaciones y el sonido que sale por el escape, sino también por lo relajado que viaja en la ruta o autopista. A 120 km/h va muy tranquilo, alrededor de las 2.700 rpm. No sorprende así que se consigan consumos extra urbanos por debajo de los 5 litros si se lo maneja en forma suave. Lo difícil es no tentarse y acelerarlo.

Después está el tema de la caja automática. Voy a empezar por decir que, en una conversación privada que mantuvimos, la Giulietta me confesó que con varias compañeras de la rama automática van a cortar la Panamericana para reclamar lo que les corresponde: levas al volante.

La caja es buena, y hace los cambios en una millonésima de segundo. El problema está en el tiempo que tarda desde que se brinda la orden hasta que la ejecuta en modo secuencial. Y también el comportamiento que tiene cuando está en modo Dynamic y Natural. En ambos modos, el desempeño es bastante deportivo. Uno no espera que en el tránsito cotidiano el auto simule un punta-y-taco al frenar en un semáforo. La gente mira.

Recién los últimos días descubrí que el modo para andar tranquilo en la ciudad es hacerle creer al auto que uno está en Oslo, en pleno invierno, y ponerlo en All-Weather, para que tenga un comportamiento más civilizado. Y el sistema Start&Stop funciona, pero no le pude sacar la ficha, porque no lo hizo cuando yo lo esperaba sino cuando el auto estaba de humor para hacerlo.

Y, por último, la suspensión. Se los puedo resumir de esta manera: si te gusta el durazno, bancate la pelusa. Es decir, si te gusta que el auto doble y frene de la manera que lo hace -impecable-, reprimí los insultos cuando te comas un pozo, bache o similar. Porque los vas a sentir.

CONCLUSIÓN

Es quizás una de las conclusiones más fáciles y cortas que me han tocado escribir. La Giulietta no tiene nada que envidiarle a sus competidores del segmento. Es un auto con excelentes prestaciones, un equipamiento completísimo y un nivel de seguridad muy alto. Y a todo esto se agrega su diseño único (ese que en Alemania no se consigue).

La TCT cuesta 73.973 dólares, pero hay versiones mucho más baratas.

Por eso. Joven argentino, si tienes entre 18 y 80 años y estás con ganas de comprarte un hatchback premium, por 350 luquitas argentinas te podés subir a una Giulietta manual. Corta la bocha.

Matías Albín Fotos: Manuel Ledesma - Autos en Argentina

***

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT
Sacamos a pasear a la Giulietta bien temprano mientras Buenos Aires dormía.

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT
Senza cuore saremmo solo macchine

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT
El interior parece despojado. El de sus competidores directos también. Pero que no cunda el pánico, tiene todo.

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT
Costó acostumbrarse al sentido de las marchas de la selectora. Pero en la mayoría de los deportivos es así. Se ve que no estamos probando muchos.

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT

Crítica: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi TCT

***

FICHA TECNICA

Modelo probado: Alfa Romeo Giulietta 1.4 Tbi Distinctive Premium TCT
Precio: 73.973 dólares (versiones desde 349.000 pesos)
Garantía: Cinco años o 100 mil kilómetros
Comercializa: Centro Milano (www.alfaromeo.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección indirecta de combustible, turbocompresor, intercooler y sistema de admisión MultiAir.
Cilindrada: 1.368 cc
Potencia: 170 cv a 5.500 rpm
Torque: 250 Nm a 2.500 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera, con control electrónico y sistema Q2.
Caja: automática de doble embrague, de seis velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resorte helicoidal.
Suspensión trasera: independiente, con paralelogramo deformable y resorte helicoidal.
Frenos delanteros: discos ventilados (305 mm de diámetro)
Frenos traseros: discos macizos (264 mm de diámetro)
Dirección: de cremallera, con asistencia eléctrica y Dynamic Steering Torque
Neumáticos: 225/40 R18

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 217 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,9 segundos.
Consumo urbano: 7,9 l/100km
Consumo extraurbano: 4,3 l/100km
Consumo medio: 5,9 l/100km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 4.351 mm / 1.798 mm / 1.465 mm
Distancia entre ejes: 2.634 mm
Peso en vacío: 1.365 kg
Capacidad de baúl: 350 litros
Capacidad de combustible: 60 litros

EQUIPAMIENTO
Frenos ABS con Asistencia de Frenado
Control de tracción
Diferencial electrónico Q2
Control de estabilidad
Ayuda al arranque en pendiente
Doble airbag frontal
Doble airbag lateral
Doble airbag de cortina
Airbag del pasajero desactivable
Apoyacabezas delanteros activos
Apoyacabezas para quinto pasajero (opcional)
Luces de Xenón direccionales
Faros antinieblas
Sensor de presión de neumáticos
Sensor crepuscular
Sensor de lluvia
Espejo retrovisor interno electrocrómico (opcional)
Sensor de temperatura exterior
Lavafaros telescópico
Espejos con desempañador eléctrico
Start&Stop
Tapizado de cuero Milano
Blue&Me con media player
Computadora de a bordo
Volante multifunción (radio y teléfono)
Radio con CD y MP3 con 6 parlantes
Techo solar eléctrico (opcional)
Levantavidrios delanteros one-touch
Levantavidrios traseros
Espejos retrovisores exteriores eléctricos
Climatizador automático bi-zona
Sensor de estacionamiento trasero
Control de velocidad crucero
Alarma
Butacas delanteras con regulación eléctrica (opcional)
Apoyabrazos delantero con compartimento integrado
Apoyabrazos trasero (opcional)
Salidas de aireación en plazas traseras
Kit Fumador con tomacorriente
Tomacorriente en apoyabrazos central
Tomacorriente en el baúl
Respaldo trasero rebatible (1/3-2/3)
Volante forrado en cuero con centro en negro opaco
Volante forrado en cuero con costura roja (opcional)
Pedales deportivos (opcional)
Llantas de aleación de 17 pulgadas (opcional, de 18”)
Rueda de auxilio temporaria

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com