Desde Campana (Buenos Aires) - El 29 de junio pasado fui a conocer la Escuela Técnica Roberto Rocca (ETRR) en Campana, dentro del corredor industrial de la Ruta 9 del Gran Buenos Aires. Fue en el marco de la "Primera Jornada de Inmersión a la Transformación educativa", que se organizó en este establecimiento como parte de una red de escuelas, terciarios y universidades que buscan -junto a los municipios de Campana y Zárate- mejorar la calidad educativa en la zona.

La ETRR se inauguró en 2013 y no es cualquier escuela técnica del nivel medio argentino. En primer lugar, debe ser la mejor equipada del país. Tiene detrás los recursos de una multinacional de origen local, el Grupo Techint. La arquitectura es de vanguardia y el diseño interior tiene el sello de la reconocida arquitecta holandesa Rosan Bosch, especializada en edificios para centros educativos. Se trata de una escuela privada donde la totalidad de sus 500 estudiantes está becado (los porcentajes de beca oscilan entre el 50% y el 100%, dependiendo de cada caso particular). No es la única escuela que construyó Techint: forma parte de una red regional junto con la ETRR Pesquería (México) y la ETRR Santa Cruz (Brasil), que comenzará a funcionar en febrero de 2025

Sin embargo, la riqueza material no alcanza para definir a un proyecto que proponga una alternativa a la enseñanza convencional. Tampoco asumir que las escuelas técnicas son el ejemplo perfecto de la máxima pedagógica de moda: "Aprender haciendo".

María Florencia Toscano es una de las coordinadoras docentes de la escuela. Nos encontramos en una pausa de la jornada, así que aproveché para preguntarle cómo se organizan: "Funcionamos con nodos: técnico, arte, ciudadanía y comunicación. Transversalmente, las habilidades STEM nos permiten mediar en el aprendizaje. El departamento de sociales, que dirijo, se fue diluyendo con el paso del tiempo porque hace tres años tomamos la buena decisión de romper la fragmentación en disciplinas. En su lugar, generamos espacios de aprendizaje activo basados en proyectos, donde los chicos aprendan haciendo, a partir de desafíos reales y problemas cercanos. Combinamos los equipos de ciencias sociales, naturales y arte para formar tríadas pedagógicas: son tres docentes planificando los proyectos que inviten a aprender a partir de una inquietud o necesidad, sin importar de qué materia sean. Corrimos el foco del aprendizaje basado en el curriculum al de habilidades necesarias para la vida. Y el gran desafío que nos ponemos es conquistar al estudiante para que tenga ganas de aprender y seguir aprendiendo".

Marcela es docente y amplía la explicación: "Desde que trabajamos así vemos más ganas en los chicos y en los docentes; todos entendemos mejor el sentido de lo que se enseña. Nuestra metodología guía es el Aprendizaje Basado en Proyectos y el producto final siempre está atravesado por el arte y sus distintas expresiones".

"Entendemos que los chicos, por suerte, son todos distintos, con diferentes talentos y destrezas. La escuela en la que nos formamos trataba de homogeneizar, y en el camino se apagaban muchos brillos. No había lugar para el joven más lúdico, corporal, estético, manual, que a la hora de evidenciar su aprendizaje la única salida que tenía era la escritura o la oralidad. Hoy valoramos la autonomía y le ofrecemos a nuestros estudiantes que nos muestren lo que comprendieron del modo que mejor les salga. Para eso tuvimos que cambiar también la forma de evaluar. En la escuela hay retroalimentación personalizada semanal y todos los profesores somos, además, tutores de un estudiante en particular", agrega María Florencia.


¿Quiénes vienen a esta escuela?

Escuela Técnica Roberto Rocca (ETRR) - Campana, Buenos Aires (Argentina).
AlterEdu.com.ar

Escuela Técnica Roberto Rocca (ETRR) - Campana, Buenos Aires (Argentina).

En principio, hay que tener muchas ganas de venir a esta escuela. Está en una zona alejada, es de doble jornada (de 8.30 a 17 horas) y técnica, con siete años de cursada en lugar de seis (con dos especializaciones, Electromecánica y Electrónica). Para tener la posibilidad de entrar hay que inscribirse y pasar primero por un proceso de integración que dura seis meses y se hace mientras se cursa el último año de primaria. Implica asistir a dos clases semanales a partir de junio, presencial y virtual, donde se refuerzan y ejercitan Matemáticas, Prácticas del Lenguaje, Inglés y algo de Experiencias Técnicas.

Es probable que estos requisitos, bien explícitos, ayuden al compromiso y la baja deserción que se evidenció en los últimos años. No es lo único. Durante todo el proceso reciben acompañamiento de un equipo de trabajadores sociales, psicopedagogos y psicólogos, que trabajan uno a uno con los estudiantes y sus familias.

En este lapso semestral de integración tienen distintas instancias para demostrar sus posibilidades. Cada año ingresan 72 nuevos alumnos, pero hay que aclararlo: no entran los 72 con mejores notas, sino que se consideran muchas variables hasta el final del proceso. La actitud positiva, el compromiso, la capacidad de sobrellevar la frustración y de trabajar en equipo también cuentan.

Como la escuela tiene la misión prioritaria de brindar oportunidades y romper barreras de acceso, se consideran los niveles socioeconómicos de los inscriptos y todos los que ingresan son becados según su necesidad.

Esta visión integral es probablemente la razón por la cual la ETRR Campana resultó finalista entre las 50 mejores escuelas del mundo del premio de la T4 Foundation el año pasado, junto con otra secundaria de la ciudad bonaerense de Junín. La ETRR calificó además entre las diez mejores del mundo especializadas en enseñanza técnica, dentro del ranking "World’s Best School Prize", que otorga esa fundación. Se destacó en los rubros de "Innovación", "Oportunidades", "Apoyo de los Profesores" y "Educación Integrada".

"Es una escuela técnica con mucha humanidad y alto desarrollo de las habilidades sociales y emocionales", me aseguran. "El tiempo semanal dedicado al aprendizaje autónomo, el espacio en el aula para conversar problemas y un equipo de profesores técnicos que no solo entran al taller para enseñar el torno, hacen la diferencia. La personalización y la atención a las necesidades de cada uno hace que los chicos puedan explotar sus propios talentos", agregan desde la ETRR.


Visitas guiadas 

Escuela Técnica Roberto Rocca (ETRR) - Campana, Buenos Aires (Argentina).
AlterEdu.com.ar

Agustín Valdez y Franco Sarrachibi, ex alumnos y actuales profesores de la ETRR, nos mostraron la escuela durante la visita de AlterEdu y Motor1.

Una linda costumbre de los estudiantes es conducir ellos mismos las visitas guiadas a su escuela. La próxima será el jueves 15 de agosto de 9 a 12 horas. Es gratuita, pero hay que inscribirse en este enlace: https://forms.office.com/r/zp8i4dkBza

Dolores Bulit (editora de AlterEdu.com.ar)

Fotos: D.B., C.C. y ETRR Campana

Agradecimiento: Escuela Técnica Roberto Rocca (info@etrr.edu.ar)

Galería: Escuela Técnica Roberto Rocca (ETRR) - Campana, Buenos Aires (Argentina)


ADEMÁS

En el Twitter de @Motor1Argentina

 

ADEMÁS

En el Instagram de @AlterEducacion

 

Novedades, Informe

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com