Desde Escobar (Buenos Aires) - Gregorio "Goyo" Pérez Companc falleció hoy a los 89 años. Fue uno de los empresarios más importantes de la Argentina y el dueño de la mayor colección de autos en nuestro país. Con la presencia de sus autos de todas las épocas, Goyo fue uno de los principales impulsores de eventos como las 1000 Millas Sport, la Recoleta-Tigre y Autoclásica.

"Con profundo dolor lamentamos informar el fallecimiento de nuestro socio Gregorio "Goyo" Pérez Companc. Rogamos una oración en su memoria", informó hoy el Club de Automóviles Clásicos de la Argentina (CAC), organizador de Autoclásica y la Recoleta-Tigre.

Pérez Companc inició su colección de autos con el foco puesto en los Ford Model T. Tenía unidades convencionales, pero también variantes como camiones, ambulancias, autobombas y variantes de competición. Su catálogo de Model T era considerado uno de los más variados y completos en manos de un coleccionista privado.

Sin embargo, ahí no se detuvo su pasión por los autos: continuó coleccionando modelos de Ford con motor V8 y pronto se expandió a toda clase de vehículos clásicos. La pasión se la contagió a todos sus hijos. Cada uno de ellos forjó también su propia colección de autos, pero con el foco puesto en diferentes especialidades: Luis Pérez Companc -líder del conflomerado de empresas del Grupo PeCom, con 52 años- se obsesionó con las Ferrari. Pablo Pérez Companc (41 años) se especializó autos de rally y "homologation specials". Jorge Pérez Companc desarrolló un gusto más parecido a su padre, interesado por los autos americanos, aunque también con participaciones en el mundo del rally.

Si bien sus hijos fierreros compitieron en algún momento de sus vidas en el automovilismo profesional, Goyo se limitó al mundo de las carreras de regularidad y las exposiciones de autos clásicos. El gusto por acelerar a fondo lo desarrolló de manera privada, principalmente en el autódromo privado que construyó en Escobar. Esta pista de casi dos kilómetros de extensión se encuentra detrás del predio del parque Temaikén en Escobar y junto a la sede central de Munchi's, las dos pasiones de la esposa de Goyo, María del Carmen “Munchi” Sundblad Beccar Varela.

Junto a ese circuito se encuentran los dos galpones con la mayor colección de autos clásicos que existe en suelo argentino. Cada nave tiene dos pisos con autos en exposición y fueron diseñadas por un estudio de arquitectura con la intención de convertirse en un museo abierto al público. Sin embargo, debido a diferentes trabas administrativas, el proyecto de abrir el museo a los visitantes en general nunca se concretó. Se trata de un espacio al que, hasta ahora, sólo se puede acceder con invitación especial de la familia Pérez Companc.

De todos modos, en ocasiones de eventos especiales como las 1000 Millas Sport, la Recoleta-Tigre y Autoclásica, Goyo expuso y compitió con diversos autos de su colección. En los primeros años de esos eventos, Pérez Companc manejaba sus autos y los subía a las rampas de premiación ante los aplausos del público y la gratitud de los organizadores de esos eventos, que resultaban jerarquizados por la presencia de los autos de Goyo. Sin embargo, en los últimos años -ya sea por cuestiones de salud o motivos de privacidad- el patriarca de los Pérez Companc delegó ese lugar a sus hijos, nietos y amigos cercanos, como el ex navegante de rally Martín Christie.

En Autoclásica, sus autos ganaron en más de una oportunidad el premio "Best of Show", desde una Ferrari 250 LM hasta el Ford Model K que se consagró en la edición del año pasado (ver nota).

Todos los medios de Argentina recuerdan hoy a Gregorio Pérez Companc como el titular de una fortuna familiar valuada en 4.200 millones de dólares, que le permitió ocupar el puesto 767 en el ranking global de la Revista Forbes. En Motor1 preferimos recordarlo por su gran pasión: los autos de colección.

Las fotos que ilustran esta nota corresponden al archivo de Autoblog Argentina y fueron tomadas en las primeras ediciones de Autoclásica, donde Goyo tuvo un rol preponderante. La historia de sus participaciones en aquellos eventos se publicó en la nota de archivo: "Antes de la inundación" (leer acá).

Texto y fotos de C.C.

Galería: Gregorio Pérez Companc


La despedida del Ferrari Club Argentino

Luis Perez Companc Ferrari

La Ferrari F1 2004 ex Michael Schumacher fue exhibida en el stand del Ferrari Club Argentino en Autoclásica y pertenece a la colección Pérez Companc.

El Ferrari Club Argentino, fundado por el recordado piloto José Froilán González, despidió hoy con el siguiente mensaje a Gregorio Pérez Companc. El arquitecto Norberto Bressano, presidente del FCA, envió estas palabras en nombre de todos los socios del club:

"El Señor Gregorio 'Goyo' Perez Companc ha sido uno de los primeros socios del Ferrari Club Argentino y tanto él como su familia han colaborado siempre para prestigiar al Club Oficial de la Marca en nuestro país, con sus aportes y su colección única de Ferrari. Su hijo Luis, quien sigue perteneciendo al grupo de miembros del Ferrari Club Argentino, ha generado con su iniciativa eventos únicos en la historia de 25 años de esta Asociación, como la oportunidad de haber traido al país con la colaboración del Ferrari Club Argentino el F1 2004 con el que Michael Schumacher ganara su último campeonato del mundo, batiendo un récord histórico de tiempo en el circuito Gálvez. Los inumerables aportes que la familia Pérez Companc ha tenido a través del tiempo para con el Club Ferrari con su generosidad, su colección y su pasión por el Cavallino hace que este gran hombre sea reconocido y recordado por todos nosotros a través de tiempos pasados, presentes y por venir" .

Pérez Companc / Pablo Pérez Companc, Luis Pérez Companc, Jorge Pérez Companc

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com