Esta es la noticia que nunca quisimos publicar. Pero tenemos que hablar de este tema: miles de chicos que corren en moto, karting o auto merecen este debate. Más aún, lo necesitan.

El piloto argentino de motociclismo Lorenzo "Lolo" Somaschini (9 años) falleció en Brasil tras sufrir una caída en el Autódromo de Interlagos. Lolo falleció por un golpe letal en su cuello, como consecuencia de un impacto, al caer de su moto mientras entrenaba para una competencia internacional en Sao Paulo. Si leerlo ya es duro, escribirlo es tremendo. Nos pesa la responsabilidad de compartir pensamientos con los que entienden de fatalidades, tanto como con los que buscan con el dedo a culpables del fatídico accidente.

Muchos de los que hoy critican la práctica de este deporte y se preguntan en qué estaban pensando los padres del chico fallecido son, tal vez, los que hacen la hipócrita vista gorda en las playas argentinas, cuando ven como una gracia a niños -más chicos e inexpertos- al mando de poderosos cuatriciclos y motos, sin protección alguna y corriendo  peligrosamente entre la gente.

Es la misma hipocresía que festeja el alcohol y la droga en los jóvenes. Son ámbitos nefasto donde, seguramente, Lolo nunca iba a pertenecer, por dedicar su vida a la pasión por el deporte de la velocidad. La misma anti conducta que, para ahorrarse el trabajo de padres, ahogan el tiempo de sus críos con pantallas, simuladores y celulares diseñados para que las redes sociales hagan de la virtualidad el estilo de vida de sus chicos.

¿Qué es un deporte de riesgo? ¿Cuál es el índice de fallecimientos que los definen? ¿Por qué no entran en ese ranking el rugby, las artes marciales o el ciclismo? ¿Sólo porque no pueden desarrollar grandes velocidades y únicamente logran moverse con la fuerza de sus piernas?

Esta semana falleció Lolo, pero él ya no se sentía un chico: era un piloto. Desde que sintió la llamada del deporte, lo encaró de la forma en que lo hace un profesional: entrenando, estudiando y trabajando para una sola cosa, ser el mejor. Lorenzo Somaschini siempre estuvo bajo la tutela de su entrenador, quien lo guiaba por el camino del esfuerzo para lograr su meta: ganar.

Sus padres, a quienes no conozco pero admiro, estaban justo donde tenían que estar: apoyando a Lolo en su pasión por las motos de carrera y acompañándolo en su camino de gloria.

Lolo hoy no es solo una noticia trágica. Hoy nos dejó un enorme ejemplo de decisión, enfoque y sacrificio que solo se logra con la entrega que tienen los valientes. Porque más que un juego, el deporte es la vida misma. Hasta siempre, Campeón.

Javier Dobalo


¿Fatalidad o estadística? Los datos (*)

El lugar de la caída de Lorenzo Somaschini.

* La categoría: Copa Honda Junior, del Campeonato de SuperBike de Brasil.

* Las referencias: En Europa, los chicos empiezan a competir a los 4 años. La mayoría de los campeones de MotoGP empezaron desde muy chicos.

* El lugar: El circuito de Interlagos, en San Pablo, Brasil, donde corre la Fórmula 1.

* El momento: Recién girando en la segunda vuelta del primer entrenamiento, apenas entrando en calor.

* La moto: Tenía un motor de 160 cc de cilindrada, motor promedio para una moto de cualquier aplicación de mensajerías y comidas de delivery.

* La velocidad: Alcanzaba una máxima de 120 km/h en sólo un sector del circuito. Menos que la máxima en la Panamericana.

* La Curva de Pinheirinho: Una horquilla (retome) que era, paradójicamente, la más lenta del circuito. Curva de segunda marcha, a media velocidad.

* La velocidad de caída: Apenas 40 km/h. Similar a la de una bicicleta ágil, ciclomotor o monopatín eléctrico.

* El equipo de protección: Nuevo, a medida, homologado y revisado por los Comisarios Deportivos antes de salir a la pista.

* La mecánica del accidente: La moto produce un “high side”, que en el argot es la eyección del piloto por sobre la moto cuando las ruedas derrapan y se traban abruptamente. Producto del vuelo, la cabeza golpea en forma directa contra el asfalto. No hubo intervención de terceros por alcance ni atropello. Tampoco impacto contra estructuras de protección (guarda rails, barreras, etcétera).

* La atención: Inmediatamente luego de la caída fue atendido por el equipo médico del circuito y llevado de urgencia al Hospital Albert Einstein, de la ciudad de San Pablo. Allí permaneció en terapia intensiva desde el viernes 14 hasta el lunes 17 por la tarde, cuando falleció.

* Análisis de Javier Dobalo.

LOLO-SOMASCHINI-1

Piloto Lorenzo "Lolo” Somaschini (2014-2024).

 

Galería: Lorenzo "Lolo" Somaschini


ADEMÁS

En el Instagram de @SuperBikeBrasil

 

Motos, Deporte motor

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com