Texto de Daniel Messeder
Fotos de Guilber Hidaka

No se deje llevar por las apariencias: a pesar de que la delantera remite al Agile, el nuevo Chevrolet Cobalt no es un Agile Sedán. El Cobalt, que se presentó hoy en Brasil, fue desarrollado a partir de una nueva plataforma, que incluye una posición de manejo más agradable que en el Agile y un comportamiento de auto superior.

Y eso no es sólo una impresión. Con 4,48 metros de largo, 1,73 de ancho y 2,62 de distancia entre ejes, el Cobalt tiene casi el mismo tamaño del Cruze.

Además, tomando al Cruze como referencia, el Cobalt llega para ofrecer un espacio interior mayor que el de su hermano más caro –y quien asegura esto es la propia Chevrolet.

De hecho, el acceso a la cabina está facilitado por las grandes puertas. Acomodarse en las butacas, tanto delanteras como traseras, es una tarea confortable. Las butacas tienen buen apoyo para el cuerpo.

Otro punto destacable es el baúl, candidato a ser el más grande del Mercosur: 563 litros declarados, aunque la rueda de auxilio es más delgada, de uso temporario.

Aún en la parte interna, llama la atención el cuadro de instrumentos inspirado en motos deportivas, con cuentavueltas destacado y velocímetro digital. Todo el cluster procede del Sonic que ya se vende en Estados Unidos.

La terminación tiene buena apariencia y tacto, mintras algunas piezas del interior agradan por provenir del Cruze, más caro. Es el caso del volante de tres radios, de los comandos de intermitentes y de la llave tipo sevillana. Un punto flojo es que los comandos de los levantavidrios queden muy escondidos en las puertas.

En movimiento, la buena noticia viene por parte del rodaje suave y silencioso, ayudado por los neumáticos de perfil alto, 195/65 R15. A pesar de eso, las trochas anchas y la suspensión bien calibrada garantizan una buena estabilidad en curvas, sin dejar que la carrocería balancee mucho.

En cuanto al desempeño, es apenas razonable. El Cobalt es grande y pesado (1.072 kilos) para los 102 caballos con alcohol (94 con nafta) del motor 1.4 Flex del Agile. Por eso mismo, es preciso estirar las marchas si se quiere obtener una respuesta más convincente.

La buena noticia corre por cuentas de la caja de cambios, que recibió un nuevo selector más preciso. Así, los cambios quedaron más cortos y silenciosos que en el Agile.

Tres versiones estarán disponibles en Brasil: la básica LS, con aire acondicionado, dirección hidráulica, cierre centralizado y llave-sevillana. La LT, que agrega llantas de aleación, levantavidrios eléctricos delanteros, doble airbag y ABS. Y el tope de línea LTZ, que suma faros antiniebla, computadora de abordo y reproductor de CD.

En el primer trimestre del 2012, llegará ael Cobalt automático, con la misma caja de seis marchas del Cruze, esta vez acoplada al antiguo motor 1.8 8v del Corsa II, que será rebautizado Econo.Flex.

Crítica: Chevrolet Cobalt
Crítica: Chevrolet Cobalt
Crítica: Chevrolet Cobalt

  • Copyright de AutoEsporte. Derechos de reproducción y traducción de Autoblog.com.ar
Enviá tu noticia a novedades@motor1.com