La cuarta generación de la Jeep Grand Cherokee se lanzó a la venta en la Argentina a mediados del 2011 y el año pasado se reforzó su oferta con la incorporación de una versión tope de gama: Overland.

Es un todo terreno de lujo, con un precio de 87.950 dólares, que encarna uno de los últimos –y más brillantes- eslabones de la fallida alianza entre Daimler y Chrysler. Esta Grand Cherokee (Generación WK2) utiliza la misma plataforma –y numerosos componentes estructurales- de la actual generación de la Clase M de Mercedes-Benz (W166).

Autoblog manejó durante diez días la Overland y la crítica completa se reproduce a continuación.

Por fuera

No hay dudas: es una Grand Cherokee. Así lo indican la clásica parrilla cromada con siete divisiones, el logo de Jeep sobre el capot y las líneas cuadradas de sus contornos. Pero esta Grand Cherokee se ve más moderna y actual que nunca, con redondeces en los lugares justos y unas proporciones mucho más anchas que altas. Esto hace que se vea muy bien plantada en el suelo.

Mide 4,82 metros de largo, 1,94 metros de ancho y 1,76 de alto. La distancia entre ejes roza los tres metros.

La versión Overland se distingue con facilidad de las Limited por las enormes llantas de 20 pulgadas, calzadas con Kumho Solus 265/50R20.

Tiene techo corredizo, luces de Xenón con lavafaros, luces diurnas halógenas y antinieblas. En el portón trasero, que es de apertura automática, hay un pequeño emblema que identifica a la versión Overland.

Por tamaño, la Grand Cherokee compite en nuestro mercado contra un quinteto alemán temible: Mercedes Clase M, BMW X5, Audi Q7, Volkswagen Touareg y Porsche Cayenne.

Sin embargo, en la Argentina la Grand Cherokee siempre vendió más que todas ellas por dos motivos. En primer lugar, sus precios son más accesibles. Y, en segundo lugar, porque tiene la estética más discreta de todas, siempre hablando de un segmento donde la ostentación de las dimensiones resulta casi imposible de ocultar.

Por dentro

El acceso al interior es sin llave y la pesada puerta marca el tono adecuado para ingresar a un habitáculo de gran calidad. En la Overland, el cuero es de verdad, por las maderas de sus terminaciones alguna vez corrió savia auténtica, el aluminio otorga una agradable cuota de frescura, las alfombras son tupidas y los revestimientos están bien mullidos, con costuras dobles y detallistas.

La posición de manejo está presidida por un gran butacón con el Overland bordado en el respaldo. Tiene reglajes eléctricos múltiples y dos memorias. El volante tiene un aro grueso. Está pensado para ser manejado con guantes de invierno.

Y es que la temperatura del habitáculo no fue un ítem librado al azar. El asiento trasero es calefaccionado, con independencia para las dos plazas de los extremos y con dos niveles de temperatura. Las butacas delanteras también son calefaccionadas, pero además son refrigeradas: el tapizado está perforado en la zona lumbar y en las piernas, por donde corren pequeñas corrientes de aire como en una cancha de tejo.

Hasta el volante puede ser calefaccionado. Con sólo pulsar una tecla, en pocos segundos el aro se calienta para desentumecer los dedos hasta en el invierno más crudo de Detroit. O de Stuttgart.

Además, el climatizador bizona se adapta a los cambios ordenados con una rapidez inusitada.

Sólo un andro-menopáusico no podría sentirse climatológicamente a gusto en una Overland.

Quienes viajen atrás tampoco tendrán excusas para quejarse. El respaldo regula su inclinación y el espacio para las piernas es tan abundante que permite cruzarlas, como un salón de reunión.

El equipamiento de confort es amplio, numeroso y se detalla en la ficha técnica adjunta. Pero hay que destacar elementos como el completo equipo multimedia: con pantalla plegable sobre el techo para las plazas traseras, reproductor de DVD, disco de 30 gigas y un sonido espectacular, gracias al subwoofer oculto en el baúl.

El baúl tiene 782 litros de capacidad, cuando se carga hasta el techo, pero este volumen se reduce a poco menos de la mitad cuando se utiliza el espacio delimitado por la cortina que oculta el equipaje. Debajo del piso del baúl se oculta el neumático de repuesto. La ficha técnica oficial dice que la Overland se vende en la Argentina con un auxilio “full-size”, pero la unidad probada tenía una rueda más pequeña, con llanta de 18 pulgadas.

La apertura y cierre del baúl es automático, con motores eléctricos que suben y bajan la tapa. El mecanismo se detiene en el acto si detecta una obstrucción. Además, si tan sólo se quiere guardar un objeto pequeño, también se puede acceder al baúl levantando la luneta trasera.

Seguridad

Todas las Grand Cherokee se venden en la Argentina con siete airbags (incluyendo de rodillas, para el conductor), apoyacabezas activos, anclajes Latch Ready para sillas infantiles y numerosas ayudas al manejo: frenos ABS, control de tracción, control de estabilidad y control de ascenso y descenso de pendientes.

A modo de referencia, una Grand Cherokee 3.0 Limited fue sometida a las pruebas de choque de EuroNCAP en 2011: obtuvo una calificación de cuatro estrellas, con 81% de protección para adultos, 69% para niños y 45% para peatones.

El año pasado hubo cierta controversia acerca del comportamiento dinámico de la Grand Cherokee ante situaciones de emergencia. La revista sueca Teknikens Varld mostró un video donde una unidad casi vuelca en la llamada “maniobra del alce”. Las acusaciones de inestabilidad fueron desmentidas por Chrysler y poco después la revista alemana Auto Motor und Sport realizó el mismo ensayo, pero con resultados favorables para la Grand Cherokee.

Autoblog no detectó problemas de estabilidad durante los diez días de la prueba de manejo. Aunque -también hay que decirlo- por nuestro camino nunca se cruzaron alces escandinavos.

Motor y transmisión

En la Overland no hay diferencias mecánicas con respecto a las Grand Cherokee Limited que se venden desde el 2011: tiene el Pentastar V6 naftero, con 3.604 centímetros cúbicos de cilindrada, 286 caballos de potencia a 6.350 rpm y 347 Nm de torque a 4.300 rpm.

La caja es automática, de cinco velocidades y sin modo secuencial. Está combinada con el sistema de doble tracción Quadra-Trac II, que ofrece cinco modos diferentes de seteo para circular sobre arena/barro, rocas, nieve o a ritmo deportivo. El sistema actúa sobre la transmisión, el motor, los frenos y la suspensión neumática para adaptarse mejor a cada situación.

En el reciente Salón de Detroit se presentó un restyling de media vida de la Grand Cherokee. Se realizaron cambios en los faros y se introdujo un nuevo motor EcoDiesel V6 3.0, turbogasolero. Además, las versiones nafteras recibieron una nueva caja automática de ocho velocidades.

Estas novedades llegarán en algún momento a la Argentina, pero –debido a los lentos procesos de homologación- habrá que esperar un par de años.

Comportamiento

Con la misma mecánica y plataforma, los 7.900 dólares que distancian a la Grand Cherokee Limited de esta Overland no hay que achacárselos a los tapizados, a las costuras ni a los largos pelos de las alfombras. Gran parte del sobreprecio se destina a la suspensión neumática Quadra-Lift.

Es la primera vez en la historia que un Jeep adopta una suspensión de aire y esa es otra gran herencia de Mercedes-Benz. El sistema tiene regulación electrónica y permite seis posiciones diferentes. Así, en condiciones de uso normal el despeje es de 20,5 centímetros. Pero, mientras no se superen los 30 km/h, el despeje se puede elevar hasta 27 centímetros. Y, para facilitar la carga del baúl, se puede bajar hasta un despeje de sólo 16 centímetros.

Su funcionamiento es muy silencioso y resulta apenas perceptible. También actúa en ruta, donde a partir de los 120 km/h reduce el despeje hasta 18 centímetros. Es para mejorar el comportamiento dinámico y reducir la resistencia al viento.

Las suspensiones neumáticas son costosas, pero el confort de marcha que ofrecen todavía no pudo ser imitado por ningún sistema mecánico. Tan sólo puede equipararse a los excelentes sistemas hidráulicos de Citroën.

Sin embargo, en la Overland, semejante despliegue de tecnología y comodidad resulta opacado en parte por las bestiales llantas de 20 pulgadas. Su perfil resulta demasiado bajo y transmiten asperezas al habitáculo al circular por caminos en mal estado. Es decir: la confortable capa de aire que se encarga de poner el sistema Quadra-Lift entre el camino y el conductor, se pierde en parte por la menor cantidad de aire que inflan sus neumáticos deportivos.

Más allá de eso, la altura variable permite aventurarse por caminos difíciles con menores riesgos de dañar el vehículo. Basta con tocar un botón para que se logren ángulos ventrales, de ataque y salida que sólo podría ofrecer un Wrangler Rubicon.

En rutas amplias y autopistas, la Overland resulta un vehículo soñado para viajar. Cómodo, silencioso (tiene material aislante hasta en los guardabarros, con tendencia a embarrarse bastante) y los consumos no son tan temibles como en los Jeep del pasado: gasta 10,2 litros cada 100 kilómetros.

Sin embargo, los valores se disparan en ciudad, en gran parte porque las relaciones largas de la caja (y las escasas cinco marchas) no están pensadas para trayectos urbanos. En este hábitat, gasta 16,5 litros cada 100 kilómetros.

Si la ciudad no es buena para el bolsillo del propietario, los caminos trabados o con curvas cerradas tampoco son los favoritos de este chasis. La dirección es muy suave, pero es bastante lenta y no se lleva bien con las casi 2,4 toneladas de peso.

De todos modos, sus reacciones al límite son bastante previsibles y, a lo sumo, tiende a irse de trompa cuando se ingresa muy pasado a una curva. Por suerte, el control de estabilidad actúa con rapidez, eficiencia y sin tolerancia para poner las cosas en orden.

La veterana caja automática de cinco marchas y relaciones largas también deja su marca en las prestaciones. La velocidad máxima, por ejemplo, se alcanza en tercera velocidad: 213 km/h. A 120 km/h, sin embargo, el motor viaja muy relajado en quinta, a sólo 2.000 rpm. La aceleración es respetable para un vehículo de este peso: parte de cero a 100 km/h en 9,5 segundos.

Conclusión

Queda claro que, tanto en prestaciones como en comportamiento dinámico, la Grand Cherokee queda relegada frente al quinteto alemán mencionado más arriba. Sin embargo, sigue corriendo con una clara ventaja en materia de precios. Los 87.950 dólares que cuesta la Overland pueden sonar exorbitantes para la mayoría del público, pero son razonables y hasta tentadores si se busca competidores del mismo segmento, con igual o incluso menor equipamiento.

Pero, quizás, el mayor encanto radica en el equilibrio marcado por su concepción híbrida, germana-americana. Y esto lo voy graficar con un ejemplo poco convencional.

Durante la reciente cobertura del Salón de Detroit, tuve la oportunidad de compartir el viaje con dos periodistas de autos muy populares: José Luis Denari (Design Center, C5N, Móvil) y Eduardo Smok (Multimedios Auto Al Día).

Son dos tipos muy inteligentes, razonables, educados y mesurados. Excepto cuando discuten entre ellos sobre autos.

Ubicados en las antípodas del gusto automotor, J.L.D. sólo se interesa por los autos europeos. Y E.S. sólo tiene ojos para los autos yankis.

Esta era la primera visita de Denari al Salón de Detroit, hombre viajado como pocos. Sin embargo, entre tantos autos americanos, se lo notaba extraviado, algo incómodo. De hecho, sólo encontraba consuelo cuando ingresaba al stand de Maserati a mirar la nueva Quattroporte. Y a beber un café espresso. Esto ocurría unas 32 veces por día.

La última vez que había visto a una persona tan desolada fue en el Salón de París del 2010, cuando encontré a Smok mirando con cierto desprecio el stand de Ferrari y contándole historias del Falcon y la Chevy Serie 2 a un periodista brasileño, que asentía con gesto compasivo.

Denari está convencido de que el auto más perfecto del Universo es el Porsche 911. Smok admite que por encima del Mustang sólo están Dios y Carroll Shelby.

Pero los dos, cuando tuvieron que probar la Grand Cherokee Overland, no ahorraron elogios. De hecho, en Detroit se rieron como escolapios recordando los chistes de Yayo que algún colega dejó grabado en el disco rígido de ésta, la unidad de pruebas para prensa.

La alianza entre Daimler y Chrysler fue catastrófica, pero algunas creaciones rindieron buenos frutos y –curiosamente- es Fiat la que hoy saca tajada de la calidad de productos como esta Overland.

Algo así como un spaghetti western.

Sin Colt 45. Pero con llantas de 20.

Carlos Cristófalo
Fotos de Chelo Campos

***

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
La caja automática es algo lenta, pero el V6 se las arregla igual para levantar polvareda.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
La suspensión neumática de altura variable permite encarar todo tipo de obstáculos.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
En la posicion más elevada, el sistema Quadra-Lift entrega 27 centímetros de despeje.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
En la más baja, apenas 16 centímetros.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
La Overland es una máquina pensada para viajar, por todo tipo de terrenos y con el máximo confort.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
Las llantas de 20 pulgadas son la seña de identidad de la Overland.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
Habítáculo muy amplio, cómodo y con excelentes terminaciones.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
Overland pone su sello en los respaldos delanteros y el portón trasero.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
Interior de diseño simple, pero completísimo. Tiene hasta volante calefaccionado.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
Centro de comando de la transmisión Quadra-Trac II y la suspensión Quadra-Lift.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
El portón tiene cierre y apertura automáticos. La luneta trasera también se abre de manera independiente.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
El Pentastar V6 tiene buena potencia, aunque podría entregar más torque.

Crítica: Jeep Grand Cherokee Overland
Sólo en ciertos paisajes cobran sentido las enormes dimensiones de la Grand Cherokee.

***

FICHA TECNICA

Modelo probado: Jeep Grand Cherokee Overland 3.6L ATX
Origen: Estados Unidos
Precio: 87.950 dólares.
Garantía: Dos años o 50 mil kilómetros.
Comercializa: Chrysler Argentina (www.jeep.com.ar)

MOTOR
Tipo: delantero longitudinal, V6, cuatro válvulas por cilindro, inyección electrónica, secuencial y multipunto.
Cilindrada: 3.604 cc
Potencia: 286 cv a 6.350 rpm
Torque: 347 Nm a 4.300 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: Permanente, en las cuatro ruedas, con sistema Quadra-Trac II con cinco modos, control eléctrónico de tracción y reductora.
Caja: automática, de cinco velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, con brazos de control superior e inferior, conjuntos de resortes neumáticos de altura variable (suspensión neumática Quadra-Lift), amortiguadores presurizados de doble tubo y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: independiente, brazos múltiples (superiores independientes, inferiores en aluminio), resortes neumáticos de altura variable (suspensión neumática Quadra-Lift), amortiguadores presurizados de doble tubo y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados (294 mm)
Frenos traseros: discos macizos (262 mm)
Dirección: de cremallera, con asistencia electrohidráulica.
Neumáticos: Kumho Solus 265/50R20 (auxilio 245/65R18)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 213 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,5 segundos
Consumo urbano: 16,5 l/100km
Consumo extraurbano: 10,2 l/100km
Consumo medio: 13,1 l/100km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 4.822 mm / 1.940 mm / 1.781 mm
Distancia entre ejes: 2.915 mm
Peso en orden de marcha: 2.354 kg
Capacidad de baúl: 782 litros
Capacidad de combustible: 93,5 litros

EQUIPAMIENTO
Control de estabilidad
Asistencia de arranque en pendiente
Control de descenso en pendiente
Control de tracción en las 4 ruedas
Frenos a disco (ABS) en las 4 ruedas
Apoyacabezas activos
Sistema de anclaje para asientos de niños LATCH Ready
Airbags delanteros multi-etapa
Airbags laterales delanteros
Airbag de rodilla para el conductor
Airbags de cortina
Cinco cinturones de seguridad de tres puntos
Sistema de DVD trasero
Tapizados de cuero con doble costura
Tapizado interior de los paneles de puerta de lujo
Luces de cortesía en las puertas
Asiento trasero reclinable y plegable 60/40
Ganchos en zona de carga
Red en zona de carga
Alfombras de lujo delanteras y traseras
Consola central de piso
Cenicero removible
Consola de techo
Palanca de cambios forrada en cuero
Traba electrónica de dirección de motor
Desempañador de luneta trasera
Portón trasero con apertura eléctrica
Espejo retrovisor del conductor con desempañador
Espejo retrovisor con desempañador
Techo solar eléctrico
Apertura de puertas por proximidad
Inmovilizador de motor
Sistema de arranque por botón
Espejos plegables eléctricos multifunción
Climatizador bizona
Limpia/lava luneta trasera
Limpiaparabrisas con sensor de lluvia
Lavafaros delanteros
Encendedor
Entrada auxiliar trasera de 12V
Sistema automático de nivelación de faros
Sistema de retardo en el apagado de accesorios
Cierre centralizado
Asientos calefaccionados y ventilados delanteros
Asientos calefaccionados traseros
Levantavidrios eléctricos (delanteros 1-touch-up-and-down)
Ajuste lumbar eléctrico de 4 posiciones para asientos delanteros
Sistema de memoria para asientos delanteros (8 posiciones)
Guantera iluminada
Luces interiores LED delanteras y traseras
Lámpara interior recargable / removible
Espejos retrovisores exteriores con memoria
Espejo retrovisor exterior del pasajero anti encandilante
Luces automáticas con sistema de regulación de intensidad y posición inteligente
Faros de xenón
Luces de funcionamiento diurno
Faros antiniebla delanteros y traseros
Alarma de seguridad
Rieles para portaequipaje
Control de velocidad
Sistema de audio con reproductor de CD/DVD/MP3 y disco rígido de 30GB
Nueve parlantes con subwofer
Controles de audio montados en el volante
Pantalla touch screen de 6.5"
Sistema U-Connect con Bluetooth
Entrada auxiliar para dispositivos móviles de MP3
Puerto USB
Volante forrado en cuero con detalle en madera y calefaccionado
Volante regulable eléctricamente en altura y profundidad
Rueda de auxilio de acero full size
Cubiertas 265/50R20 BSW All Season
Llantas de aluminio de 20"
Cámara trasera de estacionamiento
Sensores de estacionamiento delanteros y traseros
Sistema de monitoreo de presión de neumáticos