La primera generación de la Ford EcoSport fue un éxito de ventas incuestionable. Pero, cuando la segunda generación se presentó hace dos años, hubo algunos que vieron difícil la posibilidad de repetir el éxito original. No es que la Eco II fuera mala, sino todo lo contrario: el salto tecnológico fue tan grande que repercutió de manera inevitable en los precios de lanzamiento.

Hoy, a dos años de su presentación, esos miedos quedaron lejos. En lo que va del 2014, la EcoSport es el tercer auto más vendido de la Argentina, apenas superada por el Volkswagen Gol Trend y el Renault Clio Mio.

Las versiones más exitosas de esta EcoSport Kinetic Design son, obviamente, las de precios más accesibles (la 1.6 S arranca en 177.550 pesos). Pero también ayudan a traccionar ventas (e imagen) algunas variantes tope de gama que no todas sus competidoras ofrecen.

Una de ellas es la 2.0 Fresstyle 4WD (tracción integral, 241.130 pesos). Y otra es la 2.0 Titanium Powershift (caja automática, 241.340 pesos). Autoblog manejó las dos versiones en el lapso de las últimas semanas y la crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Son las EcoSport más caras, pero también las más atractivas. Los niveles de equipamiento Freestyle y Titanium son los únicos que traen llantas de 16 pulgadas, aunque cada uno con un diseño propio.

Las dos unidades de prueba eran de color blanco, pero se diferenciaban con relativa facilidad. La Titanium Powersifht se destaca por la parrilla delantera cromada, mientras que la Freestyle cuenta con una terminación satinada. Esta misma tonalidad se encuentra en los picaportes y los retrovisores de la Freestyle, cuando la Titanium los ofrece en el mismo color de la carrocería.

Las dos versiones calzan neumáticos de uso mixto, unas Pirelli Scorpion ATR 205/60R16 M+S, con un buen dibujo para el manejo en barro. Esta es una primera diferencia importante frente a sus rivales directas, las Renault Duster y Chevrolet Tracker, que vienen de serie con neumáticos de asfalto, incluso en las versiones 4x4.

Donde la EcoSport pierde por lejos es en la ubicación de la rueda de auxilio. El neumático colgando del portón trasero ya ni siquiera es original. Hoy se ve como una solución anacrónica, que además obstaculiza la visión hacia atrás y siempre corre el riesgo de golpear a otros autos. Ni hablar de los riesgos de robo. Además, esto obliga usar un portón de baúl de apertura lateral, algo poco práctico cuando hay poco espacio de maniobra.

El diseño de la EcoSport II, que causó gran controversia al momento de su lanzamiento, parece haber sido aceptado por la gran mayoría. Aunque, desde ya, también están quienes prefieren las líneas más clásicas de la Tracker o la robusta simpleza de la Duster.

La Powershift sólo se distingue por fuera mediante el emblema ubicado abajo y a la derecha del portón trasero. La 4WD tiene anagramas atrás, pero también en las dos puertas delanteras. Para los entendidos, la versión 4x4 también se puede diferenciar a la distancia, mediante los brazos de la suspensión independiente que asoman bajo el paragolpes trasero.

Entre Titanium y Freestyle, Autoblog se queda con la estética de esta última. Es más agresiva, menos refinada y más acorde con el espíritu de una SUV.

POR DENTRO

En el habitáculo, la diferencia más notoria está en el tapizado. Mientras la Freestyle viene con revestimientos en tela, la Titanium trae cuero. Eso es lo primero que salta a la vista. Por supuesto, también está el detalle de la palanca de cambios. La Powershift tiene el mando ya visto en el Fiesta KD (leer crítica) y en la Focus III (leer crítica). Y, una vez más, reiteramos nuestra crítica: el botón "+/-" ubicado en la cara izquierda del pomo queda demasiado escondido. Con el tiempo, se lo encuentra sin tener que quitar la vista del camino. Pero es una ubicación un poco extraña si lo que se intenta es proponer un manejo más deportivo de la transmisión.

Estas dos EcoSport vienen con un equipamiento de confort muy completo (ver lista abajo). La Titanium se desmarca con ítems exclusivos, como el climatizador, el encendido del motor por botón, el control de crucero, el sensor de lluvia y el encendido automático de luces.

La calidad de terminación de la Eco II dio un gran salto con respecto a la primera generación, y es sin dudas mejor que la Duster. Pero la Chevrolet Tracker llegó hace un año para demostrar que Ford podría haber hecho un mayor esfuerzo a la hora de seleccionar algunos plásticos y encastres.

SEGURIDAD

Las Freestyle y Titanium vienen de serie con el equipamiento de seguridad más completo de su segmento: seis airbags, frenos ABS, control de estabilidad, control de tracción, cinco apoyacabezas, anclajes Isofix y asistencia al arranque en pendiente. La tracción integral de la versión 4WD también debe ser considerado como un aporte a la seguridad: no sólo permite divertirse en la arena o el barro, también ayuda (y mucho) en días de lluvia, sobre pavimento resbaladizo.

Una EcoSport con sólo dos airbags fue sometida a las pruebas de choque de LatinNCAP y obtuvo la calificación máxima de cinco estrellas en protección de adultos y tres estrellas para niños.

MOTOR Y TRANSMISIÓN

Estas dos versiones comparten el viejo y conocido Duratec 2.0, que también se utilizó en la primera EcoSport. Hay motores de funcionamiento más suave y eficiente, pero su rendimiento sigue siendo más que aceptable: entrega 143 cv de potencia a 6.250 rpm y 187 Nm de torque a 4.250 rpm.

La EcoSport 4WD viene sólo con caja manual de seis velocidades. Y la variante Powershift (caja automática de doble embrague, con seis marchas y modo Sport) se combina sólo con tracción delantera.

La Duster no ofrece caja automática en la Argentina (en Brasil, sí). Y la Tracker es la única que puede combinar tracción integral y caja automática en una misma versión. Eso sí, no hay Tracker manual y 4x4. Es decir, en este segmento, siempre habrá algún “pero”.

Y, hablando de "peros" en este rubro, hay que destacar que la EcoSport es la única que ofrece una variante diesel (leer crítica).

COMPORTAMIENTO

El sistema de tracción integral de la EcoSport 4WD es del tipo inteligente. Es decir, cuenta con sensores que controlan el comportamiento de las ruedas 60 veces por segundo. Al detectar pérdidas de tracción en las ruedas delanteras, un control electrónico de transferencia envía torque al eje trasero. El reparto de par se realiza siempre en función de la rueda con mayor capacidad de tracción, evitando patinazos. Su capacidad de respuesta es de una décima de segundo y la conexión es imperceptible.

El sistema tiene incluso la capacidad de anticipar la pérdida de adherencia de las ruedas delanteras, porque además de monitorear su velocidad de giro, también analiza la velocidad del vehículo, la fuerza lateral, la dirección y la exigencia sobre los frenos.

Por eso, ante condiciones de exigencia, la EcoSport tracciona con las cuatro ruedas incluso antes de que los neumáticos delanteros patinen. Esto ocurre, por ejemplo, cuando se acelera a fondo sobre asfalto. El sistema detecta la intención del conductor y, ya desde el arranque, el vehículo sale traccionando con las cuatro ruedas. Así, se evita el desgaste de las ruedas delanteras y una mejor respuesta, ya que no hay patinamientos.

Detrás de la palanca de cambios se encuentra un botón “4WD”. Se trata de un bloqueo manual de la tracción integral, para mantenerla acoplada en todo momento. Este bloqueo iguala la velocidad de giro en los ejes delantero y trasero. No es recomendable utilizarlo sobre asfalto ni sobre terrenos duros, porque estará exigiendo la transmisión en exceso.

Está pensado para superficies muy deslizantes, como barro, nieve, hielo o arena, donde será inevitable que las ruedas patinen. Al apretar el botón “4WD”, se encenderá una luz en el tablero para recordar la elección. No hay un límite de velocidad para utilizarlo, pero se recomienda reservarlo para situaciones extremas, sin olvidar que incluso puede dificultar la capacidad de maniobra del vehículo.

Los ingenieros de Ford admiten que este tipo de tracción “inteligente” se puede recalentar ante una gran exigencia. Esto puede ocurrir en días muy calurosos y ante superficies blandas profundas. Un clásico ejemplo es el de los médanos en verano. Si llegara a producirse un recalentamiento de la transmisión, se encenderá una alerta en el tablero (“4WD Temporarly Disabled”) y se recomendará apagar el motor para enfriar el sistema durante algunos minutos. El sistema se encargará de informar con otra indicación en el tablero de que ya está en condiciones de continuar: “4WD Restored”.

La caja automática Powershift, por su parte, es la ya conocida del Fiesta KD. Es una transmisión de doble embrague y con modo “Sport”, que mejora la rapidez de respuesta del acelerador, aunque a costa de que el motor trabaje a un mayor régimen todo el tiempo. Por ejemplo, en “Drive”, viaja a 120 km/h en sexta marcha a 2.500 rpm. Pero en “Sport”, el régimen aumenta a 3.000 rpm, siempre en el mismo cambio y a la misma velocidad.

Tanto en modo normal como sport, se puede intervenir sobre el cambio con el botón ubicado en la cara izquierda del pomo (¿ya te dije que es incómodo?). La rapidez de respuesta es buena, pero su ergonomía no invita a hacer un uso frecuente. Pedirle levas al volante a una EcoSport podría ser un exceso, pero también hay que decir que ni siquiera el Mondeo Powershift ofrece esta posibilidad (y ahí no sería ningún exceso).

Ford asegura que el motor Duratec 2.0 fue revisado con la nueva generación de la EcoSport para reducir el consumo en un 17%. Los valores medios son razonables, entre 7,8 y 8,2 litros cada 100 kilómetros, con una leve ventaja para la versión 4WD.

Donde la EcoSport 4x4 saca una clara ventaja es en el comportamiento dinámico. El sistema de tracción integral deriva de la antigua Ford Escape y se trasplantó el tren trasero completo, con el beneficio de conservar un esquema de suspensión posterior independiente. Se trata de un sistema multibrazos, que mejora el confort de manera notable ante terrenos irregulares y que transmite una gran sensación de dominio y seguridad al transitar curvas a buena velocidad. Esta suspensión multilink es exclusiva de la EcoSport 4WD. Todas las demás versiones vienen con eje trasero de torsión.

Además, se colocaron barras estabilizadoras adelante (25 mm) y atrás (20 mm), reforzadas para el uso off-road.

Los frenos son correctos, pero no olvidemos que la Tracker ya ofrece discos en las cuatro ruedas.

CONCLUSIÓN

Las versiones 4WD y Powershift se ubican al tope de la gama de la Ford EcoSport con un mismo envase y motor idéntico, pero con propuestas bien diferentes. La versión automática tiene un mayor equipamiento de confort y una transmisión pensada para sobrellevar de la mejor manera el tránsito de la ciudad. La 4x4, en cambio, reivindica la esencia de su origen: es un verdadero vehículo todo terreno, con uno de los precios más accesibles de nuestro mercado.

Por el momento, no es posible combinar estos dos mundos, al menos en la oferta de Ford. Chevrolet tiene la Tracker AWD Automática por 235 mil pesos (leer crítica). Ofrece una mejor calidad de terminación, pero tanto la caja como el sistema de tracción integral me parecieron superiores en la propuesta del dúo EcoSport.

Si tuviera que elegir entre una de estas dos Ford, me quedaría con la 4WD. No sólo por la doble tracción, sino también por la suspensión trasera independiente, que realmente marca una diferencia en el andar. Pero con la Powershift tampoco te vas a equivocar, sobre todo si vas a manejar mucho en ciudad.

Por su posicionamiento en precio, estas variantes nunca van a ser las más populares dentro de la gama del modelo. Pero dejan en claro por qué la EcoSport hoy es uno de los autos más populares de la Argentina.

Es simple: tiene una propuesta para cada necesidad.

Carlos Cristófalo
Producción fotográfica: Jacinto Campos

***

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
De las diez versiones de la gama EcoSport sólo una es 4x4: la 2.0 Freestyle 4WD.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Y sólo una tiene caja automática: la Titanium Powershift.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
El mismo envase y motorización.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Pero con planteos muy diferentes.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
La estética Freestyle es más rústica y off-road.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
La Titanium es más elegante y refinada.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Tapizados en tela para la Freestyle.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Y cuero para la Titanium.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
La Freestyle 4WD viene con un buen nivel de equipamiento.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Pero la Titanium tiene aún más ítems, como arranque por botón y climatizador.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
La 4x4 viene con caja manual de sexta. El botón "4WD" es el bloqueo de doble tracción.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
La caja Powershift tiene modo Sport. Los botones para el cambio secuencial son incómodos.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Baúl de 362 litros, como en todas las EcoSport.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
El motor 2.0 Duratec es exclusivo de las versiones SE, Freestyle y Titanium.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
La 4WD se distingue por emblemas en los laterales y el portón trasero.

En el garage de Autoblog: Ford EcoSport 2.0 Titanium Powershift
El único emblema Powershift está sobre la tapa del baúl.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Otra forma sutil de distinguir a la 4WD: los brazos de la suspensión trasera independiente.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Este esquema de suspensión es más confortable y mejora el comportamiento dinámico.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Amanecer en la ciudad con la EcoSport Powershift.

Crítica: Ford EcoSport 4WD y Powershift
Atardecer en el campo con la EcoSport 4WD.

***

FICHA TECNICA

Modelos probados: Ford EcoSport 2.0 Freestyle 4WD y 2.0 Titanium Powershift
Origen: Brasil
Precios: 4WD, 241.130 pesos; Powershift, 241.340 pesos (versiones desde 177.550 pesos)
Garantía: Tres años o 100 mil kilómetros.
Comercializa: Ford Argentina (www.ford.com.ar)

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas, inyección electrónica multipunto.
Cilindrada: 1.999 cc
Potencia: 143 cv a 6.250 rpm
Torque: 187 Nm a 4.250 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: 4WD, tracción integral tipo “inteligente”, con bloqueo 4x4. Powershift, tracción delantera.
Caja: 4WD, manual de seis velocidades. Powershift, automática de doble embrague con modos Sport y seis velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con barra estabilizadora de 25 mm reforzada para el off-road, resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos.
Suspensión trasera: 4WD, independiente, tipo multibrazo, con barra estabilizadora de 20 mm reforzada para el off-road, resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos. Powershit, eje de torsión.
Frenos delanteros: discos
Frenos traseros: tambores
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.
Neumáticos: Pirelli Scorpion ATR 205/60R16 M+S (rueda de auxilio del mismo tamaño y llanta, colgando del portón trasero).

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 4WD, 179 km/h. Powershift, 177 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 4WD, 10,5 segundos. Powershift, 11,9 segundos
Consumo urbano: 4WD, 9,3 l/100km. Powershift, 9,9 l/100km
Consumo extraurbano: 4WD, 6,2 l/100km. Powershift, 6,7 l/100km
Consumo medio: 4WD, 7,8 l/100km. Powershift, 8,2 l/100km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 4.241 mm / 1.765 mm / 1.693 mm
Distancia entre ejes: 2.521 mm
Peso en orden de marcha: 1.297 kg
Capacidad de baúl: 362 litros
Capacidad de combustible: 52 litros
Despeje del suelo: 200 mm
Capacidad de vadeo: 550 mm

EQUIPAMIENTO FORD ECOSPORT 2.0 4WD FREESTYLE
Doble airbag frontal delantero
Doble airbag lateral delantero
Doble airbag de cortina
Asistencia al Arranque en Pendientes (HLA)
Frenos ABS con Asistencia Electrónica al Frenado de Emergencia (EBA)
Control de Estabilidad Electrónico (ESC)
Control de Tracción (TCS)
Sistema de anclaje para sillas de bebé Isofix en asiento trasero
Alarma de olvido de cinturón de seguridad
Alarma volumétrica
Aire acondicionado
Cinco apoyacabezas ajustables en altura
Asiento conductor c/ajuste manual en seis direcciones y ajuste lumbar
Columna de dirección con ajuste en altura y profundidad
Guantera refrigerada
Levantacristales eléctricos delanteros y traseros con sistema "One touch"
Apertura y cierre de cristales y puertas con comando a distancia
Cierre automático de puertas en velocidad a 20 km/h
Computadora de abordo con 6 funciones
Equipo de audio con CD/MP3, Bluetooth, Conexión Aux, Puerto USB
Control de velocidad crucero (ACC)
Control satelital de audio en volante
Display multifunción de 3.5"
Sensores de estacionamiento traseros
Sistema “Follow me Home”
Sistema de conectividad SYNC con Control por Voz (V2C)
Palanca de cambios y freno de mano forrados en cuero
Respaldo de asiento trasero rebatible y reclinable 60/40
Tapizado de asientos en tela
Toma corriente 12V en compartimento trasero
Barra de techo transversal
Barras de techo portaequipaje
Espejos exteriores con regulación eléctrica y luz de giro incorporada
Faros delanteros halógenos
Faros antiniebla (dos delanteros, uno trasero)
Llantas de aleación de aluminio 16" Estilo FreeStyle
Protector de cárter
Tuercas de seguridad en las 4 ruedas (y auxilio)

EQUIPAMIENTO FORD ECOSPORT 2.0 TITANIUM POWERSHIFT
Equipamiento Freestyle más
Tapizado en cuero
Espejos exteriores y picaportes color carrocería
Parrilla frontal cromada
Limpiaparabrisas con sensor de lluvia
Encendido automático de luces
Retrovisor interno fotocromático
Climatizador automático
Control de crucero
Acceso sin llave, arranque sin llave y por botón Ford Power