Las ventas de autos en la Argentina cayeron un 22.6% en el primer semestre, la producción de vehículos retrocede 23.8% y las exportaciones bajaron 17.7%. Por este motivo, varias automotrices tomaron medidas de ajustes en sus planes de producción y en su plantel de operarios.

El sindicato Smata difundió hoy un informe sobre la situación puntual en la industria automotriz de la provincia de Córdoba, la más importante para el sector junto con Buenos Aires. El encargado de presentar ese cuadro de situación fue Javier García, vocero de la delegación Córdoba de ese sindicato.

* Fábrica Santa Isabel (Renault-Nissan): En abril, esta planta había suspendido la renovación de contratos de 270 operarios y también abrió un plan de "retiro voluntario" y "jubilaciones anticipadas", por un número de puestos de trabajo que no fue especificado. Con el comienzo de julio, se redujo la producción a sólo un turno de seis horas en la línea de montaje de Renault (donde se producen los modelos Kangoo, Sandero, logan y Stepway) y dos turnos de seis horas en la de Nissan (Frontier y Alaskan). El plan de jornada reducida tiene el objetivo de evitar la pérdida de puestos de trabajo.
* Planta Ferreyra (Fiat-Stellantis): La línea de producción del Fiat Cronos redujo su ritmo de fabricación para adaptarse a la caída de la demanda interna y las exportaciones.

* Planta Ferreyra (Iveco): La planta de camiones y buses de Córdoba también recortó un turno de producción, aunque de manera temporaria. La empresa espera poder retomar el trabajo con dos turnos en breve.

* Autopartistas: El ajuste en la producción de las tres fábricas de autos de Córdoba se espera que tenga un importante impacto en las empresas autopartistas que abastecen a esas terminales. Smata no supo cuantificar el ajuste en personal o turnos de producción que implicará estas medidas de las automotrices.

Renault / Nissan

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com