Texto de Jonathan Szebesta

Fotos de Paul Szebesta (*)

¿Quién se puede dar el lujo de festejar sus 40 años en la casa que lo vio nacer? Bueno, Ford Argentina respeta su historia, y nos convocó ayer al festejo de un gran auto. Junto a 22 unidades en increíble estado de conservación y la amabilidad de sus dueños, que con mucho gusto se pusieron a disposición para despejar cualquier tipo de duda, pudimos disfrutar de una gran jornada en el estacionamiento de invitados de la fábrica de Pacheco, con desayuno y almuerzo incluidos.

Con una excelente organización por parte de la gente de Comunicaciones y la presencia del presidente de Ford Latinoamérica, Martín Galdeano, los dueños de los autos expuestos pudieron acceder a la planta de donde hace 40 años salieron sus propios autos. Nunca vi tanta gente de cuarenta y pico de años tan contenta al mismo tiempo (muchachos, eso de "cuarenta y pico" va gratis, no digan nada...).

Luego de recorrer la fábrica pudimos almorzar y a continuación nos acompañó el presidente Galdeano, a quien los propietarios del Sierra Fan's Club le obsequiaron un diploma en agradecimiento por el evento.

De las perlitas que comenté anteriormente puedo resaltar por ejemplo una Rural Ghia '90, con apenas 2.022 kilómetros recorridos: se encuentra en un estado único por donde se la mire. Fue rescatada de un garage lleno de polvo y puesta en funcionamiento nuevamente.

También se expuso una coupé XR4 "75 Aniversario" con poco más de 7.000 kilómetros, en mismo estado de conservación que la Rural (los plásticos en su lugar, las llantas sin un rasguño) y por ultimo un Ghia '84 de primera serie. Su dueño Leandro, con quien pudimos conversar un rato, nos contó que, si bien es hincha de Chevrolet y tiene 32 años de edad -no había nacido cuando se lanzó este auto-, a sus 11 años empezó el amor por el Sierra cuando su papá se compró una unidad usada. Hoy Leandro tiene un Ghia '86 y un Ghia '88.

Con quien también pudimos conversar -y déjenme decirle que, si tienen alguna duda sobre el Sierra, es la persona indicada para desasnar cualquier inquietud- fue con Lucas Zafaroni. Su pasión por este auto comenzó a los cuatro años, cuando escuchaba la música de la publicidad de lanzamiento en la tele: hoy tiene dos proyectos de Sierra en pleno desarrollo y lo que más resalta es haber podido formar muchos grupos de amigos gracias a los fierros.

Para finalizar, y como frutilla de la torta, se eligieron cuatro autos: una XR4, un GL, un Ghia y una Rural Ghia, para ser fotografiados bajo el cartel de Ford ubicado junto a la Panamericana. Al ver las fotos de Paul Szebesta, tranquilamente podrían pensar que son de catálogo o simplemente recordar que, hace 40 años, en esta misma planta, nos permitían "manejar el viento" (leer historia, acá abajo).

IMG_4811

Martín Galdeano, presidente de Ford Latinoamérica, recibió ayer a los coleccionistas del Sierra en la fábrica de Pacheco.


La historia del Ford Sierra en Argentina

Sierra_40Aniversario-12

El 6 de julio de 1984 se presentaba en sociedad, en el Hotel Llao Llao de Bariloche, el Ford Sierra para el mercado de Argentina. Diseñado por Uwe Bahnsen y Patrick Le Quement, el Sierra salió del concept Probe III presentado en el Salón de París de 1981. Tan solo 22 meses después de su presentación en Europa, llegaría a nuestro país.

Para entender lo que significó el Sierra en nuestro mercado, tenemos que mirar un poco lo que ofrecía Ford en aquellos años en materia de sedanes: Taunus y Falcon, autos galardonados con el premio de "Auto del Año" en 1982 y 1983, respectivamente. Eran autos completamente cuadrados, conservadores para su público, con unos cuantos años en el lomo, y no muy dotados de tecnología. Por ejemplo, solo tenían caja de cuarta.

En contrapartida, el Sierra lo tenía todo: suspensión independiente en las cuatro ruedas, encendido electrónico, techo solar de vidrio, cierre centralizado, levantavidrios eléctricos en las cuatro puertas, luneta térmica, limpialavaluneta, computadora de abordo, el icónico check de puertas abiertas y hasta un equipamiento inédito hasta el momento en un auto nacional, como lavafaros. 

Pero, ¿porque nos invitaban a "manejar el viento"? Hay que entender que la premisa de este auto al ser diseñado fue la utilización del túnel de viento. ¿Resultado? Líneas redondeadas, gran superficie vidriada y un increíble Cx de 0,34 para el sedán y 0,32 para la XR4: su diseño era exquisito, único y llamativo. La versión "sedán" era un bicuerpo de cinco puertas, algo que tampoco se veía por esos años en la marca del ovalo.

Llamaba la atención para bien y para mal. Tenía adoradores y detractores, inclusive dentro de la propia marca. Hasta había directivos que querían estirar la vida del Taunus, por si el Sierra fracasaba.

Por suerte, la historia ya está escrita y el Sierra fue un éxito rotundo, ubicado como buque insignia de marca. Tuvo competencia por todos lados: dos de marcas francesas, como fueron el Peugeot 505 y el Renault 21, por otro lado, el "alemán" VW Carat.

Inicialmente, el Sierra se lanzó en dos versiones: Ghia 2.3 (105 cv) y un modesto (luego GL), con motor 1.6 de 68 cv. 

Más tarde llegarían las versiones Ghia S (120cv), que era el sedán full, pero con la mecánica de la coupé XR4, y un muy poco visto GXL (idéntica insignia del Taunus full de primera generación), que era una mezcla de un base L, pero con motor 2.3 del Ghia full, muy raro de ver ya que se produjeron muy pocas unidades.

Para septiembre del mismo 1984 se lanzaría el XR4. Si Ford ya había llamado la atención con el sedán, se dieron el lujo de lanzar una se las más lindas e imponentes coupés que haya tenido el mercado argentino (y eso que vengo de una familia de "Fuego lovers"). Pero hay que ser honestos: la XR4 era superior. No solo en equipamiento, sino en diseño, con ese alerón biplano, el corte con la doble ventana lateral y las llantas de diseño exclusivo: le daban un toque único.

Párrafo aparte merece la edición especial "75 aniversario", el lujo que nos podíamos dar como país, en sacar una edición especial exclusiva de solo 300 unidades (los rumores dicen que son más, pero al no estar numeradas, nunca sabremos la cantidad exacta).

Dicen por ahí que, importante fue el revuelo que se armó en Brasil cuando se enteraron de esta edición especial, sin pedirle permiso a ellos, que ya oficiaban como casa central para la región. Por suerte, la decisión la tomaron y disfrutamos de la XR4 en un Blanco Frapeé exquisito.

En 1985 se presentó una nueva clase de Rural. Aquí se completó la gama de carrocerías para la Argentina, ya que en otros mercados hubo un sedanes de cuatro puertas y hasta una pick-up, que por estos pagos no conocimos.

El Ford Sierra no tuvo un buen comienzo en sus ventas en Argentina, en parte por lo ya mencionado antes: al público le costó entender de qué se trataba el auto. Pero, con el correr de los meses y a fuerza de publicidad (casi 30 comerciales televisivos), logró repuntar en ventas.

Cómo olvidar el icónico slogan: "Nace de la perfección, maneje el viento… maneje Sierra", la XR4 manejada por Juan María Traverso, "Habano", "Estacionamiento" o "Camino directo a tu corazón", también de la XR4.

Pero, como dicen las abuelas, lo bueno dura poco, y el Sierra no fue la excepción. Con la creación de Autolatina (la unión de Ford y VW para el Mercosur), donde el 51% era de la automotriz alemana y el 49% de la americana, los días del Sierra estaban contados. Comenzó, poco a poco, una campaña de abaratamiento, en donde -por ejemplo- para finales del '88, se presentó la "Serie 1989": se le cambió la parrilla -ya no es plana, sino abierta- y con este cambio pudieron eliminar un electro ventilador.

Así llegamos a la década del '90, donde se tomó la decisión de traer al Galaxy: sería la estocada final para nuestro querido Sierra. Quedarían solo dos versiones, ambas con el motor 2.3: la SX (único sedan de toda la saga en traer llantas de aleación) y LX (con nuevo diseño de tazas plásticas).

Fueron 10 años de producción y 72.024 unidades vendidas del auto que nos enseñó a "manejar el viento".

Fue "el distinto de los '80", un auto único, que abrió caminos en diseño, tecnología y andar. Fue y seguirá siendo, después de 40 años, quien arranca más de un suspiro por las calles de nuestro país.

J.S. / P.S.

* Para no confundir a los hermanos Szebesta, J.S. es el fanático del Ford Sierra y P.S. de la Renault Fuego.

Galería: Ford Sierra: 40 aniversario


ADEMÁS

En el Twitter de @Motor1Argentina

 

ADEMÁS

En el Instagram de @Motor1Argentina

 

Ford / Sierra

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com