Desde Santiago del Estero - Durante una semana, Autoblog acompañó al equipo Citroën del Mundial de Turismo en la Argentina. En sucesivos encuentros en Buenos Aires, Córdoba y Termas de Río Hondo, José María Pechito López nos contó en detalle su opinión sobre su herramienta de trabajo.

El siguiente texto es un resumen de esos encuentros con el actual campeón de WTCC.

***

CRÍTICA Citroën C-Elysee WTCC

Por José María “Pechito” López

El Citroën C-Elysée de WTCC es el auto que más alegrías me dio en mi vida. A lo largo de mi carrera manejé autos más potentes y veloces, pero sólo uno me dio el título mundial con el que siempre soñé.

Es mi auto, pero también es el fruto del trabajo de un enorme equipo de gente que me acompaña y confía en mí. Por eso, antes que nada, quiero agradecer a todo el equipo Citroën Total Racing, a Citroën Argentina y a Total Argentina por el apoyo de siempre.

POR FUERA

Con respecto al auto del 2014, el cambio más notorio es la decoración de la carrocería, que ahora tiene algunos tonos más oscuros. Pero la verdad es que durante toda la pretemporada el equipo trabajó muchísimo en el aspecto aerodinámico.

Citroën eligió el C-Elysée para encarar su campaña en el WTCC por una cuestión de estrategia de marketing. Es un auto global que se vende en la mayoría de los países donde corre la categoría. Pero también es un auto con una base que reúne los requisitos técnicos que necesitaba Citroën Racing.

La silueta del C-Elysée tiene un excelente desempeño aerodinámico y un buen reparto del peso en el caso.

POR DENTRO

La posición de manejo se adapta a la medida de cada piloto. El habitáculo cumple con las medidas de seguridad FIA, con una jaula integral de protección que además aporta rigidez torsional a toda la estructura del vehículo.

Mi posición de manejo es muy diferente a la de mis compañeros. Yvan Muller, por ejemplo, prefiere manejar con las piernas un poco más estiradas. Sébastien Loeb, en cambio, prefiere el volante un poco más cerca del cuerpo.

Además de la butaca, en el habitáculo están los módulos electrónicos que gobiernan todas las funciones del auto. Están instalados de manera de repartir el peso en la forma más pareja posible.

¿Aire acondicionado? Nada de eso. Sólo tenemos un sistema de refrigeración que mantiene fría el agua para hidratación que consumimos durante la carrera. Esa misma agua se encarga de refrigerar el aire de un ventilador que nos apunta directo a la cara. Pero funciona todo con su propia batería.

Un aire acondicionado convencional le restaría caballos de potencia al motor. Y nadie quiere eso en un auto de carreras. Ni siquiera con los 60 grados de temperatura en el habitáculo que hubo en Termas.

SEGURIDAD

Más allá de la jaula de protección, la butaca con arnés y los sistemas de extintores automáticos, el C-Elysée no cuenta con ninguna ayuda electrónica como puede tener autos de calle.

No hay airbags y las ayudas a la conducción, como los frenos ABS, el control de estabilidad y el control de tracción están prohibidos.

La FIA y Citroën sometieron al C-Elysée a pruebas de impacto antes de comenzar a correr en la categoría. Esto se hace con cada nuevo auto que compite en un Mundial FIA.

MOTOR y TRANSMISIÓN

A diferencia de otras escuderías, que encargan sus motores y transmisiones a otras empresas, Citroën Total Racing desarrolla sus propios componentes mecánicos desde cero. Lo que se hace a veces es encargarle algunos proveedores la fabricación de piezas muy específicas, pero el diseño original de esas piezas es de los ingenieros Citroën.

La reglamentación del WTCC impone las mismas condiciones técnicas para todos los motores: nafteros, cuatro cilindros, con 1.6 litros de cilindrada, inyección directa y turbocompresor.

La base del motor del C-Elysée de WTCC es la misma del DS3 del Mundial de Rally. Pero, como las condiciones de uso y las restricciones de potencia no son las mismas, las similitudes terminan ahí. Mientras el DS3 WRC declara 300 caballos depotencia, el C-Elysée ronda los 380 cv.

La tracción es delantera, con diferencial autoblocante. Los autos con tracción integral están prohibidos en el WTCC. La caja es secuencial, de seis velocidades.

COMPORTAMIENTO

El auto del 2015 tuvo muy pocos cambios con respecto al 2014. Por ejemplo, no se tocó nada en el motor ni en la caja. Donde sí se trabajó mucho fue en la puesta a punto aerodinámica y en las suspensiones.

Al ser un auto con tracción delantera y mucha potencia, se trabaja todo el tiempo sobre el chasis y la carrocería para lograr el comportamiento más neutro y eliminar la tendencia natural a irse de trompa.

También es un auto muy sensible a los cambios aerodinámicos. La pole position en Termas la marcamos después de hacer una modificación de apenas un centímetro en el alerón trasero, para aumentar la carga. Cuanta más carga en el alerón trasero, mejor apoyan las ruedas de atrás y se elimina la tendencia subvirante. Pero también se pierde velocidad final en las rectas. Son ajustes muy finos, que el equipo deja librados a la decisión de cada piloto y su grupo de mecánicos.

No tengo valores de velocidad máxima o aceleración. Eso varía mucho en función del circuito, de la puesta a punto aerodinámica y de las relaciones de caja. Pero hemos llegado a medir una máxima de 300 km/h en algunas pruebas en pistas veloces.

CONCLUSIÓN

El C-Elysée es uno de los autos más nobles y rápidos que manejé en toda mi carrera. Tiene los vicios y trucos en la conducción que exige todo auto de tracción delantera, pero también es un auto difícil de mejorar: ¡el año pasado ganó 17 carreras!

El mayor desafío de este año para el auto y el equipo será la fecha de Nürburgring, a fines de abril. Será la primera vez que el WTCC corra en ese circuito de 22 kilómetros, donde el pavimento no es perfecto como en Termas, donde sufrirá mucho el chasis y donde no habrá margen de error. Los guardrails están muy cerca de la pista.

Como dije, el C-Elysée no es el auto más veloz ni el más potente que manejé en mi carrera. Pero sí es el que más alegría me dio. Eso no me lo voy a olvidar nunca en mi vida.

J.M.L. (@Pechito37)
Entrevistas de C.C.
Fotos: Citroën Argentina, WTCC y C.C.
Agradecimientos: Citroën Argentina y Total Argentina

***

VIDEO: Pechito López presenta el Citroën C-Elysée WTCC 2015

***

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Para el 2015, los C-Elysée estrenaron decoración, suspensión y nueva aerodinámica.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
El alerón trasero cumple un rol fundamental en el equilibrio dinámico de un auto con tracción delantera.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Liberados de prepo, los 380 cv del C-Elysée son todo un show.
Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Autoblog acompañó durante una semana al equipo Citroën Racing de WTCC.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
El auto conserva pocos componentes del C-Elysée de calle.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Cuidado, no pisar: "pollerita" en fibra carbono.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Retrovisor con toma de aire para refrigerar el habitáculo.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Trabajo de alineación y balanceo.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
El motor comparte la base con el DS3 WRC, pero es mucho más potente.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Pechito cuenta con cuatro mecánicos que trabajan exclusivamente para su auto.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
El habitáculo no se parece en nada a un auto de calle.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Las plazas traseras fueron ocupadas por módulos y el sistema de crickets hidráulicos.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Postura de manejo a la medida de Pechito.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
En el lugar del acompañante, más módulos, radio y extintores.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Una batería mantiene fría el agua que bebe el piloto y activa el ventilador para refrescarlo.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
A pesar de las mantas plateadas, el habitáculo en Termas llegó hasta los 60 grados de temperatura.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
A pesar del calor, se utilizaron las mantas térmicas para los neumáticos.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Pechito negó que el C-Elysée se maneje solo. Documentos fotográficos intentan desmentirlo.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
El campeón ganó la primera carrera de Termas y terminó segundo en la siguiente.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC
Fundamental: techo apto para improvisar podios.

Crítica: Citroën C-Elysée WTCC

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: Citroën C-Elysée WTCC
Precio: Más de un millón de euros, no a la venta.
Origen: Francia
Fabricante: Citroën Racing

MOTOR
Tipo: naftero, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas, inyección directa, turbocompresor y lubricación por cárter seco.
Cilindrada: 1.598 cc
Potencia: 380 cv a 6.000 rpm
Torque: 400 Nm a 4.500 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: Tracción delantera, con diferencial autoblocante.
Caja: secuencial, de seis velocidades, con embrague de carbono.

CHASIS
Suspensión delantera: Tipo McPherson, con resortes helicoidales y amortiguadores ajustables.
Suspensión trasera: Tipo McPherson, con resortes helicoidales y amortiguadores ajustables.
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia hidráulica.
Frenos delanteros: discos ventilados (380 mm), con cuatro cálipers.
Neumáticos: Yokohama 10x18

MEDICIONES
Largo / ancho: 4.577 mm / 1.950 mm
Distancia entre ejes: 2700 mm
Peso: 1.100 kilos (con piloto)
Tanque de combustible: 50 litros

***

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com