El restyling del Ford Mondeo europeo, que se presentó en el Salón de Buenos Aires y ya está a la venta en nuestro mercado (ver precios y versiones), nos obliga un poco replantearnos el valor del término “restyling” tal y como nos tienen acostumbrados los autos fabricados en nuestra región.

El Mondeo 2011 no sólo recibió un lavado de cara, sino un profundo replanteo con la incorporación de más equipamiento y una ampliación de su gama de motores y transmisiones.

Autoblog participó esta semana del Mondeo Ecoboost Test Drive, un viaje de casi 800 kilómetros organizado por Ford Argentina para que 20 medios de prensa pudieran probar en toda condición la versión tope de gama de este sedán mediano fabricado en Bélgica.

Por fuera

No variaron las dimensiones. Este restyling sigue perteneciendo a la cuarta generación del Mondeo, con 4,84 metros de largo y 2,85 metros de distancia entre ejes.

En la trompa, cambiaron el capot, el paragolpes y las ópticas, para incorporar tecnología led y ofrecerle una estética un poco más deportiva.

En el perfil aparecieron filetes cromados, intermitentes en los retrovisores y llantas de nuevo diseño. Los neumáticos 235/45 R18 son exclusivos del Ecoboost y de todas las versiones Titanium.

Atrás, cambió la tapa del baúl, las ópticas (también con leds) y el paragolpes. La parte trasera sigue siendo la más compleja del Mondeo, con curvas cóncavas y convexas.

El frente es su punto fuerte, donde se desmarca con rapidez y originalidad de su rival directo: el más discreto Volkswagen Passat, que también acaba de recibir un restyling.

Por dentro

Con este restyling, en Ford decidieron dividir con más claridad las aguas entre las terminaciones Ghia y Titanium. Los primeros, más económicos a igualdad de motorización, proponen un diseño más conservador en su interior. Los segundos, se presentan más deportivos, con detalles cromados, una iluminación del tablero diferente y pedalera deportiva, entre otros detalles.

El motor 2.0 Ecoboost se ofrece en la Argentina sólo con terminación Titanium. Incluye tapizado combinado de cuero y tela “Airfield”, butacas delanteras con calefacción y ocho ajustes eléctricos (cuatro memorias para el conductor), climatizador bizona, techo corredizo, comandos accionados por voz y apertura y encendido sin llave, entre muchos otros ítems (ver listado abajo).

No ofrece navegador satelital integrado, ni siquiera como opción.

El espacio interior sigue siendo muy generoso, especialmente en las plazas traseras. La capacidad del baúl se redujo de 550 a 493 litros con respecto al Mondeo europeo, porque en la Argentina se decidió incorporar una rueda de auxilio más grande. Es de 17 pulgadas y en las versiones Ghia es igual al resto de las ruedas. En las versiones Titanium, como ya se mencionó, es una pulgada más chica y por eso mismo no se recomiendan superar los 80 km/h cuando se la utiliza.

Seguridad

El equipamiento en este aspecto es completísimo. Con respecto al Mondeo anterior se agregó un séptimo airbag (para las rodillas) y conserva la generosa dotación de ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción y monitoreo de presión de neumáticos.

En este rubro también habría que sumar el control de crucero adaptativo, que además funciona como un dispositivo de seguridad activa.

El Mondeo dispone de un radar en su parte delantera, que mide todo el tiempo la distancia con respecto a los autos que viajan al frente. De esta manera, acelera o frena de manera automática para mantener siempre la distancia de seguridad que el conductor puede hacer oscilar entre 15 y 40 metros.

En la práctica, funciona así: supongamos que venimos viajando con el control de crucero a 120 km/h y nos acercamos a un auto que viaja a 90 km/h. El sistema aplicará los frenos de manera automática para igualar la velocidad del otro auto y acelerará también sin tocar los pedales al cambiar de carril para superarlo.

El radar se utiliza también para una función extra, que es el sistema de “mitigación de colisión por frenado”. Es una alerta sonora y visual que se dispara en el tablero al advertir un peligro de choque, para alertar al conductor, al mismo tiempo que prepara el sistema para aplicar la mayor potencia de frenado.

Motor y transmisión

Acá radica tal vez la mayor novedad y el principal atractivo del nuevo Mondeo. Con el nombre Ecoboost, Ford bautizó a una nueva generación de motores globales que recurrieron al viejo y querido turbocompresor –con la ayuda de inyección directa e intercooler- para ofrecer mecánica de mayor potencia y menor consumo.

El 2.0 Ecoboost del Mondeo llega para reemplazar al 2.5 de cinco cilindros y 220 caballos. La potencia hasta los 240 cv y el torque también trepó de 320 a 340 Nm.

La caja Powershift es otra de las estrellas del nuevo Mondeo. Al igual que la tecnología Ecoboost, se trata de una transmisión de doble embrague y seis marchas que comenzará a aplicarse de manera paulatina en todos los modelos globales de la marca. La nueva Ford Ecosport 2012 y el Fiesta Kinetic Design figuran entre los candidatos para ofrecerla en el mediano plazo en nuestro mercado.

Comportamiento

El motor Ecoboost tiene un rendimiento excelente. Es suave, lineal, progresivo y silencioso. Tan sólo muestra su temperamento cuando se hunde el pedal a fondo. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 245 km/h.

Pero lo más sorprendente son los valores de consumo. En ruta y a 120 km/h se pueden llegar a gastar apenas 6 litros cada 100 kilómetros. Cabe aclarar que Ford Argentina recomienda utilizar sólo nafta premium en este motor.

Además de ser eficiente, el Ecoboost está acompañado por algunas soluciones ingeniosas que Ford denomina Econetic.

Entre otras cosas, el Mondeo cierra de manera automática algunas tomas de aire exteriores cuando no son necesarias para mejorar el coeficiente aerodinámico. Además, una computadora monitorea en todo momento el consumo de electricidad abordo y se encarga de hacer hibernar funciones que no se utilizan para disminuir la demanda sobre el alternador.

Tan sólo se podría mencionar como un faltante el sistema Start&Stop, que sí ofrece el Passat a partir del último restyling. La configuración del Mondeo para el mercado argentino no permitía incorporarlo, aunque sí lo tienen otros mercados.

La caja Powershift también es sobresaliente. Responde a las órdenes sin demoras y, en modo manual, el conductor siente que realmente tiene el control sobre la transmisión. Tiene un desempeño que invita al manejo deportivo. Tanto, que se nota demasiado la ausencia de levas en el volante.

El andar y los frenos también son excelentes (los delanteros, ventilados). Sin embargo, es un auto más pensado para viajes largos en autopistas, que por rutas secundarias. Las llantas de perfil bajo sufren demasiado con nuestros asfaltos imperfectos.

Conclusión

Ante todo, una aclaración: por más bueno que sea, el Mondeo difícilmente figure como alternativa entre quienes están dispuestos a dejarse tentar por el renombre de las marcas premium. Sin importar si a cambio deben pagar más o recibir menos.

El recorrido de 800 kilómetros con cinco unidades del Mondeo Ecoboost permitió disfrutar de un sedán soñado para viajar muchos kilómetros, con una soberbia capacidad para realizar adelantamientos y para mantener ritmos de velocidad elevados.

Además, el consumo bajísimo de este motor obliga a replantearse la conveniencia de pensar en una motorización turbodiesel.

El Mondeo Ecoboost tiene argumentos de sobra para convertirse en el nuevo referente de los sedanes medianos importados por marcas generalistas. A igualdad de precio, propone una oferta mucho más atractiva que algunos rivales de marcas premium, algo de gran valor para quienes no estén interesados en lucir emblemas de grandes marcas.

Y, tal vez lo mejor de todo, en Ford prometieron “democratizar” en el corto plazo estas nuevas tecnologías hacia modelos más chicos y populares.

El desafío más grande que enfrentará radica en su estrategia de comercialización para el mercado argentino. El Mondeo estuvo ausente durante buena parte de la década ’00, justo cuando el Passat se adueñó del segmento.

Esto me recuerda una vieja anécdota. Por los pasillos de la planta de Pacheco se cuenta una leyenda urbana sobre la estrategia de lanzamiento del Fairlane en 1969, algo así como el antepasado del Mondeo.

Posicionado por encima del Falcon, el Fairlane llegaba con la propuesta de un sedán lujoso y exclusivo. Pero como el público argentino no estaba acostumbrado a ver un Ford con esa propuesta, se ideó una estrategia que hoy parecería naïf: se contrató a modelos de mediana edad, vestidas con elegancia, que durante días se pasearon por las calles de Buenos Aires al volante de un par de docenas de Fairlane.

Bastó con que el público viera el auto en la calle -y se familiarizara con él- para que el Fairlane vendiera casi 30 mil unidades entre 1969 y 1982.

Es difícil creer que una estrategia tan simpática e ingenua pueda tener resultado hoy en día. Pero el Mondeo está hoy en la misma posición del Fairlane: el producto es tan bueno y equilibrado, que no requiere de mayores argumentos de ventas.

Tan sólo necesita que el público lo conozca.

C.C.

Crítica: Ford Mondeo 2.0 Ecoboost
El restyling del Mondeo contempla un replanteo de la gama. Las versiones Ghia ahora tienen el acento puesto en el confort y la elegancia. Las Titanium buscan un toque más deportivo.

Crítica: Ford Mondeo 2.0 Ecoboost
Los caminos de Tandil resultaron ideales para disfrutar la caja Powershift. El estado de algunos pavimentos, en cambio, no hicieron sentir cómodas a las llantas de perfil bajo.

Crítica: Ford Mondeo 2.0 Ecoboost
La versión Titanium se diferencia por los insertos de aluminio y la pedalera deportiva.

Crítica: Ford Mondeo 2.0 Ecoboost
Tapizados en cuero y tela. Butacas delanteras de regulación eléctrica. La del conductor tiene ocho memorias.

Crítica: Ford Mondeo 2.0 Ecoboost
La tapa de plástico dice poco sobre la joya que oculta debajo. El 2.0 Ecoboost es uno de los mejores motores de su tipo en este momento.

Crítica: Ford Mondeo 2.0 Ecoboost
El principal rival del Mondeo en nuestro mercado será el VW Passat, líder en ventas entre los medianos importados de marcas generalistas.

Crítica: Ford Mondeo 2.0 Ecoboost
Las ópticas sumaron luces de leds tanto adelante como atrás.

Crítica: Ford Mondeo 2.0 Ecoboost
"Hola, soy Mondeo. ¿Querés probarme?" Es todo lo que necesita el nuevo Ford para imponerse en nuestro mercado. El desafío está en manos de la red comercial del Á“valo.

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: Ford Mondeo 2.0 Ecoboost Titanium
Precio: 270.303 pesos (enero 2013)
Garantía: tres años o 100 mil kilómetros
Comercializa: Ford Argentina (www.ford.com.ar)

MOTOR
Tipo: delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, turbo con intercooler e inyección directa de combustible.
Cilindrada: 1.999 cc
Potencia: 240 cv a 6.000 rpm
Torque: 340 Nm entre 1.900 y 3.500 rpm

TRANSMISIÁ“N
Tipo: tracción delantera
Caja: automática-secuencial, de doble embrague, con seis marchas y función Sport.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson con resortes helicoidales.
Suspensión trasera: independiente, paralelogramo deformable con resortes helicoidales.
Frenos delanteros: discos ventilados
Frenos traseros: discos
Dirección: de cremallera, con asistencia electro-hidráulica
Neumáticos: 235/45R18 (auxilio 215/50R17)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 246 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,5 segundos
Consumo urbano: 10,9 l/100km
Consumo extraurbano: 6,0 l/100km
Consumo medio: 7,7 l/100km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 4.844 mm / 1.846 mm / 1.500 mm
Distancia entre ejes: 2.850 mm
Peso en vacío: 1.581 kg
Capacidad de baúl: 493 litros
Capacidad de combustible: 70 litros

EQUIPAMIENTO
Espejos exteriores color carroceria calefaccionados y con luz de giro incorporada
Faros antiniebla delanteros y traseros
Faros delanteros de Xenón con luz para curva
Faros traseros con tecnología LED
Grilla de radiador superior e inferior con inserto cromado
Lavafaros delanteros ocultos
Limpia parabrisas de intermitencia variable con detector automático de lluvia
Llantas de aleación
Luces frontales diurnas con tecnología LED
Neumáticos
Tuercas de seguridad en las 4 ruedas
Vidrios tonalizados
Climatizador automático de doble zona
Aberturas de ventilación para las plazas traseras
Apertura de puertas con comando a distancia
Apertura y cierre global remoto de cristales
Apoyabrazos delantero central con guardaobjetos
Apoyabrazos trasero central
Asientos traseros - 60/40 plegables
Butaca de conductor con 8 ajustes eléctricos de posición y ajuste lumbar con 4 memorias
Butaca de acompañante con 8 ajustes eléctricos de posición y ajuste lumbar
Butacas delanteras calefaccionadas
Butacas deportivas tapizadas en cuero y tela "Airfield"
Columna de dirección con ajuste en altura y alcance
Computadora de abordo
Conexión auxiliar para equipos portátiles de MP3 y puerto USB
Cortinas solares en puertas traseras
Cubrealfombras delanteros y traseros
Doble cierre centralizado de puertas por control remoto
Encendido automático de luces
Espejo retrovisor interior fotocromático
Espejos retrovisores plegables eléctricamente con 4 memorias
Guantera refrigerada
Insertos en panel central color aluminio
Levantacristales eléctricos con sistema "un-toque"
Luces centrales delanteras y traseras de cortesía y lectura
Parabrisas con desempañador eléctrico y protección infrarroja
Parasoles con espejo y luz
Pedalera deportiva
Sensores delanteros y traseros para maniobra de estacionamiento
Sistema de audio Sony con control satelital, MP3 y 8 parlantes
Techo solar eléctrico
Volante, palanca de cambios y freno de mano forrados en cuero
Apertura de puertas "sin llave"
Control de velocidad crucero adaptativo
Interfaz Hombre Máquina (HMI)
Sistema de arranque sin llave "Ford Power"
Sistema de Control por Voz (V2C) para dispositivos y Bluetooth
Sistema de llenado de combustible sin tapa "Easyfuel"
Sistema de asistencia al arranque en pendientes (HLA)
ABS con Distribución Electrónica de Frenado (EBD)
Activación automática de luces de emergencia
Airbags inteligentes para conductor y pasajero
Airbag de rodilla para conductor
Airbags laterales tipo cortina
Airbags laterales de tórax en asientos delanteros
Alarma de luces encendidas y puertas abiertas
Alarma perimetral y volumétrica
Apoyacabezas ajustables en altura (3) - asientos traseros
Apoyacabezas delanteros activos, ajustables en altura y alcance
Cinturones de seguridad inerciales de 3 puntos delanteros con pretensores
Cinturones de seguridad inerciales de 3 puntos traseros (3)
Columna de dirección de plegado horizontal
Estructura de pedales colapsable
Frenos a disco en las 4 ruedas - delanteros ventilados
Nivelación automática de altura de luces delanteras
Programa Electrónico de Estabilidad (ESP)
Sistema de Asistencia al Frenado de Emergencia (EBA)
Sistema de alerta frontal
Sistema de mitigación de colisión por frenado
Sistema de monitoreo de presión de neumáticos
Sistema inmovilizador de motor
Sistema de anclajes ISOFIX en asientos traseros
Tercera luz de stop en tapa de baúl
Traba para niños en puertas traseras