El nuevo Volkswagen Vento fue uno de los lanzamientos más comentados del 2011. El sedán compacto fabricado en México se convierte a partir de esta generación en un auto global y esto obligó a VW a consensuar las evoluciones del modelo con algunas involuciones para lograr un precio acorde en los distintos mercados donde será comercializado.

Esto no es una novedad para los lectores de Autoblog, que tuvieron acceso a modo de primicia a los datos de equipamiento de la nueva generación (ver nota).

En Volkswagen Argentina saben que el nuevo Vento generó una gran expectativa en el mercado y por eso decidieron adoptar una estrategia de comunicación diferente.

En lugar de hacer un evento de presentación tradicional, donde a lo sumo se puede manejar el auto durante un día entero, la marca alemana realizó un importante esfuerzo logístico para que varios medios de comunicación prueben, casi en simultáneo, el nuevo modelo a lo largo de una semana.

Por eso mismo, los lectores no deberán sorprenderse si en estos días los principales medios especializados gráficos, televisivos y digitales del país están hablando de este auto.

En el garage de Autoblog se encuentra en este momento un Vento 2.5R Luxury, con el ya conocido motor cinco cilindros de 170 caballos y caja manual de cinco velocidades. Cuesta 140.900 pesos.

La crítica completa se publicará la semana que viene, pero tratándose de un auto que sufrió –como se dijo- evoluciones e involuciones, decidimos compararlo centímetro a centímetro con un Vento 2.5R de antigua generación.

Los detalles más importantes se aprecian en la galería de fotos que se publica a continuación.

Y, como cierre de esta introducción, le pedimos al lector Francisco Morales (23 años, administrador de Sistemas) que maneje el nuevo Vento y lo compare con el suyo: un Vento 2.5R Advance del 2009, que nos facilitó para esta producción de fotos.

¿Por qué elegimos a Morales? El motivo es simple: cuando se realizó el Focus Group del Chevrolet Cruze en febrero pasado (ver nota), Francisco demostró un fanatismo casi desmedido por su querido Vento.

Entonces, ¿quién mejor que él para opinar sobre la nueva generación?

***

En el garage de Autoblog: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
El nuevo Vento es 70 mm más largo, 19 mm más ancho y 8 mm más bajo que el viejo modelo. La distancia entre ejes creció 73 mm.

En el garage de Autoblog: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
El nuevo Vento 2.5R calza Pirelli P7 205/55R16. El viejo venía de serie con Continental SportContact2 205/55R16.

En el garage de Autoblog: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
El motor 2.5 sigue siendo básicamente el mismo. El capot del nuevo Vento ya no se sostiene con un amortiguador, sino con una simple varilla.

La batería del nuevo Vento está protegida por una tela. El viejo Vento tenía una caja de plástico más estanca.

En el garage de Autoblog: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
El viejo Vento tenía doble burlete en las puertas. El nuevo, no.

En el garage de Autoblog: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
El panel interior de la puerta del nuevo Vento tiene materiales más sencillos. Las bisagras también son más simples. Cambió la ubicación del comando para los espejos eléctricos y el botón para abrir el tanque de nafta reemplazó a un botón para abrir el baúl.

En el garage de Autoblog: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
Los volantes son idénticos a la vista, pero el viejo Vento tiene mejor tacto. En el tablero cambió la graduación del velocímetro. Antes marcaba hasta 240 km/h, ahora llega a 280.

El nuevo Vento ganó sistema touch-screen, pero perdió la salida del climatizador sobre la parte superior de la consola.

En el garage de Autoblog: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
La inclinación del respaldo y el apoyo lumbar en la butaca del conductor ahora se regulan con manijas. Antes tenía ruedas.

La consola ubicada sobre el techo ganó un botón cromado para la apertura del techo corredizo, pero perdió la tapa del portalentes.

En el garage de Autoblog: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
Sólo dos posavasos junto al freno de mano. Adiós a la gaveta con tapa deslizante, dos posavasos y el exótico destapador con logo VW.

El baúl perdió 17 litros de capacidad. Los amortiguadores de la tapa fueron reemplazados por barras convencionales y perdió la mitad del revestimiento interno. También desaparecieron los ganchos para colgar objetos y los respaldos traseros sólo se pueden reclinar desde el interior del baúl, ya no desde el habitáculo.

En el garage de Autoblog: Volkswagen Vento 2.5R Luxury
Escape de diseño menos sofisticado. La suspensión trasera del nuevo Vento 2.5R es con barra de torsión. El sistema Multilink, que antes se ofrecía en toda la gama, ahora sólo lo trae el Vento 2.0 TSi.

***

Un usuario del viejo Vento 2.5R opina sobre el nuevo Vento 2.5R Francisco Morales (23 años, administrador de Sistemas)

Antes de comentar lo que pienso del nuevo Vento quiero decir por qué, en su momento, decidimos la compra del mismo viejo Vento: estábamos buscando un auto grande, cómodo y con la mayor seguridad posible.

En su momento, la seguridad que traía el Vento era la misma para cualquier versión y era superior a la de la competencia (Civic, Vectra, Focus).

Desde que tenemos al auto (octubre de 2009), no nos ha desilusionado nunca ni ha presentado ningún inconveniente grave.

Hoy veo al Vento nuevo y me pasa algo muy particular. Por fuera, el diseño, va en gustos de cada uno.

La trompa del auto me parece bien lograda y me agrada. La parte de atrás del auto, la cola, no me termina de convencer. Pero, nuevamente, va en gustos.

Por dentro es donde me llevé una especie de desilusión. La calidad de los materiales (sobre todo de los plásticos) siento que ha disminuido bastante.

En los paneles de las puertas, en los cuatro paneles, noté rebabas y bordes ásperos. El material soft-touch es casi nulo. Creo que perdieron el cuidado que solía tener un auto que se caracterizaba por los pequeños detalles.

En el Vento anterior hasta mi abuela podía abrir el capot porque los dos pistones lo levantaban y lo sostenían sin ninguna ayuda adicional. Ahora hay que levantarlo a mano y no es un capot liviano.

El baúl perdió la apertura a distancia. Ahora se destraba únicamente desde el comando, ya que los pistones se vencen al poco tiempo. La tapa no está alfombrada y los soportes parecen dos barandas de la reja de mi casa.

Pude dar una pequeña vuelta, escoltado por CC de acompañante, y noté que el auto estaba un poco "saltarín" de cola, quizás por perder la suspensión trasera multilink o por ahora traer Pirelli P7 (que se caracterizan por no ser tan blandas como las Continental que traían antes).

Los pedales, la dirección, la caja, el motor, todo el resto se sigue sintiendo como en el Vento anterior. ¿Los espejos? En dos minutos te acostumbras. ¿La butaca? La sentí más angosta que la anterior.

¿Cambiaría el Vento viejo por el Vento nuevo? La verdad es que no.

Creo que para mantener la calidad tendría que pasar a un Passat, abonando la diferencia. Me parece que los pequeños detalles hacen grandes a las cosas y en el Vento nuevo, pasaron por alto justamente eso: los detalles.

F.M.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com