La asociación de concesionarios de la Argentina (Acara) controla desde hace casi cuatro décadas gran parte del flujo de fondos que se mueven en los Registros del Automotor. Acara tiene el monopolio de la venta de documentos, formularios y patentes a esas dependencias, por más que muchos de esos artículos sean impresos por otra dependencia del Estado, como es la Casa de la Moneda. Se trata de un presupuesto aproximado de 100 millones de dólares anuales (100 mil millones de pesos), que le permite a Acara tener dentro del Ministerio de Justicia su propio equipo de empleados, que controlan todo el flujo de documentación e ingresos de los patentamientos y transferencias de autos.

El nuevo ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, se propuso controlar y eliminar la presencia de Acara dentro de su propia dependencia. No será una tarea sencilla. Con el dinero que aportan los propietarios de autos de Argentina, Acara paga viáticos, servicios de consultoría, alquileres, compra bienes de consumo, afronta gastos bancarios y otras erogaciones de capital por cifras millonarias. "Todo sin control ni rendición de cuentas más allá del accionar de una comisión fiscalizadora que depende del Ejecutivo", reveló hoy una investigación del diario Clarín (ver completa abajo).

El avance de Cúneo Libarona sobre Acara forma parte del plan del Gobierno de eliminar los Registros del Automotor, una promesa de campaña del presidente Javier Milei.

La investigación de Cúneo Libarona cuenta con el apoyo de la diputada Patricia Vásquez, autora del proyecto de Ley para que el trámite de patentar un auto en Argentina se reduzca del 10% actual sobre el precio de lista del auto a sólo 20 dólares (ver proyecto). "Siempre lo dije, la solución es eliminar las intermediaciones que se comen gran porcentaje de la plata de la gente: arancel único, sin relación al valor del auto, patente única y basta de cajas e intermediaciones", dijo Vásquez.

Fuentes allegadas a la diputada Vásquez indicaron que el actual convenio entre Acara y el Gobierno nacional "se puede terminar sin consecuencias ni resarcimientos, con la sola firma del ministro de Justicia, es una decisión política". Quitando esta intermediación de Acara y con un arancel único de 20 dólares, "al Estado le entraría más plata de lo que le ingresa hoy", informaron las mismas fuentes.

La investigación del diario Clarín sobre el manejo de fondos de Acara en los Registros del Automotor se puede leer completa acá abajo.

Soria, Doro Urquiza, Beato y representantes del proceso de digitalizacion

Foto de noviembre de 2023: El enconces Ministro de Justicia, Martín Soria, la entonces Directora Nacional de Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor (DNRPA), María Eugenia Doro Urquiza, y el presidente de Acara, Sebastián Beato, en la presentación de un sistema de digitalización que prometió mejorar el trámite de patentamiento de autos. El nuevo presidente Javier Milei prometió eliminar los Registros del Automotor.

dirección nacional del registro de la propiedad automotor

Ocultar comunicado de prensa Leer comunicado de prensa

Nota del diario Clarín

Revelan una millonaria caja política vinculada al Ministerio de Justicia - Por Ignacio Ortelli

* Se trata del ente de "cooperación técnica y financiera" ACARA que tiene contratada a la mitad del personal del Ministerio de Justicia y administra sin control más de 100 mil millones de pesos.

* Data de hace cuatro décadas y se financia con el cobro de trámites de la compraventa de vehículos y de formularios de los registros del automotor.

Escrito por Ignacio Ortelli

En la Argentina el debate por los contratos con los que se mantiene la militancia política y la indignación por las discrecionalidades vuelven cada tanto, en general cuando un diputado o un senador cruzan el límite de la sensibilidad social y designan familiares o amigos y no seleccionan por idoneidad a los mejores. Lo mismo ocurre con los aumentos de los funcionarios y también con las compras sin filtros ni controles en la Administración Pública Nacional. 

Fuera de todos esos escándalos que se resaltan en los medios ha quedado el caso de los manejos oscuros que se dan hace más de tres décadas, bajo el amparo de las leyes 23.283 y 23.412, en los "entes de cooperación técnica y financiera" que se crearon con el objetivo de resolver problemas con los trámites que debían hacer las personas ante los registros del automotor, pero que terminaron auspiciando una fenomenal y millonaria caja para la política.

El de mayor volumen es el que surgió a partir del convenio que durante la gestión de Raúl Alfonsín firmó la por entonces Secretaría de Justicia con la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA). Tanto que hoy, como había anticipado Clarín días atrás, sostiene el funcionamiento del ministerio que dirige Mariano Cúneo Libarona, que seis meses después de asumir asegura querer desmontarlo.

No le va a resultar fácil. No sólo porque el Ministerio de Justicia funciona hoy gracias a esos fondos que administra un privado: más de la mitad de los agentes que reportan en el área están contratados por el Ente Cooperador Acara y otros convenios, cuyos fondos administra el organismo que nuclea a concesionarias de todo el país y surgen del bolsillo de todos los argentinos cuando afrontan el trámite de la compraventa de un vehículo.

Además de los gastos de personal, ACARA paga viáticos, servicios de consultoría, alquileres, compra bienes de consumo, afronta gastos bancarios y otras erogaciones de capital por cifras millonarias. Todo sin control ni rendición de cuentas más allá del accionar de una comisión fiscalizadora que depende del Ejecutivo.

"Es un agujero negro, nadie sabe bien en qué se gasta", explica una fuente al tanto de los manejos del ente, que también realiza contrataciones a cooperativas para la prestación de servicios, a universidades para el dictado de cursos, y a productores por seguros.

"Sin ACARA hoy el Ministerio no existe, no podría funcionar, pero lo vamos a desmontar", aseguran cerca de Cúneo Libarona. Sobre un total de 6.107 empleados, apenas 2.100 pertenecen a la planta del Sistema Nacional de Empleo Público. El resto se agrupan de la siguiente forma: 2.483 agentes (en marzo eran 3042) bajo el régimen de ACARA y un poco más de mil por convenios con otros entes.

Otra arista polémica por ACARA también son los sobresueldos. Cuando asumió Milei, 113 agentes del Ministerio de Justicia de la gestión anterior cobraban un plus en concepto de "incentivos", por un total de $71.933.344,52. Es decir, fondos que se usan discrecionalmente para ampliar los ingresos de empleados que ya cobran un contrato en el sector público.

En enero, ya durante la actual gestión, la nómina de afortunados se redujo a 69 empleados, por un total de $32.544.168. Pero, en marzo, el número se mantenía estable: $59.402.600 repartidos en 70 agentes. La Coalición Cívica, por iniciativa de la diputada Victoria Borrego, presentó un proyecto para que los fondos de los entes cooperadores se incorporen al Presupuesto y en consecuencia al control estatal, y para derogar el artículo que permite el pago de "incentivos".

Si el debate por la titularidad de las 1.558 oficinas de registros del automotor expuso los negocios de la política, la millonaria recaudación del Ente explica en buena medida porqué el sistema se profundizó durante la gestión de Carlos Menem, Fernando de la Rúa y los Kirchner, y tampoco Mauricio Macri pudo desactivarlo.

¿De dónde surgen los fondos? Al final del camino, de lo que se recauda por cada venta de autos. Desde que asumió Milei, el 10 de diciembre de 2023, hasta febrero de 2024, los ingresos del Ente representaron cerca de 14.000 millones de pesos. La cifra exacta surge de un pedido de acceso a la información pública a la que accedió Clarín: fueron 13.546.185.209,37 pesos. Estiman que la cifra superará ampliamente los 140 millones de dólares en el año, teniendo en cuenta que el Ente embolsó $52.179.397.106,17 en los dos años anteriores, entre diciembre de 2021 y noviembre de 2023.

El sistema es un verdadero monopolio: el ente le vende a registros de todo el país los formularios, cédulas, sellos, la emisión de chapas patentes, carpetas, hojas, placas y stickers que se venden en los registros al precio que fija el Ministerio de Justicia. Eso sólo en cuanto al acuerdo con Nación: por ley, ACARA también pudo avanzar en acuerdos con provincias y municipios para la administración de las bases de datos de infracciones, la interconexión online y el cobro que perciben los registros automotores.

ACARA, que nuclea a los concesionarios oficiales que deciden afiliarse (no es obligatorio), se lleva una tajada importante: en concepto de administración, recibe el 5 por ciento de todo lo que recauda. Bastante menos de lo que habilita la ley (10%), pero un poco más del 3,5% en que lo había fijado la gestión de Germán Garavano.

La cifra explica el porqué de semejante riesgo que toma el organismo al contratar miles de agentes, cuando para cubrir lo que respecta a su negocio sólo cuenta con unos 60 empleados.

Un amplio pedido de informes sobre el manejo de ACARA, que contestó Justicia tras un planteo de la Coalición Cívica, dio cuenta que al momento de asumir Javier Milei la Presidencia, 3080 empleados del Ministerio de Justicia trabajaban contratados por ACARA. Se trata de un promedio estable: dos años antes, había 3281.

Pero, según expuso Ricardo Salomé, ex presidente de ACARA, quien hoy libra una batalla intensa por el poder de la entidad con su actual titular Sebastián Beato, el ente llegó a tener "4.800 empleados" que se desempeñaban exclusivamente en el Ministerio de Justicia.

Durante la gestión de Macri, un pedido de acceso a la información realizado por Clarín reveló que en julio de 2018 eran 3.816 personas asignadas a pedido del Gobierno.

Es curioso porque hasta la Oficina Anticorrupción, el organismo que debiera velar para fortalecer la ética y la integridad en la gestión, le debe su funcionamiento en buena parte a ACARA: decenas de empleados son contratados a través del ente.

Más allá de la polémica porque en el Estado se desempeñen trabajadores enrolados en el sector privado, esto puede generar un doble perjuicio a las arcas públicas: según fuentes oficiales inobjetables, ha habido casos de personal despedido que tuvo que ser indemnizado por ACARA y también por el Estado.

I.O.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com