El CC es el sedán más lujoso que Volkswagen vende hoy en la Argentina. Al tope de la gama se ubica este 3.6 V6 4Motion Highline, que se lanzó a la venta en marzo pasado (ver nota). Cuesta 409.940 pesos y, sin contar a la Touareg, también es el VW más caro que se puede comprar hoy en el país.

Su historia es conocida. El Passat CC llegó a la Argentina en septiembre del 2009 para sumarse a la moda de los sedanes con estética de coupé. Este nicho lo inventó de casualidad el diseñador norteamericano Michael Fink, cuando jugaba a descubrir cómo sería un auto de la Estrella utilizando los cánones de belleza de un Jaguar o una Maserati. El resultado, un sedán de lujo con líneas afiladas y vanguardistas, dio luz al CLS (y una larga serie discípulos de diferentes marcas).

De todos ellos, el Volkswagen CC –rebautizado así al arribar el restyling de agosto del 2012- fue sin dudas el que mejores ventas logró en la Argentina. Los patentamientos anuales oscilan entre 800 y mil unidades.

Entre los vehículos -mal llamados- "coupés de cuatro puertas", este VW es el más accesible de todos, con precios desde 285 mil pesos (2.0 TSi Manual). El CLS arranca en 120 mil dólares, el Audi A5 Sportback parte de 60.900 dólares, el A7 Sportback sale desde 112 mil dólares y el Porsche Panamera cuesta 2,3 millones de pesos..

Y entre las sedanes medianos de marcas generalistas tampoco hay rivales directos. Volkswagen enfrenta con el Passat normal a la oferta de Ford Mondeo, Peugeot 508, Honda Accord, Renault Latitude y Toyota Camry, entre otros. En el Salón de Buenos Aires escuché a un directivo de Citroën Argentina que mencionó al CC como el rival al que apuntarán cuando lancen a la venta el DS5, aún sin fecha confirmada.

Mientras tanto, el CC sigue sólo en su liga: es un sedán de lujo y diseño exclusivo, comercializado por una marca generalista. Y, en la Argentina, esa es la fórmula clave para haberlo convertido en el auto favorito de muchos ejecutivos de empresas.

Todas las multinacionales y las grandes compañías locales tienen códigos de ética –y etiqueta- empresariales que dictan las pautas sobre cómo tienen que ser los autos que manejan sus directivos. Les habilitan un presupuesto generoso -para que viajen en un auto cómodo, moderno y seguro, cuando no blindado-, pero al mismo tiempo vetan a las marcas más prestigiosas, para no hacer ostentación y presentar un bajo perfil de sus ejecutivos.

Con dinero disponible en caja para comprar un costoso auto premium, pero al mismo tiempo con la prohibición de elegir un Audi, un BMW, un Jaguar o un Mercedes-Benz, es en estos ámbitos tan específicos donde cobra sentido pagar casi medio millón de pesos por este Volkswagen.

C.C.

En el garage de Autoblog: Volkswagen CC V6 4Motion

En el garage de Autoblog: Volkswagen CC V6 4Motion
La crítica completa del CC V6 4Motion se publicará la semana que viene.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com