Desde el Autódromo Velo Cittá (Brasil) - Ford lanzó ayer a la venta en Brasil la nueva generación del Mustang y confirmó que en agosto se abrirá la preventa en la Argentina para la versión GT Performance, con entregas previstas para septiembre (ver equipamiento). La presentación regional de esta semana en São Paulo incluyó una conferencia de prensa en las oficinas centrales de Ford Brasil, un test drive de casi 400 kilómetros por las rutas del estado paulista y una prueba en pista en el Autódromo Velo Cittá.

Las impresiones de manejo se publicarán la semana que viene, pero en Velo Cittá tuvimos la oportunidad de entrevistar al ejecutivo argentino Martín Galdeano, flamante presidente de Ford Sudamérica, donde habló del Mustang y de los próximos pasos de la fábrica de Ford Argentina, en Pacheco.

El diálogo completo se reproduce a continuación.

-¿Por qué Ford decidió seguir fabricando y vendiendo el Mustang, teniendo en cuenta que  sus principales competidores se retiraron del mercado?

-El Mustang es un auto que nos sigue sorprendiendo por el entusiasmo que genera en nuestros clientes. En la preventa de Brasil del nuevo Mustang GT Performance, la preventa de 150 unidades se agotó en apenas una hora. Hoy fue el lanzamiento oficial en este mercado y ya tenemos reservas de 500 clientes. Argentina es un mercado que tiene una escala menor, pero todo el tiempo estamos recibiendo consultas: "¿Cuándo viene?, ¿cuándo viene?". Como dijo Jim Farley, CEO de Ford, mientras haya un cliente que quiera un Mustang, nosotros lo vamos a seguir fabricando y vendiendo. Mientras podamos, lo vamos a seguir teniendo en nuestra gama. Mustang es más que un auto: es una marca fantástica, que sigue generando lo mismo que provocaba en su primera generación.

-Es una marca que comenzó a aplicarse a otros modelos de Ford. Ahora que están lanzando el Mustang V8, ¿qué balance hacen del Mustang Mach-E que se lanzó en la Argentina a fines del año pasado?

-El Mustang Mach-E es un producto distinto, por supuesto. Es un auto que atrae a un tipo de cliente diferente, pero en la región también está teniendo buena aceptación. Estamos contentos con el resultado. Lógicamente, es un público más reducido, pero es el futuro de la industria.

-¿En algún momento el Mustang de combustión tendrá que recurrir a algún tipo de electrificación o hibridación?

-Hay normas de emisiones que te están llevando a eso. Para mí, en mi cabeza, creo que en algún momento vamos a tener que ofrecer híbridos en toda nuestra línea de productos, particularmente si queremos seguir ofreciendo un V8.

-¿Tienen un estimado del volumen que llegará a la Argentina con el primer embarque del nuevo Mustang GT Performance?

-Lo tenemos, pero lo vamos a informar en agosto, cuando anunciemos la preventa.

-¿Quedaron muchos clientes argentinos sin auto cuando dejaron de fabricar el Mustang GT y el Mach 1 de anterior generación?

-Sí, aunque no son muchos. Y casi todos ya están en la lista para comprar el nuevo GT Performance.

-El martes que viene se inaugura la nueva Planta de Motores de Ford Argentina en Pacheco, para abastecer con impulsores de ensamblado local a la Ranger (ver nota aparte). Con esto se completa el ciclo de 660 millones de dólares anunciado originalmente, ¿qué balance hacen de todo este proyecto?

-La nueva Planta de Motores quedó espectacular. Todo el proyecto de la nueva Ranger fue un trabajo de equipo espectacular. Pero acá no termina el ciclo de inversiones, porque siempre estamos mirando nuevas opciones. En la inauguración del martes vamos a cumplir lo que habíamos anunciado, que es la renovación completa de nuestra Planta Pacheco, con procesos más modernos, mejores controles de calidad y un flujo logístico muy interesante. Son todos cambios que nos permitirán llegar con la nueva Ranger a nuevos mercados, que es el objetivo final que estamos buscando: fabricar más, exportar más y vender más.

-¿La gama de motores que van a producirse en Pacheco ya está definida?

-Sí, la vamos a anunciar el martes que viene. 

-¿Se crearon puestos nuevos de trabajo para la Planta de Motores?

-Lo que hicimos fue poner muchísima tecnología al servicio de la producción, de manera que con la misma cantidad de gente tenemos un nivel mucho más alto de productividad en la planta. Instalamos en total 392 robots, que son atendidos por técnicos altamente especializados. Esto nos permitió aumentar la capacidad de producción de la planta. Este año pensábamos aumentar la producción un 15%, pero con la caída de casi el 30% del mercado interno argentino y la situación desafiante en mercados de exportación como Chile, estimamos que el crecimiento de la producción rondará el 10%.

-Así como en algún momento el Mustang deberá encarar el camino de la hibridación, ¿la Ranger híbrida es un proyecto que podremos ver concretarse en Argentina?

-En algún momento eso es lo que va a haber: más opciones. Lo que hicimos globalmente fue seguir invirtiendo en toda nuestra línea de producto. Lo llamamos "The Power of Choice": es ofrecerle al cliente un menú de opciones para que elija el tipo de movilidad que más prefiera. Ya sea un eléctrico, un híbrido o un auto de combustión, Ford tiene que ofrecerle una solución a ese cliente. No estamos dejando de invertir en ninguna de esas opciones. Todo lo contrario.

-¿Cómo están con las exportaciones de la nueva Ranger?

-Hoy las exportaciones de la industria automotriz argentina están cayendo, pero a nosotros nos está ayudando contar con este producto que es la nueva Ranger, que está creciendo en demanda en muchos mercados. Este año nuestras exportaciones a Brasil están creciendo a un ritmo del 54% y todo gracias a la nueva Ranger. Y todavía podemos crecer mucho en participación de mercado. Hay otros mercados más desafiantes, como pueden ser Colombia o Chile. En Chile operan 82 marcas de autos y el 60% son productos de origen asiático. México es otro mercado similar. Entonces, para competir con la Ranger, tenemos que hacer mucho mejor nuestro trabajo de eficiencia de costos.

-¿Cómo está la competitividad en términos impositivos? ¿Se les complica competir contra esos rivales asiáticos y contra las otras plantas que producen la Ranger y podrían abastecer esos mercados?

-Para competir vos tenés que tener un combo donde cada uno haga su parte. Lo primero es que nosotros los empresarios hagamos nuestra parte: que invirtamos en nuevos procesos y tengamos un equipo de gente capacitada para competir a nivel internacional. Hace poco visité la fábrica de Sudáfrica donde Ford produce la nueva Ranger. La planta es idéntica a la de Pacheco, con los mismos procesos y la misma tecnología. Son plantas gemelas. Pero, a la hora de exportar, Sudáfrica lo hace con 0% de impuestos, mientras que nosotros desde Argentina exportamos con una carga impositiva de más o menos 20%. Ese es un punto que hay que ajustar, hay que resolverlo.

-¿Qué posición tiene el Gobierno argentino cuando le plantean estos temas?

-Ajustar ese tipo de cosas requiere de trabajo, adaptación de sistemas, de reglamentación y lleva un tiempo. Lo que estamos viendo es una apertura del Gobierno para tratar ese tema, porque todos entendemos que lo peor que puede pasar es que Argentina no exporte. Lo más importante sería ajustar los impuestos para exportar antes que cualquier otro tipo de impuestos. Lo ideal es competir siempre con las mismas reglas que otro, pero Argentina hoy no exporta con las mismas reglas de otras plantas y países con los que competimos por los mercados mundiales. Nadie nos va a comprar a nosotros sólo porque somos argentinos. Nos van a comprar porque somos eficientes en calidad y en costos. 

Entrevista de C.C.

Galería: En el garage de Motor1: Ford Mustang GT Performance


ADEMÁS

En el Twitter de @Motor1Argentina

 
 
 
 

Mustang

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com