Seguimos con el test drive de la nueva Ford Ranger 4x4 Limited, sin ahorrarle nada (dentro de lo razonable, claro). Esta semana tuvimos que cargarla sin asco, ya que varias tareas nos demandaron usar la caja. Y eso coincidió con caminos un poco embarrados.

Cuando bajás el portón de carga de la Ranger, la primera impresión que te llevás es la de estar en el gimnasio. Te aseguro que, con sólo sostener la tapa de la caja, ya empezás a sacar tubos en los bíceps. Por suerte, los sujetadores de cable acero -que se pueden desenganchar, para eventualmente quitar el portón- te ayudan a tenerla bien firme.

Con el portón abierto podés apreciar con claridad el “playón de carga” de esta caja. Es muy amplio y a esto ayudan mucho los laterales, que no son muy cóncavos (las paredes no se meten hacia adentro). Esto ocurría en modelos anteriores y se desperdiciaba espacio.

También es destacable lo bajo que están los guardabarros, contribuyendo a un mayor espacio cuando tenés que cargar alguna herramienta o maquinaria chica -un cuatriciclo o un tractorcito para el césped-.

También alguien de Ford se puso las pilas al ponerle de fábrica seis ganchos o cornamusas para atar bultos, lo que ayuda a mantener la carga a cualquier nivel, sin necesidad de agregar más ganchos como accesorios.

La Ranger no viene de fábrica con el protector de plástico cubrecaja. Imagino que los colocadores privados dejarán esas agarraderas afuera, operativas.

También cargamos varios fardos y rollos de pasto, de entre 500 y 550 kilos. Son los rollos chicos, que surgieron hace poco debido a que los grandes (700 kilos) no permitían el traslado de a pares, por superar el ancho permitido en las rutas. Ahora se usan más los rollos chicos e incluso las fábricas de arrolladoras sacaron máquinas específicas para este tamaño, como la Mainero que yo.

Bueno, resulta que se me había caído una vaca por calcemia post parto (falta de calcio) y encima estaba del otro lado del arroyo del campo. Así que tuve que llevarle un rollo y la chata se la bancó perfectamente, tanto la carga del rollo, como el cruce por el bajo, que tenía bastante agua.

Ford declara que la Ranger tiene una capacidad de vadeo de 80 centímetros.

La carga del rollo la hicimos poniendo la chata en un bajo y con el tractor atracando marcha atrás (pusimos las alfombras de protección, para no rallarle el piso de la caja).

También tuve que llevar 600 kilos de avena al pueblo y traer unos 800 de semillas para una pastura que -a diferencia de la pradera, que es generalmente anual-, te dura algunos años dependiendo del cuidado.

Recordemos que el pastoreo racional, el corte de limpieza después del pastoreo, el descanso y la fertilización son fundamentales para la duración de una pastura.

Y si el tiempo te ayuda con buena cantidad de agua, sos Gardel y Lepera por todo el año.

También cargamos unos fardos de alfalfa (de 22 a 25 kilos cada uno). La maniobra de carga y descarga se hace sencilla porque el “saca-tubos” (el portón trasero), es casi del mismo ancho de la caja, menos los 15 centímetros que le roba el cajón de las luces traseras.

Si bien dicen que la construcción está en crisis, también tuvimos que traer unas bolsas de cemento. Las usamos para poner en el paso (badén) que tenemos en el arroyo, para ayudar a fijar los escombros que tiramos de vez en cuando.

Lo hicimos justo antes de las lluvias y temporales de invierno, cuando el paso se convierte en un pantano que, a las vacas medio viejonas o los terneros chicos, a veces les cuesta cruzar. Si es ternero, a embarrarse y ayudarlo; y si es una vaca, al lazo y a cincha de caballo.

En todos estos viajes con la Ranger te das cuenta de que es una chata de trabajo, porque con la caja bien cargada ya no salta tanto la suspensión trasera (con el mismo efecto del “muerto de arena”, al que se refería la semana pasada un lector de Autoblog).

Con 500 o 700 kilos en la caja, la Ranger es una seda. Y los elásticos ni se mosquean. Va derechita por el camino y nunca de nariz parada, como mina que se cree linda.

En resumen: a la Ranger podés cargarla, que no se enoja.

Hasta el próximo mate, amigos.

Jacinto Campos
Desde la Cuenca del Salado

***

Crítica rural: Ford Ranger 4x4 Limited (IV)
La Ranger, con 800 kilos de semillas para pasturas.

Crítica rural: Ford Ranger 4x4 Limited (IV)
El Massey de Jacinto, cargando un rollo de 500 kilos en la Ranger.

Crítica rural: Ford Ranger 4x4 Limited (IV)
Delivery a domicilio de pastura, para una vaca con calcemia.

***

VIDEO: Jacinto Campos y la Ford Ranger – Capacidad de carga