La actual Toyota SW4 ya tiene nueve años en el mercado. Si tomamos en cuenta que el año que viene marcará el debut internacional de la nueva generación, es justo decir que este modelo se encuentra en la recta final de su ciclo de vida. Este año recibió las últimas modificaciones en su equipamiento, al incorporar un sistema multimedia con GPS, DVD y sintonizador de televisión digital. Autoblog ya probó exactamente esta misma mecánica hace bastante tiempo (leer crítica), y casualmente por aquellos días también se hablaba de impuestos internos (leer más).

Su principal defecto en ese entonces era que su precio había aumentado a 327.000 pesos y sus ventas se habían desplomado alrededor del 30%. Cuesta creer que, poco más de dos años después, miremos ese precio como una verdadera ganga. Una bicoca.

La culpa no es del chancho, reza el dicho. Así que vamos a dedicarnos a hablar de la camioneta y a tratar de apartarnos por un rato de algunos detalles, casi ochocientos mil para ser exactos. La idea desde el principio fue hacerle una especie de despedida a esta SUV producida en nuestro país y también analizar cuáles son los desafíos que tienen en Zárate para superar este muy buen producto, con la llegada de la nueva generación (ver nota).

Manejamos una SW4 SRV 3.0 TDI durante una semana. Hicimos casi 3.000 kilómetros. La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

No hay nada más subjetivo que el gusto. Lo que puede agradar a unos, también puede resultar horroroso para otros. No creo que este sea el caso de la SW4, ya que no se trata de un diseño tan extremo. A mí, personalmente, me resulta muy atractivo su diseño. Y creo que ha sabido mantenerse vigente durante casi una década, sin que nadie califique de obsoleto su diseño exterior.

También es cierto que su rival más directa, la Chevrolet Trailblazer, se ve más moderna (leer crítica). Y que la inminente Ford Everest cautivará a más de uno (ver fotos).

En este sentido, creo que Toyota ha sabido medir muy bien el ciclo de vida de este producto. Es cierto que ya todos están pidiendo un cambio radical, pero esta SUV llegó al final de la fiesta con el maquillaje intacto y los tacos puestos.

El reto para la próxima generación será lograr un diseño que pueda mantenerse durante todo el ciclo de vida con la misma vigencia. En los últimos meses se han publicado fotos de la Hilux y SW4 2015, con su correspondiente camuflaje y también algunas proyecciones de como va a ser el nuevo modelo (ver notas).

Solo esperamos que la nueva SW4 cause el mismo revuelo que logró en 2005.

POR DENTRO

Aquí es donde esperamos que ocurran las mejoras más importantes . Hay muchísimas cosas buenas en el interior de la unidad que manejamos, pero hay otras que deberían mejorarse.

El espacio interior es excelente, de eso no hay dudas. En la SW4 pueden viajar cinco adultos con una cantidad enorme de equipaje, todos muy cómodos y con mucho lugar para las piernas. También hay versiones con tres filas de asientos, para siete pasajeros, pero en este caso la capacidad del baúl disminuye de manera considerable.

Quizás el mayor desafío para la próxima generación sea el amor. Ojo, me encanta la filosofía bajo-perfil-todo-rústico-solo-me-importa-que-funcione-y-no-se-rompa de la SW4, pero estoy seguro de que un poco más de amor en el interior de su cabina va a ser bienvenido hasta por los más puristas fanáticos de Toyota.

Los materiales utilizados en el interior podrían ser más agradables al tacto. La interfaz de la computadora de abordo nos gustaría que fuera más 2015 (y menos 1970). Lo mismo con las teclas: tienen pinta de que no se van a romper en 100 años, pero seguramente puedan modernizarse un poco.

También se podrá mejorar la ergonomía. Una pantalla LED en el centro del tablero con todas las funciones de la computadora harían más agradable la experiencia de quien esté al volante. Y sistemas de entretenimiento más fáciles de usar. El que equipa a la unidad que probamos tiene hasta sintonizador de TV digital, pero es cero intuitivo. Como todo, uno con el tiempo se acostumbra. Pero podría ser más fácil y rápido.

Por último está la posición de manejo. Es evidente que estamos ante un vehículo pensado más para el manejo off-road que para las vacaciones en familia. Entiendo. Cuando uno está haciendo una trepada, es buenísimo mirar todo desde una posición alta y tener todo bajo control. Pero para manejar 1.200 kilómetros con la familia ya no es tan agradable. Me gustaría una posición más relajada.

Es algo que se puede solucionar con facilidad, agregando algunas regulaciones más a la butaca del conductor y, en lo posible, ajuste telescópico en la dirección. De esta manera, se puede tener lo mejor de ambos mundos. Y, si no es mucho pedir, un aro más grueso en el volante. ¡Gracias!

SEGURIDAD

El equipamiento de seguridad incluye frenos ABS con EBD, control de estabilidad y control de tracción, airbags para conductor y acompañante, laterales y de cortina. Cuenta con apoyacabezas y cinturones de tres puntos para seis plazas, solo la plaza central de la segunda fila no tiene apoyacabezas y su cinturón de seguridad es abdominal. Esto es algo a mejorar.

La nueva generación debería agregar frenos a disco en las cuatro ruedas, anclajes Isofix y asistencia al arranque en pendiente. También podría sumar sensores de estacionamiento, alerta de cambio de carril y control electrónico de descenso.

No hay ensayos de impacto de la SW4 por parte de ninguna agencia. Lo más cercano es un ensayo de ANCAP (Australia) de la Toyota Hilux en 2013, donde obtuvo la calificación de cinco estrellas.

MOTOR Y TRANSMISIÓN

La unidad que probamos contaba con el conocido motor 3.0 D4-D, con turbocompresor de geometría variable, intercooler e inyección electrónica por Common Rail. Produce 171 caballos de potencia a 3.600 rpm y 343 Nm entre 1.400 y 3.400 rpm.

La transmisión de esta unidad era manual, de cinco velocidades. También se ofrece una automática de cinco marchas. La tracción es 4x4 permanente y cuenta con selectora de alta/baja y bloqueo de diferencial central. El control de estabilidad y de tracción se desactiva cuando se conecta la reductora. Y vuelve a activarse automáticamente, cuando se superan los 50 km/h.

Toyota elevó la vara en 2005 cuando presentó las Hilux y Hilux SW4 con esta motorización, que en su momento erogaba 163 caballos de potencia. Hoy hay camionetas en el sector que tienen 200 burros, y no esperamos menos de la próxima generación de Hilux y SW4. También esperamos una modernización en las transmisiones.

Lo cierto es que la mecánica de la SW4 es excelente, simple y robusta. Cualquier combinación de motor y caja que pueda mejorar la actual tiene, por lo menos, un gran punto de partida.

COMPORTAMIENTO

Para esta despedida de la SW4 decidimos aprovechar el fin de semana largo con un viaje a San Juan. E incluso lo prolongamos unos días más. Arrancamos con un desafío: realizar mil kilómetros con un solo tanque de combustible.

Pero no se la hicimos fácil: nada de viajar de a uno, en bajada y con frío. Al contrario, viajamos cuatro pasajeros, con bastantes bolsos (sí, la Reina del Exceso de Equipaje fue de la partida otra vez), barranca arriba (Mendoza se encuentra a 746 msnm) y con temperaturas más cálidas, que implicó usar el aire acondicionado por momentos. Además, durante gran parte del viaje, el viento de costado fue bastante importante.

Llenamos el tanque hasta el cogote sobre el Acceso Oeste, inflamos un poco las cubiertas, y salimos para Cuyo con el control crucero clavado en 100 km/h. El motor, a constantes 2.000 rpm. A las 5 de la mañana comenzó la odisea. Delante nuestro teníamos 570 kilómetros de ruta y 430 de autopistas. Tranquilos: no les voy a hacer el relato de mil kilómetros en línea recta a velocidad constante.

Después de recorrer 880 kilómetros, la computadora de la SW4 marcaba un consumo promedio de 8,3 l/100 km, pero al mismo tiempo indicaba una autonomía restante de 4 kilómetros. Los números no nos daban. Y la aguja del medidor de combustible marcaba el tanque vacío. Así que, como ningún indicador se ponía de acuerdo, decidimos parar en La Paz a llenar nuevamente el tanque hasta el tope y sacar conclusiones sobre datos más acertados.

La SW4 recorrió 881,7 kilómetros con 71,5 litros de combustible. De mantenerse el consumo, que iba bajando conforme seguíamos viajando por autopista, y aplicando regla de tres simple, la autonomía nos daba 986,51 kilómetros tomando 80 litros como capacidad máxima.

Pero entre el cuello del tanque y el circuito de combustible siempre cabe algún litro más. En pocas palabras, sin letra chica ni asteriscos, la SW4 puede lograr mil kilómetros de autonomía con una sola carga. Impresionante para un vehículo que pesa dos toneladas (antes de que alguien se ponga al volante).

Aclaración: este consumo se consiguió cuidando mucho el acelerador y casi sin usar el aire acondicionado. Comentario minitah de esta semana: "Si te dan una camioneta buenísima del 2014, no es para que me lleves como en 1950".

Después de eso nos olvidamos del ahorro de combustible y nos dedicamos a disfrutar de lo que quedaba de autopista, la lindísima ruta que une la ciudad de Mendoza con Uspallata y el tramo entre hasta Barreal, en San Juan.

Durante el viaje anduvimos mucho por ruta, pero también le metimos varios kilómetros de ripio, caminos de piedra bola y hasta cruzamos el Río los Patos, con una facilidad tremenda.

El comportamiento de la SW4 no dejó de sorprenderme. La diferencia con la Hilux en el andar es notorio. Estoy seguro de que, aquellos usuarios de la pick-up que le dan un uso mixto, estarían felices de tener la suspensión mucho más suave de la SW4. El punto más flaco seguramente sea la aceleración. Ahí es donde se nota bastante la diferencia con los nuevos motores diesel de 200 caballos, como los de Ford o Chevrolet, que ganan velocidad mucho más rápido.

En el resto de las superficies, sobre todo andando fuerte en el ripio, es un placer de manejar. Le sobra fuerza para trepar, andar por terrenos complicados o incluso remolcar otro vehículo pesado para sacarlo de una acequia. Es realmente un fierro. Pero deberá mejorar su entrega en la ruta. Corazón no le falta.

CONCLUSIÓN

Se me vienen un montón de cosas a la cabeza a la hora de hacer una conclusión sobre la Toyota SW4. Lo primero en lo que pienso es en el largo plazo. No falta mucho para que se cumplan 20 años de la instalación de la planta de la marca en Zárate. Esta camioneta, junto con la pick-up Hilux, es el resultado del Proyecto IMV que se lanzó hace casi 10 años. Con restyling y mejoras de equipamiento, supo mantenerse vigente hasta hoy. Y como líder del mercado, nada menos.

Las intenciones de Toyota en Argentina son serias, y sus inversiones miran más allá de los ciclos presidenciales. Cuando todo el mundo está con los ojos puestos en 2015, ellos parecen estar pensando más allá del 2020. Quizás ese sea uno de los factores que tanta confianza inspira la marca: que las cosas se hagan de acuerdo a políticas de largo plazo y no con golpes de timón.

A la vuelta del viaje, CC fue a buscarme a la puerta de las oficinas de Toyota para ir a retirar otra camioneta. Mientras íbamos charlando sobre mi visión de la SW4, mencionamos otras SUV que tienen mejor andar, más potencia o incluso cuestan menos. Sin embargo, la gente sigue prefiriendo la SW4 por sobre todas las otras.

Toyota ha logrado posicionar su marca en un lugar de donde va a ser muy difícil sacarla. Y la percepción que tienen los consumidores sobre la calidad de sus productos y servicio de posventa es algo que no se logra de un día para el otro. Son vehículos globales fabricados en Argentina. Y eso despierta orgullo.

Toyota tiene sólo un problema en sus planes a futuro: está obligada a que las nuevas Hilux y SW4 sean mejores que la actual generación. Y no será tarea fácil.

Matías Albín

Fotos: Manuel Ledesma - Autos en Argentina

***

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
El consumo fue, sin dudas, la gran sorpresa del viaje. Más bajo incluso que el declarado por Toyota.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
A pesar de que no viajamos precisamente vacíos.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
El motor de la Sw4 fue un gran acierto que la mantuvo vigente todos estos años. Su reemplazo deberá mejorar la entrega de potencia.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
Otro de los puntos fuertes de la SUV de Toyota es la suspensión. Cuanto peor se pone el camino, mejor se comporta.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
El desempeño en ripio fue de lo mejor. Se viaja a buena velocidad, con un gran andar y de manera segura.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
Si hay algo que le sobra a la SW4 es fuerza para tirar cualquier cosa. La F1 se encontró con una acequia en el camino. Hubo que ayudarla a salir.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
En 2014, el caballo blanco de San Martín hubiera sido gris plata. Y el cruce por el Río los Patos, seguramente más fácil.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
A pesar del clima seco, el viento y el polvo, la SW4 demostró ser muy estanca. El interior se mantuvo impecable.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
No le dimos un segundo de descanso.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
La iluminación es otro pulgar arriba en la SW4. Permite una buena visibilidad y también se hace ver.
Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
Aunque, en algunos momentos, lo mejor es apagar todo.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI
Gracias por tanto, Cuyo.

Crítica: Toyota SW4 SRV 3.0 TDI

***

FICHA TECNICA

Modelo probado: Toyota SW4 SRV Manual (tapizado en cuero)
Precio: 798.000 pesos (versiones desde 646.800 pesos).
Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
Comercializa: Toyota Argentina (www.toyota.com.ar)

MOTOR
Tipo: delantero longitudinal, diesel, 4 cilindros en línea, turbocompresor de geometría variable, intercooler, inyección directa electrónica tipo Common Rail.
Cilindrada: 2.982 cc
Potencia: 171 cv a 3.600 rpm
Torque: 343 Nm entre 1.400 y 3.400 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción integral permanente, con selectora de alta y baja y bloqueo de diferencial central.
Caja: manual, de cinco velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, con doble brazo, resortes helicoidales y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: eje rígido, con resortes helicoidales y amortiguadores telescópicos.
Frenos delanteros: discos ventilados
Frenos traseros: a tambor
Dirección: hidráulica, con piñón y cremallera
Neumáticos: Bridgestone Dueler H/T 265/65R17

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 187 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,9 segundos
Consumo urbano: 11,9 l/100km
Consumo extraurbano: 8,9 l/100km
Consumo medio: 9,8 l/100km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 4.705 mm / 1.840 mm / 1.850 mm
Distancia entre ejes: 2.750 mm
Peso en orden de marcha: 1.960 kg
Capacidad de baúl: 350 litros / 900 litros (con tercera fila de asientos plegada).
Capacidad de combustible: 80 litros

EQUIPAMIENTO
ABS con distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD) y asistente a frenado de emergencia (BA)
Airbags frontales (conductor y acompañante)
Airbag de cortina y laterales
Cinturones de seguridad delanteros inerciales de 3 puntos regulables en altura (x2) con pretensionador
Cinturones de seguridad traseros inerciales de 3 puntos (x2) y central de 2 puntos (x1)
Cinturones de seguridad en tercera fila de asientos inerciales de 3 puntos (x2)
Control de estabilidad (VSC)
Control de tracción (TRC)
Faros delanteros antiniebla
Inmovilizador de motor y sistema de alarma antirrobo
Seguro para niños en puertas traseras
Antena integrada en luneta
Espejos exteriores retráctiles con regulación eléctrica y luz de giro incorporada
Estribos laterales
Faros de Xenón con regulación automática de altura y lavafaros
Llantas de aleación 17”³ 7.5J
Overfenders color carrocería
Parabrisas laminado
Parrilla con moldura cromada
Rieles portaequipajes
Sistema automático de encendido de luces
Aire acondicionado con climatizador automático digital
Aire acondicionado para plazas traseras con regulación independiente
Asiento del conductor con regulación eléctrica
Asiento del conductor regulable en altura
Asientos traseros reclinables y rebatibles 60/40
Audio con pantalla táctil de 6.1”, CD, MP3, control de iPod, Bluetooth, GPS, sintonizador de tv digital y 6 parlantes
Cierre centralizado de puertas con comando a distancia
Conexión USB y entrada auxiliar de audio
Consola de techo porta lentes
Control de velocidad crucero
Cubrealfombras de vinilo con traba de seguridad
Display de información múltiple de 8 funciones
Espejo retrovisor interior con función antiencandilamiento automática
Indicador de olvido de cinturón de seguridad para conductor y acompañante
Indicador de puerta abierta
Levantacristales eléctricos con one touch y sensor de presión para conductor
Luces de lectura delanteras
Luz de cortesía trasera (x2)
Monitor de cámara de estacionamiento en pantalla de audio
Panel central y apoyabrazos con detalles en símil madera
Porta-mapas y posa-vasos en panel de puertas
Posa-vasos en panel instrumental (x2)
Tablero tipo Optitron con odómetro digital
Tapizado de cuero
Tercera fila de asientos reclinables y rebatibles 50/50
Sistema de iluminación de cabina con temporizador
Volante con control de audio, de display de información y de teléfono
Volante forrado en símil cuero y símil madera
Volante regulable en altura

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com