Texto de Carlos Cristófalo
Fotos de Umberto Torres

El récord histórico de ventas que viene registrando el Mercosur no se basa sólo en autos chicos y económicos. El mercado se está expandiendo cada vez más hacia modelos de mayor tamaño. Y eso lo saben muy buen las diferentes terminales radicadas en la región, que en los últimos seis meses renovaron casi por completo la oferta de los sedanes compactos.

Renault lanzó el Fluence cordobés, Chevrolet presentó el Cruze coreano (que en poco meses más comenzará a producirse también en Brasil), Toyota renovó el Corolla brasileño y Peugeot introdujo el 408 fabricado en la Argentina. A fin de año llegará otra novedad: el Honda Civic 2012.

En nuestro país, el líder absoluto de este segmento es Volkswagen, que juega al mismo tiempo con dos modelos: el Bora y el Vento.

Mientras en la mayoría de los mercados el Bora (derivado del Golf IV) fue reemplazado por el primer Vento (derivado del Golf V), la estrategia para América Latina fue hacer convivir a los dos modelos con diferente posicionamiento de precio. Y, aunque a algunos esta estrategia nos parezca un poco tramposa (ver nota), el mercado le dio la razón a Volkswagen.

El mes pasado salió a la venta en nuestro país la nueva generación del Vento (que comparte varios componentes con el Golf VI, aunque ya no es “un Golf con baúl”) y, en mercados como Brasil, esto significó la desaparición del viejo Bora. Sin embargo, en países como México y la Argentina seguirá ofreciéndose.

Autoblog pudo manejar durante una semana el nuevo Vento en la versión 2.5R Luxury con caja manual. Y lo primero que hicimos fue comparar las diferencias con el Vento 2.5R de antigua generación (ver nota). Ahora llegó el momento de escribir nuestra opinión.

Por fuera

El nuevo Vento creció en casi todas las dimensiones con respecto al modelo anterior: ahora es 70 mm más largo, 19 mm más ancho y la distancia entre ejes aumentó 73 mm. Sin embargo, la altura del techo bajó 8 mm.

El resultado de estos cambios es un auto de proporciones más imponentes, aunque también más conservadoras. No es que el viejo Vento tuviera un diseño revolucionario, pero el nuevo modelo tiene líneas más rectas y en la trompa adoptó la misma estética que en todos los Volkswagen modernos.

En la parte trasera, las ópticas de leds redondas fueron reemplazadas por luces más cuadradas, convencionales e impersonales.

Esta versión 2.5R conserva las llantas de aleación de 16 pulgadas –con un diseño menos sofisticado- y también bajó la calidad de los neumáticos: los Continental SportContact2 205/55R16 fueron reemplazados por unos más económicos Pirelli P7 205/55R16.

En líneas generales, el Vento es un auto elegante y bien proporcionado. Pero también resulta mucho más anónimo que su antecesor. Casi aburrido.

Por dentro

A simple vista no hay grandes cambios: el volante es el mismo del antiguo Vento y la mayoría de los comandos son iguales. Sin embargo, los materiales presentan una calidad inferior, sobre todo en los revestimientos de las puertas.

La principal novedad es la pantalla táctil que ofrecen las versiones más equipadas. Está asociada al equipo de audio para seis CDs, con ocho parlantes y Bluetooth, pero también reproduce información sobre el climatizador automático y los sensores de estacionamiento.

La posición de manejo es excelente, con una banqueta bien larga, volante regulable en altura y profundidad, y un tapizado correcto, a pesar de ser de cuero sintético. El cuero real se ofrece sólo en la versión 2.0 TFSi Sportline.

Los principales beneficiarios del nuevo Vento son los pasajeros de las plazas traseras. Quienes se sienten en lo dos extremos tendrán un excelente espacio para las piernas y no existirá posibilidad de tocar el techo con la cabeza. El del medio estará algo más justo, pero aún así viajará cómodo.

El baúl perdió 17 litros de capacidad y, al reemplazar el sistema de la tapa con amortiguadores por las barras convencionales que invaden el espacio de carga, el espacio aprovechable será aún menor. De todos modos, los 510 litros declarados por la marca son más que generosos.

Seguridad

Acá está una de las principales virtudes del Vento, que lo diferencia con facilidad ante varios de sus competidores: viene de serie con frenos ABS, control de tracción y control de estabilidad. En esta generación, el ESP no se puede desconectar, aunque su accionamiento es bastante permisivo y tolera cierto nivel de deslizamiento para quien quiera intentar un manejo más agresivo.

Todas las versiones vienen con cuatro airbags de serie (doble frontal y doble lateral) y a partir de este nivel Luxury se suman dos bolsas de aire de cortina.

Motor y transmisión

En esta versión no hay ninguna novedad. El motor 2.5R con cinco cilindros en línea y 170 caballos de potencia es el mismo del Vento anterior. No faltará el vendedor oportunista que repita la leyenda urbana de que es “un motor Lamborghini partido al medio”, cuando en realidad es todo lo contrario: el V10 5.0 del Lamborghini Gallardo utiliza dos blocks unidos como los del Vento.

El 2.0 TSi tampoco es una novedad, pero sigue siendo el más potente y sofisticado del segmento argentino de los autos compactos, con 200 caballos de potencia. Se destacará todavía más ahora, que Honda anunció que el Civic Si con 200 cv no tendrá reemplazante.

La variedad de la oferta mecánica es otro de los aspectos que desmarcan al Vento frente a sus competidores, porque además de los dos propulsores nafteros también ofrece el conocido 2.0 TDi de 140 cv y el nuevo (para nuestro mercado) 2.0 TDi con 110 cv.

La oferta de transmisiones es muy variada: hay cajas manuales de cinco y seis velocidades, además de automática Tiptronic de seis marchas y DSG con doble embrague de seis velocidades.

Comportamiento

El Vento 2.5R probado por Autoblog tenía caja manual de cinco velocidades y la verdad es que tanto en ruta como en ciudad serían deseables las relaciones más cerradas que ofrece un cambio manual de seis marchas, que sólo está disponible para los motores 2.0 TDi y 2.0 TSi. En el 2.5R, la quinta marcha está pensada sólo para desahogar el motor: se viaja en ruta a buena velocidad y muy bajo régimen.

El motor tiene un sonido agradable, que resulta hasta agresivo cuando se lo pone en marcha, pero después tiene un comportamiento más bien discreto, muy lineal y con un muy buen torque de 240 Nm a 4.000 rpm.

A pesar de no ser el propulsor más potente de la gama, tiene mejor rendimiento que la mayoría de sus rivales. A modo de ejemplo, en las próximas semanas Peugeot Argentina presentará con argumentos deportivos el 408 1.6 Turbo con 163 caballos. Es decir, siete hp menos que este Vento.

El 2.5R acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y tiene su velocidad máxima limitada a 201 km/h. Nada mal para una versión casi de entrada a gama.

La principal contra de este motor es el consumo. En ruta no resulta tan grave, porque se mantiene en torno a los 8 litros cada 100 kilómetros, pero en ciudad resulta difícil bajar de los 13,5 litros.

Los manejos de la caja y los pedales son ejemplares: preciosos y suaves. La dirección es muy comunicativa, a pesar de ser simplemente hidráulica. Todas las otras motorizaciones tienen dirección electromecánica.

La suspensión del Vento sufrió un retroceso importante con esta nueva generación. El esquema multibrazo (“multilink”) trasero, que antes venía de serie en todas las versiones, ahora es exclusivo de la variante 2.0 TSi. El 2.5R y las versiones turbodiesel tienen un eje trasero más sencillo, con barra de torsión.

En ruta la diferencia es imperceptible y apenas se siente en las curvas a alta velocidad. Sobre todo cuando el pavimento está en mal estado. En estas condiciones, el tren trasero ya no copia tan bien como ocurría con el multilink.

En la ciudad, la diferencia se nota bastante más. Nuestras calles en mal estado dejan en evidencia a un eje posterior que rebota bastante más que en el Vento anterior. De todos modos, y siempre comparándolo con la competencia regional, el andar está a la altura de los mejores del segmento.

Conclusión

Volkswagen justificó los retrocesos en calidad y equipamiento de este nuevo Vento por el hecho de que ahora es un “auto global”, con llegada a mercados que demandan un precio más competitivo. Esto es una buena noticia para países como Estados Unidos y Brasil, donde el Bora ya no se comercializa y el Vento (llamado Jetta por esos lares) se ofrece a valores bastante más económicos.

En la Argentina, donde el Bora sigue vigente, resulta difícil comprender el discurso de Volkswagen Argentina, que se refiere al Vento como un sedán “semi-premium” a pesar de las involuciones que tiene con respecto a la generación anterior.

Sin embargo, en la batalla de los sedanes compactos, la variedad y rendimiento de sus mecánicas, el generoso espacio interior, el excelente equipamiento de seguridad y el buen desempeño al volante siguen manteniendo al Vento en el grupo selecto de lo referentes de nuestro mercado, un trono ahora compartido con los Chevrolet Cruze y Renault Fluence.

Además, la relación de prestaciones y equipamiento resulta muy interesante para este Vento 2.5R manual, que se vende por 140.900 pesos. Sin dudas, será la versión más demandada en nuestro país.

Lo paradójico es que el nuevo Vento resultará un muy buen auto para muchos, menos –curiosamente- para los propietarios del viejo Vento.

Para ellos, puristas súbitos y confesos, Autoblog les regala una perlita: con el mismo motor hoy se puede conseguir una familiar Vento Variant 2.5R Advance.

Tiene un baúl más grande y -ésta sí- utiliza exactamente la misma plataforma y el diseño frontal del Golf VI europeo. Además, la Variant tiene la calidad de materiales y la suspensión multilink que los nostálgicos del viejo Vento dicen extrañar tanto.

Y acá viene lo mejor de todo: a igualdad de equipamiento de seguridad, las últimas unidades disponibles -el modelo fue discontinuado en diciembre 2011- cuestan dos mil pesos menos que el Vento sedán.

La oferta es limitada.

Y de nada por el dato.

Crítica: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
El nuevo Vento creció en todas las dimensiones, menos en altura. Su diseño es discreto, pero su presencia no pasa desapercibida.

Crítica: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
En el interior los cambios son muy leves, aunque se advierte una merma en la calidad de ciertos materiales.

Crítica: Volkswagen Vento 2.5R Luxury

Crítica: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
La pantalla táctil es la principal novedad. Viene de serie en las versiones Luxury y Sportline.

Crítica: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
El espacio interior creció para todos los ocupantes. La butaca del conductor tiene muy buen diseño. El tapizado es en cuero de imitación.

Crítica: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
Ya no están disponibles los faros de xenón ni las ópticas traseras con leds.

Crítica: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
No hay novedades para el motor de cinco cilindros y 170 caballos.

Crítica: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
El Vento 2.5R tiene, ante todo, una buena relación entre precio, equipamiento y prestaciones.

***

FICHA TECNICA

Modelo probado: Volkswagen Vento 2.5R Luxury manual
Precio: 140.900 pesos
Garantía: Dos años, sin límite de kilometraje
Comercializa: Volkswagen Argentina (www.volkswagen.com.ar)

MOTOR
Tipo: delantero transversal, cinco cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, inyección indirecta de combustible.
Cilindrada: 2.480 cc
Potencia: 170 cv a 5.000 rpm
Torque: 240 Nm a 4.000 rpm

TRANSMISIÁ“N
Tipo: tracción delantera.
Caja: manual, de cinco velocidades.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con barra estabilizadora integrada.
Suspensión trasera: barra de torsión.
Frenos delanteros: a disco ventilados.
Frenos traseros: a disco macizos.
Dirección: hidráulica
Neumáticos: Pirelli P7 205/55 R16 (auxilio del mismo tamaño)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 201 km/h (limitada electrónicamente)
Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,9 segundos
Consumo urbano: 13,5 l/100 km
Consumo extraurbano: 8 l/100km
Consumo medio: 10,5 l/100 km

MEDICIONES
Largo / ancho / alto: 4.628 mm / 1.778 mm / 1.453 mm
Distancia entre ejes: 2.651 mm
Peso en vacío: 1.411 kg
Capacidad de baúl: 510 litros
Capacidad de combustible: 55 litros

EQUIPAMIENTO
Faros antiniebla delanteros
Faros principales halógenos dobles
Luces indicadoras laterales integradas en espejos
Llantas de aleación Navarra de 16"
Doble salida de escape
Frenos ABS
ASR (control de tracción)
EBD (repartidor electrónico de fuerza de frenado)
ESP (control de estabilidad)
AFU (asistente de frenado de urgencia)
Doble airbag frontal delantero
Doble airbag lateral delantero
Doble airbag de cortina
Desactivación manual de airbag acompañante
Alarma antirrobo e inmovilizador electrónico
Anclaje Isofix para 2 asientos para niños traseros
Cinturones delanteros de 3 puntos con pretensionador y regulación en altura
Tres apoyacabezas traseros
Señal de aviso de no utilización de cinturón de seguridad delanteros
Protección de menores en puertas traseras
Apoyabrazos central trasero
Asientos delanteros con regulación de altura e inclinación manual
Tapizados de asientos imitación cuero
Compartimiento portaobjetos en las puertas delanteras
Volante multifunción y palanca de cambios en cuero
Empuñadura del freno de mano parcialmente en cuero
Guantera refrigerada con cerradura e iluminación
Luz de baúl
Respaldo trasero abatible 60/40
Salida de 12v en el baúl
Techo solar eléctrico
Climatizador automático "Climatronic" bizona
Espejos externos con ajuste eléctrico, térmico.
Espejo retrovisor con ajuste automático de posición antideslumbrante
Función "Coming & Leaving Home"
Sistema de audio touchscreen, reproductor de 6 CD´s (colocación frontal) y MP3, 8 parlantes
Cierre central con comando a distancia
Apertura interna de tapa de combustible y baúl
Conexión Bluetooth
Computadora de abordo multifunción
Control de velocidad de crucero
Levanta cristales eléctricos en las 4 puertas con sistema one-touch
Limpiaparabrisas con intermitencia de barrido regulable y función antigoteo
Sensor de lluvia
Sensores de estacionamiento traseros y delanteros

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com