Se sabe: según el último censo de población, la familia tipo en la Argentina está compuesta por cuatro integrantes, matrimonio y dos hijos. Pero, también se sabe, hay muchas familias que rompen con ese esquema. Por motivos religiosos, culturales, económicos; por desinterés hacia cualquier método anticonceptivo o por simple y alegre afán reproductivo, las familias numerosas son un clásico nacional.

Con mi mujer decidimos tener un solo hijo, que nos hizo sentir plenos, felices y realizados como padres. Pero, por esas paradojas de la vida, vivimos en un barrio donde sólo residen familias numerosas. El que menos tiene, carga con tres chicos. Y, el que más, ya no tiene espacio en la luneta para pegar family stickers.

Son verdaderos talibanes de la procreación. Ášltimo baluarte de la resistencia contra el control de natalidad. En una palabra: conejos.

Como ya te habrás imaginado, mi barrio es el paraíso soñado para los vendedores de monovolúmenes, rurales, SUV familieras, minibuses, vans y cualquier otro vehículo multipropósito que te puedas imaginar. Abundan las Zafira, Spin, Journey, Rondo, 5008, Grand C4 Picasso y hasta Sprinter. En mi vecindario, lo más cercano al concepto de un auto sport, es una S-Max.

Sin embargo, esta semana descubrí que por las calles del barrio también circulaba en cantidad un tipo de vehículo en el que no había reparado con anterioridad. Mide 5,12 metros de largo y dos de alto, pero -por su discreto diseño- es un verdadero gigante invisible.

Y reparé en su presencia sólo después de haber manejado durante unos días un ejemplar de su misma especie. Me refiero a la Hyundai H1.

Hyundai relanzó a la venta en junio pasado su famosa MPV (ver nota de lanzamiento y ficha técnica). Es un minibús de doce plazas que prácticamente no tiene competencia en nuestro mercado. Ofrece una solución práctica, confortable y a un precio razonablemente accesible (desde 46.900 dólares) para transportar a familias numerosas

La unidad que está en este momento en el garage de Autoblog tiene un generoso motor 2.5 turbodiesel de 170 cv y caja automática, pero también hay una variante con sólo 136 cv y transmisión manual.

La H1 se vende en la Argentina desde el 2008, pero en los últimos dos años casi se había dejado de ofrecer. Y no es que faltara demanda. Sucedió que la planta de Corea del Sur concentró su abastecimiento en otros mercados y relegó un poco a América Latina.

Eso se corrigió desde junio y hoy –gracias a los benditos impuestos internos- es prácticamente el único modelo que Hyundai Argentina vende con demanda estable y sostenida. En mi barrio, como ya te podrás imaginar, el relanzamiento de la H1 se festejó como la llegada de un nuevo integrante a la familia.

El regreso del hijo pródigo.

La crítica completa de la Hyundai H1 se publicará la semana que viene.

C.C.

***

La H1 2014 sumó equipamiento, como navegador satelital con pantalla táctil.

Manuel Ledesma en la oficina móvil. Así se trabajó esta semana en Autoblog.

Capacidad para doce pasajeros.

La crítica completa se publicará la semana que viene.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com